INICIO. Página Principal
PRESENTACIÓN de nuestra Web
Cursos Multimedia por Niveles
Gramática inglesa en español con ejercicios prácticos resueltos.
LISTENING. Sonidos con ejercicios prácticos, soluciones y texto de transcripción.
LIBROS completos en inglés para descargar a tu PC.
Practica tu READING con textos traducidos y ejercicios de comprensión lectora.
PROGRAMAS didácticos y utilidades educacionales para descargar a tu Pc.
EJERCICIOS multimedia para mejorar tu inglés.
Ejercita tus conocimientos siguiendo las aventuras de nuestro detective.
RECURSOS Y ACTIVIDADES de interés y utilidad.
Agrupaciones temáticas de palabras y su traducción. Con sonido y ejercicios
Información y Recursos específicos para profesores.
Material para la preparación de las pruebas de First de la Universidad de Cambridge.
PELÍCULAS EN INGLÉS
Vídeos para aprender inglés

Cuaderno de ejercicios 

de inglés. Actividades y material de aprendizaje.
Accede a nuestro grupo 

en Facebook
Busca el significado de los términos y su 

traducción.
Traduce textos o páginas web completas.
Consulta nuestros productos



Las Aventuras de Huckleberry Finn  

 

CAPÍTULO 33 - Pag 33

English version       Versión en español
SO I started for town in the wagon, and when I was half-way I see a wagon coming, and sure enough it was Tom Sawyer, and I stopped and waited till he come along. I says “Hold on!” and it stopped alongside, and his mouth opened up like a trunk, and stayed so; and he swallowed two or three times like a person that’s got a dry throat, and then says:
“I hain’t ever done you no harm. You know that. So, then, what you want to come back and ha’nt me for?”
I says:
“I hain’t come back—I hain’t been gone.”
When he heard my voice it righted him up some, but he warn’t quite satisfied yet. He says:
“Don’t you play nothing on me, because I wouldn’t on you. Honest injun now, you ain’t a ghost?”
“Honest injun, I ain’t,” I says.
“Well—I—I—well, that ought to settle it, of course; but I can’t somehow seem to understand it no way. Looky here, warn’t you ever murdered at all?”
“No. I warn’t ever murdered at all—I played it on them. You come in here and feel of me if you don’t believe me.”
So he done it; and it satisfied him; and he was that glad to see me again he didn’t know what to do. And he wanted to know all about it right off, because it was a grand adventure, and mysterious, and so it hit him where he lived. But I said, leave it alone till by and by; and told his driver to wait, and we drove off a little piece, and I told him the kind of a fix I was in, and what did he reckon we better do? He said, let him alone a minute, and don’t disturb him. So he thought and thought, and pretty soon he says:
“It’s all right; I’ve got it. Take my trunk in your wagon, and let on it’s your’n; and you turn back and fool along slow, so as to get to the house about the time you ought to; and I’ll go towards town a piece, and take a fresh start, and get there a quarter or a half an hour after you; and you needn’t let on to know me at first.”
I says:
“All right; but wait a minute. There’s one more thing—a thing that nobody don’t know but me. And that is, there’s a nigger here that I’m a-trying to steal out of slavery, and his name is Jim—old Miss Watson’s Jim.”
He says:
“What! Why, Jim is—”
He stopped and went to studying. I says:
“I know what you’ll say. You’ll say it’s dirty, low-down business; but what if it is? I’m low down; and I’m a-going to steal him, and I want you keep mum and not let on. Will you?”
His eye lit up, and he says:
“I’ll help you steal him!”
Well, I let go all holts then, like I was shot. It was the most astonishing speech I ever heard—and I’m bound to say Tom Sawyer fell considerable in my estimation. Only I couldn’t believe it. Tom Sawyer a nigger-stealer!
“Oh, shucks!” I says; “you’re joking.”
“I ain’t joking, either.”
“Well, then,” I says, “joking or no joking, if you hear anything said about a runaway nigger, don’t forget to remember that you don’t know nothing about him, and I don’t know nothing about him.”
Then we took the trunk and put it in my wagon, and he drove off his way and I drove mine. But of course I forgot all about driving slow on accounts of being glad and full of thinking; so I got home a heap too quick for that length of a trip. The old gentleman was at the door, and he says:
“Why, this is wonderful! Whoever would a thought it was in that mare to do it? I wish we’d a timed her. And she hain’t sweated a hair—not a hair. It’s wonderful. Why, I wouldn’t take a hundred dollars for that horse now—I wouldn’t, honest; and yet I’d a sold her for fifteen before, and thought ‘twas all she was worth.”
That’s all he said. He was the innocentest, best old soul I ever see. But it warn’t surprising; because he warn’t only just a farmer, he was a preacher, too, and had a little one-horse log church down back of the plantation, which he built it himself at his own expense, for a church and schoolhouse, and never charged nothing for his preaching, and it was worth it, too. There was plenty other farmer-preachers like that, and done the same way, down South.
In about half an hour Tom’s wagon drove up to the front stile, and Aunt Sally she see it through the window, because it was only about fifty yards, and says:
“Why, there’s somebody come! I wonder who ‘tis? Why, I do believe it’s a stranger. Jimmy” (that’s one of the children) “run and tell Lize to put on another plate for dinner.”
Everybody made a rush for the front door, because, of course, a stranger don’t come every year, and so he lays over the yaller-fever, for interest, when he does come. Tom was over the stile and starting for the house; the wagon was spinning up the road for the village, and we was all bunched in the front door. Tom had his store clothes on, and an audience—and that was always nuts for Tom Sawyer. In them circumstances it warn’t no trouble to him to throw in an amount of style that was suitable. He warn’t a boy to meeky along up that yard like a sheep; no, he come ca’m and important, like the ram. When he got a-front of us he lifts his hat ever so gracious and dainty, like it was the lid of a box that had butterflies asleep in it and he didn’t want to disturb them, and says:
“Mr. Archibald Nichols, I presume?”
“No, my boy,” says the old gentleman, “I’m sorry to say ‘t your driver has deceived you; Nichols’s place is down a matter of three mile more. Come in, come in.”
Tom he took a look back over his shoulder, and says, “Too late—he’s out of sight.”
“Yes, he’s gone, my son, and you must come in and eat your dinner with us; and then we’ll hitch up and take you down to Nichols’s.”
“Oh, I can’t make you so much trouble; I couldn’t think of it. I’ll walk—I don’t mind the distance.”
“But we won’t let you walk—it wouldn’t be Southern hospitality to do it. Come right in.”
“Oh, do,” says Aunt Sally; “it ain’t a bit of trouble to us, not a bit in the world. You must stay. It’s a long, dusty three mile, and we can’t let you walk. And, besides, I’ve already told ‘em to put on another plate when I see you coming; so you mustn’t disappoint us. Come right in and make yourself at home.”
So Tom he thanked them very hearty and handsome, and let himself be persuaded, and come in; and when he was in he said he was a stranger from Hicksville, Ohio, and his name was William Thompson—and he made another bow.
Well, he run on, and on, and on, making up stuff about Hicksville and everybody in it he could invent, and I getting a little nervious, and wondering how this was going to help me out of my scrape; and at last, still talking along, he reached over and kissed Aunt Sally right on the mouth, and then settled back again in his chair comfortable, and was going on talking; but she jumped up and wiped it off with the back of her hand, and says:
“You owdacious puppy!”
He looked kind of hurt, and says:
“I’m surprised at you, m’am.”
“You’re s’rp—Why, what do you reckon I am? I’ve a good notion to take and—Say, what do you mean by kissing me?”
He looked kind of humble, and says:
“I didn’t mean nothing, m’am. I didn’t mean no harm. I—I—thought you’d like it.”
“Why, you born fool!” She took up the spinning stick, and it looked like it was all she could do to keep from giving him a crack with it. "What made you think I’d like it?”
“Well, I don’t know. Only, they—they—told me you would.”
“They told you I would. Whoever told you’s another lunatic. I never heard the beat of it. Who’s they?”
“Why, everybody. They all said so, m’am.”
It was all she could do to hold in; and her eyes snapped, and her fingers worked like she wanted to scratch him; and she says:

“Who’s ‘everybody’? Out with their names, or ther’ll be an idiot short.”
He got up and looked distressed, and fumbled his hat, and says:
“I’m sorry, and I warn’t expecting it. They told me to. They all told me to. They all said, kiss her; and said she’d like it. They all said it—every one of them. But I’m sorry, m’am, and I won’t do it no more—I won’t, honest.”

“You won’t, won’t you? Well, I sh’d reckon you won’t!”
“No’m, I’m honest about it; I won’t ever do it again—till you ask me.”
“Till I ask you! Well, I never see the beat of it in my born days! I lay you’ll be the Methusalem-numskull of creation before ever I ask you—or the likes of you.”

“Well,” he says, “it does surprise me so. I can’t make it out, somehow. They said you would, and I thought you would. But—” He stopped and looked around slow, like he wished he could run across a friendly eye somewheres, and fetched up on the old gentleman’s, and says, “Didn’t you think she’d like me to kiss her, sir?”
“Why, no; I—I—well, no, I b’lieve I didn’t.”
Then he looks on around the same way to me, and says:
“Tom, didn’t you think Aunt Sally ‘d open out her arms and say, ‘Sid Sawyer—‘”
“My land!” she says, breaking in and jumping for him, “you impudent young rascal, to fool a body so—” and was going to hug him, but he fended her off, and says:
“No, not till you’ve asked me first.”
So she didn’t lose no time, but asked him; and hugged him and kissed him over and over again, and then turned him over to the old man, and he took what was left. And after they got a little quiet again she says:
“Why, dear me, I never see such a surprise. We warn’t looking for you at all, but only Tom. Sis never wrote to me about anybody coming but him.”
“It’s because it warn’t intended for any of us to come but Tom,” he says; “but I begged and begged, and at the last minute she let me come, too; so, coming down the river, me and Tom thought it would be a first-rate surprise for him to come here to the house first, and for me to by and by tag along and drop in, and let on to be a stranger. But it was a mistake, Aunt Sally. This ain’t no healthy place for a stranger to come.”

“No—not impudent whelps, Sid. You ought to had your jaws boxed; I hain’t been so put out since I don’t know when. But I don’t care, I don’t mind the terms—I’d be willing to stand a thousand such jokes to have you here. Well, to think of that performance! I don’t deny it, I was most putrified with astonishment when you give me that smack.”
We had dinner out in that broad open passage betwixt the house and the kitchen; and there was things enough on that table for seven families—and all hot, too; none of your flabby, tough meat that’s laid in a cupboard in a damp cellar all night and tastes like a hunk of old cold cannibal in the morning. Uncle Silas he asked a pretty long blessing over it, but it was worth it; and it didn’t cool it a bit, neither, the way I’ve seen them kind of interruptions do lots of times. There was a considerable good deal of talk all the afternoon, and me and Tom was on the lookout all the time; but it warn’t no use, they didn’t happen to say nothing about any runaway nigger, and we was afraid to try to work up to it. But at supper, at night, one of the little boys says:

“Pa, mayn’t Tom and Sid and me go to the show?”
“No,” says the old man, “I reckon there ain’t going to be any; and you couldn’t go if there was; because the runaway nigger told Burton and me all about that scandalous show, and Burton said he would tell the people; so I reckon they’ve drove the owdacious loafers out of town before this time.”

So there it was!—but I couldn’t help it. Tom and me was to sleep in the same room and bed; so, being tired, we bid good-night and went up to bed right after supper, and clumb out of the window and down the lightning-rod, and shoved for the town; for I didn’t believe anybody was going to give the king and the duke a hint, and so if I didn’t hurry up and give them one they’d get into trouble sure.
On the road Tom he told me all about how it was reckoned I was murdered, and how pap disappeared pretty soon, and didn’t come back no more, and what a stir there was when Jim run away; and I told Tom all about our Royal Nonesuch rapscallions, and as much of the raft voyage as I had time to; and as we struck into the town and up through the the middle of it--it was as much as half-after eight, then—here comes a raging rush of people with torches, and an awful whooping and yelling, and banging tin pans and blowing horns; and we jumped to one side to let them go by; and as they went by I see they had the king and the duke astraddle of a rail—that is, I knowed it was the king and the duke, though they was all over tar and feathers, and didn’t look like nothing in the world that was human—just looked like a couple of monstrous big soldier-plumes. Well, it made me sick to see it; and I was sorry for them poor pitiful rascals, it seemed like I couldn’t ever feel any hardness against them any more in the world. It was a dreadful thing to see. Human beings can be awful cruel to one another.
We see we was too late—couldn’t do no good. We asked some stragglers about it, and they said everybody went to the show looking very innocent; and laid low and kept dark till the poor old king was in the middle of his cavortings on the stage; then somebody give a signal, and the house rose up and went for them.

So we poked along back home, and I warn’t feeling so brash as I was before, but kind of ornery, and humble, and to blame, somehow—though I hadn’t done nothing. But that’s always the way; it don’t make no difference whether you do right or wrong, a person’s conscience ain’t got no sense, and just goes for him anyway.

If I had a yaller dog that didn’t know no more than a person’s conscience does I would pison him. It takes up more room than all the rest of a person’s insides, and yet ain’t no good, nohow. Tom Sawyer he says the same.

      Así que me puse en marcha hacia el pueblo con la carreta, y cuando estaba a mitad de camino vi que venía otra carreta, y efectivamente era Tom Sawyer, así que me paré y esperé hasta que llegó. Le dije: «¡Frena!», y se paró a mi lado, abrió una boca de a palmo, y así se quedó; tragó saliva dos o tres veces, igual que un cura cuando se le seca la garganta, y después dijo:
––Yo nunca te hice nada malo. Y tú lo sabes. Así que, ¿por qué has vuelto a perseguirme?
Le respondí:
––No he vuelto... Nunca me fui.
Cuando oyó mi voz se tranquilizó algo, pero todavía no estaba convencido del todo. Dijo:
––No me hagas nada malo, porque yo no te lo haría a ti. ¿Me juras que no eres un fantasma?
––Te lo juro ––respondí.
––Bueno... Yo... Bueno, claro que debería bastar con eso, pero la verdad es que no entiendo nada. Mira, ¿es que nunca te asesinaron?
––No. Nunca me asesinaron... Fue un truco mío. Acércate a tocarme si no me crees.
Eso fue lo que hizo, y se quedó convencido, y se puso tan contento de volver a verme que no sabía que hacer. Quería enterarse de todo inmediatamente, porque era una gran aventura misteriosa, de manera que era lo que le gustaba. Pero yo le dije que dejara todo aquello para más tarde y le dije a su cochero que esperase, y nos apartamos algo y le conté el problema que tenía y le pregunté qué le parecía mejor hacer. Dijo que se lo dejara pensar un momento y no le dijera nada. Así que se quedó pensando y pensando, y al cabo de un momento va y dice:
––Está bien; ya lo tengo. Pon mi baúl en tu carreta y di que es el tuyo; y vuelve despacito, para llegar a la casa hacia la hora calculada; yo voy a deshacer un poco de camino para volver a empezar y llegar un cuarto de hora o media hora después que tú, y al principio no tienes que decir que me conoces.
Respondí:
––Muy bien, pero espera un momento. Queda algo más: algo que no sabe nadie más que yo, y es que ahí hay un negro que quiero robar para liberarlo, y se llama Jim; el Jim de la vieja señorita Watson.
Y él va y dice:
––¡Cómo! pero si Jim ya...
Se paró y siguió pensándolo, y luego voy yo y digo:
––Ya sé lo que vas a decir. Vas a decir que es un asunto sucio y ruin, pero, ¿qué me importa a mí? Yo soy ruin y voy a robarlo y quiero que te quedes callado y no digas nada. ¿Quieres?
Se le iluminó la mirada y dijo:
––¡Te voy a ayudar a robarlo!
Me quedé como de piedra, como si me hubieran pegado un tiro. Aquello era lo más asombroso que había oído en mi vida, y tengo que decir que Tom Sawyer decayó mucho en mi estima. Sólo que no podía creérmelo. ¡Tom convertido en un ladrón de negros!
––¡Bueno, vamos! ––dije––. Estás de broma.
––De broma, nada.
––Bueno, pues ––dije yo––, bromas o no, si oyes decir algo de un negro fugitivo no olvides que tú no sabes nada de él y yo tampoco.
Entonces él sacó su baúl y lo puso en mi carreta, y se marchó por su camino y yo por el mío. Pero, naturalmente, se me olvidó que tenía que ir despacio de lo contento y lo lleno de ideas que estaba, así que llegué a casa demasiado temprano para un viaje tan largo. El viejo estaba en la puerta y dice:
––¡Hombre, qué maravilla! ¡Quién habría pensado que esa yegua era capaz de correr tanto! Ojalá le hubiéramos tomado el tiempo. Y no ha sudado ni una gota, ni un gota. Es una maravilla. Hombre, ahora no aceptaría ni cien dólares por esa yegua, de verdad que no, y sin embargo antes la habría vendido por quince y me habría quedado tan contento.
No dijo nada más. Era la persona más inocente y más buena que he visto en mi vida. Pero no era de sorprender, porque no sólo era agricultor, sino también predicador, y tenía una iglesita de troncos en la trasera de la plantación que había construido él de su propio bolsillo para que sirviera de iglesia y de escuela, y nunca cobraba nada por predicar, y la verdad era que lo hacía muy bien. Allá en el Sur había muchos agricultores––predicadores, como él, que también hacían lo mismo.
Al cabo de una media hora apareció la carreta de Tom en la puerta principal y la tía Sally la vio por la ventana, porque sólo estaba a unas cincuenta yardas, y dijo:
––¡Vaya, ha venido alguien! ¿Quién será? Pues parece que es un desconocido. Jimmy ––que era uno de sus hijos––, ve corriendo a decirle a Lize que ponga otro plato para la comida.
Todo el mundo echó a correr a la puerta principal porque, naturalmente, no llegan desconocidos todos los años, así que resultan más interesantes que la fiebre amarilla. Tom ya había cruzado la puerta e iba hacia la casa; la carreta se volvía hacia el pueblo y todos estábamos amontonados a la entrada. Tom llevaba la ropa comprada en la tienda y tenía un público, que era lo que más le gustaba en el mundo a Tom Sawyer. En circunstancias así no le resultaba nada difícil darse todos los aires que hiciera falta. No era un chico para llegar manso como una oveja; no, llegaba con calma y con aires de importancia, como un carnero. Cuando llegó delante de nosotros se quitó el sombrero muy elegante y muy fino, como si fuera la tapadera de una caja dentro de la que hubiera mariposas durmiendo y no quisiera molestarlas, y va y dice:
––¿El señor Archibald Nichols, supongo?
––No, muchacho ––dijo el anciano––. Siento decirte que tu conductor te ha engañado; la casa de Nichols está unas tres millas más allá. Pasa, pasa.
Tom echó una mirada por encima del hombro y dice:
––Demasiado tarde, ya no se ve.
––Sí, se ha ido, hijo mío, y debes entrar y comer con nosotros, y después engancharemos la yegua y te llevamos a casa de Nichols.
––Ah, no puedo causarles tanta molestia; ni pensarlo. Iré a pie... No me importa la distancia.
––Pero no te vamos a dejar que vayas a pie; eso no sería la hospitalidad del Sur. Pasa sin más.
––Sí, por favor ––dijo la tía Sally––; no es ninguna molestia. Debes quedarte. Son tres millas largas y hay mucho polvo; no podemos dejar que vayas a pie. Y, además ya les he dicho que pongan otro plato cuando te vi llegar, así que no debes desilusionarnos. Pasa adentro, que estás en tu casa.
Así que Tom les dio las gracias con mucha animación y cortesía y se dejó persuadir; una vez dentro dijo que era de Hicksville, Ohio, y que se llamaba William Thompson, e hizo otra reverencia.
Bueno, no dejó de hablar y de hablar y de hablar inventándose cosas de Hicksville y de toda clase de gente que se le iba ocurriendo, y yo me iba poniendo nervioso y preguntándome cómo me iba a ayudar aquello a salir del apuro; por fin, mientras seguía hablando, se levantó y le dio a tía Sally un beso en plena boca y después volvió a sentarse en su silla tan tranquilo e iba a seguir hablando; pero la tía Sally dio un salto, se
limpió la boca con el dorso de la mano y dijo:
––¡Atrevido, maleducado!
Él pareció dolerse, y va y dice:
––Me sorprende, señora.
––Te sorpre... Pero, ¿quién te crees que soy? Me dan buenas ganas de agarrar y... Pero, ¿qué es eso de darme un beso?
Él pareció encogerse, y dijo:
––No era con mala intención, señora. No quería disgustarla, yo ... yo... Creí que le gustaría.
––¡Menudo idiota! ––agarró el huso de la rueca y pareció que iba a darle un golpe con él––. ¿Por qué iba a gustarme?
––Bueno, no sé. Es que... Es que... Me dijeron que así sería.
––Te dijeron que así sería. Pues el que te lo dijera es otro lunático. Nunca he oído nada igual. ¿Quiénes te lo dijeron?
––Bueno, todo el mundo. Eso fue lo que dijeron, señora.
Ella apenas podía aguantarse, echaba fuego por los ojos y movía los dedos como si quisiera arañarlo, y dijo:
––¿Quién es todo el mundo? Dame sus nombres o habrá un idiota menos en este mundo.
Tom se levantó, con aire apurado, dándole vueltas al sombrero, y dijo:
––Lo siento, y no me lo esperaba. Me lo dijeron. Me lo dijeron todos. Todos me dijeron «dale un beso», y dijeron que le gustaría. Lo dijeron todos, hasta el último, pero lo siento, señora, y no volveré a hacerlo. De verdad que no.
––¿Conque no volverás a hacerlo, verdad? ¡Hombre, te lo aseguro!
––No, lo digo de verdad; no volveré a hacerlo jamás hasta que me lo pida usted.
––¡Hasta que te lo pida yo! ¡Bueno, no he oído cosa igual en toda mi vida! Te aseguro que vas a ser el Matusalén más tonto de la creación antes de que yo te pida nada semejante. .. Ni a ti ni a nadie como tú.
––Bueno ––dice Tom––, me sorprende muchísimo. No sé por qué, pero no lo entiendo. Dijeron que le gustaría y yo también lo creí. Pero... ––se calló y miró lentamente a un lado y a otro, como si quisiera encontrar una mirada amistosa en alguna parte, y por fin se detuvo en el anciano y le preguntó––: ¿No creía usted, caballero, que le gustaría que la besara?
––Pues no; yo... yo... creo que no.
Entonces siguió mirando hasta que se detuvo en mí y preguntó:
––Tom, ¿no creías tú que la tía Sally abriría los brazos y diría: «Sid Sawyer...»?
––¡Dios mío! ––dijo ella, interrumpiéndole y dando un salto hacia él––, criatura insolente, mira que engañarla a una así... ––e iba a darle un abrazo pero él la apartó y dijo:
––No, primero me lo tiene que pedir.
Así que ella no perdió el tiempo, sino que se lo pidió y lo llenó de abrazos y de besos una y otra vez, y después se lo pasó al viejo, que hizo lo propio. Y cuando volvieron a tranquilizarse un poco dijo ella:
––Pero Dios mío, nunca he visto una sorpresa igual. No te estábamos esperando a ti en absoluto, sino únicamente a Tom. Mi hermana nunca me dijo que fuera a venir más que él.
––Porque sólo pensó enviar a Tom ––dijo él––, pero yo le supliqué y le supliqué y a última hora me dejó venir también; así que cuando bajábamos por el río, Tom y yo pensamos que sería una gran sorpresa que llegase él primero a la casa y después apareciera yo como de repente, haciéndome el desconocido. Pero nos equivocamos, tía Sally. Esta casa no es sana para los desconocidos.
––No, ni para los niños insolentes, Sid. Tendría que haberte dado una bofetada; sabe Dios desde cuándo no me llevaba una sorpresa así. Pero no importa, no me importa la forma: estoy dispuesta a aguantar mil bromas así con tal de que estéis aquí. ¡Menuda función habéis representado! No voy a negarlo, casi me quedo putrificada de asombro cuando me diste el beso.
Cenamos en aquel ancho pasaje abierto entre la casa y la cocina, y en la mesa había suficiente para siete familias y todo estaba caliente; nada de esa carne fibrosa y dura que se guarda en una fresquera en un sótano húmedo toda la noche y que por la mañana sabe igual que un pedazo de caníbal viejo y frío. El tío Silas rezó una acción de gracias muy larga, pero mereció la pena, y las cosas no se enfriaron ni pizca, como he visto que pasa montones de veces con ese tipo de interrupciones.
Pasamos toda la tarde hablando; Tom y yo estuvimos alerta todo el tiempo, pero no valió de nada, porque no dijeron ni palabra del negro fugitivo y nos daba miedo ser nosotros quienes sacáramos el tema. Pero aquella noche, a la hora de cenar, uno de los muchachos va y dice:
––Padre, ¿no podemos Tom y Sid y yo ir a ver la función?
––No ––contestó el viejo––. Creo que no va a haberla, y aunque la hubiera no podríais ir, porque el negro fugitivo nos ha contado a Burton y a mí todo lo que pasa en esa función escandalosa, y Burton dijo que se lo iba a decir a la gente, así que creo que hemos echado del pueblo a esos gandules presumidos.
¡Así estaban las cosas! Pero no podíamos hacer nada. Tom y yo teníamos que dormir en la misma habitación y en la misma cama, así que como estábamos cansados nos despedimos y nos fuimos a acostar inmediatamente después de cenar, salimos por la ventana y bajamos por el pararrayos para ir al pueblo, pues no creía que nadie fuera a decirles ni palabra al reyy al duque, así que si no corría yo a avisarles, seguro que se iban a meter en un buen jaleo.
Por el camino Tom me contó que todo el mundo se había creído lo de mi asesinato y que padre había desaparecido en seguida y no había vuelto, y el jaleo que se armó cuando Jim se escapó, y yo le conté a Tom toda la historia de nuestros caraduras de «La Realeza Sin Par», y todo lo que me dio tiempo a contarle de nuestro viaje en balsa, y cuando llegamos al pueblo, hacia la parte del centro (serían ya las ocho y media), apareció un montón de gente corriendo con antorchas, dando gritos y aullidos y golpeando cacerolas y soplando en cuernos; nos hicimos a un lado para dejarlos pasar y vi que llevaban al rey y el duque montados en un rail, es decir, supe que eran el rey y el duque, aunque los habían embadurnado de alquitrán y plumas y no parecían seres de este mundo, sino una especie de plumeros monstruosos. Bueno, lamenté verlos y lo sentí por aquellos pobres sinvergüenzas, como si ya no pudiera tener nada contra ellos. Resultaba horrible contemplarlo. Los seres humanos pueden ser terriblemente crueles unos con otros.
Vimos que habíamos llegado tarde, que no podíamos hacer nada ya. Preguntamos a algunos de los rezagados qué había pasado y dijeron que todo el mundo había ido a la función con caras de inocentes y se habían quedado tan tranquilos y en silencio hasta que el pobre del rey estaba en medio de sus piruetas en el escenario; entonces alguien dio una señal y todo el público se levantó y se lanzó contra ellos.
Así que volvimos a casa y yo ya no me sentí tan orgulloso como antes, sino como encogido y avergonzado y como si tuviera la culpa, aunque no había hecho nada. Pero es lo que pasa siempre; no importa que uno haga las cosas bien o mal, porque la conciencia no tiene sentido común y siempre se le echa a uno encima pase lo que pase. Si yo tuviera un perro amarillo que no fuera más inteligente que la conciencia de las personas, lo envenenaría. Ocupa más espacio que todo lo demás, y sin embargo, no sé por qué, no vale para nada. Tom Sawyer dice lo mismo.    

Back   Main Page   Forward

La Mansión del Inglés. http://www.mansioningles.com
© Copyright La Mansión del Inglés C.B. - Todos los Derechos Reservados
. -