INICIO. Página Principal
PRESENTACIÓN de nuestra Web
Cursos Multimedia por Niveles
Gramática inglesa en español con ejercicios prácticos resueltos.
LISTENING. Sonidos con ejercicios prácticos, soluciones y texto de transcripción.
LIBROS completos en inglés para descargar a tu PC.
Practica tu READING con textos traducidos y ejercicios de comprensión lectora.
PROGRAMAS didácticos y utilidades educacionales para descargar a tu Pc.
EJERCICIOS multimedia para mejorar tu inglés.
Ejercita tus conocimientos siguiendo las aventuras de nuestro detective.
RECURSOS Y ACTIVIDADES de interés y utilidad.
Agrupaciones temáticas de palabras y su traducción. Con sonido y ejercicios
Información y Recursos específicos para profesores.
Material para la preparación de las pruebas de First de la Universidad de Cambridge.
PELÍCULAS EN INGLÉS
Vídeos para aprender inglés

Cuaderno de ejercicios 

de inglés. Actividades y material de aprendizaje.
Accede a nuestro grupo 

en Facebook
Busca el significado de los términos y su 

traducción.
Traduce textos o páginas web completas.
Consulta nuestros productos



Las Aventuras de Huckleberry Finn  

 

CAPÍTULO 34 - Pag 34

English version       Versión en español
WE stopped talking, and got to thinking. By and by Tom says:
“Looky here, Huck, what fools we are to not think of it before! I bet I know where Jim is.”

“No! Where?”
“In that hut down by the ash-hopper. Why, looky here. When we was at dinner, didn’t you see a nigger man go in there with some vittles?”
“Yes.”
“What did you think the vittles was for?”
“For a dog.”
“So ‘d I. Well, it wasn’t for a dog.”
“Why?”
“Because part of it was watermelon.”
“So it was—I noticed it. Well, it does beat all that I never thought about a dog not eating watermelon. It shows how a body can see and don’t see at the same time.”

“Well, the nigger unlocked the padlock when he went in, and he locked it again when he came out. He fetched uncle a key about the time we got up from table—same key, I bet. Watermelon shows man, lock shows prisoner; and it ain’t likely there’s two prisoners on such a little plantation, and where the people’s all so kind and good. Jim’s the prisoner. All right—I’m glad we found it out detective fashion; I wouldn’t give shucks for any other way. Now you work your mind, and study out a plan to steal Jim, and I will study out one, too; and we’ll take the one we like the best.”
What a head for just a boy to have! If I had Tom Sawyer’s head I wouldn’t trade it off to be a duke, nor mate of a steamboat, nor clown in a circus, nor nothing I can think of. I went to thinking out a plan, but only just to be doing something; I knowed very well where the right plan was going to come from. Pretty soon Tom says:
“Ready?”
“Yes,” I says.
“All right—bring it out.”

“My plan is this,” I says. "We can easy find out if it’s Jim in there. Then get up my canoe to-morrow night, and fetch my raft over from the island. Then the first dark night that comes steal the key out of the old man’s britches after he goes to bed, and shove off down the river on the raft with Jim, hiding daytimes and running nights, the way me and Jim used to do before. Wouldn’t that plan work?”
“Work? Why, cert’nly it would work, like rats a-fighting. But it’s too blame’ simple; there ain’t nothing to it. What’s the good of a plan that ain’t no more trouble than that? It’s as mild as goose-milk. Why, Huck, it wouldn’t make no more talk than breaking into a soap factory.”
I never said nothing, because I warn’t expecting nothing different; but I knowed mighty well that whenever he got his plan ready it wouldn’t have none of them objections to it.
And it didn’t. He told me what it was, and I see in a minute it was worth fifteen of mine for style, and would make Jim just as free a man as mine would, and maybe get us all killed besides. So I was satisfied, and said we would waltz in on it. I needn’t tell what it was here, because I knowed it wouldn’t stay the way, it was. I knowed he would be changing it around every which way as we went along, and heaving in new bullinesses wherever he got a chance. And that is what he done.
Well, one thing was dead sure, and that was that Tom Sawyer was in earnest, and was actuly going to help steal that nigger out of slavery. That was the thing that was too many for me. Here was a boy that was respectable and well brung up; and had a character to lose; and folks at home that had characters; and he was bright and not leather-headed; and knowing and not ignorant; and not mean, but kind; and yet here he was, without any more pride, or rightness, or feeling, than to stoop to this business, and make himself a shame, and his family a shame, before everybody. I couldn’t understand it no way at all. It was outrageous, and I knowed I ought to just up and tell him so; and so be his true friend, and let him quit the thing right where he was and save himself. And I did start to tell him; but he shut me up, and says:
“Don’t you reckon I know what I’m about? Don’t I generly know what I’m about?”
“Yes.”
“Didn’t I say I was going to help steal the nigger?”
“Yes.”
“Well, then.”
That’s all he said, and that’s all I said. It warn’t no use to say any more; because when he said he’d do a thing, he always done it. But I couldn’t make out how he was willing to go into this thing; so I just let it go, and never bothered no more about it. If he was bound to have it so, I couldn’t help it.

When we got home the house was all dark and still; so we went on down to the hut by the ash-hopper for to examine it. We went through the yard so as to see what the hounds would do. They knowed us, and didn’t make no more noise than country dogs is always doing when anything comes by in the night. When we got to the cabin we took a look at the front and the two sides; and on the side I warn’t acquainted with—which was the north side—we found a square window-hole, up tolerable high, with just one stout board nailed across it. I says:
“Here’s the ticket. This hole’s big enough for Jim to get through if we wrench off the board.”
Tom says:
“It’s as simple as tit-tat-toe, three-in-a-row, and as easy as playing hooky. I should hope we can find a way that’s a little more complicated than that, Huck Finn.”
“Well, then,” I says, “how ‘ll it do to saw him out, the way I done before I was murdered that time?”
“That’s more like,” he says. "It’s real mysterious, and troublesome, and good,” he says; “but I bet we can find a way that’s twice as long. There ain’t no hurry; le’s keep on looking around.”
Betwixt the hut and the fence, on the back side, was a lean-to that joined the hut at the eaves, and was made out of plank. It was as long as the hut, but narrow—only about six foot wide. The door to it was at the south end, and was padlocked. Tom he went to the soap-kettle and searched around, and fetched back the iron thing they lift the lid with; so he took it and prized out one of the staples. The chain fell down, and we opened the door and went in, and shut it, and struck a match, and see the shed was only built against a cabin and hadn’t no connection with it; and there warn’t no floor to the shed, nor nothing in it but some old rusty played-out hoes and spades and picks and a crippled plow. The match went out, and so did we, and shoved in the staple again, and the door was locked as good as ever. Tom was joyful. He says;
“Now we’re all right. We’ll dig him out. It ‘ll take about a week!”
Then we started for the house, and I went in the back door—you only have to pull a buckskin latch-string, they don’t fasten the doors—but that warn’t romantical enough for Tom Sawyer; no way would do him but he must climb up the lightning-rod. But after he got up half way about three times, and missed fire and fell every time, and the last time most busted his brains out, he thought he’d got to give it up; but after he was rested he allowed he would give her one more turn for luck, and this time he made the trip.
In the morning we was up at break of day, and down to the nigger cabins to pet the dogs and make friends with the nigger that fed Jim—if it was Jim that was being fed. The niggers was just getting through breakfast and starting for the fields; and Jim’s nigger was piling up a tin pan with bread and meat and things; and whilst the others was leaving, the key come from the house.
This nigger had a good-natured, chuckle-headed face, and his wool was all tied up in little bunches with thread. That was to keep witches off. He said the witches was pestering him awful these nights, and making him see all kinds of strange things, and hear all kinds of strange words and noises, and he didn’t believe he was ever witched so long before in his life. He got so worked up, and got to running on so about his troubles, he forgot all about what he’d been a-going to do. So Tom says:
“What’s the vittles for? Going to feed the dogs?”
The nigger kind of smiled around gradually over his face, like when you heave a brickbat in a mud-puddle, and he says:
“Yes, Mars Sid, A dog. Cur’us dog, too. Does you want to go en look at ‘im?”
“Yes.”
I hunched Tom, and whispers:
“You going, right here in the daybreak? that warn’t the plan.”
“No, it warn’t; but it’s the plan now.”
So, drat him, we went along, but I didn’t like it much. When we got in we couldn’t hardly see anything, it was so dark; but Jim was there, sure enough, and could see us; and he sings out:
“Why, Huck! En good lan’! ain’ dat Misto Tom?”
I just knowed how it would be; I just expected it. I didn’t know nothing to do; and if I had I couldn’t a done it, because that nigger busted in and says:
“Why, de gracious sakes! do he know you genlmen?”
We could see pretty well now. Tom he looked at the nigger, steady and kind of wondering, and says:
“Does who know us?”
“Why, dis-yer runaway nigger.”
“I don’t reckon he does; but what put that into your head?”
“What put it dar? Didn’ he jis’ dis minute sing out like he knowed you?”
Tom says, in a puzzled-up kind of way:
“Well, that’s mighty curious. Who sung out? when did he sing out? what did he sing out?” And turns to me, perfectly ca’m, and says, “Did you hear anybody sing out?”
Of course there warn’t nothing to be said but the one thing; so I says:
“No; I ain’t heard nobody say nothing.”
Then he turns to Jim, and looks him over like he never see him before, and says:
“Did you sing out?”
“No, sah,” says Jim; “I hain’t said nothing, sah.”
“Not a word?”
“No, sah, I hain’t said a word.”
“Did you ever see us before?”
“No, sah; not as I knows on.”
So Tom turns to the nigger, which was looking wild and distressed, and says, kind of severe:
“What do you reckon’s the matter with you, anyway? What made you think somebody sung out?”
“Oh, it’s de dad-blame’ witches, sah, en I wisht I was dead, I do. Dey’s awluz at it, sah, en dey do mos’ kill me, dey sk’yers me so. Please to don’t tell nobody ‘bout it sah, er ole Mars Silas he’ll scole me; ‘kase he say dey ain’t no witches. I jis’ wish to goodness he was heah now—den what would he say! I jis’ bet he couldn’ fine no way to git aroun’ it dis time. But it’s awluz jis’ so; people dat’s sot, stays sot; dey won’t look into noth’n’en fine it out f’r deyselves, en when you fine it out en tell um ‘bout it, dey doan’ b’lieve you.”
Tom give him a dime, and said we wouldn’t tell nobody; and told him to buy some more thread to tie up his wool with; and then looks at Jim, and says:

“I wonder if Uncle Silas is going to hang this nigger. If I was to catch a nigger that was ungrateful enough to run away, I wouldn’t give him up, I’d hang him.”

And whilst the nigger stepped to the door to look at the dime and bite it to see if it was good, he whispers to Jim and says:
“Don’t ever let on to know us. And if you hear any digging going on nights, it’s us; we’re going to set you free.”

Jim only had time to grab us by the hand and squeeze it; then the nigger come back, and we said we’d come again some time if the nigger wanted us to; and he said he would, more particular if it was dark, because the witches went for him mostly in the dark, and it was good to have folks around then.

      Dejamos de hablar y nos pusimos a pensar. Al cabo de un rato Tom dice:
––Oye, Huck, ¡somos tontos de no haberlo pensado antes! Te apuesto a que sé dónde está Jim.
––¡No! ¿Dónde?
––En aquella cabaña que hay junto a la de la cal viva. Escucha una cosa: cuando estábamos comiendo, ¿no viste que un negro iba a llevar algo de comida?
––Sí.
––¿Para quién te crees que era la comida?
––Para un perro.
––Yo también. Bueno, no era para un perro.
––¿Por qué?
––Porque también llevaba una sandía.
––Es verdad, ya lo vi. Mira que no habérseme ocurrido que los perros no comen sandías. Eso demuestra que uno puede ver las cosas y no verlas al mismo tiempo.
––Bueno, el negro abrió el candado al entrar y lo volvió a cerrar al salir. Cuando nos levantamos de la mesa le devolvió al tío una llave, y te apuesto a que era la misma. La sandía indica que es un hombre; la cerradura, que está preso, y no es probable que haya dos presos en una plantación tan pequeña donde toda la gente es tan buena y tan amable. El preso es Jim. Muy bien, me alegro de haberlo averiguado como los detectives; de otra forma no me gustaría. Ahora tienes que empezar a pensarlo y estudiar un plan para robara Jim; yo estudiaré otro y seguiremos el que más nos guste.
¡Qué cabeza para no ser más que un muchacho! Si yo tuviera la cabeza de Tom Sawyer, no la cambiaría por ser duque, ni piloto de un barco de vapor, ni payaso de circo, ni nada que se me pueda ocurrir. Me puse a pensar un plan, pero sólo por hacer algo. Sabía muy bien de dónde iba a venir el mejor plan. En seguida Tom va y dice:
––¿Listo?
––Sí ––respondí.
––Bueno, cuéntamelo.
––Mi plan es éste ––dije––. Podemos enterarnos fácil de si es Jim el que está ahí. Después, mañana por la noche saco mi canoa y traemos mi balsa de la isla. A la primera noche ocura que tengamos le sacamos la llave de los pantalones al viejo cuando se vaya a la cama y nos vamos río abajo con Jim, escondiéndonos de día y navegando de noche, como hacíamos antes Jim y yo. ¿No funcionaría ese plan?
––¿Funcionar? Claro que funcionaría, como dos y dos son cuatro. Pero es demasiado sencillo; no dice nada. ¿De qué nos vale un plan que no plantee ningún problema? Resulta demasiado soso. Hombre, Huck, no crearía más sensación que si fuera un robo en una fábrica de jabón.
No dije nada, porque no esperaba nada diferente, pero sabía muy bien que cuando él tuviera su plan listo, no se le podría hacer ninguna de esas objeciones.
Y así pasó. Me dijo lo que era y en un momento comprendí que valía por quince de los míos en cuanto a elegancia, y que dejaría a Jim igual de libre que mi plan, y que además podrían matarnos a todos. Así que me quedé muy contento y dije que podíamos ir adelante con él. No necesito contar aquí lo que era porque sabía que iría cambiando. Sabía que lo cambiaría a cada momento según fuéramos avanzando, metiendo nuevas aventuras en cuanto tuviera una oportunidad. Y así lo hizo.
Bueno, había una cosa de la que no cabía duda, y era que Tom Sawyer hablaba en serio y que efectivamente iba a ayudar a robar al negro para liberarlo. Aquello era lo que me dejaba asombrado. Se trataba de un chico que era respetable y bien criado y que tenía una reputación que perder, y allá en casa tenía familia también con reputación, y era listo y no un atontado, y sabía cosas, no era un ignorante, y no era mezquino sino amable, y sin embargo ahí estaba sin ningún orgullo ni santurronerías ni sentimientos, dispuesto a meterse en un asunto así y a llenarse de vergüenza y llenar de vergüenza a su familia, delante de todo el mundo. Yo no podía comprenderlo en absoluto. Era absurdo y comprendía que tendría que decírselo y demostrarle que era buen amigo suyo y dejar que lo abandonara donde estaba y se salvara. Y empecé a decírselo, pero me hizo callar y respondió:
––¿Te crees que no sé lo que hago? ¿No sé lo que hago en general?
––Sí.
––¿No he dicho que iba a ayudar a robar al negro?
––Sí.
––Pues eso.
No dijo más y yo tampoco. Ya no valía la pena, porque cuando decía que iba a hacer algo siempre lo hacía. Pero aunque no entendía cómo estaba dispuesto a meterse en una cosa así, lo dejé y no me volví a preocupar de aquello. Si estaba decidido a hacerlo, yo no podía evitarlo.
Cuando volvimos, la casa estaba toda apagada y en silencio, así que fuimos a la cabaña junto a donde estaba la cal viva para examinarla. Cruzamos el patio para ver lo que hacían los perros. Ya nos conocían y no hicieron más ruido que cualquier perro de campo cuando aparece alguien por la noche. Cuando llegamos a la cabaña miramos por la parte de delante y por los dos lados, y del que yo no conocía (que daba al norte) vimos el agujero cuadrado de una ventana, bastante alto, con una sola plancha de madera clavada. Voy y digo:
––Esto está muy bien. Ese agujero es lo bastante grande para que Jim salga por él si arrancamos la tabla. Y va Tom y dice:
––Eso es más sencillo que andar a pie y más fácil que engañar a un tonto. Yo díría que podemos encontrar una forma algo más complicada, Huck Finn.
––Bueno, entonces ––respondí––. ¿Qué te parece si hacemos un agujero entre los troncos como aquella vez que me asesinaron?
––Eso ya es algo ––dijo––. Resulta misterioso, complicado y está bien, pero seguro que podemos encontrar algo que dure por lo menos el doble. No hay prisa, vamos a seguir mirando.
Entre la cabaña y la valla, por el lado de atrás, había un cobertizo pegado a la cabaña por la parte del tejado y hecho de planchas de madera. Era igual de largo que la cabaña, pero estrecho: sólo unos seis metros de ancho. La puerta estaba del lado sur y tenía un candado. Tom fue al caldero del jabón y anduvo buscando, y volvió con esa cosa de hierro con que levantan la tapadera, así que hizo saltar una de las agarraderas del candado. Se cayó la cadena, abrimos la puerta y entramos, la cerramos y al encender una cerilla vimos que el cobertizo sólo estaba construido junto a la cabaña, sin paso hacia ella, que no tenía un suelo, y no había nada más que unas cuantas azadas y palas oxidadas, unos picos y un arado roto. Se apagó la cerilla y nosotros nos fuimos y volvimos a poner la agarradera, de forma que la puerta quedó cerrada igual de bien que antes. Tom estaba encantado, y va y dice:
––Ahora todo está en orden. Lo vamos a sacar por un túnel. ¡Nos llevará una semana!
Después fuimos a la casa y yo entré por la puerta trasera (no hay más que tirar de una cuerda de cuero, porque allí no cierran las puertas), pero a Tom Sawyer no le pareció lo bastante romántico, y lo único que le valía era subir trepando por el pararrayos. Pero después de trepar hasta la mitad tres veces y fallar y caerse las tres, y en la última casi romperse la cabeza, pensó que mejor sería renunciar, pero después de descansar decidió que lo intentaría una vez más a ver cómo le iba, y esa vez logró llegar.
Por la mañana nos levantamos al amanecer y bajamos a las cabañas de los negros para acariciar a los perros y hacernos amigos del negro que le llevaba la comida a Jim, si es que era a Jim al que se la llevaba. Los negros acababan de terminar de desayunar y empezaban a ir a los campos, y el negro de Jim estaba llenando una escudilla de metal con pan y carne y otras cosas, y mientras los otros se marchaban le llevaron la llave de la casa.
El negro tenía cara de buenos amigos, muy sonriente, y llevaba el pelo todo atado en ricitos con pedazos de hilo. Era para alejar a las brujas. Dijo que aquellas noches las brujas se lo estaban haciendo pasar muy mal y haciéndole ver todo género de cosas raras y oír todo género de palabras y ruidos raros, y que según creía nunca había estado tanto tiempo embrujado en toda su vida. Se puso tan nervioso hablando de sus problemas que se olvidó de todo lo que tenía que hacer. Entonces Tom le dijo:
––¿Para quién es esa comida? ¿Vas a darles de comer a los perros?
El negro empezó a sonreír lentamente hasta que se le llenó la cara, como cuando se tira un ladrillo a un charco de barro, y dijo:
––Sí, señorito Sid, a un perro. Un perro muy curioso. ¿Quiere venir a verlo?
––Sí.
Le di un golpe a Tom y le dije en voz baja:
––¿Vas a ir ahí al amanecer? Ése no era el plan.
––No, no lo era, pero ahora sí es el plan.
Así que, maldita sea, allí fuimos, pero no me gustó lo más mínimo. Cuando llegamos casi no se veía nada de oscuro que estaba, pero allí estaba Jim, sin duda alguna, y nos podía ver, y gritó:
––¡Pero, Huck! ¡Y Dios mío! ¿No es ése el sito Tom?
Yo sabía lo que iba a pasar, era lo que esperaba. No sabía qué hacer, y aunque lo supiera no lo habría hecho, porque apareció el negro diciendo:
––¡Por todos los santos! ¿Los conoce a ustedes, señoritos?
Ahora ya se veía bastante bien. Tom miró al negro, muy fijo y como preguntándose algo, y va y dice:
––¿Quién nos conoce?
––Pues este negro fugitivo.
––No creo; pero, ¿por qué se te ha ocurrido?
––¿Que por qué? ¿No acaba de decir ahora mismo que les conocía?
Tom va y dice, como extrañado:
––Bueno, esto sí que es curioso. ¿Quién ha dicho nada? ¿Cuándo lo ha dicho? ¿Qué ha dicho? ––y se vuelve hacia mí, muy tranquilo, y va y me dice––: ¿Has oído tú a alguien decir algo?
Naturalmente, no podía decir más que una cosa, así que respondí:
––No; yo no he oído a nadie decir nada.
Después se vuelve hacia Jim y lo mira de arriba abajo como si nunca lo hubiera visto antes y le pregunta: ––¿Has dicho algo tú?
––No, señor ––dice Jim––; yo no he dicho nada, señor.
––¿Ni una palabra?
––No, señor, no he dicho ni una palabra.
––¿Nos has visto antes de ahora?
––No, señor; no que yo sepa.
Así que Tom se vuelve hacia el negro, que estaba todo apurado y confundido, y dice, muy severo:
––Pero, ¿qué te pasa? ¿Por qué has pensado que alguien ha dicho algo?
––Ay, son esas malditas brujas, señorito, y ojala que me hubiera muerto, de verdad. Siempre están con ésas, señorito, y casi me matan de los sustos que me dan. Por favor, no se lo diga usted a naiden, señorito, o si no el viejo señor Silas me va a reñir porque él dice que no existen las brujas. Ojalá que estuviera aquí ahora... ¡A ver qué decía! Seguro que no encontraba forma de explicarlo esta vez. La gente que es terca se muere de terca; nunca quieren mirar las cosas a ver qué es lo que pasa de verdad, y cuando uno lo ve y se lo cuenta, van y no se lo creen.
Tom le dio diez centavos y le dijo que no se lo diríamos a nadie y que fuera a comprarse más hilo para atarse el pelo, y después mira a Jim y va y dice:
––Me pregunto si el tío Silas va a ahorcar a este negro. Si yo agarrase a un negro lo bastante ingrato para escaparse, no lo entregaría; lo ahorcaría yo.
Y mientras el negro iba a la puerta a mirar la moneda de diez centavos y morderla para ver si era buena le susurra a Jim en voz baja:
––Que no se enteren de que nos conoces. Y si oyes cavar por las noches somos nosotros que vamos a ponerte en libertad.
Jim no tuvo tiempo más que para agarrarnos de las manos y apretárnoslas. Después volvió el negro y dijimos que volveríamos otra vez si él quería y dijo que sí, sobre todo si era de noche, porque las brujas le atacaban de noche, y entonces sí que le convenía tener gente a su lado.

Back   Main Page   Forward

La Mansión del Inglés. http://www.mansioningles.com
© Copyright La Mansión del Inglés C.B. - Todos los Derechos Reservados
. -