INICIO. Página Principal
PRESENTACIÓN de nuestra Web
Cursos Multimedia por Niveles
Gramática inglesa en español con ejercicios prácticos resueltos.
LISTENING. Sonidos con ejercicios prácticos, soluciones y texto de transcripción.
LIBROS completos en inglés para descargar a tu PC.
Practica tu READING con textos traducidos y ejercicios de comprensión lectora.
PROGRAMAS didácticos y utilidades educacionales para descargar a tu Pc.
EJERCICIOS multimedia para mejorar tu inglés.
Ejercita tus conocimientos siguiendo las aventuras de nuestro detective.
RECURSOS Y ACTIVIDADES de interés y utilidad.
Agrupaciones temáticas de palabras y su traducción. Con sonido y ejercicios
Información y Recursos específicos para profesores.
Material para la preparación de las pruebas de First de la Universidad de Cambridge.
PELÍCULAS EN INGLÉS
Vídeos para aprender inglés

Cuaderno de ejercicios 

de inglés. Actividades y material de aprendizaje.
Accede a nuestro grupo 

en Facebook
Busca el significado de los términos y su 

traducción.
Traduce textos o páginas web completas.
Consulta nuestros productos



Las Aventuras de Huckleberry Finn  

 

CAPÍTULO 35 - Pag 35

English version       Versión en español
IT would be most an hour yet till breakfast, so we left and struck down into the woods; because Tom said we got to have some light to see how to dig by, and a lantern makes too much, and might get us into trouble; what we must have was a lot of them rotten chunks that’s called fox-fire, and just makes a soft kind of a glow when you lay them in a dark place. We fetched an armful and hid it in the weeds, and set down to rest, and Tom says, kind of dissatisfied:

“Blame it, this whole thing is just as easy and awkward as it can be. And so it makes it so rotten difficult to get up a difficult plan. There ain’t no watchman to be drugged—now there ought to be a watchman. There ain’t even a dog to give a sleeping-mixture to. And there’s Jim chained by one leg, with a ten-foot chain, to the leg of his bed: why, all you got to do is to lift up the bedstead and slip off the chain. And Uncle Silas he trusts everybody; sends the key to the punkin-headed nigger, and don’t send nobody to watch the nigger. Jim could a got out of that window-hole before this, only there wouldn’t be no use trying to travel with a ten-foot chain on his leg. Why, drat it, Huck, it’s the stupidest arrangement I ever see. You got to invent all the difficulties. Well, we can’t help it; we got to do the best we can with the materials we’ve got. Anyhow, there’s one thing—there’s more honor in getting him out through a lot of difficulties and dangers, where there warn’t one of them furnished to you by the people who it was their duty to furnish them, and you had to contrive them all out of your own head. Now look at just that one thing of the lantern. When you come down to the cold facts, we simply got to let on that a lantern’s resky. Why, we could work with a torchlight procession if we wanted to, I believe. Now, whilst I think of it, we got to hunt up something to make a saw out of the first chance we get.”
“What do we want of a saw?”
“What do we want of it? Hain’t we got to saw the leg of Jim’s bed off, so as to get the chain loose?”
“Why, you just said a body could lift up the bedstead and slip the chain off.”
“Well, if that ain’t just like you, Huck Finn. You can get up the infant-schooliest ways of going at a thing. Why, hain’t you ever read any books at all?—Baron Trenck, nor Casanova, nor Benvenuto Chelleeny, nor Henri IV., nor none of them heroes? Who ever heard of getting a prisoner loose in such an old-maidy way as that? No; the way all the best authorities does is to saw the bed-leg in two, and leave it just so, and swallow the sawdust, so it can’t be found, and put some dirt and grease around the sawed place so the very keenest seneskal can’t see no sign of it’s being sawed, and thinks the bed-leg is perfectly sound. Then, the night you’re ready, fetch the leg a kick, down she goes; slip off your chain, and there you are. Nothing to do but hitch your rope ladder to the battlements, shin down it, break your leg in the moat—because a rope ladder is nineteen foot too short, you know—and there’s your horses and your trusty vassles, and they scoop you up and fling you across a saddle, and away you go to your native Langudoc, or Navarre, or wherever it is. It’s gaudy, Huck. I wish there was a moat to this cabin. If we get time, the night of the escape, we’ll dig one.”

I says:
“What do we want of a moat when we’re going to snake him out from under the cabin?”
But he never heard me. He had forgot me and everything else. He had his chin in his hand, thinking. Pretty soon he sighs and shakes his head; then sighs again, and says:
“No, it wouldn’t do—there ain’t necessity enough for it.”
“For what?” I says.
“Why, to saw Jim’s leg off,” he says.
“Good land!” I says; “why, there ain’t no necessity for it. And what would you want to saw his leg off for, anyway?”

“Well, some of the best authorities has done it. They couldn’t get the chain off, so they just cut their hand off and shoved. And a leg would be better still. But we got to let that go. There ain’t necessity enough in this case; and, besides, Jim’s a nigger, and wouldn’t understand the reasons for it, and how it’s the custom in Europe; so we’ll let it go. But there’s one thing—he can have a rope ladder; we can tear up our sheets and make him a rope ladder easy enough. And we can send it to him in a pie; it’s mostly done that way. And I’ve et worse pies.”
“Why, Tom Sawyer, how you talk,” I says; “Jim ain’t got no use for a rope ladder.”

“He has got use for it. How you talk, you better say; you don’t know nothing about it. He’s got to have a rope ladder; they all do.”
“What in the nation can he do with it?”
“Do with it? He can hide it in his bed, can’t he?” That’s what they all do; and he’s got to, too. Huck, you don’t ever seem to want to do anything that’s regular; you want to be starting something fresh all the time. S’pose he don’t do nothing with it? ain’t it there in his bed, for a clew, after he’s gone? and don’t you reckon they’ll want clews? Of course they will. And you wouldn’t leave them any? That would be a pretty howdy-do, wouldn’t it! I never heard of such a thing.”
“Well,” I says, “if it’s in the regulations, and he’s got to have it, all right, let him have it; because I don’t wish to go back on no regulations; but there’s one thing, Tom Sawyer—if we go to tearing up our sheets to make Jim a rope ladder, we’re going to get into trouble with Aunt Sally, just as sure as you’re born. Now, the way I look at it, a hickry-bark ladder don’t cost nothing, and don’t waste nothing, and is just as good to load up a pie with, and hide in a straw tick, as any rag ladder you can start; and as for Jim, he ain’t had no experience, and so he don’t care what kind of a—”

“Oh, shucks, Huck Finn, if I was as ignorant as you I’d keep still—that’s what I’D do. Who ever heard of a state prisoner escaping by a hickry-bark ladder? Why, it’s perfectly ridiculous.”

“Well, all right, Tom, fix it your own way; but if you’ll take my advice, you’ll let me borrow a sheet off of the clothesline.”

He said that would do. And that gave him another idea, and he says:
“Borrow a shirt, too.”
“What do we want of a shirt, Tom?”
“Want it for Jim to keep a journal on.”
“Journal your granny—Jim can’t write.”

“Suppose he can’t write—he can make marks on the shirt, can’t he, if we make him a pen out of an old pewter spoon or a piece of an old iron barrel-hoop?”
“Why, Tom, we can pull a feather out of a goose and make him a better one; and quicker, too.”

“Prisoners don’t have geese running around the donjon-keep to pull pens out of, you muggins. They always make their pens out of the hardest, toughest, troublesomest piece of old brass candlestick or something like that they can get their hands on; and it takes them weeks and weeks and months and months to file it out, too, because they’ve got to do it by rubbing it on the wall. They wouldn’t use a goose-quill if they had it. It ain’t regular.”
“Well, then, what’ll we make him the ink out of?”
“Many makes it out of iron-rust and tears; but that’s the common sort and women; the best authorities uses their own blood. Jim can do that; and when he wants to send any little common ordinary mysterious message to let the world know where he’s captivated, he can write it on the bottom of a tin plate with a fork and throw it out of the window. The Iron Mask always done that, and it’s a blame’ good way, too.”
“Jim ain’t got no tin plates. They feed him in a pan.”
“That ain’t nothing; we can get him some.”
“Can’t nobody read his plates.”
“That ain’t got anything to do with it, Huck Finn. All he’s got to do is to write on the plate and throw it out. You don’t have to be able to read it. Why, half the time you can’t read anything a prisoner writes on a tin plate, or anywhere else.”
“Well, then, what’s the sense in wasting the plates?”
“Why, blame it all, it ain’t the prisoner’s plates.”
“But it’s somebody’s plates, ain’t it?”
“Well, spos’n it is? What does the prisoner care whose—”
He broke off there, because we heard the breakfast-horn blowing. So we cleared out for the house.

Along during the morning I borrowed a sheet and a white shirt off of the clothes-line; and I found an old sack and put them in it, and we went down and got the fox-fire, and put that in too. I called it borrowing, because that was what pap always called it; but Tom said it warn’t borrowing, it was stealing. He said we was representing prisoners; and prisoners don’t care how they get a thing so they get it, and nobody don’t blame them for it, either. It ain’t no crime in a prisoner to steal the thing he needs to get away with, Tom said; it’s his right; and so, as long as we was representing a prisoner, we had a perfect right to steal anything on this place we had the least use for to get ourselves out of prison with. He said if we warn’t prisoners it would be a very different thing, and nobody but a mean, ornery person would steal when he warn’t a prisoner. So we allowed we would steal everything there was that come handy. And yet he made a mighty fuss, one day, after that, when I stole a watermelon out of the nigger-patch and eat it; and he made me go and give the niggers a dime without telling them what it was for. Tom said that what he meant was, we could steal anything we needed. Well, I says, I needed the watermelon. But he said I didn’t need it to get out of prison with; there’s where the difference was. He said if I’d a wanted it to hide a knife in, and smuggle it to Jim to kill the seneskal with, it would a been all right. So I let it go at that, though I couldn’t see no advantage in my representing a prisoner if I got to set down and chaw over a lot of gold-leaf distinctions like that every time I see a chance to hog a watermelon.

Well, as I was saying, we waited that morning till everybody was settled down to business, and nobody in sight around the yard; then Tom he carried the sack into the lean-to whilst I stood off a piece to keep watch. By and by he come out, and we went and set down on the woodpile to talk. He says:
“Everything’s all right now except tools; and that’s easy fixed.”
“Tools?” I says.
“Yes.”
“Tools for what?”
“Why, to dig with. We ain’t a-going to gnaw him out, are we?”
“Ain’t them old crippled picks and things in there good enough to dig a nigger out with?” I says.

He turns on me, looking pitying enough to make a body cry, and says:
“Huck Finn, did you ever hear of a prisoner having picks and shovels, and all the modern conveniences in his wardrobe to dig himself out with? Now I want to ask you—if you got any reasonableness in you at all—what kind of a show would that give him to be a hero? Why, they might as well lend him the key and done with it. Picks and shovels—why, they wouldn’t furnish ‘em to a king.”
“Well, then,” I says, “if we don’t want the picks and shovels, what do we want?”
“A couple of case-knives.”
“To dig the foundations out from under that cabin with?”
“Yes.”
“Confound it, it’s foolish, Tom.”

“It don’t make no difference how foolish it is, it’s the right way—and it’s the regular way. And there ain’t no other way, that ever I heard of, and I’ve read all the books that gives any information about these things. They always dig out with a case-knife—and not through dirt, mind you; generly it’s through solid rock. And it takes them weeks and weeks and weeks, and for ever and ever. Why, look at one of them prisoners in the bottom dungeon of the Castle Deef, in the harbor of Marseilles, that dug himself out that way; how long was he at it, you reckon?”
“I don’t know.”
“Well, guess.”
“I don’t know. A month and a half.”
“Thirty-seven year—and he come out in China. That’s the kind. I wish the bottom of this fortress was solid rock.”
“Jim don’t know nobody in China.”
“What’s that got to do with it? Neither did that other fellow. But you’re always a-wandering off on a side issue. Why can’t you stick to the main point?”
“All right—I don’t care where he comes out, so he comes out; and Jim don’t, either, I reckon. But there’s one thing, anyway—Jim’s too old to be dug out with a case-knife. He won’t last.”
“Yes he will last, too. You don’t reckon it’s going to take thirty-seven years to dig out through a dirt foundation, do you?”
“How long will it take, Tom?”

“Well, we can’t resk being as long as we ought to, because it mayn’t take very long for Uncle Silas to hear from down there by New Orleans. He’ll hear Jim ain’t from there. Then his next move will be to advertise Jim, or something like that. So we can’t resk being as long digging him out as we ought to. By rights I reckon we ought to be a couple of years; but we can’t. Things being so uncertain, what I recommend is this: that we really dig right in, as quick as we can; and after that, we can let on, to ourselves, that we was at it thirty-seven years. Then we can snatch him out and rush him away the first time there’s an alarm. Yes, I reckon that ‘ll be the best way.”

“Now, there’s sense in that,” I says. "Letting on don’t cost nothing; letting on ain’t no trouble; and if it’s any object, I don’t mind letting on we was at it a hundred and fifty year. It wouldn’t strain me none, after I got my hand in. So I’ll mosey along now, and smouch a couple of case-knives.”

Smouch three,” he says; “we want one to make a saw out of.”
“Tom, if it ain’t unregular and irreligious to sejest it,” I says, “there’s an old rusty saw-blade around yonder sticking under the weather-boarding behind the smoke-house.”

He looked kind of weary and discouraged-like, and says:
“It ain’t no use to try to learn you nothing, Huck. Run along and smouch the knives—three of them.” So I done it.

      Faltaba todavía casi una hora para desayunar, así que nos fuimos al bosque, porque Tom dijo que necesitábamos algo de luz para ver mientras cavábamos pero que un farol daba demasiada y nos podía meter en jaleos, así que necesitábamos reunir un montón de esa madera podrida fosforescente que llaman «fuego de zorro» y que no da más que una especie de resplandor suave cuando se coloca en un sitio oscuro. Sacamos un montón, la escondimos entre las hierbas y nos sentamos a descansar, cuando Tom va y dice, como descontento:
––Maldita sea, todo esto es de un fácil que da asco. Por eso resulta tan dificil organizar un plan complicado. No hay un guardián al que drogar y tendría que haber un guardián. Ni siquiera un perro al que darle algo para que se duerma. Y luego, Jim está encadenado por una pierna, con una cadena de diez pies, a la pata de la cama; ¡pero si basta con levantar la cama y quitar la cadena! Y el tío Silas se fía de todo el mundo. Manda la llave a ese negro de chorlito y no manda a nadie a vigilar al negro. Jim podría haberse escapado por esa ventana antes de ahora, sólo que no puede echar a correr con una cadena de diez pies en la pierna. Maldita sea, Huck, es el sistema más absurdo que he visto. Tiene uno que inventarse todas las dificultades. Bueno, no podemos evitarlo, tenemos que hacerlo lo mejor que podamos con el material que tenemos. En todo caso nos queda algo: es más honorable sacarlo en medio de dificultades y peligros cuando la gente que tenía la obligación de crearlos no lo ha hecho y ha tenido uno que inventárselos por sus propios medios. Basta con pensar en el asunto ese del farol. Si no vemos más que los hechos en sí, sencillamente tenemos que fingir que eso del farol es peligroso. ¡Pero podríamos trabajar con una procesión de antorchas si quisiéramos, creo yo! Ahora que lo pienso tenemos que buscar en cuanto podamos algo que haga de serrucho.
––¿Para qué necesitamos un serrucho?
––¿Que para qué necesitamos un serrucho? ¿No tenemos que aserrar la pata de la cama de Jim, para quitar la cadena?
––Pero si has dicho que basta con levantar la cama y sacar la cadena...
––Bueno, eso es típico de ti, Huck Finn. Se te ocurren las mismas cosas que a un niño de escuela. ¿Es que no has leído un libro en tu vida? ¿El barón Trenck, o Casanova, Benvenuto Cellini, o Enrique IV, o cualquiera de esos héroes? ¿Quién ha oído hablar de liberar a un preso de una forma tan sencilla? No, la forma en que lo hacen las mejores autoridades es aserrar la pata de la cama en dos y dejarla así y comerse uno el serrín, para que no lo puedan encontrar, y poner algo de polvo y grasa en torno al sitio, para que ni el senescal más astuto perciba la menor señal de que está aserrado y se crea que la pata de la cama está perfectamente bien. Después, la noche que está uno listo, da una patada a la pata y se cae la cama, se saca la cadena y ya está. No hay más que hacer que llevar la escala de cuerda a las murallas, bajar por ella, romperse la pierna en el foso, porque las escalas de cuerda siempre miden diecinueve pies menos de lo necesario, ya sabes, y allí están los caballos y los vasallos de confianza que te recogen, te montan y te llevan a tu Languedoc o tu Navarra o donde hayas nacido. Es una gozada, Huck. Ojalá que esta cabaña tuviera un foso. Si hay tiempo, la noche de la fuga cavamos uno.
Y yo voy y digo:
––¿Para qué queremos un foso cuando vamos a sacarlo por debajo de la cabaña?
Pero no me oyó. Se había olvidado de mí y de todo lo demás. Tenía la barbilla apoyada en la mano y pensaba. Al cabo de un momento da un suspiro y menea la cabeza; después vuelve a suspirar y dice:
––No, eso no estaría bien; no es del todo necesario.
––¿El qué? ––pregunté.
––Hombre, cortarle la pierna a Jim ––me contestó.
––¡Caray! ––dije––, no veo ninguna necesidad. Y, además, ¿para qué le quieres cortar la pierna?
––Bueno, es lo que hacen algunos de los autores más autorizados. No le pueden arrancar la cadena, así que le cortan la mano y tiran. Y una pierna sería todavía mejor. Pero nosotros tendremos que renunciar a eso. En este caso no hay suficiente necesidad, y además Jim es negro y no comprendería los motivos ni la costumbre europea, así que lo dejaremos pasar. Pero, en cambio, otra cosa sí: podemos hacer tiras las sábanas y confeccionarle una escala de cuerda muy fácil. Y se la podemos enviar dentro de un pastel; casi siempre se hace así. He comido pasteles peores.
––Pero, Tom Sawyer, qué cosas dices ––comenté––; a Jim no le vale de nada una escala de cuerda.
––Tiene que valerle de algo. Más bien qué cosas dices tú; no sabes nada de esto. Necesita una escala de cuerda; les pasa a todos.
––¿Qué diablos va a hacer con ella?
––¿Hacer con ella? La puede esconder en la cama, ¿no? Es lo que hacen todos y tiene que hacerlo él también. Huck, parece como si nunca quisieras hacer las cosas bien; quieres inventártelo todo a cada vez. Supongamos que no hace nada con ella. ¿No la tiene ahí en la cama para dejar una pista cuando haya desaparecido? ¿Y no calculas que buscarán pistas? Pues claro que sí. Y, ¿no les piensas dejar ninguna? ¡Eso sí que estaría bien, te lo aseguro! Nunca he oído nada por el estilo.
––Bueno ––dije yo––, si eso es parte del reglamento y la necesita, pues le hacemos una, porque yo no quiero faltar a los reglamentos; pero te digo un cosa, Tom Sawyer, si nos ponemos a rasgar sábanas para hacerle a Jim una escala nos vamos a meter en líos con la tía Sally, de eso puedes estar seguro. A mí me parece que una escalera de corteza de nogal no cuesta nada y no hay que estropear nada, y se puede meter igual dentro de un pastel y esconder en un colchón de paja o igual de bien que cualquier escala de cuerda, y en cuanto a Jim, no tiene experiencia, así que a él no le importa qué tipo de...
––Ay, caray, Huck Finn, si yo fuera tan ignorante como tú cerraría la boca, te lo aseguro. ¿Quién ha oído hablar de un prisionero de Estado que se escape con una escalera de corteza de nogal? Resulta totalmene ridículo.
––Bueno, está bien, Tom, hazlo como quieras, pero si quieres seguir mi consejo, deja que le lleve prestada una sábana de las que están tendidas.
Dijo que estaba bien, y eso le dio otra idea, y dijo:
––Toma prestada una camisa también.
––¿Para qué queremos una camisa?
––Para que Jim escriba un diario.
––Diario, tu abuelita... Jim no sabe escribir.
––Supongamos que no sabe... Puede hacer palotes en la camisa ¿no? Sobre todo si le hacemos una pluma con una cuchara vieja de peltre o con el trozo de una duela de barrilviejo.
––Pero, Tom, le podemos arrancar una pluma a un ganso, y resulta mejor, y más rápido, además.
––Los prisioneros no tienen gansos corriendo por las mazmorras para ponerse a arrancarle plumas, so tonto. Siempre hacen las plumas con el trozo más duro, más difícil y más complicado de un viejo candelabro de cobre o algo a lo que le puedan echar mano, y les lleva semanas y semanas y meses y meses afilarlo, porque tienen que hacerlo frotándolo contra la pared. Ellos no utilizarían una pluma de ganso aunque la tuvieran. No está bien.
––Bueno, entonces, ¿con qué le hacemos la tinta?
––Muchos lo hacen con el orín del hierro y lágrimas, pero eso son los prisioneros más vulgares y las mujeres; los autores más autorizados utilizan su propia sangre. Jim puede hacerlo, y cuando quiera enviar cualquier mensaje misterioso de lo más corriente para que el mundo sepa dónde está cautivo, lo puede escribir en el fodo de un plato de estaño con un tenedor y tirarlo por la ventana. Es lo que hacía siempre la Máscara de Hierro, y además resulta estupendo.
––Jim no tiene platos de estaño. Le dan de comer en una escudilla.
––Eso no importa, le podemos conseguir algunos.
––Y nadie podrá leer lo que dice en el plato.
––Eso no tiene nada que ver con el asunto, Huck Finn. Lo único que tiene que hacer él es escribir en el plato y tirarlo. No hay que leerlo. Pero si la mitad de las veces no se puede leer nada de lo que escriben los prisioneros de Estado en un plato de estaño, ni en ninguna otra parte.
––Bueno, entonces, ¿para qué vale echar a perder esos platos?
––Pero, maldita sea, no son los platos del prisionero.
––Pero son de alguien, ¿no?
––Bueno, supongamos que sí. ¿Qué más le da al prisionero?
Y entonces se interrumpió porque oímos que sonaba el cuerno del desayuno. Así que nos fuimos a la casa.
Aquella mañana tomé prestadas una sábana y una camisa blanca del tendedero y encontré un saco viejo para meterlas; bajamos a buscar el «fuego de zorrro» y también lo metimos en el saco. Yo decía que aquello era tomar prestado, porque así lo llamaba siempre padre, pero Tom decía que no era tomar prestado sino robar. Dijo que estábamos representando a prisioneros y que a los prisioneros no les importa cómo consiguen las cosas con tal de conseguirlas y que a nadie le parece mal. No es ningún crimen que un prisionero robe lo que necesita para fugarse, dijo Tom; está en su derecho, y mientras estuviéramos representando a un prisionero teníamos perfecto derecho a robar cualquier cosa que hubiera por allí si nos valía para salir de la cárcel. Dijo que si no fuéramos prisioneros sería muy diferente, y que había que ser mezquino y ordinario para robar cuando no se era prisionero. Así que nos pusimos de acuerdo en robar todo lo que nos valiese de algo. Y sin embargo, un día, después de aquello, organizó un lío tremendo cuando yo robé una sandía del huerto de los negros y me la comí, y me hizo ir a darles a los negros diez centavos sin explicarles por qué. Tom dijo que lo que había querido decir es que podíamos robar cualquier cosa que necesitáramos. «Bueno», dije yo, «yo necesitaba la sandía». Pero él dijo que no la necesitaba para salir de la cárcel; ahí estaba la diferencia. Dijo que si hubiera querido esconder dentro un cuchillo y pasársela a Jim para matar con él al senescal, habría estado bien. Así que lo dejé, aunque no le veía la ventaja a representar el papel de prisionero si tenía que ponerme a pensar en cosas tan difíciles de distinguir cada vez que viera una oportunidad de llevarme una sandía.
Bueno, como iba diciendo, aquella mañana esperamos hasta que todo el mundo se fue a trabajar y no se veía a nadie en el patio. Después Tom llevó el saco al cobertizo mientras yo me quedaba unos pasos atrás para hacer la guardia. Al cabo de un rato salió y nos sentamos a hablar en el montón de leña. Va y dice:
––Ahora ya está todo en orden, salvo las herramientas, y eso es fácil.
––¿Herramientas? ––pregunté.
––Sí.
––¿Herramientas para qué?
––Hombre, para cavar. No vamos a hacer un túnel con los dientes, ¿verdad?
––¿No nos basta con esos picos y esas palas viejos para sacar a un negro?
Se volvió hacia mí, con una cara de pena que daban ganas de llorar, y va y dice:
––Huck Finn, ¿has oído hablar en tu vida de un prisionero que tenga picos y palas y todas esas comodidades en el armario para hacer un túnel? Lo que te quiero preguntar, de suponer que todavía te quede un mínimo de razón, es qué motivo sería ése para convertirlo en un héroe. Hombre, pues también le podrían prestar la llave y se acabó. Picos y palas... Pero si no se las darían ni a un rey.
––Bueno, entonces ––dije yo––, si no necesitamos picos y palas, ¿qué es lo que necesitamos?
––Un par de cuchillos de cocina.
––¿Para hacer un túnel por debajo de esa cabaña?
––Sí.
––Maldita sea, Tom, eso es una bobada.
––No importa que sea una bobada, es lo correcto y es como se hacen las cosas. No existe otra forma que yo sepa, y eso que he leído todos los libros que dan información sobre esas cosas. Siempre lo hacen con un cuchillo, y no cavando en la tierra, fijate; por lo general, es en la piedra. Les lleva semanas y semanas y semanas, y todo el tiempo sin parar y sin parar. No tienes más que fijarte en uno de esos prisioneros de los calabozos subterráneos del castillo Deef, en el puerto de Marsella, que fue así como hizo un túnel; ¿cuánto tiempo calculas que se pasó cavando?
––No lo sé.
––Bueno, pues echa un cálculo.
––No lo sé. Un mes y medio.
––Treinta y siete años... Y salió en la China. Eso es lo que está bien. Ojala que el fondo de esa fortaleza fuera de piedra.
––Jim no conoce a nadie en la China.
––¿Qué tiene que ver eso? Tampoco aquel tipo. Pero siempre te vas por las ramas. ¿Por qué no hablas del asunto principal?
––Bueno... A mí no me importa dónde salga, con tal de que salga; y calculo que a Jim tampoco. Pero de todas formas hay otra cosa: Jim es demasiado viejo para aguantar hasta que hagamos un túnel con un cuchillo. No durará tanto.
––Pues sí que durará. No creerás que va a llevarnos treinta y siete años hacer un túnel en la tierra, ¿verdad?
––¿Cuánto tiempo nos llevará, Tom?
––Bueno, no podemos arriesgarnos a tardar todo lo que deberíamos, porque a lo mejor el tío Silas no tarda tanto en recibir noticias de Nueva Orleans. Se enterará de que Jim no es de allí. Entonces lo que hará será poner un anuncio sobre Jim, o algo parecido. Así que no podemos arriesgarnos a tardar tanto en el túnel como deberíamos. Para hacerlo bien, calculo que tendríamos que tardar un par de años; pero no podemos. Con las cosas tan en el aire, lo que yo recomiendo es que nos pongamos a cavar de verdad a toda la velocidad que podamos y después podemos decirnos que tardamos treinta y siete años. Luego podemos sacarlo y llevárnoslo corriendo en cuanto haya una alarma. Sí, calculo que eso es lo mejor.
––Bueno, tiene sentido ––dije yo––. Hacer como que fueron treinta y siete años no cuesta nada; no hay problema, y si hace falta, no me importa fingir que tardamos ciento cincuenta años. A mí no me cuesta ningún trabajo si me pongo a ello. Así que voy a irme a buscar un par de cuchillos de cocina.
––Búscate tres ––dice él––; nos hace falta uno para convertirlo en serrucho.
––Tom, si no va contra el reglamento ni contra la religión que te lo sugiera ––dije yo––, hay un serrucho viejo y oxidado medio tapado debajo de la tejavana que está detrás del ahumador de carne.
Me miró como cansado y desalentado y dijo:
––No se te puede enseñar nada, Huck. Ve a buscar los cuchillos, y que sean tres ––y así lo hice. 

Back   Main Page   Forward

La Mansión del Inglés. http://www.mansioningles.com
© Copyright La Mansión del Inglés C.B. - Todos los Derechos Reservados
. -