INICIO. Página Principal
PRESENTACIÓN de nuestra Web
Cursos Multimedia por Niveles
Gramática inglesa en español con ejercicios prácticos resueltos.
LISTENING. Sonidos con ejercicios prácticos, soluciones y texto de transcripción.
LIBROS completos en inglés para descargar a tu PC.
Practica tu READING con textos traducidos y ejercicios de comprensión lectora.
PROGRAMAS didácticos y utilidades educacionales para descargar a tu Pc.
EJERCICIOS multimedia para mejorar tu inglés.
Ejercita tus conocimientos siguiendo las aventuras de nuestro detective.
RECURSOS Y ACTIVIDADES de interés y utilidad.
Agrupaciones temáticas de palabras y su traducción. Con sonido y ejercicios
Información y Recursos específicos para profesores.
Material para la preparación de las pruebas de First de la Universidad de Cambridge.
PELÍCULAS EN INGLÉS
Vídeos para aprender inglés

Cuaderno de ejercicios 

de inglés. Actividades y material de aprendizaje.
Accede a nuestro grupo 

en Facebook
Busca el significado de los términos y su 

traducción.
Traduce textos o páginas web completas.
Consulta nuestros productos



Las Aventuras de Huckleberry Finn  

 

CAPÍTULO 5 - Pag 5

English version       Versión en español
I had shut the door to. Then I turned around and there he was. I used to be scared of him all the time, he tanned me so much. I reckoned I was scared now, too; but in a minute I see I was mistaken—that is, after the first jolt, as you may say, when my breath sort of hitched, he being so unexpected; but right away after I see I warn’t scared of him worth bothring about.
He was most fifty, and he looked it. His hair was long and tangled and greasy, and hung down, and you could see his eyes shining through like he was behind vines. It was all black, no gray; so was his long, mixed-up whiskers. There warn’t no color in his face, where his face showed; it was white; not like another man’s white, but a white to make a body sick, a white to make a body’s flesh crawl—a tree-toad white, a fish-belly white. As for his clothes—just rags, that was all. He had one ankle resting on t’other knee; the boot on that foot was busted, and two of his toes stuck through, and he worked them now and then. His hat was laying on the floor—an old black slouch with the top caved in, like a lid.
I stood a-looking at him; he set there a-looking at me, with his chair tilted back a little. I set the candle down. I noticed the window was up; so he had clumb in by the shed. He kept a-looking me all over. By and by he says:
“Starchy clothes—very. You think you’re a good deal of a big-bug, don’t you?”
“Maybe I am, maybe I ain’t,” I says.
“Don’t you give me none o’ your lip,” says he. "You’ve put on considerable many frills since I been away. I’ll take you down a peg before I get done with you. You’re educated, too, they say—can read and write. You think you’re better’n your father, now, don’t you, because he can’t? I’ll take it out of you. Who told you you might meddle with such hifalut’n foolishness, hey?—who told you you could?”
“The widow. She told me.”
“The widow, hey?—and who told the widow she could put in her shovel about a thing that ain’t none of her business?”
“Nobody never told her.”
“Well, I’ll learn her how to meddle. And looky here—you drop that school, you hear? I’ll learn people to bring up a boy to put on airs over his own father and let on to be better’n what he is. You lemme catch you fooling around that school again, you hear? Your mother couldn’t read, and she couldn’t write, nuther, before she died. None of the family couldn’t before they died. I can’t; and here you’re a-swelling yourself up like this. I ain’t the man to stand it—you hear? Say, lemme hear you read.”
I took up a book and begun something about General Washington and the wars. When I’d read about a half a minute, he fetched the book a whack with his hand and knocked it across the house. He says:
“It’s so. You can do it. I had my doubts when you told me. Now looky here; you stop that putting on frills. I won’t have it. I’ll lay for you, my smarty; and if I catch you about that school I’ll tan you good. First you know you’ll get religion, too. I never see such a son.”
He took up a little blue and yaller picture of some cows and a boy, and says:
“What’s this?”
“It’s something they give me for learning my lessons good.”
He tore it up, and says:
“I’ll give you something better—I’ll give you a cowhide.”
He set there a-mumbling and a-growling a minute, and then he says:
“Ain’t you a sweet-scented dandy, though? A bed; and bedclothes; and a look’n’-glass; and a piece of carpet on the floor—and your own father got to sleep with the hogs in the tanyard. I never see such a son. I bet I’ll take some o’ these frills out o’ you before I’m done with you. Why, there ain’t no end to your airs—they say you’re rich. Hey?—how’s that?”
“They lie—that’s how.”
“Looky here—mind how you talk to me; I’m a-standing about all I can stand now—so don’t gimme no sass. I’ve been in town two days, and I hain’t heard nothing but about you bein’ rich. I heard about it away down the river, too. That’s why I come. You git me that money to-morrow—I want it.”
“I hain’t got no money.”
“It’s a lie. Judge Thatcher’s got it. You git it. I want it.”
“I hain’t got no money, I tell you. You ask Judge Thatcher; he’ll tell you the same.”
“All right. I’ll ask him; and I’ll make him pungle, too, or I’ll know the reason why. Say, how much you got in your pocket? I want it.”
“I hain’t got only a dollar, and I want that to—”
“It don’t make no difference what you want it for—you just shell it out.”
He took it and bit it to see if it was good, and then he said he was going down town to get some whisky; said he hadn’t had a drink all day. When he had got out on the shed he put his head in again, and cussed me for putting on frills and trying to be better than him; and when I reckoned he was gone he come back and put his head in again, and told me to mind about that school, because he was going to lay for me and lick me if I didn’t drop that.
Next day he was drunk, and he went to Judge Thatcher’s and bullyragged him, and tried to make him give up the money; but he couldn’t, and then he swore he’d make the law force him.
The judge and the widow went to law to get the court to take me away from him and let one of them be my guardian; but it was a new judge that had just come, and he didn’t know the old man; so he said courts mustn’t interfere and separate families if they could help it; said he’d druther not take a child away from its father. So Judge Thatcher and the widow had to quit on the business.
That pleased the old man till he couldn’t rest. He said he’d cowhide me till I was black and blue if I didn’t raise some money for him. I borrowed three dollars from Judge Thatcher, and pap took it and got drunk, and went a-blowing around and cussing and whooping and carrying on; and he kept it up all over town, with a tin pan, till most midnight; then they jailed him, and next day they had him before court, and jailed him again for a week. But he said he was satisfied; said he was boss of his son, and he’d make it warm for him.

When he got out the new judge said he was a-going to make a man of him. So he took him to his own house, and dressed him up clean and nice, and had him to breakfast and dinner and supper with the family, and was just old pie to him, so to speak. And after supper he talked to him about temperance and such things till the old man cried, and said he’d been a fool, and fooled away his life; but now he was a-going to turn over a new leaf and be a man nobody wouldn’t be ashamed of, and he hoped the judge would help him and not look down on him. The judge said he could hug him for them words; so he cried, and his wife she cried again; pap said he’d been a man that had always been misunderstood before, and the judge said he believed it. The old man said that what a man wanted that was down was sympathy, and the judge said it was so; so they cried again. And when it was bedtime the old man rose up and held out his hand, and says:

“Look at it, gentlemen and ladies all; take a-hold of it; shake it. There’s a hand that was the hand of a hog; but it ain’t so no more; it’s the hand of a man that’s started in on a new life, and’ll die before he’ll go back. You mark them words—don’t forget I said them. It’s a clean hand now; shake it—don’t be afeard.”

So they shook it, one after the other, all around, and cried. The judge’s wife she kissed it. Then the old man he signed a pledge—made his mark. The judge said it was the holiest time on record, or something like that.

Then they tucked the old man into a beautiful room, which was the spare room, and in the night some time he got powerful thirsty and clumb out on to the porch-roof and slid down a stanchion and traded his new coat for a jug of forty-rod, and clumb back again and had a good old time; and towards daylight he crawled out again, drunk as a fiddler, and rolled off the porch and broke his left arm in two places, and was most froze to death when somebody found him after sun-up. And when they come to look at that spare room they had to take soundings before they could navigate it.

The judge he felt kind of sore. He said he reckoned a body could reform the old man with a shotgun, maybe, but he didn’t know no other way.

     

Yo había cerrado la puerta. Entonces me di la vuelta y allí estaba. Antes le tenía miedo porque me pegaba todo el tiempo. Pensé que ahora también se lo tendría, pero al cabo de un minuto vi que me había equivocado, o sea, después del primer susto, como quien dice, cuando me quedé sin aliento, porque no me lo esperaba para nada; pero en seguida me di cuenta de que no le tenía tanto miedo.
Tenía casi cincuenta años y los aparentaba. Llevaba un pelo largo, enredado y grasiento que le colgaba hasta el cuello, y por el medio se le veían los ojos que le brillaban como si estuviera escondido detrás de una parra. Lo tenía todo negro, sin canas; igual que la barba larga y desordenada. No tenía nada de color en la cara, donde se le veía; estaba todo blanco, no como otros hombres, sino de un blanco que daba asco, un blanco que le daba a uno picores, un blanco de sapo de árbol, de vientre de pez. Y de ropa: harapos y nada más. Tenía apoyado un tobillo en la otra rodilla; la bota de aquel pie estaba rota y se le veían dos de los dedos, que movía de vez en cuando. Había dejado el sombrero en el piso: un viejo chambergo con la copa toda hundida, como una tapadera.
Me quedé mirándolo; él siguió sentado mirándome, con la silla echada un poco atrás. Dejé la vela en el suelo. Vi que la ventana estaba levantada, así que había subido por el cobertizo. No hacía más que mirarme. Al cabo de un rato va y dice:
––Buena ropa llevas, muy buena. Te debes creer un pez gordo,¿no?
––A lo mejor sí y a lo mejor no ––respondí.
––No te pongas chulo ––va y dice––. Desde que me marché te das muchas ínfulas. Ya te voy a bajar yo los humos antes de terminar contigo. Y me han dicho que estás educado: que sabes leer y escribir. Te crees que ahora vales más que tu padre, ¿no?, sólo porque él no sabe. Ya te enseñaré yo. ¿Quién te ha dicho que fueras por ahí, dándote aires? ¿Quién te ha dado permiso?
––La viuda. Me lo dijo ella.
––La viuda, ¿eh? Y, ¿quién ha venido a darle a la viuda vela en este entierro?
––No se la ha dado nadie.
––Bueno, ya le voy a enseñar yo a meterse en sus cosas. Y mira lo que te digo: deja de ir a la escuela, ¿te enteras? Ya voy a enseñar yo a ésos a educar a un chico para que se dé aires delante de su propio padre y haga como que vale más que él. Que no te vuelva a coger cerca de esa escuela, ¿te enteras? Tu madre no sabía leer, y tampoco sabía escribir y se murió tan tranquila. En la familia nadie aprendió a leer antes de morirse. Yo no sé, y ahí estás tú dándote aires. Y yo no soy hombre para aguantar eso, ¿te enteras? Oye, a ver cómo lees.
Saqué un libro y empecé a leer algo que hablaba del general Washington y de las guerras. Cuando llevaba leyendo aproximadamente medio minuto, me arrancó el libro de golpe y lo tiró al otro lado de la habitación. Y va y dice:
––Es verdad. Sí que sabes. Tenía mis dudas cuando me lo dijiste. Pues mira, déjate de ínfulas. No te lo voy a aguantar. Voy a estar muy atento, listillo, y si te pesco por esa escuela, te doy una paliza. Si sigues así, también te va a dar religiosa. Nunca he visto un chico igual.
Agarró un cromo azul y amarillo con unas vacas y un chico, y va y dice:
––¿Qué es esto?
––Me lo han dado por saberme bien la lección.
Lo rompió y va y dice:
––Yo te voy a dar algo mejor: te voy a dar una buena tunda.
Se quedó sentado murmurando y gruñendo un rato y luego va y dice:
––Pero estás hecho todo un dandi, ¿no? Cama y sábanas, espejo y tu alfombra en el suelo, mientras que tu propio padre tiene que dormir con los cerdos en las tenerías. Nunca he visto un chico así. Seguro que tendrás menos ínfulas cuando acabe contigo. Pero si es que no paras de darte aires... Me han dicho que eres rico. ¿Eh?... ¿Cómo ha sido eso?

––Es mentira... así ha sido eso.
––Mira, ten cuidado cómo me hablas. Ya te estoy tolerando demasiado, así que no te pongas insolente. Llevo dos días en el pueblo y lo único que me han dicho todos es que eres rico. Y también lo he oído decir por el río. Por eso he venido. Mañana me traes ese dinero: lo quiero yo.

––No tengo dinero.
––Mentira. Lo tiene el juez Thatcher. Sí que lo tienes. Y yo lo quiero.
––No tengo nada de dinero. Te lo estoy diciendo. Pregúntaselo al juez Thatcher y te dirá lo mismo.
––Muy bien. Voy a preguntárselo y voy a hacer que apoquine, y si no ya me enteraré por qué. Oye, ¿cuánto llevas en el bolsillo? Dámelo.
––Sólo tengo un dólar y lo quiero para...
––No importa para qué lo quieras... Dámelo y basta.

Se lo di y lo mordió para ver si era bueno, y después dijo que iba a ir al centro del pueblo a tomarse un whisky; que no había bebido en todo el día. Cuando salió al cobertizo, volvió a meter la cabeza por la ventana y me maldijo por tener ínfulas y tratar de ser más que él, y cuando calculé que se había ido ya, volvió a meter la cabeza por la ventana y me dijo que cuidado con aquella escuela, porque iba a estar muy atento y me zurraría si no dejaba de ir.
Al día siguiente estaba borracho y fue a ver al juez Thatcher, a darle la lata tratando de hacer que le diese el dinero, pero no lo consiguió, y después juró que iba a hacer que la ley lo obligara.
El juez y la viuda fueron a la ley para que el tribunal le quitase la custodia y que uno de ellos fuera mi tutor, pero había llegado un juez nuevo y no conocía a mi viejo, así que dijo que los tribunales no debían intervenir para separar familias si podían evitarlo; dijo que prefería no separar a un hijo de su padre. Así que el juez Thatcher y la viuda tuvieron que renunciar al asunto.
El viejo estaba más contento que unas castañuelas. Dijo que me iba a estar zurrando hasta dejarme lleno de cardenales si no le conseguía algo de dinero. Le pedí prestados tres dólares al juez Thatcher, y padre se los llevó y se emborrachó y armó un lío por todas partes con sus palabrotas, sus gritos y sus escándalos, y así siguió por todo el pueblo, dándole a una cacerola hasta casi medianoche; entonces lo encarcelaron y al día siguiente lo llevaron al juzgado y lo volvieron a meter en la cárcel una semana. Pero dijo que estaba contento, que era quien mandaba en su hijo y que ya me arreglaría las cuentas.
Cuando salió, el nuevo juez dijo que iba a convertirlo en otro hombre. Así que se lo llevó a su casa, le dio ropa buena y limpia y lo invitó a desayunar y a comer y a cenar con la familia, y se portó como un hermano con él, como quien dice. Y después de cenar le habló de la templanza y cosas así hasta que el viejo se echó a llorar y dijo que había sido un idiota y que había desperdiciado su vida en idioteces, pero que ahora iba a cambiar totalmente y ser un hombre del que no se avergonzara nadie, y esperaba que el juez lo ayudara y no lo despreciara. El juez dijo que aquello le daba ganas de abrazarle y hasta él y su mujer se pusieron a llorar; padre dijo que había sido un hombre al que nadie había comprendido hasta entonces y el juez dijo que lo creía. El viejo dijo que lo que necesitaba un hombre caído era solidaridad, y el juez dijo que era cierto; así que se pusieron a llorar otra vez. Y cuando llegó la hora de acostarse el viejo se levantó y alargó la mano y va y dice:
––Mírenla, señoras y caballeros; tómenla en las suyas, dénselas. Esta mano era la de un cerdo, pero ya no lo es; es la de un hombre que ha empezado una nueva vida y que morirá antes que volver a la antigua. Recuerden estas palabras: no olviden que las he dicho yo. Ahora es una mano limpia; denme las suyas, no tengan miedo.
Así que todos le dieron la mano, uno tras otro, y lloraron. La mujer del juez se la besó. Después el viejo firmó una promesa: hizo su señal. El juez dijo que era el momento más sacrosanto que recordaba,
o algo parecido. Después hicieron acostarse al viejo en una habitación muy bonita, que era la de los invitados, y aquella misma noche, un rato después, le dio una gran sed y se bajó por el tejado del porche, por una de las columnas, y cambió su chaqueta nueva por una jarra de whisky matarratas y volvió a la habitación y se lo pasó estupendamente, y hacia el amanecer volvió a salir, más borracho que una cuba, y se cayó rodando por el tejado del porche y se rompió el brazo izquierdo por dos sitios, y casi había muerto de congelación cuando alguien lo encontró después de salir el sol. Y cuando entraron a ver lo que había en aquella habitación para los invitados, tuvieron que buscar un piloto para que les indicara el camino.
El juez se sintió un poco amargado. Dijo que calculaba que alguien podría reformar al viejo con una escopeta, a lo mejor, pero que no sabía ninguna otra forma.

Back   Main Page   Forward

La Mansión del Inglés. http://www.mansioningles.com
© Copyright La Mansión del Inglés C.B. - Todos los Derechos Reservados
. -