INICIO. Página Principal
PRESENTACIÓN de nuestra Web
Cursos Multimedia por Niveles
Gramática inglesa en español con ejercicios prácticos resueltos.
LISTENING. Sonidos con ejercicios prácticos, soluciones y texto de transcripción.
LIBROS completos en inglés para descargar a tu PC.
Practica tu READING con textos traducidos y ejercicios de comprensión lectora.
PROGRAMAS didácticos y utilidades educacionales para descargar a tu Pc.
EJERCICIOS multimedia para mejorar tu inglés.
Ejercita tus conocimientos siguiendo las aventuras de nuestro detective.
RECURSOS Y ACTIVIDADES de interés y utilidad.
Agrupaciones temáticas de palabras y su traducción. Con sonido y ejercicios
Información y Recursos específicos para profesores.
Material para la preparación de las pruebas de First de la Universidad de Cambridge.
PELÍCULAS EN INGLÉS
Vídeos para aprender inglés

Cuaderno de ejercicios 

de inglés. Actividades y material de aprendizaje.
Accede a nuestro grupo 

en Facebook
Busca el significado de los términos y su 

traducción.
Traduce textos o páginas web completas.
Consulta nuestros productos



Las Aventuras de Huckleberry Finn  

 

CAPÍTULO 42 - Pag 42

English version       Versión en español
THE old man was uptown again before breakfast, but couldn’t get no track of Tom; and both of them set at the table thinking, and not saying nothing, and looking mournful, and their coffee getting cold, and not eating anything. And by and by the old man says:
“Did I give you the letter?”
“What letter?”
“The one I got yesterday out of the post-office.”
“No, you didn’t give me no letter.”
“Well, I must a forgot it.”
So he rummaged his pockets, and then went off somewheres where he had laid it down, and fetched it, and give it to her. She says:
“Why, it’s from St. Petersburg—it’s from Sis.”

I allowed another walk would do me good; but I couldn’t stir. But before she could break it open she dropped it and run—for she see something. And so did I. It was Tom Sawyer on a mattress; and that old doctor; and Jim, in her calico dress, with his hands tied behind him; and a lot of people. I hid the letter behind the first thing that come handy, and rushed. She flung herself at Tom, crying, and says:
“Oh, he’s dead, he’s dead, I know he’s dead!”
And Tom he turned his head a little, and muttered something or other, which showed he warn’t in his right mind; then she flung up her hands, and says:
“He’s alive, thank God! And that’s enough!” and she snatched a kiss of him, and flew for the house to get the bed ready, and scattering orders right and left at the niggers and everybody else, as fast as her tongue could go, every jump of the way.
I followed the men to see what they was going to do with Jim; and the old doctor and Uncle Silas followed after Tom into the house. The men was very huffy, and some of them wanted to hang Jim for an example to all the other niggers around there, so they wouldn’t be trying to run away like Jim done, and making such a raft of trouble, and keeping a whole family scared most to death for days and nights. But the others said, don’t do it, it wouldn’t answer at all; he ain’t our nigger, and his owner would turn up and make us pay for him, sure. So that cooled them down a little, because the people that’s always the most anxious for to hang a nigger that hain’t done just right is always the very ones that ain’t the most anxious to pay for him when they’ve got their satisfaction out of him.
They cussed Jim considerble, though, and give him a cuff or two side the head once in a while, but Jim never said nothing, and he never let on to know me, and they took him to the same cabin, and put his own clothes on him, and chained him again, and not to no bed-leg this time, but to a big staple drove into the bottom log, and chained his hands, too, and both legs, and said he warn’t to have nothing but bread and water to eat after this till his owner come, or he was sold at auction because he didn’t come in a certain length of time, and filled up our hole, and said a couple of farmers with guns must stand watch around about the cabin every night, and a bulldog tied to the door in the daytime; and about this time they was through with the job and was tapering off with a kind of generl good-bye cussing, and then the old doctor comes and takes a look, and says:
“Don’t be no rougher on him than you’re obleeged to, because he ain’t a bad nigger. When I got to where I found the boy I see I couldn’t cut the bullet out without some help, and he warn’t in no condition for me to leave to go and get help; and he got a little worse and a little worse, and after a long time he went out of his head, and wouldn’t let me come a-nigh him any more, and said if I chalked his raft he’d kill me, and no end of wild foolishness like that, and I see I couldn’t do anything at all with him; so I says, I got to have help somehow; and the minute I says it out crawls this nigger from somewheres and says he’ll help, and he done it, too, and done it very well. Of course I judged he must be a runaway nigger, and there I was! and there I had to stick right straight along all the rest of the day and all night. It was a fix, I tell you! I had a couple of patients with the chills, and of course I’d of liked to run up to town and see them, but I dasn’t, because the nigger might get away, and then I’d be to blame; and yet never a skiff come close enough for me to hail. So there I had to stick plumb until daylight this morning; and I never see a nigger that was a better nuss or faithfuller, and yet he was risking his freedom to do it, and was all tired out, too, and I see plain enough he’d been worked main hard lately. I liked the nigger for that; I tell you, gentlemen, a nigger like that is worth a thousand dollars—and kind treatment, too. I had everything I needed, and the boy was doing as well there as he would a done at home—better, maybe, because it was so quiet; but there I was, with both of ‘m on my hands, and there I had to stick till about dawn this morning; then some men in a skiff come by, and as good luck would have it the nigger was setting by the pallet with his head propped on his knees sound asleep; so I motioned them in quiet, and they slipped up on him and grabbed him and tied him before he knowed what he was about, and we never had no trouble. And the boy being in a kind of a flighty sleep, too, we muffled the oars and hitched the raft on, and towed her over very nice and quiet, and the nigger never made the least row nor said a word from the start. He ain’t no bad nigger, gentlemen; that’s what I think about him.”

Somebody says:

“Well, it sounds very good, doctor, I’m obleeged to say.”
Then the others softened up a little, too, and I was mighty thankful to that old doctor for doing Jim that good turn; and I was glad it was according to my judgment of him, too; because I thought he had a good heart in him and was a good man the first time I see him. Then they all agreed that Jim had acted very well, and was deserving to have some notice took of it, and reward. So every one of them promised, right out and hearty, that they wouldn’t cuss him no more.
Then they come out and locked him up. I hoped they was going to say he could have one or two of the chains took off, because they was rotten heavy, or could have meat and greens with his bread and water; but they didn’t think of it, and I reckoned it warn’t best for me to mix in, but I judged I’d get the doctor’s yarn to Aunt Sally somehow or other as soon as I’d got through the breakers that was laying just ahead of me—explanations, I mean, of how I forgot to mention about Sid being shot when I was telling how him and me put in that dratted night paddling around hunting the runaway nigger.
But I had plenty time. Aunt Sally she stuck to the sick-room all day and all night, and every time I see Uncle Silas mooning around I dodged him.

Next morning I heard Tom was a good deal better, and they said Aunt Sally was gone to get a nap. So I slips to the sick-room, and if I found him awake I reckoned we could put up a yarn for the family that would wash. But he was sleeping, and sleeping very peaceful, too; and pale, not fire-faced the way he was when he come.

So I set down and laid for him to wake. In about half an hour Aunt Sally comes gliding in, and there I was, up a stump again! She motioned me to be still, and set down by me, and begun to whisper, and said we could all be joyful now, because all the symptoms was first-rate, and he’d been sleeping like that for ever so long, and looking better and peacefuller all the time, and ten to one he’d wake up in his right mind.

So we set there watching, and by and by he stirs a bit, and opened his eyes very natural, and takes a look, and says:
“Hello!—why, I’m at home! How’s that? Where’s the raft?”
“It’s all right,” I says.
“And Jim?”
“The same,” I says, but couldn’t say it pretty brash. But he never noticed, but says:

“Good! Splendid! Now we’re all right and safe! Did you tell Aunty?”
I was going to say yes; but she chipped in and says:

"About what, Sid?”
“Why, about the way the whole thing was done.”
“What whole thing?”
“Why, the whole thing. There ain’t but one; how we set the runaway nigger free—me and Tom.”
“Good land! Set the run—What is the child talking about! Dear, dear, out of his head again!”

“No, I ain’t out of my head; I know all what I’m talking about. We did set him free—me and Tom. We laid out to do it, and we done it. And we done it elegant, too.” He’d got a start, and she never checked him up, just set and stared and stared, and let him clip along, and I see it warn’t no use for me to put in. "Why, Aunty, it cost us a power of work—weeks of it—hours and hours, every night, whilst you was all asleep. And we had to steal candles, and the sheet, and the shirt, and your dress, and spoons, and tin plates, and case-knives, and the warming-pan, and the grindstone, and flour, and just no end of things, and you can’t think what work it was to make the saws, and pens, and inscriptions, and one thing or another, and you can’t think half the fun it was. And we had to make up the pictures of coffins and things, and nonnamous letters from the robbers, and get up and down the lightning-rod, and dig the hole into the cabin, and made the rope ladder and send it in cooked up in a pie, and send in spoons and things to work with in your apron pocket—”

“Mercy sakes!”

“—and load up the cabin with rats and snakes and so on, for company for Jim; and then you kept Tom here so long with the butter in his hat that you come near spiling the whole business, because the men come before we was out of the cabin, and we had to rush, and they heard us and let drive at us, and I got my share, and we dodged out of the path and let them go by, and when the dogs come they warn’t interested in us, but went for the most noise, and we got our canoe, and made for the raft, and was all safe, and Jim was a free man, and we done it all by ourselves, and wasn’t it bully, Aunty!”

“Well, I never heard the likes of it in all my born days! So it was you, you little rapscallions, that’s been making all this trouble, and turned everybody’s wits clean inside out and scared us all most to death. I’ve as good a notion as ever I had in my life to take it out o’ you this very minute. To think, here I’ve been, night after night, a—you just get well once, you young scamp, and I lay I’ll tan the Old Harry out o’ both o’ ye!”

But Tom, he was so proud and joyful, he just couldn’t hold in, and his tongue just went it—she a-chipping in, and spitting fire all along, and both of them going it at once, like a cat convention; and she says:

“Well, you get all the enjoyment you can out of it now, for mind I tell you if I catch you meddling with him again—”
“Meddling with who?” Tom says, dropping his smile and looking surprised.

“With who? Why, the runaway nigger, of course. Who’d you reckon?”
Tom looks at me very grave, and says:

“Tom, didn’t you just tell me he was all right? Hasn’t he got away?”

“Him?” says Aunt Sally; “the runaway nigger? ‘Deed he hasn’t. They’ve got him back, safe and sound, and he’s in that cabin again, on bread and water, and loaded down with chains, till he’s claimed or sold!”

Tom rose square up in bed, with his eye hot, and his nostrils opening and shutting like gills, and sings out to me:

“They hain’t no right to shut him up! SHOVE!—and don’t you lose a minute. Turn him loose! he ain’t no slave; he’s as free as any cretur that walks this earth!”

“What does the child mean?”
“I mean every word I say, Aunt Sally, and if somebody don’t go, I’ll go. I’ve knowed him all his life, and so has Tom, there. Old Miss Watson died two months ago, and she was ashamed she ever was going to sell him down the river, and said so; and she set him free in her will.”

“Then what on earth did you want to set him free for, seeing he was already free?”
“Well, that is a question, I must say; and just like women! Why, I wanted the adventure of it; and I’d a waded neck-deep in blood to—goodness alive, Aunt Polly!”

If she warn’t standing right there, just inside the door, looking as sweet and contented as an angel half full of pie, I wish I may never!
Aunt Sally jumped for her, and most hugged the head off of her, and cried over her, and I found a good enough place for me under the bed, for it was getting pretty sultry for us, seemed to me. And I peeped out, and in a little while Tom’s Aunt Polly shook herself loose and stood there looking across at Tom over her spectacles—kind of grinding him into the earth, you know. And then she says:
“Yes, you better turn y’r head away—I would if I was you, Tom.”

“Oh, deary me!” says Aunt Sally; “Is he changed so? Why, that ain’t Tom, it’s Sid; Tom’s—Tom’s—why, where is Tom? He was here a minute ago.”
“You mean where’s Huck Finn—that’s what you mean! I reckon I hain’t raised such a scamp as my Tom all these years not to know him when I see him. That would be a pretty howdy-do. Come out from under that bed, Huck Finn.”
So I done it. But not feeling brash.

Aunt Sally she was one of the mixed-upest-looking persons I ever see—except one, and that was Uncle Silas, when he come in and they told it all to him. It kind of made him drunk, as you may say, and he didn’t know nothing at all the rest of the day, and preached a prayer-meeting sermon that night that gave him a rattling ruputation, because the oldest man in the world couldn’t a understood it.

So Tom’s Aunt Polly, she told all about who I was, and what; and I had to up and tell how I was in such a tight place that when Mrs. Phelps took me for Tom Sawyer—she chipped in and says, “Oh, go on and call me Aunt Sally, I’m used to it now, and ‘tain’t no need to change”—that when Aunt Sally took me for Tom Sawyer I had to stand it—there warn’t no other way, and I knowed he wouldn’t mind, because it would be nuts for him, being a mystery, and he’d make an adventure out of it, and be perfectly satisfied. And so it turned out, and he let on to be Sid, and made things as soft as he could for me.

And his Aunt Polly she said Tom was right about old Miss Watson setting Jim free in her will; and so, sure enough, Tom Sawyer had gone and took all that trouble and bother to set a free nigger free! and I couldn’t ever understand before, until that minute and that talk, how he could help a body set a nigger free with his bringing-up.
Well, Aunt Polly she said that when Aunt Sally wrote to her that Tom and Sid had come all right and safe, she says to herself:

“Look at that, now! I might have expected it, letting him go off that way without anybody to watch him. So now I got to go and trapse all the way down the river, eleven hundred mile, and find out what that creetur’s up to this time, as long as I couldn’t seem to get any answer out of you about it.”
“Why, I never heard nothing from you,” says Aunt Sally.
“Well, I wonder! Why, I wrote you twice to ask you what you could mean by Sid being here.”
“Well, I never got ‘em, Sis.”
Aunt Polly she turns around slow and severe, and says:
“You, Tom!”
“Well—what?” he says, kind of pettish.
“Don’t you what me, you impudent thing—hand out them letters.”
“What letters?”
“Them letters. I be bound, if I have to take a-holt of you I’ll—”
“They’re in the trunk. There, now. And they’re just the same as they was when I got them out of the office. I hain’t looked into them, I hain’t touched them. But I knowed they’d make trouble, and I thought if you warn’t in no hurry, I’d—”
“Well, you do need skinning, there ain’t no mistake about it. And I wrote another one to tell you I was coming; and I s’pose he—”
“No, it come yesterday; I hain’t read it yet, but it’s all right, I’ve got that one.”
I wanted to offer to bet two dollars she hadn’t, but I reckoned maybe it was just as safe to not to. So I never said nothing.

      El viejo volvió al pueblo antes de desayunar, pero no encontró ni huellas de Tom, y los dos se quedaron sentados a la mesa, pensando sin decir nada, con un aire muy triste mientras se les enfriaba el café, y sin comer nada. Al cabo de un rato el viejo va y dice:
––¿Te he dado la carta?
––¿Qué carta?
––La que me dieron ayer en la oficina de correos.
––No, no me has dado ninguna carta.
––Bueno, se me debe de haber olvidado.
Se puso a buscar en los bolsillos y luego fue a alguna parte a buscar dónde la había dejado, la trajo y se la dio. Va ella y dice:
––Pero si es de Saint Petersburg, de mi hermana.
Decidí que otro paseo me sentaría bien, pero no podía ni moverme. Antes de que pudiera abrirla la dejó caer y se echó a correr, porque había visto algo. Y yo también. Era Tom Sawyer acostado en un colchón y el viejo médico y Jim con el vestido de calicó de ella, con las manos atadas a la espalda, y un montón de gente. Escondí la carta detrás de lo primero que se me ocurrió y salí corriendo. Ella se lanzó hacia Tom, llorando, y va y dice:
––¡Ay, ha muerto, ha muerto, seguro que ha muerto!
Tom volvió la cabeza un poco y dijo algo que demostraba que no estaba bien de la cabeza, y ella subió las manos al cielo y dijo:
––¡Está vivo, gracias a Dios! ¡Y con eso me basta! Le dio un beso y se fue corriendo a la casa a preparar la cama, dando órdenes a derecha y a izquierda a los negros y a todo el mundo, a toda la velocidad que podía y a cada paso que daba.
Seguí a los hombres para saber lo que iban a hacer con Jim, y el viejo médico y el tío Silas siguieron a Tom a la casa. Los hombres estaban rabiosos y querían ahorcar a Jim para dar un ejemplo a todos los demás negros de los alrededores, para que no trataran de escaparse como había hecho Jim ni organizaran tantos jaleos y tuvieran a toda una familia casi muerta del susto días y noches. Pero los otros dijeron: «No, eso no se puede hacer; ese negro no es nuestro, y seguro que aparece el dueño y nos hace que paguemos por él». Así que se enfriaron un poco, porque la gente que tiene más ganas de ahorcar a un negro que ha hecho algo es siempre la misma que no quiere pagar por él cuando ya les ha servido para lo que querían.
Llamaron de todo a Jim y le dieron de golpes en la cabeza de vez en cuando, pero Jim no decía nada; nunca se le escapó que me conocía. Se lo llevaron a la misma cabaña, le pusieron su propia ropa y lo volvieron a encadenar, pero esta vez no a la pata de un catre, sino a una argolla enorme clavada en el tronco de abajo, y también le encadenaron las manos y las dos piernas y dijeron que no le darían nada de comer más que pan y agua hasta que apareciese su dueño o lo vendieran en una subasta, si es que no llegaba al cabo de un cierto tiempo, y rellenaron el agujero que habíamos hecho y dijeron que todas las noches habría un par de agricultores con escopeta vigilando la cabaña y con un bulldog a la puerta. Para entonces ya habían terminado su trabajo, y estaban a punto de marcharse con una especie de maldición general de despedida cuando apareció el médico viejo, que vio todo aquello y va y dice:
––No lo tratéis peor de lo necesario, porque no es un mal negro. Cuando llegué donde encontré al muchacho vi que no podía sacarle la bala sin algo de ayuda y que tampoco estaba en condiciones de dejarlo para ir a buscarla, y fue empeorando y empeorando, y al cabo de un rato perdió la cabeza y ya no dejaba que me acercara; decía que si le marcaba la balsa con una tiza me mataría y todo género de absurdos. Cuando vi que no podía hacer nada por él, me dije: «Necesito que alguien me ayude», y justo entonces apareció ese negro no sé de dónde y dijo que me ayudaría, y bien que me ayudó. Claro que pensé que debía de ser un negro fugitivo, pero así estaban las cosas, y tuve que quedarme allí todo el resto del día y toda la noche. ¡Os aseguro que ha resultado dificil! Tenía un par de pacientes con las fiebres y naturalmente me habría gustado ir al pueblo a verlos, pero no me atrevía porque el negro podía escapar y entonces sería culpa mía; sin embargo, no se me acercó ni un esquife al que pudiera llamar. De manera que allí tuve que quedarme hasta que amaneció esta mañana, y nunca he visto un negro que supiera cuidar mejor de un enfermo ni fuera más fiel, aunque para eso tenía que poner en peligro su libertad, y encima estaba agotado y se veía claramente que en los últimos tiempos había tenido mucho que hacer. Por eso me gustó ese negro; y os aseguro, caballeros, que un negro así vale mil dólares y debe recibir buenos tratos. Yo no tenía todo lo que necesitaba y el muchacho iba recuperándose igual que si estuviera en casa, y quizá mejor porque había mucha tranquilidad, pero allí estaba yo con los dos en mis manos, y allí tuve que quedarme hasta que amaneció; entonces aparecieron unos hombres en un esquife, y la suerte fue que el negro estaba sentado junto al jergón con la cabeza apoyada en las rodillas, dormido como un tronco; así que les hice señales en silencio, y se acercaron, lo agarraron y lo ataron sin que él se enterase de lo que pasaba, y no hemos tenido ningún problema. Como el muchacho también estaba medio dormido, envolvimos los remos con unos trapos, enganchamos la balsa y la remolcamos en silencio, y el negro no armó ningún jaleo ni dijo ni una palabra desde el principio. No es un mal negro, caballeros; eso es lo que tengo que decir de él.
Alguien dijo:
––Bueno, eso dice mucho de él, doctor, todo hay que decirlo.
Entonces también los demás se ablandaron un poco, y me alegré mucho de que el viejo médico se portara así de bien con Jim, y también de que aquello coincidiera con lo que había pensado de él, porque me pareció que era un hombre de buen corazón desde que lo vi. Entonces todos decidieron que Jim había actuado muy bien y que merecía alguna compensación. Así que todos prometieron, inmediatamente y de todo corazón, que no volverían a maldecirlo.
Después salieron y lo encerraron. Esperé que dijeran que podían quitarle una o dos de las cadenas, porque eran pesadísimas, o que podría comer algo de carne y de verdura con el pan y el agua, pero ni se les ocurrió, y calculé que más me valía no meterme en el asunto, sino contarle la historia del médico a la tía Sally como pudiera en cuanto pasara la tormenta que se me echaba encima; me refiero a las explicaciones de cómo se me había olvidado mencionar que a Sid le habían pegado un tiro cuando me puse a contar cómo habíamos pasado aquella noche él y yo remando entre las islas en busca del negro fugitivo.
Pero tenía tiempo de sobra. La tía Sally se quedó con el enfermo todo el día y toda la noche, y cada vez que veía al tío Silas con aquella cara tan larga, me escapaba de él.
A la mañana siguiente me enteré de que Tom iba mucho mejor, y dijeron que la tía Sally había ido a echarse una siesta. Entonces fui a la habitación y, si lo encontraba despierto, calculé que podíamos inventarnos una historia que la familia se tragara. Pero estaba dormido y además muy pacífico, y pálido, no con la cara toda encendida como cuando llegó. Así que me senté y esperé a que despertara. Al cabo de una media hora llegó en silencio la tía Sally y allí estaba yo, ¡otra vez en un aprieto! Me hizo un gesto para que no dijera nada y se sentó a mi lado, y empezó a susurrar que ahora todos podíamos estar contentos, porque todos los síntomas iban muy bien y llevaba mucho tiempo durmiendo, cada vez mejor y más tranquilo, y que apostaba diez a uno a que cuando se despertara ya habría recuperado todo el sentido.
Nos quedamos allí mirándolo y al cabo dé un rato se movió un poco, abrió los ojos con toda naturalidad, miró alrededor y dijo:
––¡Hola! ¡Pero si estoy en casa! ¿Cómo ha sido? ¿Dónde está la balsa?
––Todo va bien ––respondí yo.
––¿Y Jim?
––Igual ––dije, pero sin mucho convencimiento. Pero él no se dio cuenta y dijo:
––¡Bien! ¡Espléndido! ¡Ahora estamos en orden y a salvo! ¿Se lo has dicho a la tita?
Iba a decir que sí, pero intervino ella y va y dice:
––¿El qué, Sid?
––Hombre, cómo lo organizamos todo.
––¿Qué todo?
––Hombre, todo lo que ha pasado. Es lo único que contar; cómo pusimos en libertad al negro entre Tom y yo.
––¡Dios mío! ¿Que lo pusisteis en ...? ¡De qué habla este chico! ¡Dios mío, Dios mío, se le ha vuelto a ir la cabeza!
––No, no se me ha ido la cabeza; sé perfectamente lo que digo. Sí que lo pusimos en libertad entre Tom y yo. Decidimos hacerlo y lo hicimos. Y además con mucho estilo. ––Se había puesto en marcha y ella no logró pararlo, sino que se quedó allí sentada mirándolo y mirándolo y dejó que siguiera adelante. Comprendí que no tenía ningún sentido que interviniera yo––. Pero, tita, nos ha costado muchísimo trabajo, semanas enteras, horas y horas todas las noches, mientras todos dormíais. Tuvimos que robar velas y la sábana y la camisa y tu vestido y las cucharas y los platos de estaño y los cuchillos de cocina y el calentador, la piedra de moler y la harina y todo género de cosas, y no puedes imaginarte el trabajo que nos costó hacer los serruchos y las plumas y las inscripciones y todo lo demás; no tienes ni idea de lo que nos divertimos. Tuvimos que hacer los dibujos de los ataúdes y lo demás, las cartas nónimas de los ladrones y subir y bajar por el pararrayos, y hacer el agujero de la cabaña y la escala de cuerda y meterla cocinada dentro de un pastel y enviarle cucharas y cosas para que trabajase, que te metíamos en los bolsillos del mandil...
––¡Dios me ampare!
––...Y llenarle la cabaña de ratas y de serpientes y todo lo demás para que le hicieran compañía a Jim, y después tú le hiciste a Tom quedarse tanto tiempo aquí con la mantequilla dentro del sombrero que casi lo estropeaste todo, porque los hombres llegaron antes de que hubiéramos salido de la cabaña y tuvimos que salir corriendo y nos oyeron y nos dispararon y a mí me dieron, y nos apartamos del camino y dejamos que pasaran, y cuando llegaron los perros no les parecimos interesantes, sino que se fueron adonde más ruido había; nosotros sacamos la canoa y fuimos a la balsa y estábamos a salvo y Jim era un hombre libre, ¡y lo hicimos todo solos y fue estupendo, tía!
––Bueno, ¡en mi vida he oído cosa igual! Así que fuisteis vosotros, granujas, los que organizasteis todo este jaleo y nos habéis dejado a todos sin saber qué pensar, casi muertos del susto. Me dan más ganas que nunca de hacéroslo pagar en este mismo momento. ¡Pensar que me he pasado aquí, noche tras noche... espera a ponerte bien del todo, bribón, y verás cómo te saco el diablo del cuerpo a palos!
Pero Tom estaba tan orgulloso y tan contento que no podía pararse, y siguió dándole a la lengua mientras ella intervenía y escupía fuego todo el tiempo, los dos a la vez, como una reunión de gatos, y al final ella dice:
––Bueno, pásatelo todo lo bien que puedas ahora, porque te aseguro que como vuelva a cogerte hablando con él...
––¿Hablando con quién? ––pregunta Tom, dejando de sonreír y con aire sorprendido.
––¿Con quién? Pues con el negro fugitivo, claro. ¿Qué te creías?
Tom me miró muy grave, y va y dice:
––Tom, ¿no me acabas de decir que estaba bien? ¿No se ha escapado?
––¿Él? ––dice la tía Sally–– ¿el negro fugitivo? Claro que no. Aquí lo han vuelto a traer sano y salvo, y está en la misma cabaña, a pan y agua, ¡y cargado de cadenas hasta que vengan a reclamarlo o lo vendamos!
Tom se sentó de golpe en la cama, con la mirada encendida y abriendo y cerrando las ventanillas de la nariz como si fueran agallas, y me grita:
––¡No tienen derecho a tenerlo encerrado! ¡Largo!, y no pierdas un minuto. ¡Suéltalo! No es ningún esclavo. ¡Es tan libre como el que más!
––¿De qué habla este chico?
––Lo digo de verdad, tía Sally, y si no va nadie iré yo. Lo he conocido toda la vida igual que aquí Tom. La vieja señorita Watson murió hace dos meses y sintió vergüenza de haber pretendido venderlo río abajo y lo dijo, y le dio la libertad en su testamento.
––Entonces, ¿para qué demonios querías ponerlo en libertad, si ya era libre?
––¡Bueno, ésa sí que es una pregunta, he de decirlo, típica de una mujer! Hombre, pues porque queríaprobar la aventura, y habría sido capaz de meterme en sangre hasta el cuello para... ¡Dios santo, TÍA POLLY!
¡Que me muera ahora mismo si no estaba allí, justo al lado de la puerta, con un aire tan complaciente y satisfecho como un ángel que se acabase de hartar de pastel!
La tía Sally saltó hacia ella y casi le arrancó la cabeza de un abrazo. Se puso a llorar con ella, y yo encontré un buen sitio debajo de la cama, porque me dio la sensación de que aquello se estaba poniendo bastante difícil para nosotros. Miré por debajo y al cabo de un rato la tía Polly se soltó y se quedó contemplando a Tom por encima de las gafas, ya sabéis, como si estuviera haciéndolo pedacitos. Y después va y dice:
––Sí, más te vale mirar a otro lado; es lo que haría yo en tu caso, Tom.
––¡Ay Dios mío! ––dice la tía Sally–– ¿es que ha cambiado tanto? Pero si ése no es Tom, es Sid; Tom está... pero, ¿dónde está Tom? Estaba aquí hace un momento.
––Quieres decir dónde está Huck Finn.. . ¡a ése te refieres! Calculo que no he criado a un bribón como mi Tom todos estos años para no conocerlo cuando lo veo. Estaría bueno. Sal de debajo de la cama, Huck Finn.
Eso fue lo que hice. Pero no me sentía muy contento.
La tía Sally se convirtió en una de las personas que menos comprendía nada que yo haya visto en mi vida, salvo una, y ése fue el tío Silas, cuando vino y se lo contaron todo. Podría decirse que fue como si se emborrachase, y todo el resto del día se pasó sin comprender nada. Aquella noche predicó un sermón en la reunión de la iglesia que le dio una reputación fenómena, porque no lo habría entendido ni la persona más vieja del mundo. Así que la tía Polly le dijo a todo el mundo quién era yo, y tuve que confesar que estaba en una situación tan mala que cuando la señora Phelps me tomó por Tom Sawyer... ––y entonces ella intervino y dijo: «Vamos, vamos, llámame tía Sally, ya estoy acostumbrada y no hay por qué cambiar las cosas»––, que cuando la tía Sally me tomó por Tom Sawyer tuve que aceptarlo, porque no podía hacer otra cosa, y yo sabía que a Tom no le importaría, al contrario, le encantaría por tratarse de un misterio y lo convertiría todo en una aventura y se quedaría contentísimo. Así salieron las cosas, y él hizo como que era Sid y me las facilitó todo lo que pudo.
Su tía Polly dijo que Tom tenía razón en lo que había dicho de que la vieja señorita Watson había declarado libre a Jim en su testamento, así que, claro, Tom Sawyer se había metido en todo aquel lío y toda aquella aventura para liberar a un negro que ya era libre, y por eso yo no lograba entender hasta aquel momento y aquella conversación cómo podía Tom ayudar alguien a poner en libertad a un negro con la forma en que lo habían educado a él.
Bueno, la tía Polly dijo que cuando la tía Sally le escribió que Tom y Sid habían llegado sanos y salvos se había dicho: «¡Vaya vaya! Era de esperar, por haber dejado que se marchara solo sin nadie que lo vigilase. Así que ahora tengo que ponerme a recorrer todo el río abajo, mil cien millas, y averiguar en qué está metido el muchacho esta vez, porque no había modo de que tú me contestaras».
––Pero si aquí no llegaban noticias tuyas ––va y dice la tía Sally.
––¡Vaya, qué raro! Pero si te he escrito dos veces para preguntarte a qué te referías al decir que había llegado Sid.
––Bueno, hermana, pero nunca me llegaron.
La tía Polly se dio la vuelta muy lenta y severa, y va y dice:
––¡Tú, Tom!
––Bueno... ¿qué? ––contesta él, como enfadado.
––No me vengas preguntando qué, insolente; dame esas cartas.
––¿Qué cartas?
––Esas cartas. Te aseguro que si tengo que echarte mano, te voy a...
––Están en el baúl. Ya está dicho. Y están igual que estaban cuando me las dieron en correos. No las he visto. No las he tocado. Pero sabía que iban a crear problemas y pensé que no te corrían prisa y que...
––Bueno, te mereces una paliza, de eso no hay duda. Te escribí otra para decirte que iba a venir, y supongo que... ––No, llegó ayer; todavía no la he leído, pero llegó bien, ésa la tengo yo.
Yo hubiera apostado dos dólares a que no, pero calculé que quizá era más seguro no apostar. Así que no dije nada.   

Back   Main Page   Forward

La Mansión del Inglés. http://www.mansioningles.com
© Copyright La Mansión del Inglés C.B. - Todos los Derechos Reservados
. -