INICIO. Página Principal
PRESENTACIÓN de nuestra Web
Cursos Multimedia por Niveles
Gramática inglesa en español con ejercicios prácticos resueltos.
LISTENING. Sonidos con ejercicios prácticos, soluciones y texto de transcripción.
LIBROS completos en inglés para descargar a tu PC.
Practica tu READING con textos traducidos y ejercicios de comprensión lectora.
PROGRAMAS didácticos y utilidades educacionales para descargar a tu Pc.
EJERCICIOS multimedia para mejorar tu inglés.
Ejercita tus conocimientos siguiendo las aventuras de nuestro detective.
RECURSOS Y ACTIVIDADES de interés y utilidad.
Agrupaciones temáticas de palabras y su traducción. Con sonido y ejercicios
Información y Recursos específicos para profesores.
Material para la preparación de las pruebas de First de la Universidad de Cambridge.
PELÍCULAS EN INGLÉS
Vídeos para aprender inglés

Cuaderno de ejercicios 

de inglés. Actividades y material de aprendizaje.
Accede a nuestro grupo 

en Facebook
Busca el significado de los términos y su 

traducción.
Traduce textos o páginas web completas.
Consulta nuestros productos



Las Aventuras de Huckleberry Finn  

 

CAPÍTULO 36 - Pag 36

English version       Versión en español
AS soon as we reckoned everybody was asleep that night we went down the lightning-rod, and shut ourselves up in the lean-to, and got out our pile of fox-fire, and went to work. We cleared everything out of the way, about four or five foot along the middle of the bottom log. Tom said he was right behind Jim’s bed now, and we’d dig in under it, and when we got through there couldn’t nobody in the cabin ever know there was any hole there, because Jim’s counter-pin hung down most to the ground, and you’d have to raise it up and look under to see the hole. So we dug and dug with the case-knives till most midnight; and then we was dog-tired, and our hands was blistered, and yet you couldn’t see we’d done anything hardly. At last I says:

“This ain’t no thirty-seven year job; this is a thirty-eight year job, Tom Sawyer.”
He never said nothing. But he sighed, and pretty soon he stopped digging, and then for a good little while I knowed that he was thinking. Then he says:
“It ain’t no use, Huck, it ain’t a-going to work. If we was prisoners it would, because then we’d have as many years as we wanted, and no hurry; and we wouldn’t get but a few minutes to dig, every day, while they was changing watches, and so our hands wouldn’t get blistered, and we could keep it up right along, year in and year out, and do it right, and the way it ought to be done. But we can’t fool along; we got to rush; we ain’t got no time to spare. If we was to put in another night this way we’d have to knock off for a week to let our hands get well—couldn’t touch a case-knife with them sooner.”
“Well, then, what we going to do, Tom?”
“I’ll tell you. It ain’t right, and it ain’t moral, and I wouldn’t like it to get out; but there ain’t only just the one way: we got to dig him out with the picks, and let on it’s case-knives.”
“Now you’re talking!” I says; “your head gets leveler and leveler all the time, Tom Sawyer,” I says. "Picks is the thing, moral or no moral; and as for me, I don’t care shucks for the morality of it, nohow. When I start in to steal a nigger, or a watermelon, or a Sunday-school book, I ain’t no ways particular how it’s done so it’s done. What I want is my nigger; or what I want is my watermelon; or what I want is my Sunday-school book; and if a pick’s the handiest thing, that’s the thing I’m a-going to dig that nigger or that watermelon or that Sunday-school book out with; and I don’t give a dead rat what the authorities thinks about it nuther.”
“Well,” he says, “there’s excuse for picks and letting-on in a case like this; if it warn’t so, I wouldn’t approve of it, nor I wouldn’t stand by and see the rules broke—because right is right, and wrong is wrong, and a body ain’t got no business doing wrong when he ain’t ignorant and knows better. It might answer for you to dig Jim out with a pick, without any letting on, because you don’t know no better; but it wouldn’t for me, because I do know better. Gimme a case-knife.”
He had his own by him, but I handed him mine. He flung it down, and says:
“Gimme a case-knife.”
I didn’t know just what to do—but then I thought. I scratched around amongst the old tools, and got a pickaxe and give it to him, and he took it and went to work, and never said a word.
He was always just that particular. Full of principle.
So then I got a shovel, and then we picked and shoveled, turn about, and made the fur fly. We stuck to it about a half an hour, which was as long as we could stand up; but we had a good deal of a hole to show for it. When I got up stairs I looked out at the window and see Tom doing his level best with the lightning-rod, but he couldn’t come it, his hands was so sore. At last he says:
“It ain’t no use, it can’t be done. What you reckon I better do? Can’t you think of no way?”
“Yes,” I says, “but I reckon it ain’t regular. Come up the stairs, and let on it’s a lightning-rod.”
So he done it.
Next day Tom stole a pewter spoon and a brass candlestick in the house, for to make some pens for Jim out of, and six tallow candles; and I hung around the nigger cabins and laid for a chance, and stole three tin plates. Tom says it wasn’t enough; but I said nobody wouldn’t ever see the plates that Jim throwed out, because they’d fall in the dog-fennel and jimpson weeds under the window-hole—then we could tote them back and he could use them over again. So Tom was satisfied. Then he says:

“Now, the thing to study out is, how to get the things to Jim.”
“Take them in through the hole,” I says, “when we get it done.”
He only just looked scornful, and said something about nobody ever heard of such an idiotic idea, and then he went to studying.

By and by he said he had ciphered out two or three ways, but there warn’t no need to decide on any of them yet. Said we’d got to post Jim first.

That night we went down the lightning-rod a little after ten, and took one of the candles along, and listened under the window-hole, and heard Jim snoring; so we pitched it in, and it didn’t wake him. Then we whirled in with the pick and shovel, and in about two hours and a half the job was done.

We crept in under Jim’s bed and into the cabin, and pawed around and found the candle and lit it, and stood over Jim awhile, and found him looking hearty and healthy, and then we woke him up gentle and gradual. He was so glad to see us he most cried; and called us honey, and all the pet names he could think of; and was for having us hunt up a cold-chisel to cut the chain off of his leg with right away, and clearing out without losing any time.

But Tom he showed him how unregular it would be, and set down and told him all about our plans, and how we could alter them in a minute any time there was an alarm; and not to be the least afraid, because we would see he got away, sure. So Jim he said it was all right, and we set there and talked over old times awhile, and then Tom asked a lot of questions, and when Jim told him Uncle Silas come in every day or two to pray with him, and Aunt Sally come in to see if he was comfortable and had plenty to eat, and both of them was kind as they could be, Tom says:

“Now I know how to fix it. We’ll send you some things by them.”
I said, “Don’t do nothing of the kind; it’s one of the most jackass ideas I ever struck;” but he never paid no attention to me; went right on. It was his way when he’d got his plans set.

So he told Jim how we’d have to smuggle in the rope-ladder pie and other large things by Nat, the nigger that fed him, and he must be on the lookout, and not be surprised, and not let Nat see him open them; and we would put small things in uncle’s coat-pockets and he must steal them out; and we would tie things to aunt’s apron-strings or put them in her apron-pocket, if we got a chance; and told him what they would be and what they was for. And told him how to keep a journal on the shirt with his blood, and all that. He told him everything. Jim he couldn’t see no sense in the most of it, but he allowed we was white folks and knowed better than him; so he was satisfied, and said he would do it all just as Tom said.

Jim had plenty corn-cob pipes and tobacco; so we had a right down good sociable time; then we crawled out through the hole, and so home to bed, with hands that looked like they’d been chawed. Tom was in high spirits. He said it was the best fun he ever had in his life, and the most intellectural; and said if he only could see his way to it we would keep it up all the rest of our lives and leave Jim to our children to get out; for he believed Jim would come to like it better and better the more he got used to it. He said that in that way it could be strung out to as much as eighty year, and would be the best time on record. And he said it would make us all celebrated that had a hand in it.
In the morning we went out to the woodpile and chopped up the brass candlestick into handy sizes, and Tom put them and the pewter spoon in his pocket. Then we went to the nigger cabins, and while I got Nat’s notice off, Tom shoved a piece of candlestick into the middle of a corn-pone that was in Jim’s pan, and we went along with Nat to see how it would work, and it just worked noble; when Jim bit into it it most mashed all his teeth out; and there warn’t ever anything could a worked better. Tom said so himself. Jim he never let on but what it was only just a piece of rock or something like that that’s always getting into bread, you know; but after that he never bit into nothing but what he jabbed his fork into it in three or four places first.

And whilst we was a-standing there in the dimmish light, here comes a couple of the hounds bulging in from under Jim’s bed; and they kept on piling in till there was eleven of them, and there warn’t hardly room in there to get your breath.

By jings, we forgot to fasten that lean-to door! The nigger Nat he only just hollered “Witches” once, and keeled over on to the floor amongst the dogs, and begun to groan like he was dying. Tom jerked the door open and flung out a slab of Jim’s meat, and the dogs went for it, and in two seconds he was out himself and back again and shut the door, and I knowed he’d fixed the other door too. Then he went to work on the nigger, coaxing him and petting him, and asking him if he’d been imagining he saw something again. He raised up, and blinked his eyes around, and says:

“Mars Sid, you’ll say I’s a fool, but if I didn’t b’lieve I see most a million dogs, er devils, er some’n, I wisht I may die right heah in dese tracks. I did, mos’ sholy. Mars Sid, I felt um—I felt um, sah; dey was all over me. Dad fetch it, I jis’ wisht I could git my han’s on one er dem witches jis’ wunst—on’y jis’ wunst—it’s all I’d ast. But mos’ly I wisht dey’d lemme ‘lone, I does.”

Tom says:
“Well, I tell you what I think. What makes them come here just at this runaway nigger’s breakfast-time? It’s because they’re hungry; that’s the reason. You make them a witch pie; that’s the thing for you to do.”
“But my lan’, Mars Sid, how’s I gwyne to make ‘m a witch pie? I doan’ know how to make it. I hain’t ever hearn er sich a thing b’fo’.”
“Well, then, I’ll have to make it myself.”
“Will you do it, honey?—will you? I’ll wusshup de groun’ und’ yo’ foot, I will!”
“All right, I’ll do it, seeing it’s you, and you’ve been good to us and showed us the runaway nigger. But you got to be mighty careful. When we come around, you turn your back; and then whatever we’ve put in the pan, don’t you let on you see it at all. And don’t you look when Jim unloads the pan—something might happen, I don’t know what. And above all, don’t you handle the witch-things.”
“Hannel ‘M, Mars Sid? What is you a-talkin’ ‘bout? I wouldn’ lay de weight er my finger on um, not f’r ten hund’d thous’n billion dollars, I wouldn’t.”

      Aquella noche, en cuanto calculamos que todos se habían dormido, bajamos por el pararrayos, nos encerramos en el cobertizo y sacamos nuestro montón de «fuego de zorro» y nos pusimos a trabajar. Despejamos todo a nuestro alrededor, unos cuatro o cinco pies a lo largo del tronco de abajo. Tom dijo que ya estábamos justo detrás de la cama de Jim y que cavaríamos por debajo, y cuando llegáramos allí nadie se daría cuenta de que había un agujero, porque la colcha de Jim colgaba casi hasta el suelo y habría que levantarla para mirar por debajo para verlo. Así que nos pusimos a cavar con los cuchillos hasta casi medianoche, cuando nos sentimos cansadísimos, con las manos llenas de ampollas, y sin embargo casi no se notaba lo que habíamos hecho. Por fin dije yo:
––Esto no va a durar treinta y siete años; este trabajo es para treinta y ocho años, Tom Sawyer.
No dijo nada. Pero suspiró y en seguida dejó de cavar y luego vi que pensaba durante un rato. Después dijo:
––Esto no marcha, no va a funcionar. Si fuéramos prisioneros funcionaría, porque tendríamos todos los años que quisiéramos sin ninguna prisa, y no podríamos cavar más que unos minutos al día, mientras cambiaban la guardia, de forma que no nos saldrían ampollas en las manos, y podríamos seguir constantemente, un año tras otro, y hacerlo bien, como hay que hacer las cosas. Pero nosotros no podemos perder tiempo, tenemos que darnos prisa; no tenemos tanto tiempo. Si pasamos otra noche igual, tendríamos que descansar una semana para que se nos curasen las manos; tardaríamos todo ese tiempo en volver a tocar un cuchillo de cocina.
––Entonces, ¿qué vamos a hacer, Tom?
––Te lo voy a decir. No está bien, y no es moral, y no me gustaría que se supiera, pero es la única forma: tenemos que sacarlo con los picos y hacer como que son cuchillos de cocina.
––¡Eso es hablar! ––dije yo––. Cada vez piensas mejor, Tom Sawyer. Lo que conviene son los picos, sean morales o no, y lo que es a mí me importa un pito la moral. Cuando se me ocurre robar un negro, o una sandía, o un libro de la escuela dominical, no me importa mucho cómo con tal de hacerlo. Lo que quiero es mi negro o mi sandía o mi libro de la escuela dominical, y si lo que mejor viene es un pico, con eso es con lo que voy a sacar a ese negro, o esa sandía, o ese libro de la escuela dominical, y me importa un pimiento lo que digan de eso los autores más autorizados.
––Bueno ––va y dice––, hay una excusa para utilizar los picos y hacer como que son otra cosa en un caso así; si no, yo no lo aprobaría, ni permitiría que se infringiera el reglamento, porque lo que está bien está bien y lo que está mal está mal, y uno no tiene por qué hacer las cosas mal cuando no es ignorante y sabe lo que está bien. Estaría bien que tú sacaras a Jim con un pico, sin fingir que es otra cosa, porque no sabes qué es lo que está bien, pero no estaría bien que lo hiciera yo, porque sí lo sé. Pásame un cuchillo de cocina.
Tenía el suyo a su lado, pero le pasé el mío. Lo tiró al suelo y dijo:
––Dame un cuchillo de cocina.
Yo no sabía qué hacer, pero después lo pensé. Busqué entre las herramientas viejas y encontré un pico, se lo pasé y él lo agarró y se puso a trabajar sin decir ni una palabra.
Siempre era así de especial. Todo principios.
Entonces yo agarré una pala y nos pusimos a dar al pico y la pala, por turnos, como posesos. Así seguimos una media hora, que fue todo lo que aguantamos; pero a cambio habíamos hecho un buen agujero. Cuando subí al piso de arriba miré por la ventana y vi que Tom hacía todo lo que podía con el pararrayos, pero no conseguía subir de lo agrietadas que tenía las manos. Por fin dijo:
––Es inútil, no puedo. ¿Qué crees que debo hacer? ¿No se te ocurre nada?
––Sí ––dije yo––, pero supongo que no está en el reglamento. Sube por las escaleras y haz como que son un pararrayos.
Así lo hizo.
Al día siguiente, Tom robó una cuchara de peltre y un candelabro de cobre de la casa para hacerle unas plumas a Jim, además de seis velas de sebo, y yo me quedé en torno a las cabañas de los negros esperando una oportunidad y robé tres platos de estaño. Tom dijo que no bastaba, pero yo le contesté que nadie vería jamás los platos que tirase Jim, porque caerían entre los matojos y las malas hierbas debajo de la ventana, así que los podíamos recuperar para que los volvieran a utilizar otra vez. Entonces Tom se convenció. Después, va y dice:
––Ahora lo que tenemos que estudiar es cómo llevarle las cosas a Jim.
––Se las damos por el agujero ––dije––, cuando lo hayamos terminado.
Me miró despectivo y dijo algo así como que nunca había oído una idea tan idiota, y después se puso a estudiarlo. Al cabo de un rato anunció que ya había descubierto dos o tres formas, pero que todavía no era necesario decidirse por una. Dijo que primero teníamos que avisar a Jim.
Aquella noche bajamos por el pararrayos poco después de las diez, con una de las velas, escuchamos bajo la ventana y oímos roncar a Jim, así que se la tiramos adentro y no lo despertamos. Después nos pusimos a darle al pico y la pala, y al cabo de unas dos horas y media habíamos terminado el trabajo. Nos metimos en la cabaña por debajo del catre de Jim y estuvimos buscando hasta que encontramos la vela y la encendimos, y nos quedamos mirando un rato a Jim hasta comprobar su aspecto fuerte y sano, y después lo despertamos lentamente y con suavidad. Se alegró tanto de vernos que casi se echó a llorar y nos llamó sus niños y todas las cosas cariñosas que se le ocurrieron, y nos pidió que buscáramos un cortafríos para quitarle la cadena de la pierna inmediatamente y que él se pudiera marchar sin perder tiempo. Pero Tom le demostró que aquello no sería reglamentario y se sentó a contarle nuestros planes y cómo podíamos cambiarlos en un momento si había motivos de alarma y que no tuviera ningún temor, porque nos encargaríamos de que se escapara, sin duda. Entonces Jim dijo que estaba bien y nos quedamos un rato charlando de los viejos tiempos, y después Tom hizo un montón de preguntas, y cuando Jim le dijo que el tío Silas venía a diario o cada dos días a rezar con él y que tía Sally le visitaba para ver si estaba cómodo y tenía suficiente comida y que los dos eran muy amables, Tom dijo:
––Ahora ya sé cómo organizarlo. Te enviaremos algunas cosas con ellos.
––Ni se te ocurra; es una de las ideas más idiotas que he oído en mi vida ––dije yo, pero no me hizo caso y siguió adelante. Era lo que pasaba cuando había hecho un plan.
Entonces le dijo a Jim que tendríamos que pasarle el pastel con la escala de cuerda y otras cosas de buen tamaño con Nat, el negro que le llevaba la comida, y tenía que estar alerta y no sorprenderse ni dejar que Nat lo viera cuando las abría, y que las cosas pequeñas las meteríamos en los bolsillos de la chaqueta del tío y tenía que robárselas, y que si teníamos la oportunidad ataríamos cosas en las cintas del mandil de la tía o se las pondríamos en el bolsillo del mandil, y le dijo lo que serían y para qué. También le pidió que llevase un diario escrito con sangre en la camisa y todas esas cosas. Se lo dijo todo. Jim no entendía la mayor parte, pero reconoció que como éramos blancos sabíamos más que él, así que se quedó tan contento y afirmó que lo haría todo tal como se lo había dicho Tom.
Jim tenía bastantes pipas de maíz y tabaco, así que lo pasamos muy bien en su compañía; después salimos a cuatro patas por el agujero y fuimos a acostarnos, con las manos en carne viva. Tom estaba muy animado. Dijo que aquello era lo más divertido de su vida y lo más intelectual, y que si pudiera arreglárselas nos pasaríamos la vida en ello y dejaríamos a Jim para que lo sacaran nuestros hijos, pues creía que a Jim le gustaría cada vez más a medida que se fuera acostumbrando. Dijo que de seguir así duraría por lo menos ochenta años y batiría todos los récords de tiempo. Y añadió que nos haría famosos a todos los que hubiéramos intervenido en aquello.
Por la mañana fuimos al montón de leña, partimos el candelabro de cobre en varios pedazos más manejables y Tom se los metió en el bolsillo con la cuchara de peltre. Después fuimos adonde estaban las cabañas de los negros, y mientras yo distraía a Nat, Tom metió un trozo del candelabro en medio del pan de borona que había en la escudilla para Jim y fuimos con Nat a ver cómo salía el asunto, que funcionó estupendamente; cuando Jim le dio un mordisco casi se rompió todos los dientes, y aquello era señal de lo bien que marchaba todo. Lo dijo el propio Tom. Jim no dijo de qué se trataba, sino que hizo como que era una piedrecita o alguna de esas cosas que se meten siempre en el pan, ya sabéis; pero a partir de entonces nunca le pegó un mordisco a nada sin antes haberle clavado el tenedor tres o cuatro veces.
Y mientras estábamos de pie en aquella penumbra, aparecieron dos de los perros que se habían metido en el agujero debajo del catre de Jim y siguieron llegando y llegando hasta que hubo once de ellos y apenas quedaba sitio ni para respirar. ¡Diablos, se nos había olvidado cerrar la puerta del cobertizo! El negro Nat no hizo más que gritar «Brujas» una sola vez y se arrodilló en el suelo entre los perros y empezó a gemir como si se estuviera muriendo. Tom abrió la puerta de golpe, tiró por ella un trozo de la carne de Jim y los perros se lanzaron a buscarla, y en dos segundos él mismo salió, volvió y cerró la puerta, y comprendí que también había cerrado la otra. Después se puso a hablarle al negro, en plan muy comprensivo y cariñoso, preguntándole si se había imaginado que había vuelto a ver algo. El negro levantó la cabeza, parpadeó y dijo:
––Sito Sid, se va usted a creer que soy un tonto, pero que me muera aquí mismo si no me ha parecido ver casi un millón de perros, o de diablos o de algo. Le aseguro que sí, sito Sid. Los toqué... Los toqué, señorito; estaban por todas partes. Dita sea, ojalá pudiera echarle la mano encima a una de esas brujas sólo una vez, una vez nada más, es lo único que pido. Pero sobre todo que me dejen en paz, eso sería lo mejor.
Tom va y dice:
––Bueno, te voy a decir lo que pienso. ¿Por qué vienen aquí precisamente a la hora del desayuno de este negro fugitivo? Es porque tienen hambre, y nada más. Tienes que hacerles un pastel de brujas. Eso es.
––Pero, por Dios, sito Sid, ¿cómo voy a hacerles un pastel de brujas? No sé cómo se hace. En mi vida había oído hablar de nada semejante.
––Bueno, entonces tendré que hacerlo yo mismo.
––¿Querrá usted hacerlo, mi niño? ¿Querrá de verdad? ¡Besaré el suelo que pisa usted, de verdad!
––Muy bien, te lo haré porque se trata de ti y porque te has portado bien con nosotros y nos has enseñado al negro fugitivo. Pero tienes que andarte con mucho cuidado. Cuando aparezcamos tienes que volverte de espaldas, y entonces, pongamos lo que pongamos en la escudilla, tienes que hacer como que no lo ves. Y no tienes que mirar cuando Jim vacíe la cazuela, porque puede pasar algo. No sé qué. Sobre todo, no toques las cosas de las brujas.
––¿Tocarlas, sito Sid? ¿Qué me dice usted? No les pondría ni un dedo encima, aunque tuviera cien mil millones de dólares, de verdad. 

Back   Main Page   Forward

La Mansión del Inglés. http://www.mansioningles.com
© Copyright La Mansión del Inglés C.B. - Todos los Derechos Reservados
. -