INICIO. Página Principal
PRESENTACIÓN de nuestra Web
Cursos Multimedia por Niveles
Gramática inglesa en español con ejercicios prácticos resueltos.
LISTENING. Sonidos con ejercicios prácticos, soluciones y texto de transcripción.
LIBROS completos en inglés para descargar a tu PC.
Practica tu READING con textos traducidos y ejercicios de comprensión lectora.
PROGRAMAS didácticos y utilidades educacionales para descargar a tu Pc.
EJERCICIOS multimedia para mejorar tu inglés.
Ejercita tus conocimientos siguiendo las aventuras de nuestro detective.
RECURSOS Y ACTIVIDADES de interés y utilidad.
Agrupaciones temáticas de palabras y su traducción. Con sonido y ejercicios
Información y Recursos específicos para profesores.
Material para la preparación de las pruebas de First de la Universidad de Cambridge.
PELÍCULAS EN INGLÉS
Vídeos para aprender inglés

Cuaderno de ejercicios 

de inglés. Actividades y material de aprendizaje.
Accede a nuestro grupo 

en Facebook
Busca el significado de los términos y su 

traducción.
Traduce textos o páginas web completas.
Consulta nuestros productos



Las Aventuras de Huckleberry Finn  

 

CAPÍTULO 24 - Pag 24

English version       Versión en español
NEXT day, towards night, we laid up under a little willow towhead out in the middle, where there was a village on each side of the river, and the duke and the king begun to lay out a plan for working them towns. Jim he spoke to the duke, and said he hoped it wouldn’t take but a few hours, because it got mighty heavy and tiresome to him when he had to lay all day in the wigwam tied with the rope. You see, when we left him all alone we had to tie him, because if anybody happened on to him all by himself and not tied it wouldn’t look much like he was a runaway nigger, you know. So the duke said it was kind of hard to have to lay roped all day, and he’d cipher out some way to get around it.
He was uncommon bright, the duke was, and he soon struck it. He dressed Jim up in King Lear’s outfit—it was a long curtain-calico gown, and a white horse-hair wig and whiskers; and then he took his theater paint and painted Jim’s face and hands and ears and neck all over a dead, dull, solid blue, like a man that’s been drownded nine days. Blamed if he warn’t the horriblest looking outrage I ever see. Then the duke took and wrote out a sign on a shingle so:
Sick Arab—but harmless when not out of his head.
And he nailed that shingle to a lath, and stood the lath up four or five foot in front of the wigwam. Jim was satisfied. He said it was a sight better than lying tied a couple of years every day, and trembling all over every time there was a sound. The duke told him to make himself free and easy, and if anybody ever come meddling around, he must hop out of the wigwam, and carry on a little, and fetch a howl or two like a wild beast, and he reckoned they would light out and leave him alone. Which was sound enough judgment; but you take the average man, and he wouldn’t wait for him to howl. Why, he didn’t only look like he was dead, he looked considerable more than that.
These rapscallions wanted to try the Nonesuch again, because there was so much money in it, but they judged it wouldn’t be safe, because maybe the news might a worked along down by this time. They couldn’t hit no project that suited exactly; so at last the duke said he reckoned he’d lay off and work his brains an hour or two and see if he couldn’t put up something on the Arkansaw village; and the king he allowed he would drop over to t’other village without any plan, but just trust in Providence to lead him the profitable way—meaning the devil, I reckon. We had all bought store clothes where we stopped last; and now the king put his’n on, and he told me to put mine on. I done it, of course. The king’s duds was all black, and he did look real swell and starchy. I never knowed how clothes could change a body before. Why, before, he looked like the orneriest old rip that ever was; but now, when he’d take off his new white beaver and make a bow and do a smile, he looked that grand and good and pious that you’d say he had walked right out of the ark, and maybe was old Leviticus himself. Jim cleaned up the canoe, and I got my paddle ready. There was a big steamboat laying at the shore away up under the point, about three mile above the town—been there a couple of hours, taking on freight. Says the king:
“Seein’ how I’m dressed, I reckon maybe I better arrive down from St. Louis or Cincinnati, or some other big place. Go for the steamboat, Huckleberry; we’ll come down to the village on her.”
I didn’t have to be ordered twice to go and take a steamboat ride. I fetched the shore a half a mile above the village, and then went scooting along the bluff bank in the easy water. Pretty soon we come to a nice innocent-looking young country jake setting on a log swabbing the sweat off of his face, for it was powerful warm weather; and he had a couple of big carpet-bags by him.
“Run her nose in shore,” says the king. I done it. "Wher’ you bound for, young man?”
“For the steamboat; going to Orleans.”
“Git aboard,” says the king. "Hold on a minute, my servant ‘ll he’p you with them bags. Jump out and he’p the gentleman, Adolphus”—meaning me, I see.
I done so, and then we all three started on again. The young chap was mighty thankful; said it was tough work toting his baggage such weather. He asked the king where he was going, and the king told him he’d come down the river and landed at the other village this morning, and now he was going up a few mile to see an old friend on a farm up there. The young fellow says:
“When I first see you I says to myself, ‘It’s Mr. Wilks, sure, and he come mighty near getting here in time.’ But then I says again, ‘No, I reckon it ain’t him, or else he wouldn’t be paddling up the river.’ You ain’t him, are you?”
“No, my name’s Blodgett—Elexander Blodgett—Reverend Elexander Blodgett, I s’pose I must say, as I’m one o’ the Lord’s poor servants. But still I’m jist as able to be sorry for Mr. Wilks for not arriving in time, all the same, if he’s missed anything by it—which I hope he hasn’t.”
“Well, he don’t miss any property by it, because he’ll get that all right; but he’s missed seeing his brother Peter die—which he mayn’t mind, nobody can tell as to that—but his brother would a give anything in this world to see him before he died; never talked about nothing else all these three weeks; hadn’t seen him since they was boys together—and hadn’t ever seen his brother William at all—that’s the deef and dumb one—William ain’t more than thirty or thirty-five. Peter and George were the only ones that come out here; George was the married brother; him and his wife both died last year. Harvey and William’s the only ones that’s left now; and, as I was saying, they haven’t got here in time.”
“Did anybody send ‘em word?”
“Oh, yes; a month or two ago, when Peter was first took; because Peter said then that he sorter felt like he warn’t going to get well this time. You see, he was pretty old, and George’s g’yirls was too young to be much company for him, except Mary Jane, the red-headed one; and so he was kinder lonesome after George and his wife died, and didn’t seem to care much to live. He most desperately wanted to see Harvey—and William, too, for that matter—because he was one of them kind that can’t bear to make a will. He left a letter behind for Harvey, and said he’d told in it where his money was hid, and how he wanted the rest of the property divided up so George’s g’yirls would be all right—for George didn’t leave nothing. And that letter was all they could get him to put a pen to.”
“Why do you reckon Harvey don’t come? Wher’ does he live?”
“Oh, he lives in England—Sheffield—preaches there—hasn’t ever been in this country. He hasn’t had any too much time—and besides he mightn’t a got the letter at all, you know.”
“Too bad, too bad he couldn’t a lived to see his brothers, poor soul. You going to Orleans, you say?”
“Yes, but that ain’t only a part of it. I’m going in a ship, next Wednesday, for Ryo Janeero, where my uncle lives.”
“It’s a pretty long journey. But it’ll be lovely; wisht I was a-going. Is Mary Jane the oldest? How old is the others?”
“Mary Jane’s nineteen, Susan’s fifteen, and Joanna’s about fourteen—that’s the one that gives herself to good works and has a hare-lip.”
“Poor things! to be left alone in the cold world so.”
“Well, they could be worse off. Old Peter had friends, and they ain’t going to let them come to no harm. There’s Hobson, the Babtis’ preacher; and Deacon Lot Hovey, and Ben Rucker, and Abner Shackleford, and Levi Bell, the lawyer; and Dr. Robinson, and their wives, and the widow Bartley, and—well, there’s a lot of them; but these are the ones that Peter was thickest with, and used to write about sometimes, when he wrote home; so Harvey ‘ll know where to look for friends when he gets here.”
Well, the old man went on asking questions till he just fairly emptied that young fellow. Blamed if he didn’t inquire about everybody and everything in that blessed town, and all about the Wilkses; and about Peter’s business—which was a tanner; and about George’s—which was a carpenter; and about Harvey’s—which was a dissentering minister; and so on, and so on. Then he says:
“What did you want to walk all the way up to the steamboat for?”
“Because she’s a big Orleans boat, and I was afeard she mightn’t stop there. When they’re deep they won’t stop for a hail. A Cincinnati boat will, but this is a St. Louis one.”
“Was Peter Wilks well off?”
“Oh, yes, pretty well off. He had houses and land, and it’s reckoned he left three or four thousand in cash hid up som’ers.”
“When did you say he died?”
“I didn’t say, but it was last night.”
“Funeral to-morrow, likely?”
“Yes, ‘bout the middle of the day.”
“Well, it’s all terrible sad; but we’ve all got to go, one time or another. So what we want to do is to be prepared; then we’re all right.”
“Yes, sir, it’s the best way. Ma used to always say that.”
When we struck the boat she was about done loading, and pretty soon she got off. The king never said nothing about going aboard, so I lost my ride, after all. When the boat was gone the king made me paddle up another mile to a lonesome place, and then he got ashore and says:

“Now hustle back, right off, and fetch the duke up here, and the new carpet-bags. And if he’s gone over to t’other side, go over there and git him. And tell him to git himself up regardless. Shove along, now.”
I see what he was up to; but I never said nothing, of course. When I got back with the duke we hid the canoe, and then they set down on a log, and the king told him everything, just like the young fellow had said it—every last word of it. And all the time he was a-doing it he tried to talk like an Englishman; and he done it pretty well, too, for a slouch. I can’t imitate him, and so I ain’t a-going to try to; but he really done it pretty good. Then he says:
“How are you on the deef and dumb, Bilgewater?”
The duke said, leave him alone for that; said he had played a deef and dumb person on the histronic boards. So then they waited for a steamboat.
About the middle of the afternoon a couple of little boats come along, but they didn’t come from high enough up the river; but at last there was a big one, and they hailed her. She sent out her yawl, and we went aboard, and she was from Cincinnati; and when they found we only wanted to go four or five mile they was booming mad, and gave us a cussing, and said they wouldn’t land us. But the king was ca’m. He says:
“If gentlemen kin afford to pay a dollar a mile apiece to be took on and put off in a yawl, a steamboat kin afford to carry ‘em, can’t it?”
So they softened down and said it was all right; and when we got to the village they yawled us ashore. About two dozen men flocked down when they see the yawl a-coming, and when the king says:
“Kin any of you gentlemen tell me wher’ Mr. Peter Wilks lives?” they give a glance at one another, and nodded their heads, as much as to say, “What d’ I tell you?” Then one of them says, kind of soft and gentle:
“I’m sorry sir, but the best we can do is to tell you where he did live yesterday evening.”
Sudden as winking the ornery old cretur went an to smash, and fell up against the man, and put his chin on his shoulder, and cried down his back, and says:

“Alas, alas, our poor brother—gone, and we never got to see him; oh, it’s too, too hard!”
Then he turns around, blubbering, and makes a lot of idiotic signs to the duke on his hands, and blamed if he didn’t drop a carpet-bag and bust out a-crying. If they warn’t the beatenest lot, them two frauds, that ever I struck.
Well, the men gathered around and sympathized with them, and said all sorts of kind things to them, and carried their carpet-bags up the hill for them, and let them lean on them and cry, and told the king all about his brother’s last moments, and the king he told it all over again on his hands to the duke, and both of them took on about that dead tanner like they’d lost the twelve disciples. Well, if ever I struck anything like it, I’m a nigger. It was enough to make a body ashamed of the human race.

      Al día siguiente, hacia la noche, amarramos a un islote de sauces en el medio, donde había un pueblo a cada lado del río, y el duque y el rey empezaron a hacer planes para trabajar en aquellos pueblos. Jim habló con el duque y dijo que esperaba que no les llevara más que unas horas, porque le resultaba muy pesado tener que quedarse todo el día en el wigwam, atado con las cuerdas. Entendéis, cuando lo dejábamos teníamos que atarlo, porque si alguien se lo encontraba solo y sin atar parecería que era un negro fugitivo, ya sabéis. Así que el duque dijo que efectivamente resultaba muy duro pasarse atado todo el día y que iba a pensar alguna forma de solucionarlo.
El tal duque era de lo más listo, y pronto se le ocurrió una idea. Vistió a Jim con el disfraz del rey Lear: una bata larga de calicó de cortina y una peluca blanca de crin de caballo, con sus barbas, y después sacó el maquillaje del teatro y le pintó la cara y las manos, las orejas y el cuello todo de un azul apagado y continuo, como un hombre que llevara ahogado nueve días. Que me cuelguen si no era la visión más horrible que se pueda uno imaginar. Después el duque escribió en una pizarra un letrero que decía:
Árabe enfermo, inofensivo cuando no se vuelve loco.
Y clavó el letrero en un poste y puso el poste a cuatro o cinco pies por delante del wigwam. Jim se quedó muy contento. Dijo que era mucho mejor que estarse atado años y años todos los días y echarse a temblar cada vez que oía algo. El duque le dijo que hiciera lo que le apeteciese y que si alguien venía a meter las narices, saliera saltando del wigwam y armase un poco de jaleo y pegase un aullido o dos como si fuera un animal salvaje, y calculaba que se irían y lo dejarían en paz. Lo cual era una idea bastante buena; pero la verdad es que un hombre normal no esperaría a que se pusiera a aullar. ¡Pero si no sólo parecía que se hubiera muerto, sino algo mucho peor todavía!
Aquellos sinvergüenzas querían volver a probar con el Sin Par porque dejaba mucho dinero, pero calcularon que no convenía, porque quizá se hubiera corrido ya la noticia. No se les ocurría ningún proyecto que resultara perfecto, así que al final el duque dijo que lo dejaba y que iba a pensarlo una hora o dos y ver si podía organizar algo en el pueblo de Arkansaw, y el rey dijo que él iría al otro pueblo sin ningún plan, pero confiaría en la Providencia para que le diese alguna idea lucrativa, o sea, que calculo que se refería al teatro. Todos habíamos comprado ropa en la tienda de la última parada, y ahora el rey se puso la suya y me dijo a mí que me pusiera la mía. Naturalmente lo hice. La ropa del rey era toda negra y tenía un aire muy elegante y almidonado. Hasta entonces nunca había comprendido yo cómo podía la ropa cambiar a la gente. Antes tenía el aire de ser el viejo sinvergüenza que era en realidad, pero ahora, cuando se quitaba su sombrero nuevo de castor y hacía una reverencia y sonreía, parecía tan elegante y tan piadoso que diría uno que acababa de salir del arca de Noé y que podía haber escrito el Levítico en persona. Jim limpió la canoa y me preparó el remo. En la costa había atracado un barco de vapor más allá del cabo, unas tres millas arriba del pueblo, que llevaba allí un par de horas, cargando material. Y el rey va y dice:
––Ya que voy vestido así, calculo que más vale llegar a Saint Louis o Cincinatti, o alguna otra gran ciudad. Vamos hacia el barco de vapor, Huckleberry; llegaremos al pueblo en él.
No hacía falta que me ordenasen dos veces dar un paseo en barco de vapor. Llegué a la ribera media milla más arriba del pueblo y después bajamos deslizándonos junto al acantilado, en el agua tranquila. En seguida nos encontramos con un joven campesino de aire inocente sentado en un tronco y quitándose el sudor de la cara, pues hacía mucho calor, con un par de maletones de tela en el suelo.
––Vamos a atracar ––dijo el rey. Obedecí––. ¿A dónde va usted, joven?
––Al barco de vapor; tengo que ir a Orleans.
––Suba abordo ––dijo el rey––. Un momento, mi criado le ayudará con las maletas. Salta a tierra y échale una mano al caballero, Adolfus ––y vi que ése era yo.
Obedecí, y los tres volvimos a ponernos en marcha. El muchacho estaba muy agradecido; dijo que el andar con equipaje con aquel tiempo resultaba muy cansado. Preguntó al rey dónde iba él y el rey le dijo que había bajado por el río y desembarcado en el otro pueblo aquella mañana, y que ahora iba a recorrer unas millas para ver a un viejo amigo en una finca que había allí. El muchacho dijo:
––Cuando lo vi a usted me dije: «Seguro que es el señor Wilks que llega justo a tiempo». Pero luego me volví a decir: «No, calculo que no, pues no estaría remando río arriba». ¿No es usted, verdad?
––No, yo me llamo Blodgett; Elexander Blodgett; reverendo Elexander Blodgett, supongo que debería decir, dado que soy uno de los pobres fámulos del Señor. Pero también puedo lamentar que el señor Wilks no haya llegado a tiempo, si es que eso le causa algún perjuicio, aunque espero que no.
––Bueno, no es que vaya a perder sus bienes, porque ésos le corresponden de todas formas, pero no podrá ver morir a su hermano Peter, cosa que a él quizá no le importe, nadie puede saberlo, pero su hermano habría dado cualquier cosa por verlo a él antes de morir; en estas tres semanas no ha hablado de otra cosa; no lo ve desde que eran niños y a su hermano William no lo ha visto en su vida, es decir, ése es el sordomudo, William, que no tiene más que treinta o treinta y cinco años. Peter y George fueron los únicos que vinieron aquí; George era el casado; él y su mujer murieron el año pasado. Ahora sólo quedan Harvey y William y, como le decía, no van a llegar a tiempo.
––¿Les ha avisado alguien?
––Ah, sí; hace uno o dos meses, cuando se puso enfermo Peter, porque Peter dijo entonces que le parecía como que esta vez no se iba a poner bueno. Ya ve usted, era muy viejo y las chicas de George eran demasiado jóvenes para hacerle mucha compañía, salvo Mary Jane, la pelirroja; así que se sentía muy solo cuando se murieron George y su mujer, y no parecía tener muchas ganas de vivir. Estaba desesperado por ver a Harvey, y de hecho también a William, porque era de esos que no soportan hacer testamento. Dejó una carta para Harvey y dijo que en ella le contaba dónde estaba escondido el dinero y cómo quería que se dividiese el resto de la propiedad para que las chicas de George quedaran bien, porque George no había dejado nada. Y aquella carta fue lo único que lograron que escribiese.
––¿Por qué cree usted que no ha venido Harvey? ¿Dónde vive?
––Ah, vive en Inglaterra, en Sheffield; es predicador y no ha vuelto nunca a este país. No ha tenido demasiado tiempo, y además, ya sabe, a lo mejor ni siquiera le ha llegado la carta.
––Una pena, una pena que no pudiera vivir para ver a sus hermanos, pobrecillo. ¿Y dice usted que va a Orleans?
––Sí, pero eso no es más que el principio. El miércoles que viene tomo un barco para Río Janero, donde vive mi tío.
––Es un viaje bastante largo. Pero será muy bonito; ojalá pudiera ir yo. ¿Es Mary Jane la mayor? ¿Qué edad tienen las otras?
––Mary Jane, diecinueve años; Susan, quince, y Joanna unos catorce... ésa es la que se dedica a las buenas obras y tiene un labio leporino.
––¡Pobrecitas! Quedarse así solas en este frío mundo...
––Bueno, peor podrían estar. El viejo Peter tenía amigos, y no van a permitir que les pase nada. Están Hobson, el predicador baptista, y el diácono Lot Hovey, y Ben Rucker y Abner Shackleford y Levi Bell, el abogado, y el doctor Robinson y sus mujeres, y la viuda Bartley y... bueno, montones; pero ésos eran los más amigos de Peter y de los que hablaba a veces cuando escribía a casa. Así que Harvey sabrá dónde buscar amigos cuando llegue.
Bueno, el viejo siguió haciendo preguntas hasta que prácticamente se lo sacó todo al muchacho. Maldito si no preguntó por todos y por todo de aquel pobre pueblo, todo lo relativo a los Wilks y cuál era el negocio de Peter, que era curtidor; y el de George, que era carpintero; y el de Harvey, que era pastor de una iglesia disidente, etcétera, etcétera. Después dijo:
––¿Por qué quería ir usted a pie todo el camino hasta el barco de vapor?
––Porque es uno de los barcos grandes de Orleans y temía que no parase allí. Los grandes no paran cuando se los llama. Los de Cincinnati sí, pero éste es de Saint Louis.
––¿Era rico Peter Wilks?
––Ah, sí, bastante rico. Tenía casas y tierras, y se calcula que dejó tres o cuatro mil dólares en efectivo escondidos en alguna parte.
––¿Cuándo dijo usted que había muerto?
––No lo dije, pero fue anoche.
––Entonces el funeral será mañana.
––Sí, hacia mediodía.
––Bueno, es todo muy triste, pero todos tenemos que irnos en un momento u otro. Así que lo que hemos de hacer es estar preparados y entonces la paz será con nosotros.
––Sí, señor, es lo mejor. Mi madre siempre decía lo mismo.
Cuando llegamos al barco casi había terminado de cargar y en seguida zarpó. El rey no dijo nada de subir a bordo, así que después de todo me quedé sin paseo. Cuando hacía rato que se había ido el barco, el rey me hizo remar otra milla río arriba, a un sitio solitario, y después bajó ala ribera y dijo:
––Ahora vuelve corriendo y tráete al duque con las maletas de lona nuevas. Y si se ha ido al otro lado, vete allí a buscarlo. Dile que se prepare para venir pase lo que pase. Vamos, vete.
Comprendí lo que estaba preparando él, pero, naturalmente, no dije nada. Cuando volví con el duque escondimos la canoa y ellos se sentaron en un tronco y el rey se lo contó todo, igual que se lo había contado el joven: hasta la última palabra. Y todo el tiempo tratando de hablar como un inglés, y le salía bastante bien, para ser un vagabundo. No puedo imitarlo, así que no lo voy a intentar, pero de verdad que lo hacía muy bien. Después dijo:
––¿Qué tal te sale el sordomudo, Aguassucias?
El duque dijo que podía confiar en él. Dijo que había hecho el papel de sordomudo en el escenario. Así que se quedaron esperando a que llegase un barco de vapor.
Hacia la primera hora de la tarde aparecieron dos barcas, pero no venían de demasiado lejos río arriba; por fin apareció una grande y la llamaron. Envió la yola y embarcamos; era de Cincinnati, y cuando se enteraron de que sólo queríamos recorrer cuatro o cinco millas se pusieron furiosos y nos maldijeron y dijeron que no nos desembarcarían. Pero el rey dijo muy tranquilo:
––Si los caballeros se pueden permitir un dólar por milla cada uno para que los suban y los bajen en una yola, entonces un barco de vapor puede permitirse transportarlos, ¿no?
Así que se ablandaron y dijeron que bueno, y cuando llegamos al pueblo nos llevaron a la ribera en la yola. Cuando la vieron llegar, unas dos docenas de hombres bajaron a verla, y cuando el rey dijo:
––¿Puede alguno de ustedes, caballeros, decirme dónde vive el señor Peter Wilks? ––se miraron entre sí, asintiendo con las cabezas, como diciendo: «¿qué te había dicho?» Entonces uno de ellos dice, con voz muy amable:
––Lo siento, caballero, pero lo máximo que podemos hacer es decirle dónde vivía hasta ayer noche.
En un abrir y cerrar de ojos el viejo caradura se puso a temblar, se dejó caer contra el hombre, apoyándole la barbilla en el hombro y llorándole en la espalda, y dijo:
––¡Ay, ay, nuestro pobre hermano... Se ha ido y nunca logramos verlo! ¡Ay, esto es demasiado, demasiado!
Y se da la vuelta lloriqueando y hace una serie de señales idiotas al duque con las manos, y que me cuelguen si el duque no dejó caer una de las maletas y se echó a llorar. De verdad que eran la pareja de estafadores más siniestra que he visto en mi vida.
Bueno, los hombres formaron un grupo y les dieron el pésame, les dijeron todo género de cosas y les subieron las maletas por la cuesta y les dejaron que se apoyaran en ellos y llorasen, y cuando le contaron al rey todos los detalles de los últimos momentos de su hermano, él se lo volvió a contar todo con las manos al duque y los dos lloraban por aquel curtidor muerto como si hubieran perdido a los doce discípulos. Bueno, es que si me vuelvo a encontrar algo así, es que yo soy un negro. Aquello bastaba para sentir vergüenza del género humano.

Back   Main Page   Forward

La Mansión del Inglés. http://www.mansioningles.com
© Copyright La Mansión del Inglés C.B. - Todos los Derechos Reservados
. -