INICIO. Página Principal
PRESENTACIÓN de nuestra Web
Cursos Multimedia por Niveles
Gramática inglesa en español con ejercicios prácticos resueltos.
LISTENING. Sonidos con ejercicios prácticos, soluciones y texto de transcripción.
LIBROS completos en inglés para descargar a tu PC.
Practica tu READING con textos traducidos y ejercicios de comprensión lectora.
PROGRAMAS didácticos y utilidades educacionales para descargar a tu Pc.
EJERCICIOS multimedia para mejorar tu inglés.
Ejercita tus conocimientos siguiendo las aventuras de nuestro detective.
RECURSOS Y ACTIVIDADES de interés y utilidad.
Agrupaciones temáticas de palabras y su traducción. Con sonido y ejercicios
Información y Recursos específicos para profesores.
Material para la preparación de las pruebas de First de la Universidad de Cambridge.
PELÍCULAS EN INGLÉS
Vídeos para aprender inglés

Cuaderno de ejercicios 

de inglés. Actividades y material de aprendizaje.
Accede a nuestro grupo 

en Facebook
Busca el significado de los términos y su 

traducción.
Traduce textos o páginas web completas.
Consulta nuestros productos



Las Aventuras de Huckleberry Finn  

 

CAPÍTULO 25 - Pag 25

English version       Versión en español
THE news was all over town in two minutes, and you could see the people tearing down on the run from every which way, some of them putting on their coats as they come. Pretty soon we was in the middle of a crowd, and the noise of the tramping was like a soldier march. The windows and dooryards was full; and every minute somebody would say, over a fence:
“Is it them?”
And somebody trotting along with the gang would answer back and say:
“You bet it is.”
When we got to the house the street in front of it was packed, and the three girls was standing in the door. Mary Jane was red-headed, but that don’t make no difference, she was most awful beautiful, and her face and her eyes was all lit up like glory, she was so glad her uncles was come. The king he spread his arms, and Mary Jane she jumped for them, and the hare-lip jumped for the duke, and there they had it! Everybody most, leastways women, cried for joy to see them meet again at last and have such good times.
Then the king he hunched the duke private—I see him do it—and then he looked around and see the coffin, over in the corner on two chairs; so then him and the duke, with a hand across each other’s shoulder, and t’other hand to their eyes, walked slow and solemn over there, everybody dropping back to give them room, and all the talk and noise stopping, people saying “Sh!” and all the men taking their hats off and drooping their heads, so you could a heard a pin fall. And when they got there they bent over and looked in the coffin, and took one sight, and then they bust out a-crying so you could a heard them to Orleans, most; and then they put their arms around each other’s necks, and hung their chins over each other’s shoulders; and then for three minutes, or maybe four, I never see two men leak the way they done. And, mind you, everybody was doing the same; and the place was that damp I never see anything like it. Then one of them got on one side of the coffin, and t’other on t’other side, and they kneeled down and rested their foreheads on the coffin, and let on to pray all to themselves. Well, when it come to that it worked the crowd like you never see anything like it, and everybody broke down and went to sobbing right out loud—the poor girls, too; and every woman, nearly, went up to the girls, without saying a word, and kissed them, solemn, on the forehead, and then put their hand on their head, and looked up towards the sky, with the tears running down, and then busted out and went off sobbing and swabbing, and give the next woman a show. I never see anything so disgusting.
Well, by and by the king he gets up and comes forward a little, and works himself up and slobbers out a speech, all full of tears and flapdoodle about its being a sore trial for him and his poor brother to lose the diseased, and to miss seeing diseased alive after the long journey of four thousand mile, but it’s a trial that’s sweetened and sanctified to us by this dear sympathy and these holy tears, and so he thanks them out of his heart and out of his brother’s heart, because out of their mouths they can’t, words being too weak and cold, and all that kind of rot and slush, till it was just sickening; and then he blubbers out a pious goody-goody Amen, and turns himself loose and goes to crying fit to bust.

And the minute the words were out of his mouth somebody over in the crowd struck up the doxolojer, and everybody joined in with all their might, and it just warmed you up and made you feel as good as church letting out. Music is a good thing; and after all that soul-butter and hogwash I never see it freshen up things so, and sound so honest and bully.
Then the king begins to work his jaw again, and says how him and his nieces would be glad if a few of the main principal friends of the family would take supper here with them this evening, and help set up with the ashes of the diseased; and says if his poor brother laying yonder could speak he knows who he would name, for they was names that was very dear to him, and mentioned often in his letters; and so he will name the same, to wit, as follows, vizz.:—Rev. Mr. Hobson, and Deacon Lot Hovey, and Mr. Ben Rucker, and Abner Shackleford, and Levi Bell, and Dr. Robinson, and their wives, and the widow Bartley.
Rev. Hobson and Dr. Robinson was down to the end of the town a-hunting together—that is, I mean the doctor was shipping a sick man to t’other world, and the preacher was pinting him right.

Lawyer Bell was away up to Louisville on business. But the rest was on hand, and so they all come and shook hands with the king and thanked him and talked to him; and then they shook hands with the duke and didn’t say nothing, but just kept a-smiling and bobbing their heads like a passel of sapheads whilst he made all sorts of signs with his hands and said “Goo-goo—goo-goo-goo” all the time, like a baby that can’t talk.

So the king he blattered along, and managed to inquire about pretty much everybody and dog in town, by his name, and mentioned all sorts of little things that happened one time or another in the town, or to George’s family, or to Peter.

And he always let on that Peter wrote him the things; but that was a lie: he got every blessed one of them out of that young flathead that we canoed up to the steamboat.

Then Mary Jane she fetched the letter her father left behind, and the king he read it out loud and cried over it. It give the dwelling-house and three thousand dollars, gold, to the girls; and it give the tanyard (which was doing a good business), along with some other houses and land (worth about seven thousand), and three thousand dollars in gold to Harvey and William, and told where the six thousand cash was hid down cellar. So these two frauds said they’d go and fetch it up, and have everything square and above-board; and told me to come with a candle. We shut the cellar door behind us, and when they found the bag they spilt it out on the floor, and it was a lovely sight, all them yaller-boys. My, the way the king’s eyes did shine! He slaps the duke on the shoulder and says:
“Oh, this ain’t bully nor noth’n! Oh, no, I reckon not! Why, bully, it beats the Nonesuch, don’t it?”
The duke allowed it did. They pawed the yaller-boys, and sifted them through their fingers and let them jingle down on the floor; and the king says:
“It ain’t no use talkin’; bein’ brothers to a rich dead man and representatives of furrin heirs that’s got left is the line for you and me, Bilge. Thish yer comes of trust’n to Providence. It’s the best way, in the long run. I’ve tried ‘em all, and ther’ ain’t no better way.”
Most everybody would a been satisfied with the pile, and took it on trust; but no, they must count it. So they counts it, and it comes out four hundred and fifteen dollars short. Says the king:
“Dern him, I wonder what he done with that four hundred and fifteen dollars?”
They worried over that awhile, and ransacked all around for it. Then the duke says:
“Well, he was a pretty sick man, and likely he made a mistake—I reckon that’s the way of it. The best way’s to let it go, and keep still about it. We can spare it.”
“Oh, shucks, yes, we can spare it. I don’t k’yer noth’n ‘bout that—it’s the count I’m thinkin’ about. We want to be awful square and open and above-board here, you know. We want to lug this h-yer money up stairs and count it before everybody—then ther’ ain’t noth’n suspicious. But when the dead man says ther’s six thous’n dollars, you know, we don’t want to—”
“Hold on,” says the duke. "Le’s make up the deffisit,” and he begun to haul out yaller-boys out of his pocket.
“It’s a most amaz’n’ good idea, duke—you have got a rattlin’ clever head on you,” says the king. "Blest if the old Nonesuch ain’t a heppin’ us out agin,” and he begun to haul out yaller-jackets and stack them up.
It most busted them, but they made up the six thousand clean and clear.
“Say,” says the duke, “I got another idea. Le’s go up stairs and count this money, and then take and give it to the girls.”
“Good land, duke, lemme hug you! It’s the most dazzling idea ‘at ever a man struck. You have cert’nly got the most astonishin’ head I ever see. Oh, this is the boss dodge, ther’ ain’t no mistake ‘bout it. Let ‘em fetch along their suspicions now if they want to—this ‘ll lay ‘em out.”
When we got up-stairs everybody gethered around the table, and the king he counted it and stacked it up, three hundred dollars in a pile—twenty elegant little piles. Everybody looked hungry at it, and licked their chops. Then they raked it into the bag again, and I see the king begin to swell himself up for another speech. He says:
“Friends all, my poor brother that lays yonder has done generous by them that’s left behind in the vale of sorrers. He has done generous by these yer poor little lambs that he loved and sheltered, and that’s left fatherless and motherless. Yes, and we that knowed him knows that he would a done more generous by ‘em if he hadn’t ben afeard o’ woundin’ his dear William and me. Now, wouldn’t he? Ther’ ain’t no question ‘bout it in my mind. Well, then, what kind o’ brothers would it be that ‘d stand in his way at sech a time? And what kind o’ uncles would it be that ‘d rob—yes, rob—sech poor sweet lambs as these ‘at he loved so at sech a time? If I know William—and I think I do—he—well, I’ll jest ask him.” He turns around and begins to make a lot of signs to the duke with his hands, and the duke he looks at him stupid and leather-headed a while; then all of a sudden he seems to catch his meaning, and jumps for the king, goo-gooing with all his might for joy, and hugs him about fifteen times before he lets up.

Then the king says, “I knowed it; I reckon that ‘ll convince anybody the way he feels about it. Here, Mary Jane, Susan, Joanner, take the money—take it all. It’s the gift of him that lays yonder, cold but joyful.”
Mary Jane she went for him, Susan and the hare-lip went for the duke, and then such another hugging and kissing I never see yet. And everybody crowded up with the tears in their eyes, and most shook the hands off of them frauds, saying all the time:
“You dear good souls!—how lovely!—how could you!”
Well, then, pretty soon all hands got to talking about the diseased again, and how good he was, and what a loss he was, and all that; and before long a big iron-jawed man worked himself in there from outside, and stood a-listening and looking, and not saying anything; and nobody saying anything to him either, because the king was talking and they was all busy listening. The king was saying—in the middle of something he’d started in on—
“—they bein’ partickler friends o’ the diseased. That’s why they’re invited here this evenin’; but tomorrow we want all to come—everybody; for he respected everybody, he liked everybody, and so it’s fitten that his funeral orgies sh’d be public.”
And so he went a-mooning on and on, liking to hear himself talk, and every little while he fetched in his funeral orgies again, till the duke he couldn’t stand it no more; so he writes on a little scrap of paper, “Obsequies, you old fool,” and folds it up, and goes to goo-gooing and reaching it over people’s heads to him. The king he reads it and puts it in his pocket, and says:
“Poor William, afflicted as he is, his heart’s aluz right. Asks me to invite everybody to come to the funeral—wants me to make ‘em all welcome. But he needn’t a worried—it was jest what I was at.”
Then he weaves along again, perfectly ca’m, and goes to dropping in his funeral orgies again every now and then, just like he done before. And when he done it the third time he says:
“I say orgies, not because it’s the common term, because it ain’t—obsequies bein’ the common term—but because orgies is the right term. Obsequies ain’t used in England no more now—it’s gone out. We say orgies now in England. Orgies is better, because it means the thing you’re after more exact. It’s a word that’s made up out’n the Greek orgo, outside, open, abroad; and the Hebrew jeesum, to plant, cover up; hence inter. So, you see, funeral orgies is an open er public funeral.”
He was the worst I ever struck. Well, the iron-jawed man he laughed right in his face. Everybody was shocked. Everybody says, “Why, doctor!” and Abner Shackleford says:
“Why, Robinson, hain’t you heard the news? This is Harvey Wilks.”
The king he smiled eager, and shoved out his flapper, and says:
“Is it my poor brother’s dear good friend and physician? I—”
“Keep your hands off of me!” says the doctor. “You talk like an Englishman, don’t you? It’s the worst imitation I ever heard. You Peter Wilks’s brother! You’re a fraud, that’s what you are!”

Well, how they all took on! They crowded around the doctor and tried to quiet him down, and tried to explain to him and tell him how Harvey ‘d showed in forty ways that he was Harvey, and knowed everybody by name, and the names of the very dogs, and begged and begged him not to hurt Harvey’s feelings and the poor girl’s feelings, and all that. But it warn’t no use; he stormed right along, and said any man that pretended to be an Englishman and couldn’t imitate the lingo no better than what he did was a fraud and a liar. The poor girls was hanging to the king and crying; and all of a sudden the doctor ups and turns on them. He says:

“I was your father’s friend, and I’m your friend; and I warn you as a friend, and an honest one that wants to protect you and keep you out of harm and trouble, to turn your backs on that scoundrel and have nothing to do with him, the ignorant tramp, with his idiotic Greek and Hebrew, as he calls it. He is the thinnest kind of an impostor—has come here with a lot of empty names and facts which he picked up somewheres, and you take them for proofs, and are helped to fool yourselves by these foolish friends here, who ought to know better. Mary Jane Wilks, you know me for your friend, and for your unselfish friend, too. Now listen to me; turn this pitiful rascal out—I beg you to do it. Will you?”
Mary Jane straightened herself up, and my, but she was handsome! She says:
“Here is my answer.” She hove up the bag of money and put it in the king’s hands, and says, “Take this six thousand dollars, and invest for me and my sisters any way you want to, and don’t give us no receipt for it.”
Then she put her arm around the king on one side, and Susan and the hare-lip done the same on the other. Everybody clapped their hands and stomped on the floor like a perfect storm, whilst the king held up his head and smiled proud. The doctor says:
“All right; I wash my hands of the matter. But I warn you all that a time ‘s coming when you’re going to feel sick whenever you think of this day.” And away he went.
“All right, doctor,” says the king, kinder mocking him; “we’ll try and get ‘em to send for you;” which made them all laugh, and they said it was a prime good hit.

      La noticia circuló por todo el pueblo en dos minutos y se veía a gente que llegaba corriendo de todas partes, algunos poniéndose la chaqueta. En seguida nos encontramos en medio de una multitud y el ruido de las pisadas era como el de la marcha de un regimiento. Las ventanas y las puertas estaban llenas, y a cada minuto alguien preguntaba, por encima de una valla:
––¿Son ellos?
Y alguien que llegaba trotando con el grupo respondía:
––Apuesto a que sí.

Cuando llegamos a la casa, la calle estaba llena de gente y en la puerta estaban las tres muchachas. Mary Jane era pelirroja, pero eso no importa: era la más guapa, y tenía la cara y los ojos encendidos por la alegría de ver llegar a sus tíos. El rey abrió los brazos y Mary Jane saltó a ellos, y la del labio leporino se lanzó a los del duque, ¡y allí se armó! Casi todo el mundo, por lo menos las mujeres, se echó a llorar de alegría al verlos reunidos otra vez por fin, y tan a gusto todos.
Después el rey le hizo una seña en privado al duque (yo lo vi) y miró a su alrededor para ver el ataúd, colocado en un rincón sobre dos sillas; entonces él y el duque, cada uno apoyado con una mano en el hombro del otro y la otra en los ojos, se acercaron lentos y solemnes y todo el mundo retrocedió para hacerles sitio y dejó de hablar y de hacer ruido mientras se oía «¡chisss! » y todos los hombres se quitaban los sombreros y bajaban las cabezas, de modo que se habría oído caer un alfiler. Y cuando llegaron se inclinaron y miraron el ataúd, y a la primera mirada se echaron a llorar que se los podía haber oído hasta en Orleans, o casi, y después se echaron el brazo al cuello el uno del otro, apoyando las barbillas en el hombro del otro, y durante tres minutos, o quizá cuatro, en mi vida he visto a dos hombres gimplar como aquéllos. Y, cuidado, que todo el mundo hacía lo mismo, y aquello empezó a rezumar humedad como nunca he visto nada igual. Después uno de ellos se puso a un lado del ataúd y el otro al otro, y se arrodillaron y apoyaron las frentes en el ataúd y empezaron a hacer como que rezaban en silencio. Bueno, cuando pasó aquello, la gente se emocionó como no he visto en mi vida, todo el mundo rompió a llorar y siguió llorando en voz alta; también las pobres muchachas, y casi todas las mujeres fueron hacia ellas, sin decir una palabra, y las besaron, muy solemnes, en la frente, y después les llevaron las manos a las cabezas mirando hacia el cielo, todas llenas de lágrimas, y salieron gimiendo y tambaleándose para dejar el turno a otras. Nunca he visto nada igual de asqueroso.
Bueno, al cabo de un rato el rey se levanta, se adelanta un poco, coge fuerzas y empieza a soltar un discurso temblequeante, todo lleno de lágrimas y de bobadas, diciendo lo duro que les resulta a él y a su pobre hermano perder al muerto, y no haber logrado verlo vivo después de un largo viaje de cuatro mil millas, pero es una prueba que se ve suavizada y santificada por esta gran solidaridad y por estas lágrimas sagradas, así que les da las gracias de todo corazón, el suyo y el de su hermano, porque con la boca no pueden, porque las palabras son demasiado débiles y frías, y todo ese género de bobadas y tonterías, hasta que resulta estomagante, y después gimotea un piadoso amén, amén, Señor, y se deja ir y se pone otra vez a llorar como un loco.
Y en el momento en que soltó aquello, alguien del grupo empezó a cantar el Gloria Patri, y todo el mundo se sumó con todas sus fuerzas, de forma que confortaba mucho y se sentía uno como en la iglesia. La música es una cosa tan buena que después de todas aquellas bobadas y mentiras, nunca he visto cosa que limpiara más el ambiente y que sonara más honrado y más animado.
Después el rey empezó a darle otra vez a la sin hueso diciendo que él y sus sobrinas celebrarían que algunos de los principales amigos de la familia cenaran con ellos allí esa noche y les ayudaran a velar los restos del difunto, y que si su pobre hermano allí yacente pudiera hablar él sabe quién diría, porque eran nombres que les resultaban muy queridos y que mencionaba a menudo en sus cartas, así que los dirá él mismo, o sea, los siguientes: el reverendo señor Hobson y el diácono Lot Hovey, y el señor Ben Rucker, y Abner Shackleford, y Levi Bell, y el doctor Robinson y sus esposas y la viuda Bartley.
El reverendo Hobson y el doctor Robinson estaban en el otro extremo del pueblo, cazando juntos; o sea, quiero decir que el médico estaba enviando a un enfermo al otro mundo y el predicador le estaba enseñando el camino más recto para llegar. El abogado Bell estaba en Louisville por cuestión de trabajo. Pero los demás estaban todos allí, así que vinieron a estrechar la mano del rey y le dijeron las gracias y hablaron con él, y después estrecharon la mano al duque y no dijeron nada, sino que se quedaron sonriendo y asintiendo con la cabeza como un montón de idiotas mientras él hacía todo genero de signos con la mano y decía: «Guu––guuu––guu––guuu» todo el tiempo, como un bebé que no sabe hablar.
Así que el rey siguió parloteando y se las arregló para preguntar prácticamente por toda la gente y hasta por los perros del pueblo; sabía cómo se llamaban todos, y mencionó todo género de cosas que habían pasado una vez u otra en el pueblo o que les había ocurrido a la familia de George o a la de Peter. Y siempre sugería que Peter se las había dicho en sus cartas, pero era mentira; todo se lo había sacado a aquel pobre idiota con el que fuimos en canoa hasta el barco de vapor.
Después Mary Jane trajo la carta que había dejado su padre y el rey la leyó en voz alta y se echó a llorar con ella. Dejaba la vivienda y tres mil dólares en oro a las muchachas, y la fábrica de curtidos (que era un buen negocio), junto con otras casas y tierras (por valor de unos siete mil) y tres mil dólares en oro a Harvey y William, y decía dónde estaban escondidos en el sótano los seis mil dólares en monedas. Así que los dos estafadores dijeron que iban a buscarlo para que todo quedase bien claro y me mandaron que fuese yo con una vela. Cerramos la puerta del sótano al entrar, y cuando se encontraron con la bolsa, la abrieron en el suelo y fue un espectáculo maravilloso ver tanto oro junto: ¡Cómo le brillaban los ojos al rey! Le da una palmada en el hombro al duque y dice:
––¡Esto sí que vale la pena! ¡Ay, sí, claro que sí! Bueno, Biljy, es mejor que el Sin Par, ¿no?
El duque reconoció que sí. Acariciaron las monedas y se las dejaron resbalar entre los dedos y resonar en el suelo, y el rey dice:
––No hay que darle vueltas; lo que nos conviene a ti y a mí, Aguassucias, es ser hermanos de un muerto rico y representantes de los únicos herederos extranjeros que quedan. Esto se lo debemos a la Providencia. A la larga, lo mejor es confiar en ella. Lo he probado todo, y no hay mejor solución.
Casi cualquiera se hubiera quedado contento con aquel montón y se habría fiado de la cuenta, pero no, ellos tenían que contarlo. Así que lo cuentan y resulta que faltan cuatrocientos quince dólares. Y va y dice el rey:
––Dita sea, ¿qué habrá hecho con esos cuatrocientos quince dólares?
Se quedaron pensándolo un rato, buscándole una explicación. Después el duque dice:
––Bueno, estaba bastante enfermo y probablemente se equivocó... Calculo que eso fue lo que pasó. Lo mejor es dejarlo y no decir nada. No nos hace falta.
––Ah, claro, sí, no nos hace falta. A mí eso no me importa. En lo que estoy pensando es en la cuenta. En este caso tenemos que actuar con mucha claridad, ya sabes. Lo que necesitamos es llevar este dinero arriba y contarlo delante de todo el mundo para que no puedan sospechar nada. Pero cuando el muerto dice que hay seis mil dólares, ya sabes que no nos conviene...
––Un momento ––dice el duque––. Podemos poner lo que falta ––y empieza a sacar monedas de oro del bolsillo.
––Esa idea es de lo más acertada, duque... Tienes la cabeza muy bien puesta ––dice el rey––. Bendito sea el Sin Par que vuelve a ayudarnos ––y empieza a sacarse monedas de oro del bolsillo y a amontonarlas.
Casi se quedan sin dinero, pero llegaron a los seis mil dólares exactos.
––Oye ––dice el duque––, se me ocurre otra idea. Vamos arriba, contamos el dinero y después se lo damos a las chicas.
––¡Por Dios santo, duque, deja que te dé un abrazo! Es la idea más brillante del mundo. Desde luego, tienes la cabeza pero que muy bien puesta. Ahora que sospechen lo que quieran... Así se convencerán.
Cuando subimos, todo el mundo se reunió en torno a la mesa y el rey lo contó y lo amontonó, a trescientos dólares por montón: veinte montoncitos muy elegantes. Todo el mundo los miró con envidia, relamiéndose los labios. Después volvieron a meterlo todo en la bolsa y vi que el rey empezaba a inflarse para lanzar otro discurso. Va y dice:
––Amigos todos, mi pobre hermano que ahí yace ha sido generoso con los que quedamos detrás en este valle de lágrimas. Ha sido generoso con estas corderitas que ha amado y protegido y que ahora quedan sin padre ni madre. Sí, y los que lo conocíamos sabemos que él habría sido más generoso con ellas de no haber temido herirnos a su querido William y a mí. ¿No es verdad? A mí no me cabe duda. Bueno, entonces, ¿qué clase de hermanos serían los que se opusieran a su voluntad en un momento así? ¿Y qué clase de tíos serían los que robarían, sí, robarían, a unas pobres corderitas como éstas, que él tanto amaba, en un momento así? Si conozco a William, y creo que sí ... él ... bueno, voy a preguntárselo.
Y se da la vuelta y empieza a hacerle un montón de señales al duque con las manos y el duque lo contempla con gesto estúpido e inexpresivo un rato, y luego de repente parece comprender lo que dice y salta encima del rey, diciendo «guu––guuu» de alegría con todas sus fuerzas y le da unos quince abrazos antes de soltarlo. Después, el rey va y dice:
––Ya lo sabía; calculo que esto convencerá a todo el mundo de lo que él piensa. Vamos, Mary Jane, Su-san, Joanna, tomad el dinero... tomadlo todo. Es el regalo de quien ahí yace, frío pero contento.
Mary Jane se lanzó hacia él y Susan y la del labio leporino hacia el duque y se pusieron a darles tales besos y abrazos como nunca he visto. Y todo el mundo se amontonó con los ojos llenos de lágrimas y dándoles las manos a aquellos estafadores, diciendo todo el tiempo:
––¡Almas bondadosas! ¡Qué buenos! ¡Cómo han podido!
Bien, en seguida todos volvieron a hablar del difunto y de lo bueno que era y qué gran pérdida representaba y todo eso, y un poco después llegó un hombretón de mandíbula cuadrada que se quedó escuchando y mirando sin decir nada, y nadie le decía tampoco nada a él, porque el rey estaba hablando y todos estaban ocupados en escuchar. El rey seguía diciendo, en mellio de algo que ya había empezado:
––...amigos en especial del difunto. Por eso están invitados aquí en esta tarde, pero la verdad queremos que vengan todos... todo el mundo; pues él respetaba a todo el mundo, quería a todo el mundo, y por eso procede que sus orgías funerarias sean públicas.
Y siguió diciendo estupideces, porque le gustaba escucharse. Y a cada rato volvía a sacar otra vez lo de las orgías funerarias, hasta que el duque ya no lo pudo aguantar y escribió en un trocito de papel: «Exequias, viejo idiota», y lo dobló y fue haciendo «guu––guu» y se lo pasó por encima de la cabeza de los demás. El rey lo leyó, se lo metió en el bolsillo y dijo:
––Pobre William, pese a su aflicción, su corazón siempre acierta. Me pide que invite a todos a venir al funeral... quiere que le dé la bienvenida a todos. Pero no necesita preocuparse, era justo eso lo que estaba haciendo.
Y después continuó con su discurso, tan tranquilo, y vuelve a hablar de sus orgías funerarias una vez tras otra, exactamente igual que antes. Ya la tercera vez dice:
––Digo orgías, no porque sea el término vulgar, que no lo es, el término vulgar es exequias, sino porque orgías es el término exacto. En Inglaterra ya no se dice exequias... Esa palabra ha caído en desuso. En Inglaterra ahora decimos orgías. Orgías es mejor porque significa con más exactitud lo que uno quiere decir. Es una palabra compuesta del griego orgo, fuera, abierto, al aire libre, y el hebreo geesum, plantar, cubrir; de ahí en-terrar. De manera que como ven ustedes, las orgías funerarias son un funeral público, ejem, abierto.
Era lo más caradura que he visto. Bueno, el de la mandíbula cuadrada se le rió en la cara. Todo el mundo se escandalizó. Todo el mundo dijo: «¡Pero, hombre, doctor!», y Abner Shackleford dijo:
––Pero, Robinson, ¿no has oído la noticia? Éste es Harvey Wilks.
El rey sonrió de oreja a oreja, le alargó la pezuña y dijo:
––¿Es el querido amigo y médico de mi pobre hermano? Yo...
––¡No me toque! ––respondió el médico––. Pretende usted hablar como un inglés, ¿no? Es la peor imitación que he oído en mi vida. ¿Usted el hermano de Peter Wilks? Es usted un estafador, ¡eso es lo que es!
¡Bueno, la que se armó! Se agruparon en torno al médico y trataron de tranquilizarlo explicándoselo todo y contándole que Harvey había demostrado de cuarenta formas que era Harvey y conocía a todo el mundo por su nombre y hasta cómo se llamaban los perros, y le suplicaron una vez tras otra que no hiriese los sentimientos de Harvey ni los de las pobres chicas y todo eso. Pero de nada valió; siguió pegando gritos y diciendo que si alguien pretendía ser inglés y no sabía imitar la forma en que hablaban los ingleses mejor que aquél es porque era un estafador y un mentiroso. Las pobres chicas se agarraban al rey y lloraban, y de pronto el médico va y se vuelve contra ellas. Va y dice:
––Yo era amigo de vuestro padre y soy vuestro amigo, y os advierto como amigo, y amigo honesto que quiere protegeros y evitaros disgustos y sufrimientos, que volváis las espaldas a ese sinvergüenza y no tengáis nada que ver con él, con ese vagabundo ignorante, con esas idioteces de griego y de hebreo, dice él. Es el impostor más evidente: ha llegado aquí con un montón de nombres vacíos y de datos que ha conseguido en alguna parte, y creéis que son pruebas. Y esos amigos bobos que deberían ser más inteligentes os ayudan a engañaros. Mary Jane Wilks, sabes que soy amigo vuestro, y que no soy un amigo egoísta. Ahora escuchadme; echad a patadas a este sinvergüenza sin escrúpulos... Os ruego que lo hagáis. ¿Estáis dispuestas?
Mary Jane se irguió y, ¡caray qué guapa era!, respondió:
––Ésta es mi respuesta ––agarró la bolsa del dinero, se la puso al rey en las manos y dijo––: Tome estos seis mil dólares e inviértalos por mí y mis hermanas como usted quiera, y no nos hace falta que nos dé ningún recibo.
Después tomó al rey de un brazo y Susan y la del labio leporino hicieron lo mismo del otro. Todo el mundo aplaudió y pateó en el suelo, con un ruido como una tormenta, mientras el rey levantaba la cabeza con una sonrisa arrogante. El médico dijo:
––Muy bien; yo me lavo las manos. Pero os advierto que llegará el momento en que os sentiréis mal cada vez que recordéis este día ––y se fue.
––Muy bien, doctor ––dijo el rey, como burlándose de él––; entonces alguien irá a buscarlo a usted –– con lo cual todos se rieron mucho y dijeron que era muy ingenioso.

Back   Main Page   Forward

La Mansión del Inglés. http://www.mansioningles.com
© Copyright La Mansión del Inglés C.B. - Todos los Derechos Reservados
. -