INICIO. Página Principal
PRESENTACIÓN de nuestra Web
Cursos Multimedia por Niveles
Gramática inglesa en español con ejercicios prácticos resueltos.
LISTENING. Sonidos con ejercicios prácticos, soluciones y texto de transcripción.
LIBROS completos en inglés para descargar a tu PC.
Practica tu READING con textos traducidos y ejercicios de comprensión lectora.
PROGRAMAS didácticos y utilidades educacionales para descargar a tu Pc.
EJERCICIOS multimedia para mejorar tu inglés.
Ejercita tus conocimientos siguiendo las aventuras de nuestro detective.
RECURSOS Y ACTIVIDADES de interés y utilidad.
Agrupaciones temáticas de palabras y su traducción. Con sonido y ejercicios
Información y Recursos específicos para profesores.
Material para la preparación de las pruebas de First de la Universidad de Cambridge.
PELÍCULAS EN INGLÉS
Vídeos para aprender inglés

Cuaderno de ejercicios 

de inglés. Actividades y material de aprendizaje.
Accede a nuestro grupo 

en Facebook
Busca el significado de los términos y su 

traducción.
Traduce textos o páginas web completas.
Consulta nuestros productos



Las Aventuras de Huckleberry Finn  

 

CAPÍTULO 26 - Pag 26

English version       Versión en español
WELL, when they was all gone the king he asks Mary Jane how they was off for spare rooms, and she said she had one spare room, which would do for Uncle William, and she’d give her own room to Uncle Harvey, which was a little bigger, and she would turn into the room with her sisters and sleep on a cot; and up garret was a little cubby, with a pallet in it. The king said the cubby would do for his valley—meaning me.
So Mary Jane took us up, and she showed them their rooms, which was plain but nice. She said she’d have her frocks and a lot of other traps took out of her room if they was in Uncle Harvey’s way, but he said they warn’t. The frocks was hung along the wall, and before them was a curtain made out of calico that hung down to the floor. There was an old hair trunk in one corner, and a guitar-box in another, and all sorts of little knickknacks and jimcracks around, like girls brisken up a room with. The king said it was all the more homely and more pleasanter for these fixings, and so don’t disturb them. The duke’s room was pretty small, but plenty good enough, and so was my cubby.
That night they had a big supper, and all them men and women was there, and I stood behind the king and the duke’s chairs and waited on them, and the niggers waited on the rest.

Mary Jane she set at the head of the table, with Susan alongside of her, and said how bad the biscuits was, and how mean the preserves was, and how ornery and tough the fried chickens was—and all that kind of rot, the way women always do for to force out compliments; and the people all knowed everything was tiptop, and said so—said “How do you get biscuits to brown so nice?” and “Where, for the land’s sake, did you get these amaz’n pickles?” and all that kind of humbug talky-talk, just the way people always does at a supper, you know.

And when it was all done me and the hare-lip had supper in the kitchen off of the leavings, whilst the others was helping the niggers clean up the things. The hare-lip she got to pumping me about England, and blest if I didn’t think the ice was getting mighty thin sometimes. She says: “Did you ever see the king?”
“Who? William Fourth? Well, I bet I have—he goes to our church.” I knowed he was dead years ago, but I never let on. So when I says he goes to our church, she says:

“What—regular?”
“Yes—regular. His pew’s right over opposite ourn—on t’other side the pulpit.”

“I thought he lived in London?”
“Well, he does. Where would he live?”
“But I thought you lived in Sheffield?”
I see I was up a stump. I had to let on to get choked with a chicken bone, so as to get time to think how to get down again. Then I says:
“I mean he goes to our church regular when he’s in Sheffield. That’s only in the summer time, when he comes there to take the sea baths.”
“Why, how you talk—Sheffield ain’t on the sea.”
“Well, who said it was?”
“Why, you did.”
“I didn’t nuther.”
“You did!”
“I didn’t.”
“You did.”
“I never said nothing of the kind.”
“Well, what did you say, then?”

“Said he come to take the sea baths—that’s what I said.”
“Well, then, how’s he going to take the sea baths if it ain’t on the sea?”
“Looky here,” I says; “did you ever see any Congress-water?”
“Yes.”
“Well, did you have to go to Congress to get it?”
“Why, no.”

“Well, neither does William Fourth have to go to the sea to get a sea bath.”
“How does he get it, then?”
“Gets it the way people down here gets Congress-water—in barrels. There in the palace at Sheffield they’ve got furnaces, and he wants his water hot. They can’t bile that amount of water away off there at the sea. They haven’t got no conveniences for it.”
“Oh, I see, now. You might a said that in the first place and saved time.”
When she said that I see I was out of the woods again, and so I was comfortable and glad. Next, she says:
“Do you go to church, too?”
“Yes—regular.”
“Where do you set?”
“Why, in our pew.”
“Whose pew?”
“Why, ourn—your Uncle Harvey’s.”
“His’n? What does he want with a pew?”
“Wants it to set in. What did you reckon he wanted with it?”
“Why, I thought he’d be in the pulpit.”

Rot him, I forgot he was a preacher. I see I was up a stump again, so I played another chicken bone and got another think. Then I says:
“Blame it, do you suppose there ain’t but one preacher to a church?”
“Why, what do they want with more?”
“What!—to preach before a king? I never did see such a girl as you. They don’t have no less than seventeen.”

“Seventeen! My land! Why, I wouldn’t set out such a string as that, not if I never got to glory. It must take ‘em a week.”
“Shucks, they don’t all of ‘em preach the same day—only one of ‘em.”
“Well, then, what does the rest of ‘em do?”
“Oh, nothing much. Loll around, pass the plate—and one thing or another. But mainly they don’t do nothing.”
“Well, then, what are they for?”
“Why, they’re for style. Don’t you know nothing?”
“Well, I don’t want to know no such foolishness as that. How is servants treated in England? Do they treat ‘em better ‘n we treat our niggers?”
“No! A servant ain’t nobody there. They treat them worse than dogs.”
“Don’t they give ‘em holidays, the way we do, Christmas and New Year’s week, and Fourth of July?”
“Oh, just listen! A body could tell you hain’t ever been to England by that. Why, Hare-l—why, Joanna, they never see a holiday from year’s end to year’s end; never go to the circus, nor theater, nor nigger shows, nor nowheres.”
“Nor church?”
“Nor church.”
“But you always went to church.”
Well, I was gone up again. I forgot I was the old man’s servant. But next minute I whirled in on a kind of an explanation how a valley was different from a common servant and had to go to church whether he wanted to or not, and set with the family, on account of its being the law. But I didn’t do it pretty good, and when I got done I see she warn’t satisfied. She says:
“Honest injun, now, hain’t you been telling me a lot of lies?”
“Honest injun,” says I.
“None of it at all?”
“None of it at all. Not a lie in it,” says I.
“Lay your hand on this book and say it.”
I see it warn’t nothing but a dictionary, so I laid my hand on it and said it. So then she looked a little better satisfied, and says:
“Well, then, I’ll believe some of it; but I hope to gracious if I’ll believe the rest.”
“What is it you won’t believe, Joe?” says Mary Jane, stepping in with Susan behind her. "It ain’t right nor kind for you to talk so to him, and him a stranger and so far from his people. How would you like to be treated so?”
“That’s always your way, Maim—always sailing in to help somebody before they’re hurt. I hain’t done nothing to him. He’s told some stretchers, I reckon, and I said I wouldn’t swallow it all; and that’s every bit and grain I did say. I reckon he can stand a little thing like that, can’t he?”
“I don’t care whether ‘twas little or whether ‘twas big; he’s here in our house and a stranger, and it wasn’t good of you to say it. If you was in his place it would make you feel ashamed; and so you oughtn’t to say a thing to another person that will make them feel ashamed.”
“Why, Mam, he said—”
“It don’t make no difference what he said—that ain’t the thing. The thing is for you to treat him kind, and not be saying things to make him remember he ain’t in his own country and amongst his own folks.”

I says to myself, this is a girl that I’m letting that old reptile rob her of her money!
Then Susan she waltzed in; and if you’ll believe me, she did give Hare-lip hark from the tomb!
Says I to myself, and this is another one that I’m letting him rob her of her money!
Then Mary Jane she took another inning, and went in sweet and lovely again—which was her way; but when she got done there warn’t hardly anything left o’ poor Hare-lip. So she hollered.
“All right, then,” says the other girls; “you just ask his pardon.”
She done it, too; and she done it beautiful. She done it so beautiful it was good to hear; and I wished I could tell her a thousand lies, so she could do it again.
I says to myself, this is another one that I’m letting him rob her of her money. And when she got through they all jest laid theirselves out to make me feel at home and know I was amongst friends. I felt so ornery and low down and mean that I says to myself, my mind’s made up; I’ll hive that money for them or bust.
So then I lit out—for bed, I said, meaning some time or another. When I got by myself I went to thinking the thing over. I says to myself, shall I go to that doctor, private, and blow on these frauds? No—that won’t do. He might tell who told him; then the king and the duke would make it warm for me. Shall I go, private, and tell Mary Jane? No—I dasn’t do it. Her face would give them a hint, sure; they’ve got the money, and they’d slide right out and get away with it. If she was to fetch in help I’d get mixed up in the business before it was done with, I judge. No; there ain’t no good way but one. I got to steal that money, somehow; and I got to steal it some way that they won’t suspicion that I done it. They’ve got a good thing here, and they ain’t a-going to leave till they’ve played this family and this town for all they’re worth, so I’ll find a chance time enough. I’ll steal it and hide it; and by and by, when I’m away down the river, I’ll write a letter and tell Mary Jane where it’s hid. But I better hive it tonight if I can, because the doctor maybe hasn’t let up as much as he lets on he has; he might scare them out of here yet.
So, thinks I, I’ll go and search them rooms. Upstairs the hall was dark, but I found the duke’s room, and started to paw around it with my hands; but I recollected it wouldn’t be much like the king to let anybody else take care of that money but his own self; so then I went to his room and begun to paw around there. But I see I couldn’t do nothing without a candle, and I dasn’t light one, of course. So I judged I’d got to do the other thing—lay for them and eavesdrop. About that time I hears their footsteps coming, and was going to skip under the bed; I reached for it, but it wasn’t where I thought it would be; but I touched the curtain that hid Mary Jane’s frocks, so I jumped in behind that and snuggled in amongst the gowns, and stood there perfectly still.
They come in and shut the door; and the first thing the duke done was to get down and look under the bed. Then I was glad I hadn’t found the bed when I wanted it. And yet, you know, it’s kind of natural to hide under the bed when you are up to anything private. They sets down then, and the king says:
“Well, what is it? And cut it middlin’ short, because it’s better for us to be down there a-whoopin’ up the mournin’ than up here givin’ ‘em a chance to talk us over.”
“Well, this is it, Capet. I ain’t easy; I ain’t comfortable. That doctor lays on my mind. I wanted to know your plans. I’ve got a notion, and I think it’s a sound one.”
“What is it, duke?”
“That we better glide out of this before three in the morning, and clip it down the river with what we’ve got. Specially, seeing we got it so easy—given back to us, flung at our heads, as you may say, when of course we allowed to have to steal it back. I’m for knocking off and lighting out.”

That made me feel pretty bad. About an hour or two ago it would a been a little different, but now it made me feel bad and disappointed, The king rips out and says:
“What! And not sell out the rest o’ the property? March off like a passel of fools and leave eight or nine thous’n’ dollars’ worth o’ property layin’ around jest sufferin’ to be scooped in?—and all good, salable stuff, too.”
The duke he grumbled; said the bag of gold was enough, and he didn’t want to go no deeper—didn’t want to rob a lot of orphans of everything they had.
“Why, how you talk!” says the king. "We sha’n’t rob ‘em of nothing at all but jest this money. The people that buys the property is the suff’rers; because as soon ‘s it’s found out ‘at we didn’t own it—which won’t be long after we’ve slid—the sale won’t be valid, and it ‘ll all go back to the estate. These yer orphans ‘ll git their house back agin, and that’s enough for them; they’re young and spry, and k’n easy earn a livin’. they ain’t a-goin to suffer. Why, jest think—there’s thous’n’s and thous’n’s that ain’t nigh so well off. Bless you, they ain’t got noth’n’ to complain of.”
Well, the king he talked him blind; so at last he give in, and said all right, but said he believed it was blamed foolishness to stay, and that doctor hanging over them. But the king says:
“Cuss the doctor! What do we k’yer for him? Hain’t we got all the fools in town on our side? And ain’t that a big enough majority in any town?”
So they got ready to go down stairs again. The duke says:
“I don’t think we put that money in a good place.”
That cheered me up. I’d begun to think I warn’t going to get a hint of no kind to help me. The king says:
“Why?”
“Because Mary Jane ‘ll be in mourning from this out; and first you know the nigger that does up the rooms will get an order to box these duds up and put ‘em away; and do you reckon a nigger can run across money and not borrow some of it?”
“Your head’s level agin, duke,” says the king; and he comes a-fumbling under the curtain two or three foot from where I was. I stuck tight to the wall and kept mighty still, though quivery; and I wondered what them fellows would say to me if they catched me; and I tried to think what I’d better do if they did catch me. But the king he got the bag before I could think more than about a half a thought, and he never suspicioned I was around. They took and shoved the bag through a rip in the straw tick that was under the feather-bed, and crammed it in a foot or two amongst the straw and said it was all right now, because a nigger only makes up the feather-bed, and don’t turn over the straw tick only about twice a year, and so it warn’t in no danger of getting stole now.
But I knowed better. I had it out of there before they was half-way down stairs. I groped along up to my cubby, and hid it there till I could get a chance to do better.

I judged I better hide it outside of the house somewheres, because if they missed it they would give the house a good ransacking: I knowed that very well. Then I turned in, with my clothes all on; but I couldn’t a gone to sleep if I’d a wanted to, I was in such a sweat to get through with the business. By and by I heard the king and the duke come up; so I rolled off my pallet and laid with my chin at the top of my ladder, and waited to see if anything was going to happen. But nothing did.

So I held on till all the late sounds had quit and the early ones hadn’t begun yet; and then I slipped down the ladder.

      Bueno, cuando se hubieron ido todos, el rey preguntó a Mary Jane si había alguna habitación libre y ella le dijo que tenía una, que serviría para el tío William, y que le dejaría la suya al tío Harvey, que era un poco más alto, porque ella se iría al cuarto de sus hermanas a dormir en una cama turca, y que en la buhardilla había un cuartito con un jergón. El rey dijo que el jergón le bastaría a su vale, o sea, a mí.

Así que Mary Jane nos hizo subir y nos enseñó sus habitaciones, que eran sencillas pero agradables. Dijo que mandaría sacar de su habitación sus vestidos y demás cosas si molestaban al tío Harvey, pero él dijo que no. Los vestidos estaban colgados junto a una pared, tapados por una cortina de calicó que llegaba hasta el suelo. En un rincón había un viejo baúl de crin, y en otro, un estuche de guitarra; el resto estaba lleno de adornos y de esas cosas con las que les gusta a las muchachas alegrar una habitación. El rey dijo que resultaba mucho más hogareño y agradable con aquellos adornos, así que no había que cambiarlos. La habitación del duque era muy pequeña, pero más que suficiente, igual que mi cubículo.
Aquella noche celebraron una gran cena en la que estuvieron todos los hombres y las mujeres, yo me quedé detrás de las sillas del rey y del duque para servirlos y los negros se encargaron de todos los demás.
Mary Jane se sentó a la cabecera de la mesa, con Susan a su lado, comentando lo malos que eran los bollos y lo pobres que eran las conservas y lo ordinarios y duros que resultaban los pollos fritos, y todo ese género de bobadas, como hacen siempre las mujeres en busca de cumplidos, pero la gente sabía que estaba todo magnífico y se lo dijo: «¿Cómo consigues que los bollos te salgan tan tostaditos y tan bien?», y «¿dónde has conseguido estos encurtidos tan estupendos?» y todas esas bobadas que la gente dice por decir en las cenas, ya se sabe.
Y cuando todo se acabó, la del labio leporino y yo nos comimos las sobras en la cocina, mientras los demás ayudaban a los negros a limpiar las cosas. La del labio leporino se puso a preguntarme cosas de Inglaterra, y que me cuelguen si no me pareció que a veces las cosas se estaban poniendo difíciles. Va y dice:
––¿Has visto al rey alguna vez?
––¿A quién? ¿A Guillermo IV? Hombre, y tanto que sí: va a nuestra iglesia. ––Yo sabía que había muerto hacía años, pero no hice comentarios. Así que cuando dije que iba a nuestra iglesia ella preguntó:
––¿Cómo... siempre va?
––Sí, siempre. Tiene el banco frente al nuestro, al otro lado del púlpito.
––Creía que vivía en Londres.
––Hombre, claro. ¿Dónde iba a vivir?
––Pero yo creía que vosotros vivíais en Sheffield.
Vi que me tenía acorralado. Tuve que hacer como que me atragantaba con un hueso de pollo, para pensar en cómo salir de aquélla. Entonces dije:
––Quiero decir que siempre va a nuestra iglesia cuando está en Sheffield. Eso es sólo en verano, cuando va a darse baños de mar.
––Pero qué cosas dices... Sheffield no está en el mar.
––Bueno, ¿y quién ha dicho que sí?
––Pues tú.
––Eso no es verdad.
––¡Sí!
––No.
––Sí.
––Yo no he dicho nada parecido.
––Bueno, entonces, ¿qué has dicho?
––Dije que iba a tomar los baños de mar; eso es lo que dije.
––Bueno, entonces, ¿cómo va a tomar los baños de mar si no está en el mar?
––Mira ––respondí––, ¿has tomado alguna vez agua mineral?
––Sí.
––Bueno, ¿y tuviste que ir a una mina a buscarla?
––Pues no.
––Bueno, pues tampoco tiene Guillermo IV que ir al mar para darse un baño de mar.
––Entonces, ¿cómo se los da?
––Hace lo mismo que la gente de aquí para beber agua mineral: en barricas. Allí en el palacio de Sheffield tienen unos hornos bien calientes y le gusta que el agua esté caliente. No se puede hervir toda el agua que hay en el mar. Allí no hay máquinas suficientes.
––Ah, ya entiendo. Podías haberlo dicho para empezar y habríamos ahorrado tiempo.
Cuando dijo aquello, vi que me había librado del asunto, así que me sentí más cómodo y contento. Después preguntó:
––¿Tú también vas a la iglesia?
––Sí, siempre.
––¿Dónde te sientas?
––Hombre, en nuestro banco.
––¿El banco de quién?
––Pues el nuestro; el de tu tío Harvey.
––¿El suyo? ¿Y para qué necesita él un banco?
––Para sentarse en él. ¿Para que creías que lo necesitaba?
––Hombre, creí que estaba en el púlpito.
Maldita sea, se me había olvidado que era predicador. Vi que me había vuelto a atrapar, así que volví a atragantarme para pensármelo, y después dije:
––Caramba, ¿te crees que no hay más que un predicador en una iglesia?
––Pero, ¿para qué necesitan más?
––¡Cómo! ¡Para predicar cuando va el rey! Nunca he visto una chica así. Tienen nada menos que diecisiete.
––¡Diecisiete! ¡Dios mío! Pues yo no aguantaría oír a tantos, aunque nunca fuese al paraíso. Debe de llevarles una semana.
––Caramba, no predican todos el mismo día: sólo uno de ellos.
––Bueno, y ¿qué hace el resto?
––Bah, no mucho. Se pasean, pasan la bandeja, y cosas así. Pero en general no hacen nada.
––Bueno, entonces, ¿para qué están allí?
––Hombre, es cuestión de clase. ¿Es que no sabes nada?
––Bueno, no quiero saber cosas tontas. ¿Cómo tratan a los criados en Inglaterra? ¿Los tratan mejor que nosotros a nuestros negros?
––¡No! Allí un criado no es nada. Los tratan peor que a perros.
––¿No les dan días de fiesta como nosotros, por la semana de Navidad y Año Nuevo y el 4 de j ulio?
––¡Qué cosas dices! Sólo con eso se nota que nunca has estado en Inglaterra. Pero, labio le ...; pero, Joanna, si no tienen ni un día de fiesta al año; nunca van al circo, ni al teatro, ni a espectáculos para negros, ni a ninguna parte.
––¿Ni a la iglesia?
––Ni a la iglesia.
––Pero tú siempre vas a la iglesia.
Bueno, me había vuelto a agarrar. Se me había olvidado que yo era el criado del viejo. Pero al momento siguiente se me ocurrió una especie de explicación de que un vale era diferente de un criado corriente y tenía que ir a la iglesia quisiera o no y sentarse con la familia, porque eso decía la ley. Pero no me salió muy bien y cuando terminé no la vi convencida. Dijo:
––La verdad, ahora, ¿no me has estado contando mentiras?
––De verdad que no ––repliqué.
––¿Ni una sola?
––Ni una sola. No te he contado ni una mentira.
––Pon la mano en este libro y repítelo.
Vi que no era más que un diccionario, así que puse la mano encima y lo repetí. Entonces pareció un poco más convencida y dijo:
––Bueno, entonces creeré algo de lo que has dicho, pero la verdad es que no me voy a creer el resto.
––¿Qué es lo que no te vas a creer, Jo? ––preguntó Mary Jane, que entraba con Susan detrás––. No está bien ni es nada amable que le hables así a un forastero que está tan lejos de su casa. ¿Qué te parecería a ti que te trataran así?
––Eso es lo que dices siempre, Maim: siempre vas en ayuda de alguien antes de que le pase nada. No le he hecho nada. Calculo que ha contado algunas exageraciones y dije que no me las iba a tragar todas, es todo lo que he hecho. Supongo que podrá aguantarlo, ¿no?
––No me importa que le hayas dicho mucho o poco; está en nuestra casa y es un forastero, y no está bien que digas esas cosas. Si estuvieras tú en su lugar, te daría vergüenza, así que no tienes que decir a otros cosas que les den vergüenza a ellos.
––Pero, Maim, ha dicho...
––No importa lo que haya dicho; no es eso. Lo que importa es que lo trates con amabilidad, y no andes diciendo cosas que le recuerden que no está en su propio país y entre su propia gente.
Me dije para mis adentros: «¡Y ésta es la muchacha a la que voy a dejar que ese viejo reptil le robe todo su dinero!» Entonces entró Susan en el asunto, y podéis creerme que le puso a labio leporino las peras al cuarto.
Y yo me dije: «¡Y ésta es otra a la que voy a dejar que le robe su dinero!»
Después Mary Jane pasó a otras cosas y se volvió a poner toda encantadora, que era su verdadero estilo. Pero cuando terminó, la pobre labio leporino estaba prácticamente deshecha. Así que se puso a gritar.
––Muy bien, pues entonces ––dijeron las otras chicas no tienes más que pedirle perdón.
Y fue lo que hizo, y lo hizo muy bien, tan bien que daba gusto escucharla, y ojala pudiera volverle a contar mil mentiras para que lo repitiese otra vez.
Y me dije: «Ésta es otra a la que le estoy dejando que le robe el dinero». Y cuando terminó se pusieron todas ellas a hacer que me sintiera en casa y que supiera que estaba entre amigos. Me sentí tan bajo y tan vil que me dije: «Está decidido; o les consigo ese dinero o reviento».
Así que me largué; a dormir, dije, sin especificar el momento. Cuando me quedé solo me puse a pensar las cosas. Me pregunté: «¿Voy a ver a ese médico, en secreto, y delato a estos sinvergüenzas? No, eso no saldría bien. Podría decir quién se lo había dicho y entonces el rey y el duque se encargarían de mí. ¿Iré a decírselo en secreto a Mary Jane? No... No me atrevo. Seguro que lo revelaría con algún gesto; ellos ya tienen el dinero y se largarían con él. Si fuera en busca de ayuda, seguro que me encontraría metido en el asunto. No, no hay más que una forma. Tengo que robar ese dinero como pueda y de forma que no sospechen de mí. Aquí han encontrado un buen filón y no van a irse hasta que le hayan sacado a esta familia y a este pueblo todo lo que puedan, así que tengo tiempo suficiente para buscar una solución. Voy a robarlo y a esconderlo y después, cuando esté río abajo, escribiré una carta y le diré a Mary Jane dónde está escondido. Pero más vale que lo saque esta noche si puedo, porque a lo mejor el médico no ha renunciado como ha dicho y todavía puede que les meta el miedo en el cuerpo y los eche».
«Así que ––pensé–– voy a buscar en sus habitaciones.» Aunque el pasillo de arriba estaba oscuro, encontré la habitación del duque y empecé a rebuscar con las manos, pero recordé que tal como era el rey, no dejaría que nadie más que él se hiciera cargo del dinero, así que fui a su habitación y empecé a rebuscar. Pero vi que no podía hacer nada sin una vela y, naturalmente, no me atreví a encender una. Así que pensé en hacer lo otro: quedarme a la espera y escuchar lo que decían. Casi en aquel momento oí que subían y decidí esconderme debajo de la cama; fui hacia ella, pero no estaba donde yo creía, toqué la cortina detrás de la que estaban los vestidos de Mary Jane, así que salté detrás, me arrebujé entre los vestidos y me quedé allí muy calladito.
Entraron, cerraron la puerta y lo primero que hizo el duque fue agacharse a mirar debajo de la cama. Entonces me alegré de no haberla encontrado cuando la buscaba. Y eso que, ya sabéis, parece que lo natural es esconderse debajo de la cama cuando uno quiere que no lo encuentren. Después se sentaron y el rey dice:
––Bueno, ¿qué pasa?, y no te alargues, porque más vale que nos levantemos bien tempranito por la mañana para que no tengan oportunidad de hablar de nosotros.
––Bueno, se trata de lo siguiente, Capeto. No es fácil; no me siento tranquilo. No logro olvidarme de ese médico. Quería saber qué planes tenías. Tengo una idea y me parece que está bien.
––¿Cuál es, duque?
––Que más nos vale largarnos de aquí antes de las tres de la mañana y bajar al río con lo que ya tenemos. Sobre todo, dado que lo hemos conseguido tan fácilmente que nos lo han dado, podría decirse que nos lo han metido a la fuerza, cuando nosotros pensábamos que tendríamos que volverlo a robar. Creo que más vale que nos marchemos cuanto antes.
Aquello me hizo sentir bastante mal. Una hora o dos antes habría sido algo distinto, pero ahora hacía que me sintiera mal y desencantado. El rey pega un grito y dice:
––¡Cómo! ¿Y no vender el resto de la herencia? ¿Marcharnos como un par de idiotas y dejar ocho o nueve mil dólares en tierras esperando a que alguien se las lleve?; ¡cuando todo se puede vender en un momento!
El duque se puso a gruñir, dijo que con la bolsa de oro ya bastaba y que no quería meterse en más jaleos; que no quería robar a unas huérfanas todo lo que tenían.
––¡Qué cosas dices! ––replicó el rey––. No les vamos a robar más que este dinero. Perderán los que compren esas propiedades, porque en cuanto se averigüe que no eran nuestras, que será al poco de habernos ido, la venta no será válida y todo volverá al patrimonio. Estas huérfanas se quedarán otra vez con su casa, y a ellas les basta con eso; son jóvenes y fuertes, y se pueden ganar la vida fácilmente. No van a perder nada. Pero, hombre, piénsalo; hay miles y miles de personas que no tienen ni la mitad. Te aseguro que éstas no tienen ningún motivo de queja.
El rey le dio tantos argumentos que acabó por ceder y dijo que bueno, pero que creía que era una estupidez seguir allí, con aquel médico sospechando de ellos. Pero el rey dice:
––¡Al diablo con el médico! ¿Qué nos importa ése? ¿No tenemos de nuestra parte a todos los tontos del pueblo? ¿Y no es una mayoría suficiente en cualquier pueblo?
Así que se prepararon a volver a bajar. El duque dice:
––No creo que hayamos dejado el dinero en un buen sitio.
Aquello me animó. Había empezado a pensar que no me iban a dar ni una pista que me ayudara. El rey dice:
––¿Por qué?
––Porque a partir de ahora Mary Jane estará de luto y lo primero que va a hacer es decirle al negro que limpie las habitaciones, que meta esa ropa en una caja y se la lleve; y, ¿te crees tú que un negro va a encontrarse con el dinero y no tomar prestado algo?
––Vuelves a tener la cabeza bien puesta, duque ––dice el rey.
Se puso a buscar debajo de la cortina a dos o tres pies de donde estaba yo. Me apreté contra la pared sin hacer ningún ruido, aunque temblaba, y me pregunté lo que me dirían aquellos tipos si me pescaban tratando de pensar lo que tendría que hacer entonces. Pero el rey encontró la bolsa antes de que se me ocurriera ni media idea, y nunca se sospechó que anduviera yo por allí. Agarraron la bolsa y la metieron por un desgarrón que había en el jergón de paja, debajo del colchón de plumas, y la dejaron metida como un pie o dos entre la paja y dijeron que ya estaba bien, porque los negros sólo hacen el colchón de plumas y no le dan la vuelta al jergón más que una o dos veces al año, así que ahora ya no había peligro de que se lo robaran.
Pero no contaban conmigo. Lo saqué antes de que hubieran llegado al final de la escalera. Fui a tientas hasta mi cubículo y lo escondí allí hasta que se me ocurriera algo mejor. Pensé que más valía esconderlo fuera de la casa en alguna parte, porque si lo echaban de menos iban a registrar la casa a fondo; de eso estaba convencido. Después me acosté con toda la ropa puesta, pero no podría quedarme dormido aunque lo quisiera, de ganas que tenía de terminar con todo aquel asunto. Al cabo de un rato oí que subían el rey y el duque, así que me bajé del petate y me quedé con la barbilla apoyada en el último peldaño de la escalera para ver si pasaba algo. Pero no pasó nada.
Así me quedé hasta que dejaron de oírse los últimos ruidos y todavía no habían empezado los primeros, y después baje la escalera en silencio.

Back   Main Page   Forward

La Mansión del Inglés. http://www.mansioningles.com
© Copyright La Mansión del Inglés C.B. - Todos los Derechos Reservados
. -