INICIO. Página Principal
PRESENTACIÓN de nuestra Web
Cursos Multimedia por Niveles
Gramática inglesa en español con ejercicios prácticos resueltos.
LISTENING. Sonidos con ejercicios prácticos, soluciones y texto de transcripción.
LIBROS completos en inglés para descargar a tu PC.
Practica tu READING con textos traducidos y ejercicios de comprensión lectora.
PROGRAMAS didácticos y utilidades educacionales para descargar a tu Pc.
EJERCICIOS multimedia para mejorar tu inglés.
Ejercita tus conocimientos siguiendo las aventuras de nuestro detective.
RECURSOS Y ACTIVIDADES de interés y utilidad.
Agrupaciones temáticas de palabras y su traducción. Con sonido y ejercicios
Información y Recursos específicos para profesores.
Material para la preparación de las pruebas de First de la Universidad de Cambridge.
PELÍCULAS EN INGLÉS
Vídeos para aprender inglés

Cuaderno de ejercicios 

de inglés. Actividades y material de aprendizaje.
Accede a nuestro grupo 

en Facebook
Busca el significado de los términos y su 

traducción.
Traduce textos o páginas web completas.
Consulta nuestros productos



Las Aventuras de Huckleberry Finn  

 

CAPÍTULO 4 - Pag 4

English version       Versión en español
WELL, three or four months run along, and it was well into the winter now. I had been to school most all the time and could spell and read and write just a little, and could say the multiplication table up to six times seven is thirty-five, and I don’t reckon I could ever get any further than that if I was to live forever. I don’t take no stock in mathematics, anyway.

At first I hated the school, but by and by I got so I could stand it. Whenever I got uncommon tired I played hookey, and the hiding I got next day done me good and cheered me up. So the longer I went to school the easier it got to be. I was getting sort of used to the widow’s ways, too, and they warn’t so raspy on me. Living in a house and sleeping in a bed pulled on me pretty tight mostly, but before the cold weather I used to slide out and sleep in the woods sometimes, and so that was a rest to me. I liked the old ways best, but I was getting so I liked the new ones, too, a little bit. The widow said I was coming along slow but sure, and doing very satisfactory. She said she warn’t ashamed of me.
One morning I happened to turn over the salt-cellar at breakfast. I reached for some of it as quick as I could to throw over my left shoulder and keep off the bad luck, but Miss Watson was in ahead of me, and crossed me off. She says, “Take your hands away, Huckleberry; what a mess you are always making!” The widow put in a good word for me, but that warn’t going to keep off the bad luck, I knowed that well enough. I started out, after breakfast, feeling worried and shaky, and wondering where it was going to fall on me, and what it was going to be. There is ways to keep off some kinds of bad luck, but this wasn’t one of them kind; so I never tried to do anything, but just poked along low-spirited and on the watch-out.
I went down to the front garden and clumb over the stile where you go through the high board fence. There was an inch of new snow on the ground, and I seen somebody’s tracks. They had come up from the quarry and stood around the stile a while, and then went on around the garden fence. It was funny they hadn’t come in, after standing around so. I couldn’t make it out. It was very curious, somehow. I was going to follow around, but I stooped down to look at the tracks first. I didn’t notice anything at first, but next I did. There was a cross in the left boot-heel made with big nails, to keep off the devil.

I was up in a second and shinning down the hill. I looked over my shoulder every now and then, but I didn’t see nobody. I was at Judge Thatcher’s as quick as I could get there. He said:
“Why, my boy, you are all out of breath. Did you come for your interest?”
“No, sir,” I says; “is there some for me?”
“Oh, yes, a half-yearly is in last night—over a hundred and fifty dollars. Quite a fortune for you. You had better let me invest it along with your six thousand, because if you take it you’ll spend it.”
“No, sir,” I says, “I don’t want to spend it. I don’t want it at all—nor the six thousand, nuther. I want you to take it; I want to give it to you—the six thousand and all.”
He looked surprised. He couldn’t seem to make it out. He says:
“Why, what can you mean, my boy?”
I says, “Don’t you ask me no questions about it, please. You’ll take it—won’t you?”
He says:
“Well, I’m puzzled. Is something the matter?”
“Please take it,” says I, “and don’t ask me nothing—then I won’t have to tell no lies.”
He studied a while, and then he says:
“Oho-o! I think I see. You want to sell all your property to me—not give it. That’s the correct idea.”
Then he wrote something on a paper and read it over, and says:
“There; you see it says ‘for a consideration.’ That means I have bought it of you and paid you for it. Here’s a dollar for you. Now you sign it.”
So I signed it, and left.
Miss Watson’s nigger, Jim, had a hair-ball as big as your fist, which had been took out of the fourth stomach of an ox, and he used to do magic with it. He said there was a spirit inside of it, and it knowed everything. So I went to him that night and told him pap was here again, for I found his tracks in the snow. What I wanted to know was, what he was going to do, and was he going to stay? Jim got out his hair-ball and said something over it, and then he held it up and dropped it on the floor. It fell pretty solid, and only rolled about an inch. Jim tried it again, and then another time, and it acted just the same. Jim got down on his knees, and put his ear against it and listened. But it warn’t no use; he said it wouldn’t talk. He said sometimes it wouldn’t talk without money. I told him I had an old slick counterfeit quarter that warn’t no good because the brass showed through the silver a little, and it wouldn’t pass nohow, even if the brass didn’t show, because it was so slick it felt greasy, and so that would tell on it every time. (I reckoned I wouldn’t say nothing about the dollar I got from the judge.) I said it was pretty bad money, but maybe the hair-ball would take it, because maybe it wouldn’t know the difference. Jim smelt it and bit it and rubbed it, and said he would manage so the hair-ball would think it was good. He said he would split open a raw Irish potato and stick the quarter in between and keep it there all night, and next morning you couldn’t see no brass, and it wouldn’t feel greasy no more, and so anybody in town would take it in a minute, let alone a hair-ball. Well, I knowed a potato would do that before, but I had forgot it.
Jim put the quarter under the hair-ball, and got down and listened again. This time he said the hair-ball was all right. He said it would tell my whole fortune if I wanted it to. I says, go on. So the hair-ball talked to Jim, and Jim told it to me. He says:
“Yo’ ole father doan’ know yit what he’s a-gwyne to do. Sometimes he spec he’ll go ‘way, en den agin he spec he’ll stay. De bes’ way is to res’ easy en let de ole man take his own way. Dey’s two angels hoverin’ roun’ ‘bout him. One uv ‘em is white en shiny, en t’other one is black. De white one gits him to go right a little while, den de black one sail in en bust it all up. A body can’t tell yit which one gwyne to fetch him at de las’. But you is all right. You gwyne to have considable trouble in yo’ life, en considable joy. Sometimes you gwyne to git hurt, en sometimes you gwyne to git sick; but every time you’s gwyne to git well agin. Dey’s two gals flyin’ ‘bout you in yo’ life. One uv ‘em’s light en t’other one is dark. One is rich en t’other is po’. You’s gwyne to marry de po’ one fust en de rich one by en by. You wants to keep ‘way fum de water as much as you kin, en don’t run no resk, ‘kase it’s down in de bills dat you’s gwyne to git hung.”
When I lit my candle and went up to my room that night there sat pap his own self!

     

Bueno, pasaron tres o cuatro meses y ya estaba bien entrado el invierno. Había ido a la escuela casi todo el tiempo, me sabía las letras y leer y escribir un poco y me sabía la tabla de multiplicar hasta seis por siete treinta y cinco, y pensaba que nunca llegaría más allá aunque viviera eternamente. De todas formas, las matemáticas no me gustan mucho.
Al principio me fastidiaba la escuela, pero poco a poco aprendí a aguantarla. Cuando me cansaba demasiado hacía novillos, y la paliza que me daban al día siguiente me sentaba bien y me animaba. Así que cuanto más tiempo iba a la escuela, más fácil me resultaba. También me estaba empezando a acostumbrar a las cosas de la viuda, que ya no me molestaban tanto. El vivir en una casa y dormir en una cama me resulta-taba casi siempre molesto, pero antes de que empezara a hacer frío solía escaparme a dormir en el bosque, de forma que me valía de descanso. Me gustaban más las cosas de antes, pero también me estaban empezando a gustar las nuevas un poco. La viuda decía que yo progresaba lento pero seguro y que lo hacía muy bien. Dijo que no se sentía avergonzada de mí.
Una mañana por casualidad volqué el salero a la hora del desayuno. Pesqué un poco de sal en cuanto pude para tirarla por encima del hombro izquierdo y alejar la mala suerte, pero la señorita Watson se me adelantó para impedírmelo. Va y me dice: «Quita esas manos, Huckleberry; ¡te pasas la vida ensuciándolo todo!» La viuda trató de excusarme, pero aquello no iba a alejar la mala suerte, y yo lo sabía. Después de desayunar me fui, preocupado y temblando, preguntándome dónde me iba a caer y qué iba a hacer. Hay formas de escapar a algunos tipos de mala suerte, pero ésta no era una de ellas, así que no traté de hacer nada, sino que seguí adelante, muy desanimado y alerta a lo que pasaba.
Bajé por el jardín delantero y salté la puertecita por donde se pasa la valla alta. Había en el suelo una pulgada de nieve recién caída y vi las huellas de alguien. Venían de la cantera, se detenían ante la portezuela y después le daban la vuelta a la valla del jardín. Era curioso que no hubieran pasado después de haberse quedado allí. No lo entendía. En todo caso, resultaba extraño. Iba a seguirlas, pero primero me paré a examinarlas. Al principio no vi nada; después sí. En el tacón de la bota izquierda había una cruz hecha con clavos para que no se acercara el diablo.
En un segundo me levanté y bajé corriendo el cerro. De vez en cuando miraba por encima del hombro, pero no vi a nadie. Llegué a casa del juez Thatcher en cuanto pude. Me dijo:

––Pero, chico, estás sin aliento. ¿Has venido a buscar los intereses?
––No, señor ––respondí––; ¿me los tiene usted?
––Ah, sí, anoche llegaron los del semestre: más de ciento cincuenta dólares. Para ti, toda una fortuna. Más vale que me dejes invertirlos con tus seis mil, porque si te los doy te los vas a gastar.
––No, señor ––dije––. No quiero gastármelos. No los quiero para nada; y tampoco los seis mil. Quiero que se los quede usted; quiero dárselos a usted: los seis mil y todo.
Pareció sorprenderse. Era como si no lo pudiera comprender. Va y dice:
––Pero, ¿qué quieres decir, muchacho?
Y voy y le digo:
––Por favor, no me pregunte nada. Se lo queda usted; ¿verdad?
Y va y dice:
––Bueno, no sé qué hacer. ¿Pasa algo?
––Por favor, quédeselo y no me pregunte nada... así no tendré que contar mentiras.
Se lo pensó un rato y después dijo:
––¡Ah, ah! Creo que ya entiendo. Quieres venderme todos tus bienes; no dármelos. Eso es lo correcto.
Después escribió algo en un papel, que me leyó y que decía:
––Mira; verás que dice «por la suma convenida». Eso significa que te lo he comprado y te lo he pagado. Ten un dólar. Ahora fírmalo.
Así que lo firmé y me fui.
Jim, el negro de la señorita Watson, tenía una bola de pelo del tamaño de un puño que habían sacado del cuarto estómago de un buey, y hacía cosas de magia con ella. Decía que dentro había un espíritu que lo sabía todo. Así que aquella noche fui a verlo yle dije que había vuelto padre, porque había visto sus huellas en la nieve. Lo que quería saber yo era qué iba a hacer y dónde pensaba dormir. Jim sacó su bola de pelo y dijo algo por encima de ella, y después la levantó y la dejó caer al suelo. Cayó de un solo golpe y no rodó más que una pulgada. Jim volvió a probar una vez y otra vez, siempre lo mismo. Se arrodilló y acercó la oreja para escuchar. Pero nada; no quería hablar. Jim dijo que no hablaría si no le dábamos dinero. Le dije que tenía un viejo cuarto de dólar falso y liso que no valía nada porque se le veía un poco el cobre por debajo de la plata y nadie lo aceptaría, aunque no se le viera el cobre, porque estaba tan liso que se resbalaba y todo el mundo lo notaba (pensé no decirle nada del dólar que me había dado el juez). Le dije que era un dinero muy malo, pero que quizá la bola de pelo lo aceptaría, porque a lo mejor no entendía la diferencia. Jim lo olió, lo mordió, lo frotó y dijo que conseguiría que la bola de pelo creyese que era bueno porque iba a partir por la mitad una patata irlandesa cruda y a meter en medio la moneda y dejarla toda la noche, que a la mañana siguiente no se podría ver el cobre y ya no estaría tan resbaladiza, de forma que cualquiera del pueblo la aceptaría, conque más una bola de pelo. Bueno, yo ya sabía que las patatas valían para eso, pero se me había olvidado.

Jim colocó la moneda debajo de la bola de pelo, se agachó y volvió a escuchar. Esta vez dijo que la bola de pelo estaba bien. Dijo que me diría la buenaventura si yo quería. Voy y le digo que adelante. Entonces la bola de pelo le habló a Jim, y Jim me lo contó. Va y dice:
––Tu padre no sabe entodavía lo que va a hacer. A veces piensa que se va a ir y aluego va y piensa que se queda. Lo mejor es dejar las cosas y que el viejo haga lo que quiera. Hay dos ángeles que le dan güeltas. Uno de ellos es blanco y resplandeciente y el otro es negro.

El blanco le hace ir por el buen camino un rato y después viene el negro y lo fastidia to. No se puede saber cuál va a ser el último que lo coja. Pero a ti te irá bien. Vas a tener muchos problemas en la vida y muchas alegrías. A veces te lo vas a pasar mal y a veces te vas a poner malo, pero cada vez te vas a poner bueno. Hay dos hembras que importan en tu vida. Una es clara y la otra oscura. Una es rica y la otra es probe. Tú te vas a casar primero con la probe y luego con la rica. Tienes que tener mucho cuidado con el agua y no tener aventuras, porque está escrito que te van a ahorcar.
Aquella noche, cuando encendí la vela y subí a mi habitación, allí estaba padre, ¡en persona!

Back   Main Page   Forward

La Mansión del Inglés. http://www.mansioningles.com
© Copyright La Mansión del Inglés C.B. - Todos los Derechos Reservados
. -