INICIO. Página Principal
PRESENTACIÓN de nuestra Web
Cursos Multimedia por Niveles
Gramática inglesa en español con ejercicios prácticos resueltos.
LISTENING. Sonidos con ejercicios prácticos, soluciones y texto de transcripción.
LIBROS completos en inglés para descargar a tu PC.
Practica tu READING con textos traducidos y ejercicios de comprensión lectora.
PROGRAMAS didácticos y utilidades educacionales para descargar a tu Pc.
EJERCICIOS multimedia para mejorar tu inglés.
Ejercita tus conocimientos siguiendo las aventuras de nuestro detective.
RECURSOS Y ACTIVIDADES de interés y utilidad.
Agrupaciones temáticas de palabras y su traducción. Con sonido y ejercicios
Información y Recursos específicos para profesores.
Material para la preparación de las pruebas de First de la Universidad de Cambridge.
PELÍCULAS EN INGLÉS
Vídeos para aprender inglés

Cuaderno de ejercicios 

de inglés. Actividades y material de aprendizaje.
Accede a nuestro grupo 

en Facebook
Busca el significado de los términos y su 

traducción.
Traduce textos o páginas web completas.
Consulta nuestros productos



Las Aventuras de Huckleberry Finn  

 

CAPÍTULO 37 - Pag 37

English version       Versión en español
THAT was all fixed. So then we went away and went to the rubbage-pile in the back yard, where they keep the old boots, and rags, and pieces of bottles, and wore-out tin things, and all such truck, and scratched around and found an old tin washpan, and stopped up the holes as well as we could, to bake the pie in, and took it down cellar and stole it full of flour and started for breakfast, and found a couple of shingle-nails that Tom said would be handy for a prisoner to scrabble his name and sorrows on the dungeon walls with, and dropped one of them in Aunt Sally’s apron-pocket which was hanging on a chair, and t’other we stuck in the band of Uncle Silas’s hat, which was on the bureau, because we heard the children say their pa and ma was going to the runaway nigger’s house this morning, and then went to breakfast, and Tom dropped the pewter spoon in Uncle Silas’s coat-pocket, and Aunt Sally wasn’t come yet, so we had to wait a little while.

And when she come she was hot and red and cross, and couldn’t hardly wait for the blessing; and then she went to sluicing out coffee with one hand and cracking the handiest child’s head with her thimble with the other, and says:

“I’ve hunted high and I’ve hunted low, and it does beat all what has become of your other shirt.”
My heart fell down amongst my lungs and livers and things, and a hard piece of corn-crust started down my throat after it and got met on the road with a cough, and was shot across the table, and took one of the children in the eye and curled him up like a fishing-worm, and let a cry out of him the size of a warwhoop, and Tom he turned kinder blue around the gills, and it all amounted to a considerable state of things for about a quarter of a minute or as much as that, and I would a sold out for half price if there was a bidder. But after that we was all right again—it was the sudden surprise of it that knocked us so kind of cold. Uncle Silas he says:
“It’s most uncommon curious, I can’t understand it. I know perfectly well I took it off, because—”
“Because you hain’t got but one on. Just listen at the man! I know you took it off, and know it by a better way than your wool-gethering memory, too, because it was on the clo’s-line yesterday—I see it there myself. But it’s gone, that’s the long and the short of it, and you’ll just have to change to a red flann’l one till I can get time to make a new one. And it ‘ll be the third I’ve made in two years. It just keeps a body on the jump to keep you in shirts; and whatever you do manage to do with ‘m all is more’n I can make out. A body ‘d think you would learn to take some sort of care of ‘em at your time of life.”
“I know it, Sally, and I do try all I can. But it oughtn’t to be altogether my fault, because, you know, I don’t see them nor have nothing to do with them except when they’re on me; and I don’t believe I’ve ever lost one of them off of me.”
“Well, it ain’t your fault if you haven’t, Silas; you’d a done it if you could, I reckon. And the shirt ain’t all that’s gone, nuther. Ther’s a spoon gone; and that ain’t all. There was ten, and now ther’s only nine. The calf got the shirt, I reckon, but the calf never took the spoon, that’s certain.”
“Why, what else is gone, Sally?”
“Ther’s six candles gone—that’s what. The rats could a got the candles, and I reckon they did; I wonder they don’t walk off with the whole place, the way you’re always going to stop their holes and don’t do it; and if they warn’t fools they’d sleep in your hair, Silas—you’d never find it out; but you can’t lay the spoon on the rats, and that I know.”
“Well, Sally, I’m in fault, and I acknowledge it; I’ve been remiss; but I won’t let to-morrow go by without stopping up them holes.”
“Oh, I wouldn’t hurry; next year ‘ll do. Matilda Angelina Araminta Phelps!”
Whack comes the thimble, and the child snatches her claws out of the sugar-bowl without fooling around any. Just then the nigger woman steps on to the passage, and says:
“Missus, dey’s a sheet gone.”
“A sheet gone! Well, for the land’s sake!”
“I’ll stop up them holes to-day,” says Uncle Silas, looking sorrowful.
“Oh, do shet up!—s’pose the rats took the sheet? where’s it gone, Lize?”
“Clah to goodness I hain’t no notion, Miss’ Sally. She wuz on de clo’sline yistiddy, but she done gone: she ain’ dah no mo’ now.”
“I reckon the world is coming to an end. I never see the beat of it in all my born days. A shirt, and a sheet, and a spoon, and six can—”
“Missus,” comes a young yaller wench, “dey’s a brass cannelstick miss’n.”

“Cler out from here, you hussy, er I’ll take a skillet to ye!”
Well, she was just a-biling. I begun to lay for a chance; I reckoned I would sneak out and go for the woods till the weather moderated. She kept a-raging right along, running her insurrection all by herself, and everybody else mighty meek and quiet; and at last Uncle Silas, looking kind of foolish, fishes up that spoon out of his pocket. She stopped, with her mouth open and her hands up; and as for me, I wished I was in Jeruslem or somewheres. But not long, because she says:
“It’s just as I expected. So you had it in your pocket all the time; and like as not you’ve got the other things there, too. How’d it get there?”
“I reely don’t know, Sally,” he says, kind of apologizing, “or you know I would tell. I was a-studying over my text in Acts Seventeen before breakfast, and I reckon I put it in there, not noticing, meaning to put my Testament in, and it must be so, because my Testament ain’t in; but I’ll go and see; and if the Testament is where I had it, I’ll know I didn’t put it in, and that will show that I laid the Testament down and took up the spoon, and—”
“Oh, for the land’s sake! Give a body a rest! Go ‘long now, the whole kit and biling of ye; and don’t come nigh me again till I’ve got back my peace of mind.”
I’D a heard her if she’d a said it to herself, let alone speaking it out; and I’d a got up and obeyed her if I’d a been dead. As we was passing through the setting-room the old man he took up his hat, and the shingle-nail fell out on the floor, and he just merely picked it up and laid it on the mantel-shelf, and never said nothing, and went out. Tom see him do it, and remembered about the spoon, and says:
“Well, it ain’t no use to send things by him no more, he ain’t reliable.” Then he says: "But he done us a good turn with the spoon, anyway, without knowing it, and so we’ll go and do him one without him knowing it—stop up his rat-holes.”
There was a noble good lot of them down cellar, and it took us a whole hour, but we done the job tight and good and shipshape. Then we heard steps on the stairs, and blowed out our light and hid; and here comes the old man, with a candle in one hand and a bundle of stuff in t’other, looking as absent-minded as year before last. He went a mooning around, first to one rat-hole and then another, till he’d been to them all. Then he stood about five minutes, picking tallow-drip off of his candle and thinking. Then he turns off slow and dreamy towards the stairs, saying:
“Well, for the life of me I can’t remember when I done it. I could show her now that I warn’t to blame on account of the rats. But never mind—let it go. I reckon it wouldn’t do no good.”
And so he went on a-mumbling up stairs, and then we left. He was a mighty nice old man. And always is.
Tom was a good deal bothered about what to do for a spoon, but he said we’d got to have it; so he took a think. When he had ciphered it out he told me how we was to do; then we went and waited around the spoon-basket till we see Aunt Sally coming, and then Tom went to counting the spoons and laying them out to one side, and I slid one of them up my sleeve, and Tom says:

“Why, Aunt Sally, there ain’t but nine spoons yet.”
She says:
“Go ‘long to your play, and don’t bother me. I know better, I counted ‘m myself.”
“Well, I’ve counted them twice, Aunty, and I can’t make but nine.”
She looked out of all patience, but of course she come to count—anybody would.
“I declare to gracious ther’ ain’t but nine!” she says. "Why, what in the world—plague take the things, I’ll count ‘m again.”
So I slipped back the one I had, and when she got done counting, she says:
“Hang the troublesome rubbage, ther’s ten now!” and she looked huffy and bothered both. But Tom says:
“Why, Aunty, I don’t think there’s ten.”
“You numskull, didn’t you see me count ‘m?”
“I know, but—”
“Well, I’ll count ‘m again.”

So I smouched one, and they come out nine, same as the other time. Well, she was in a tearing way—just a-trembling all over, she was so mad. But she counted and counted till she got that addled she’d start to count in the basket for a spoon sometimes; and so, three times they come out right, and three times they come out wrong. Then she grabbed up the basket and slammed it across the house and knocked the cat galley-west; and she said cle’r out and let her have some peace, and if we come bothering around her again betwixt that and dinner she’d skin us. So we had the odd spoon, and dropped it in her apron-pocket whilst she was a-giving us our sailing orders, and Jim got it all right, along with her shingle nail, before noon. We was very well satisfied with this business, and Tom allowed it was worth twice the trouble it took, because he said now she couldn’t ever count them spoons twice alike again to save her life; and wouldn’t believe she’d counted them right if she did; and said that after she’d about counted her head off for the next three days he judged she’d give it up and offer to kill anybody that wanted her to ever count them any more.
So we put the sheet back on the line that night, and stole one out of her closet; and kept on putting it back and stealing it again for a couple of days till she didn’t know how many sheets she had any more, and she didn’t care, and warn’t a-going to bullyrag the rest of her soul out about it, and wouldn’t count them again not to save her life; she druther die first.
So we was all right now, as to the shirt and the sheet and the spoon and the candles, by the help of the calf and the rats and the mixed-up counting; and as to the candlestick, it warn’t no consequence, it would blow over by and by.

But that pie was a job; we had no end of trouble with that pie. We fixed it up away down in the woods, and cooked it there; and we got it done at last, and very satisfactory, too; but not all in one day; and we had to use up three wash-pans full of flour before we got through, and we got burnt pretty much all over, in places, and eyes put out with the smoke; because, you see, we didn’t want nothing but a crust, and we couldn’t prop it up right, and she would always cave in. But of course we thought of the right way at last—which was to cook the ladder, too, in the pie. So then we laid in with Jim the second night, and tore up the sheet all in little strings and twisted them together, and long before daylight we had a lovely rope that you could a hung a person with. We let on it took nine months to make it.

And in the forenoon we took it down to the woods, but it wouldn’t go into the pie. Being made of a whole sheet, that way, there was rope enough for forty pies if we’d a wanted them, and plenty left over for soup, or sausage, or anything you choose. We could a had a whole dinner.

But we didn’t need it. All we needed was just enough for the pie, and so we throwed the rest away. We didn’t cook none of the pies in the wash-pan—afraid the solder would melt; but Uncle Silas he had a noble brass warming-pan which he thought considerable of, because it belonged to one of his ancesters with a long wooden handle that come over from England with William the Conqueror in the Mayflower or one of them early ships and was hid away up garret with a lot of other old pots and things that was valuable, not on account of being any account, because they warn’t, but on account of them being relicts, you know, and we snaked her out, private, and took her down there, but she failed on the first pies, because we didn’t know how, but she come up smiling on the last one.

We took and lined her with dough, and set her in the coals, and loaded her up with rag rope, and put on a dough roof, and shut down the lid, and put hot embers on top, and stood off five foot, with the long handle, cool and comfortable, and in fifteen minutes she turned out a pie that was a satisfaction to look at. But the person that et it would want to fetch a couple of kags of toothpicks along, for if that rope ladder wouldn’t cramp him down to business I don’t know nothing what I’m talking about, and lay him in enough stomach-ache to last him till next time, too.

Nat didn’t look when we put the witch pie in Jim’s pan; and we put the three tin plates in the bottom of the pan under the vittles; and so Jim got everything all right, and as soon as he was by himself he busted into the pie and hid the rope ladder inside of his straw tick, and scratched some marks on a tin plate and throwed it out of the window-hole.

      Aquello quedó arreglado. Entonces nos fuimos al vertedero del patio de atrás, donde tienen las botas viejas, los trapos, las botellas rotas y las cosas gastadas y todo eso, y estuvimos buscando hasta que encontramos una palangana vieja de estaño, tapamos los agujeros lo mejor que pudimos para hacer el pastel en ella y la bajamos al sótano para llenarla de harina robada, y cuando íbamos a desayunar encontramos un par de clavos que, según Tom, vendrían muy bien para que un prisionero escribiera su nombre y sus penas en las paredes de la mazmorra, y dejamos uno de ellos en el bolsillo del mandil de la tía Sally, que estaba colgado en una silla, y el otro lo clavamos en la cinta del sombrero del tío Silas, que estaba en el escritorio, porque oímos decir a los niños que su padre y su madre pensaban ir aquella mañana a ver al negro fugitivo, y después fuimos a desayunar y Tom dejó la cuchara de peltre en el bolsillo de la chaqueta del tío Silas, pero como tía Sally todavía no había llegado tuvimos que esperar un rato.
Cuando llegó estaba toda acalorada, colorada y de mal humor, y casi no pudo esperar a la bendición de la mesa, sino que se puso a servir el café con una mano y a darle con el dedal en la cabeza al niño que tenía más cerca, mientras decía:
––He buscado por todas partes y no entiendo qué ha pasado con tu otra camisa.
Se me hundió el corazón entre los pulmones y los hígados y todo eso y se me clavó en la garganta un trozo duro de corteza de maíz, así que me puse a toser, la eché por toda la mesa y le di a uno de los niños en un ojo, de forma que se retorció como si fuera un gusano en el anzuelo y soltó un grito como un indio en pie de guerra, y Tom se puso rojo como una amapola, y entonces se armó un buen lío durante un cuarto de minuto o así y yo por mí lo habría confesado todo allí mismo a las primeras de cambio. Pero después todo se volvió a arreglar, porque la sorpresa nos había agarrado a todos en frío. El tío Silas dijo:
––Resulta de lo más curioso. No puedo comprenderlo. Sé perfectamente que me la quité, porque...
––Porque ahora no tienes más que una puesta. ¡Qué cosas dices! Ya sabía yo que te la habías quitado y lo recuerdo mejor que tú, porque ayer estaba en el tendedero y la he visto yo misma. Pero ha desaparecido y no hay más que hablar, así que tendrás que ponerte una roja de franela hasta que encuentre el tiempo para hacerte otra. Y será la tercera que te haga en dos años. Sólo en coserte camisas me paso la mitad del tiempo, y lo que no entiendo es qué diablo haces con ellas. Lo lógico sería que a tu edad ya hubieras aprendido a cuidarlas un poco.
––Ya lo sé, Sally, y lo intento todo lo que puedo. Pero no debe de ser todo culpa mía, porque ya sabes que no las veo ni tengo nada que ver con ellas salvo cuando las llevo puestas, y no creo que haya perdido ninguna llevándola encima.
––Bueno, eso no es culpa tuya; ya las habrías perdido si pudieras, creo yo. Además no ha desaparecido sólo la camisa. También falta una cuchara, y no es eso todo. Había diez y ahora sólo quedan nueve. A lo mejor la ternera se ha comido la camisa, pero lo que te aseguro es que la ternera no se ha comido la cuchara.
––¿Qué más falta, Sally?
––Faltan seis velas, eso es lo que falta. Las velas se las pueden haber comido las ratas, y calculo que eso es lo que ha pasado; me pregunto por qué no se lo llevan ya todo, porque tú te pasas la vida diciendo que les vas a tapar los agujeros y nunca lo haces, y si no fueran idiotas se dormirían en tu cabeza, Silas, y ni te enterarías; pero no les puedes echar a las ratas la culpa de lo de la cuchara, de eso estoy segura.
––Bueno, Sally, será culpa mía y lo reconozco; lo he dejado pasar, pero te aseguro que mañana tapono todos los agujeros.
––No corre prisa; con que los tapes el año que viene basta. ¡Matilda Angelina Araminta Phelps!
Golpe de dedal y la niña saca los dedos del azucarero sin decir ni palabra. Justo entonces llega al pasaje la negra y dice:
––Señora, falta una sábana.
––¡Falta una sábana! ¡Bueno, qué pasa aquí!
––Hoy mismo taparé los agujeros ––dice el tío Silas, con cara de arrepentimiento.
––¡Vamos, cállate! ¿Te crees que las ratas se han llevado la sábana? ¿Dónde ha desaparecido, Lize?
––Le juro por Dios que no tengo ni idea, sita Sally. Ayer estaba en el tendedero pero ha desaparecido; ya no está ahí.
––Esto parece el fin del mundo. Jamás he visto cosa así. Una camisa, una sábana, una cuchara y seis ve...
––Sita ––llega diciendo una negra clara––, falta un candelabro de bronce.
––Fuera de aquí, descarada, ¡o te doy con una sartén!
Bueno, estaba hecha una furia. Empecé a esperar una oportunidad. Pensé que lo mejor era irme al bosque hasta que mejorase el tiempo. Siguió gritando, organizando una insurrección ella sola, mientras todos los demás estábamos mansos y callados, hasta que el tío Silas, con aire muy sorprendido, se sacó la cuchara del bolsillo. La tía se calló, con la boca abierta y alzando las manos, y lo que es yo, ojalá hubiera estado en Jerusalén o donde fuera. Pero no mucho tiempo, porque va ella y dice:
––Ya me lo esperaba. Así que la tenías en el bolsillo, y seguro que tienes todas las demás cosas. ¿Cómo ha llegado ahí?
––De verdad que no lo sé, Sally––dice él, como pidiendo excusas––, o sabes muy bien que te lo diría. Estaba estudiando mi texto de Hechos 17 antes de desayunar y calculo que la metí allí, sin darme cuenta, cuando lo que quería era poner mi Nuevo Testamento, y debe de ser eso porque lo que no tengo es el Nuevo Testamento, pero lo comprobaré, y si el Nuevo Testamento está donde estaba antes, sabré que no lo guardé y eso demostrará que dejé el Nuevo Testamento en la mesa y que agarré la cuchara y...
––¡Bueno, por el amor de Dios! ¡Déjame en paz! Ahora fuera todos y no volváis a acercaros a mí hasta que me haya tranquilizado un poco.
Yo la habría oído aunque estuviera hablando sola, y tanto más cuanto que lo dijo en voz alta, y me habría levantado para obedecerla aunque me hubiera muerto. Mientras pasábamos por la sala, el viejo agarró el sombrero y se le cayó el clavo, pero él se limitó a recogerlo y dejarlo en la repisa sin decir ni palabra, y se marchó. Tom lo vio, se acordó de la cuchara y dijo:
––Bueno, ya no vale de nada enviar cosas con él, porque no es de fiar ––y añadió––, pero en todo caso nos ha hecho un favor con lo de la cuchara, sin saberlo, así que vamos a hacerle uno nosotros sin que lo sepa él: vamos a tapar los agujeros de las ratas.
Había montones de ellos en el sótano y nos llevó toda una hora, pero hicimos el trabajo bien, sin olvidar nada. Después oímos unos pasos en las escaleras, apagamos la luz, nos escondimos y apareció el viejo, con una vela en una mano y un montón de estopa en la otra, igual de distraído que siempre. Empezó a buscar por todas partes, primero uno de los agujeros y luego otro, hasta verlos todos. Después se quedó inmóvil unos cinco minutos, quitándole el sebo a la vela y pensando, hasta que se dio la vuelta lento y pensativo hacia las escaleras diciendo:
––Bueno, la verdad es que no recuerdo cuándo lo hice. Ahora podría demostrarle que no es culpa mía lo de las ratas. Pero no importa: dejémoslo así. Calculo que no valdría de nada.
Subió las escaleras hablando solo y después nos marchamos nosotros. Era un viejo muy simpático, y sigue siéndolo.
A Tom le preocupaba mucho cómo encontrar otra cuchara, porque decía que la necesitábamos; así que se puso a pensar. Cuando se decidió, me dijo lo que teníamos que hacer; después fuimos a esperar adonde estaba el cesto de las cucharas hasta que vimos que llegaba la tía Sally y Tom se puso a contar las cucharas y a ponerlas a un lado mientras yo me escondía una en la manga, y Tom va y dice:
––Oye, tía Sally, sigue sin haber más que nueve cucharas.
Y ella responde:
––Vamos, seguid jugando y no me molestéis. Yo sé las que hay. Las he contado yo misma.
––Bueno, yo las he contado dos veces, tía, y no me salen más que nueve.
Ella pareció perder la paciencia, pero naturalmente vino a contarlas, como hubiera hecho cualquiera.
––¡Por el amor del cielo, no hay más que nueve! ––dijo––. Pero, qué demonio, ¿qué pasa con estas cosas? Voy a volver a contarlas.
Entonces yo volví a meter la que había escondido y cuando terminó de contar dijo:
––Por todos los demonios, ¡ahora hay diez! ––dijo, muy irritada e inquieta al mismo tiempo. Pero Tom va y dice:
––Pero, tía, yo no creo que haya diez.
––No seas tonto, ¿no me has visto contarlas?
––Ya lo sé, pero...
––Bueno, voy a volverlas a contar.
Así que yo mangué una y no salieron más que nueve, igual que la otra vez. Ella se puso nerviosísima y se echó a temblar por todas partes de enfadada que estaba. Pero siguió contando y contando hasta que se confundió tanto que contó también el cesto como si fuera una cuchara, así que tres veces le salió bien la cuenta y tres veces le salió mal. Entonces agarró el cesto, lo tiró al otro lado de la habitación y le pegó una patada al gato, y dijo que nos fuéramos y la dejáramos en paz, y que si volvíamos a fastidiarla, nos iba a despellejar vivos. Así que nos quedamos con la cuchara que faltaba y se la dejamos en el bolsillo del mandil mientras ella nos ordenaba que nos marcháramos, y a Jim le llegó junto con el clavo antes del mediodía. Estábamos muy contentos con todo aquello, y Tom dijo que valía el doble de los problemas que nos había causado, porque ahora no podría volver a contar las cucharas dos veces sin confundirse ni aunque le fuese la vida; y aunque las contara bien, no se lo iba a creer, y dijo que cuando se le hubiera cansado la cabeza de contar, renunciaría y amenazaría con matar a cualquiera que le pidiese que volviera a contarlas otra vez.
Así que aquella noche volvimos a poner la sábana en el tendedero y le robamos una del armario, y seguimos metiéndola y sacándola un par de días hasta que ya no sabía cuántas sábanas tenía y ni siquiera le importaba porque no se iba a amargar la vida con aquello ni a contarlas otra vez aunque le costara la vida; antes preferiría morir.
Así que ahora todo estaba en orden en cuanto a la camisa y la sábana, la cuchara y las velas, con la ayuda de la ternera; las ratas y las cuentas que no salían, y en cuanto a lo del candelabro no importaba, con el tiempo se olvidarían de él.
Pero lo del pastel nos dio mucho trabajo; no nos creaba más que problemas. Lo preparamos en el bosque y lo cocinamos allí, y por fin lo tuvimos hecho y muy satisfactorio; pero nos llevó más de un día y hubo que utilizar tres palanganas llenas de harina antes de terminar con él, y nos quemamos por todas partes y el humo se nos metía en los ojos; porque la cuestión es que no queríamos sacar más que una costra y no lográbamos que se mantuviera bien, porque siempre se hundía. Pero, naturalmente, por fin se nos ocurrió algo que saldría bien, que era cocinar la escala también con el pastel. Así que aquella noche fuimos a ver a Jim, rasgamos la sábana en tiritas y las retorcimos todas juntas, y antes de que amaneciera teníamos una cuerda estupenda que bastaría para ahorcar a alguien. Hicimos como que nos había llevado nueve meses trenzarla.
Por la mañana la llevamos al bosque, pero no entraba en el pastel. Como estaba hecha de toda una sábana, había cuerda suficiente para cuarenta pasteles si hubiéramos querido, y encima quedaría para la sopa, para salchichas o para lo que quisiera uno. Podríamos haberla utilizado para toda una cena.
Pero no necesitábamos tanta. Lo único que necesitábamos era suficiente para el pastel, así que el resto lo tiramos. No cocinamos ninguno de los pasteles en la palangana, porque temíamos que se fundiera la parte soldada, pero el tío Silas tenía un calentador de cobre estupendo que estimaba mucho, porque había pertenecido a uno de sus antepasados, y que tenía un mango largo de madera que había llegado de Inglaterra con Guillermo el Conquistador en el Mayflower o en uno de esos barcos de los peregrinos y estaba escondido en el desván, con un montón de cacharros antiguos y de cosas valiosas, no porque valiesen para nada, que no lo valían, sino porque eran como reliquias, ya sabéis, y lo sacamos en secreto y lo llevamos al bosque, pero nos falló en los primeros pasteles porque no sabíamos usarlo bien, aunque en el último funcionó estupendo. Pusimos pasta por todos los bordes, la llenamos con una cuerda de trapos y luego lo cubrimos todo con pasta y cerramos la tapa, y encima le pusimos unas ascuas y nos apartamos cinco pies, con el mango largo, tan tranquilos y tan cómodos, y al cabo de quince minutos nos salió un pastel que daba gusto verlo. Pero quien se lo comiera tendría que llevarse un par de barriles de palillos para los dientes, porque si aquella escala de cuerda no se los tapaba todos es que yo no sé de lo que estoy hablando, y encima le iba a quedar un dolor de estómago para los restos.
Nat no miró cuando pusimos el pastel de brujas en la escudilla de Jim y colocamos los tres platos de estaño en el fondo de la cazuela debajo de la escudilla, así que a Jim le llegó todo perfectamente, y en cuanto se quedó solo rompió el pastel y escondió la escala de cuerda en el colchón de paja, marcó unos garabatos en un plato de estaño y lo tiró por el agujero de la ventana.

Back   Main Page   Forward

La Mansión del Inglés. http://www.mansioningles.com
© Copyright La Mansión del Inglés C.B. - Todos los Derechos Reservados
. -