INICIO. Página Principal
PRESENTACIÓN de nuestra Web
Cursos Multimedia por Niveles
Gramática inglesa en español con ejercicios prácticos resueltos.
LISTENING. Sonidos con ejercicios prácticos, soluciones y texto de transcripción.
LIBROS completos en inglés para descargar a tu PC.
Practica tu READING con textos traducidos y ejercicios de comprensión lectora.
PROGRAMAS didácticos y utilidades educacionales para descargar a tu Pc.
EJERCICIOS multimedia para mejorar tu inglés.
Ejercita tus conocimientos siguiendo las aventuras de nuestro detective.
RECURSOS Y ACTIVIDADES de interés y utilidad.
Agrupaciones temáticas de palabras y su traducción. Con sonido y ejercicios
Información y Recursos específicos para profesores.
Material para la preparación de las pruebas de First de la Universidad de Cambridge.
PELÍCULAS EN INGLÉS
Vídeos para aprender inglés

Cuaderno de ejercicios 

de inglés. Actividades y material de aprendizaje.
Accede a nuestro grupo 

en Facebook
Busca el significado de los términos y su 

traducción.
Traduce textos o páginas web completas.
Consulta nuestros productos



Las Aventuras de Huckleberry Finn  

 

CAPÍTULO 3 - Pag 3

English version       Versión en español
WELL, I got a good going-over in the morning from old Miss Watson on account of my clothes; but the widow she didn’t scold, but only cleaned off the grease and clay, and looked so sorry that I thought I would behave awhile if I could. Then Miss Watson she took me in the closet and prayed, but nothing come of it. She told me to pray every day, and whatever I asked for I would get it. But it warn’t so. I tried it. Once I got a fish-line, but no hooks. It warn’t any good to me without hooks. I tried for the hooks three or four times, but somehow I couldn’t make it work. By and by, one day, I asked Miss Watson to try for me, but she said I was a fool. She never told me why, and I couldn’t make it out no way.

I set down one time back in the woods, and had a long think about it. I says to myself, if a body can get anything they pray for, why don’t Deacon Winn get back the money he lost on pork? Why can’t the widow get back her silver snuffbox that was stole? Why can’t Miss Watson fat up? No, says I to my self, there ain’t nothing in it. I went and told the widow about it, and she said the thing a body could get by praying for it was “spiritual gifts.” This was too many for me, but she told me what she meant—I must help other people, and do everything I could for other people, and look out for them all the time, and never think about myself. This was including Miss Watson, as I took it. I went out in the woods and turned it over in my mind a long time, but I couldn’t see no advantage about it—except for the other people; so at last I reckoned I wouldn’t worry about it any more, but just let it go. Sometimes the widow would take me one side and talk about Providence in a way to make a body’s mouth water; but maybe next day Miss Watson would take hold and knock it all down again. I judged I could see that there was two Providences, and a poor chap would stand considerable show with the widow’s Providence, but if Miss Watson’s got him there warn’t no help for him any more. I thought it all out, and reckoned I would belong to the widow’s if he wanted me, though I couldn’t make out how he was a-going to be any better off then than what he was before, seeing I was so ignorant, and so kind of low-down and ornery.

Pap he hadn’t been seen for more than a year, and that was comfortable for me; I didn’t want to see him no more. He used to always whale me when he was sober and could get his hands on me; though I used to take to the woods most of the time when he was around. Well, about this time he was found in the river drownded, about twelve mile above town, so people said. They judged it was him, anyway; said this drownded man was just his size, and was ragged, and had uncommon long hair, which was all like pap; but they couldn’t make nothing out of the face, because it had been in the water so long it warn’t much like a face at all. They said he was floating on his back in the water. They took him and buried him on the bank. But I warn’t comfortable long, because I happened to think of something. I knowed mighty well that a drownded man don’t float on his back, but on his face. So I knowed, then, that this warn’t pap, but a woman dressed up in a man’s clothes. So I was uncomfortable again. I judged the old man would turn up again by and by, though I wished he wouldn’t.
We played robber now and then about a month, and then I resigned. All the boys did. We hadn’t robbed nobody, hadn’t killed any people, but only just pretended. We used to hop out of the woods and go charging down on hog-drivers and women in carts taking garden stuff to market, but we never hived any of them. Tom Sawyer called the hogs “ingots,” and he called the turnips and stuff “julery,” and we would go to the cave and powwow over what we had done, and how many people we had killed and marked. But I couldn’t see no profit in it. One time Tom sent a boy to run about town with a blazing stick, which he called a slogan (which was the sign for the Gang to get together), and then he said he had got secret news by his spies that next day a whole parcel of Spanish merchants and rich A-rabs was going to camp in Cave Hollow with two hundred elephants, and six hundred camels, and over a thousand “sumter” mules, all loaded down with di’monds, and they didn’t have only a guard of four hundred soldiers, and so we would lay in ambuscade, as he called it, and kill the lot and scoop the things. He said we must slick up our swords and guns, and get ready. He never could go after even a turnip-cart but he must have the swords and guns all scoured up for it, though they was only lath and broomsticks, and you might scour at them till you rotted, and then they warn’t worth a mouthful of ashes more than what they was before. I didn’t believe we could lick such a crowd of Spaniards and A-rabs, but I wanted to see the camels and elephants, so I was on hand next day, Saturday, in the ambuscade; and when we got the word we rushed out of the woods and down the hill. But there warn’t no Spaniards and A-rabs, and there warn’t no camels nor no elephants. It warn’t anything but a Sunday-school picnic, and only a primer-class at that. We busted it up, and chased the children up the hollow; but we never got anything but some doughnuts and jam, though Ben Rogers got a rag doll, and Jo Harper got a hymn-book and a tract; and then the teacher charged in, and made us drop everything and cut.

I didn’t see no diamonds, and I told Tom Sawyer so. He said there was loads of them there, anyway; and he said there was A-rabs there, too, and elephants and things. I said, why couldn’t we see them, then? He said if I warn’t so ignorant, but had read a book called Don Quixote, I would know without asking. He said it was all done by enchantment. He said there was hundreds of soldiers there, and elephants and treasure, and so on, but we had enemies which he called magicians; and they had turned the whole thing into an infant Sunday-school, just out of spite. I said, all right; then the thing for us to do was to go for the magicians. Tom Sawyer said I was a numskull.

“Why,” said he, “a magician could call up a lot of genies, and they would hash you up like nothing before you could say Jack Robinson. They are as tall as a tree and as big around as a church.”
“Well,” I says, “s’pose we got some genies to help us—can’t we lick the other crowd then?”
“How you going to get them?”
“I don’t know. How do they get them?”
“Why, they rub an old tin lamp or an iron ring, and then the genies come tearing in, with the thunder and lightning a-ripping around and the smoke a-rolling, and everything they’re told to do they up and do it. They don’t think nothing of pulling a shot-tower up by the roots, and belting a Sunday-school superintendent over the head with it—or any other man.”
“Who makes them tear around so?”
“Why, whoever rubs the lamp or the ring. They belong to whoever rubs the lamp or the ring, and they’ve got to do whatever he says. If he tells them to build a palace forty miles long out of di’monds, and fill it full of chewing-gum, or whatever you want, and fetch an emperor’s daughter from China for you to marry, they’ve got to do it—and they’ve got to do it before sun-up next morning, too. And more: they’ve got to waltz that palace around over the country wherever you want it, you understand.”

“Well,” says I, “I think they are a pack of flat-heads for not keeping the palace themselves ‘stead of fooling them away like that. And what’s more—if I was one of them I would see a man in Jericho before I would drop my business and come to him for the rubbing of an old tin lamp.”

“How you talk, Huck Finn. Why, you’d have to come when he rubbed it, whether you wanted to or not.”
“What! and I as high as a tree and as big as a church? All right, then; I would come; but I lay I’d make that man climb the highest tree there was in the country.”

“Shucks, it ain’t no use to talk to you, Huck Finn. You don’t seem to know anything, somehow—perfect saphead.”

I thought all this over for two or three days, and then I reckoned I would see if there was anything in it. I got an old tin lamp and an iron ring, and went out in the woods and rubbed and rubbed till I sweat like an Injun, calculating to build a palace and sell it; but it warn’t no use, none of the genies come. So then I judged that all that stuff was only just one of Tom Sawyer’s lies. I reckoned he believed in the A-rabs and the elephants, but as for me I think different. It had all the marks of a Sunday-school.

     

Bueno, por la mañana la vieja señorita Watson me echó una buena bronca por lo de la ropa, pero la viuda no me riñó, sino que limpió las manchas y el barro, y parecía estar tan triste que pensé que si podía, me portaría bien durante un tiempo. Después la señorita Watson me llevó al gabinete a rezar, pero no pasó nada. Me dijo que rezase todos los días y que todo lo que pidiera se me daría. Pero no era verdad. Lo intenté. Una vez conseguí un sedal para pescar, pero sin anzuelos. Sin anzuelos no me valía para nada. Probé a conseguir los anzuelos tres o cuatro veces, pero no sé por qué aquello no funcionaba. Así que un día le pedí a la señorita Watson que lo intentase por mí, pero me dijo que era tonto. Nunca me explicó por qué y yo nunca pude entenderlo.

Una vez fui a sentarme en el bosque a pensarlo con calma. Me dije: «Si uno puede conseguir todo lo que pide cuando reza, ¿por qué no le devuelven al diácono Winn el dinero que perdió con lo de los cerdos? ¿Por qué no le devuelven a la viuda la cajita de plata para el rapé que le robaron? ¿Por qué no puede engordar la señorita Watson? No, me dije, todo eso no tiene sentido». Fui y se lo conté a la viuda, y me dijo que lo que podía conseguirse rezando eran los «bienes espirituales». Aquello era demasiado para mí, pero me explicó lo que significaba: tenía que ayudar a otra gente y hacer todo lo que pudiera por ellos y cuidar siempre de los demás y no pensar nunca en mí mismo. Según me pareció, aquello incluía a la señorita Watson. Fui al bosque y me lo estuve pensando mucho tiempo, pero no le veía la ventaja, salvo para la otra gente; así que por fin calculé que no me iba a preocupar más, sino que lo olvidaría. A veces la viuda me llevaba con ella y me hablaba de la Providencia de forma que se le hacía a uno la boca agua, pero a lo mejor al día siguiente la señorita Watson lo volvía a deshacer todo. Me pareció que podía ser que hubiera dos Providencias y que a uno, pobrecillo, le iría muy bien la Providencia de la viuda, pero que si era la de la señorita Watson, no tenía nada que hacer. Me lo pensé todo y calculé que si ella quería, me iría con la de la viuda, aunque tampoco veía qué iba a sacar con tenerme de su lado que no tuviera antes, dado lo ignorante y lo poca cosa y corriente que era yo.

A padre hacía más de un año que nadie lo veía, y yo tan contento; no quería volver a verlo. Siempre me atizaba cuando estaba sereno y podía echarme mano, aunque cuando él andaba cerca yo solía largarme al bosque. Bueno, hacia entonces lo encontraron en el río ahogado, unas doce millas arriba del pueblo, decía la gente. Por lo menos, creían que era él; decían que aquel ahogado medía igual que él y estaba vestido de harapos y llevaba el pelo muy largo, todo igual que padre, pero por la cara no sabían nada, porque llevaba tanto tiempo en el agua que ya no parecía en absoluto una cara. Dijeron que flotaba de espaldas en el agua. Lo sacaron y lo enterraron en la ribera. Pero yo no me quedé tranquilo mucho tiempo, porque se me ocurrió una cosa. Sabía muy bien que un ahogado no flota de espaldas, sino de cara. Así que entonces comprendí que no era padre, sino una mujer vestida de hombre. Y volví a ponerme nervioso. Pensé que el viejo aparecería algún día, aunque por mí ojala que no.

Jugamos a los bandidos durante un mes, de vez en cuando, y después yo me salí. Todos los chicos hicieron lo mismo. No habíamos robado a nadie, no habíamos matado a nadie, no habíamos hecho más que fingir. Salíamos de un salto del bosque y cargábamos contra los porqueros y las mujeres que llevaban las cosas de sus huertos al mercado en carros, pero nunca les hacíamos nada. Tom Sawyer llamaba a los cerdos «lingotes» y a los nabos y eso «joyas», y nos íbamos a la cueva y hablábamos de lo que habíamos hecho y de cuánta gente habíamos matado y marcado con nuestra señal. Pero yo no le veía ninguna ventaja. Una vez Tom mandó a un chico que fuera corriendo por el pueblo con un palo encendido que él decía que era una «consigna» (señal de que la banda tenía que reunirse) y después dijo que sus espías le habían mandado noticias secretas de que al día siguiente un montón de comerciantes españoles y árabes ricos iba a acampar en la Boca de la Cueva con doscientos elefantes y seiscientos camellos y más de mil mulas de carga, todas transportando diamantes, y que sólo llevaban una guardia de cuatrocientos soldados, así que teníamos que ponerles una emboscada y matarlos a todos. Dijo que debíamos preparar las espadas y las escopetas y estar listos. Nunca podía llevarse ni siquiera una carreta de nabos, pero se empeñaba en que las espadas y las escopetas estuvieran todas limpias, aunque, como no eran más que listones de madera y palos de escoba, podía uno limpiarlas hasta morirse del aburrimiento y no valían ni un centavo más que antes. Yo no creía que pudiéramos vencer a tantos españoles y árabes, pero quería ver los camellos y los elefantes, de forma que al día siguiente, que era sábado, me presenté a la emboscada, y cuando nos dio la orden salimos corriendo del bosque y bajamos el cerro. Pero no había españoles ni árabes ni camellos ni elefantes. No había más que una gira de la escuela dominical, y encima de los de primer curso. Los dispersamos y perseguimos a los niños por el cerro, pero no sacamos más que mermelada y unas rosquillas, aunque Ben Rogers se llevó una muñeca de trapo y Joe Harper un libro de himnos y un folleto de propaganda, y entonces llegó corriendo el maestro y nos hizo dejarlo todo y salir corriendo. No vi ningún diamante, y se lo dije a Tom Sawyer. Me contestó que de todos modos los había a montones y que también había árabes y elefantes y cosas. Entonces le dije que por qué no podíamos verlos. Me dijo que si no fuera tan ignorante y hubiera leído un libro que se llamaba Don Quijote, lo sabría sin preguntar. Dijo que todo lo hacían por arte de magia. Dijo que allí había cientos de soldados y elefantes y tesoros y todo eso, pero que teníamos enemigos que él llamaba magos y que lo habían convertido todo en una escuela dominical para niños, sólo por despecho. Entonces yo dije que bueno, que lo que teníamos que hacer era atacar a los magos. Tow Sawyer me llamó palurdo.
––Hombre ––dijo––, un mago puede llamar a un montón de genios, que te podrían hacer picadillo en medio minuto. Son igual de altos que árboles y cuadrados como armarios de tres cuerpos.
––Bueno ––digo yo––, zy qué pasa si conseguimos que algunos de esos genios nos ayuden a nosotros? ¿No podríamos vencer entonces a los otros?
––¿Cómo vas a conseguirlo?
––No sé. ¿Cómo lo consiguen ellos?
––Pues frotan una lámpara vieja de estaño o un anillo de hierro, y entonces llegan los genios, acompañados de truenos y rayos y de todo el humo del mundo y van y hacen todo lo que se les dice que hagan. Les resulta facilísimo arrancar de cuajo una torre y darle en la cabeza con ella a un superintendente de escuela dominical, o a cualquiera.
––¿Quién les obliga a hacer todo eso?
––Hombre, el que frota la lámpara o el anillo. Pertenecen al que frota la lámpara o el anillo y tienen que hacer lo que les diga. Si les dice que construyan con diamantes un palacio de cuarenta millas de largo y lo llenen de chicle, o de lo que tú quieras, y que traigan a la hija de un emperador de la China para casarte con ella, tienen que hacerlo, y además antes de que amanezca el día siguiente. Y encima tienen que transportar ese palacio por todo el país siempre que se lo diga uno, ¿comprendes?
––Bueno ––dije yo––, creo que son idiotas por no quedarse con el palacio, en lugar de hacer todas esas bobadas. Y además, lo que es yo, si fuera uno de ellos me iría al quinto pino antes de dejar lo que tuviera entre manos para hacer lo que me dijese un tipo que estaba frotando una lámpara vieja de estaño.
––Qué cosas dices, Huck Finn. Pero si es que tendrías que ir cuando la frotase, quisieras o no.
––¡Cómo! ¿Si yo fuera igual de alto que un árbol y cuadrado como un armario de tres cuerpos? Bueno, vale; iría, pero te apuesto a que ese hombre tendría que subirse al árbol más alto que hubiera en todo el país.
––Caray, es que no se puede hablar contigo, Huck Finn. Es como si no supieras nada de nada, como un perfecto idiota.
Me quedé pensando en todo aquello dos o tres días y después decidí probar, a ver si era verdad o no. Me llevé una lámpara vieja de estaño y un anillo de hierro al bosque y me puse a frotar hasta sudar como un indio, calculando que me construiría un palacio para venderlo; pero nada, no vino ningún genio. Entonces pensé que todo aquello no era más que una de las mentiras de Tow Sawyer. Supuse que él se creía lo de los árabes y los elefantes, pero yo no pienso igual que él. Aquello parecía cosa de la escuela dominical.

Back   Main Page   Forward

La Mansión del Inglés. http://www.mansioningles.com
© Copyright La Mansión del Inglés C.B. - Todos los Derechos Reservados
. -