INICIO. Página Principal
PRESENTACIÓN de nuestra Web
Cursos Multimedia por Niveles
Gramática inglesa en español con ejercicios prácticos resueltos.
LISTENING. Sonidos con ejercicios prácticos, soluciones y texto de transcripción.
LIBROS completos en inglés para descargar a tu PC.
Practica tu READING con textos traducidos y ejercicios de comprensión lectora.
PROGRAMAS didácticos y utilidades educacionales para descargar a tu Pc.
EJERCICIOS multimedia para mejorar tu inglés.
Ejercita tus conocimientos siguiendo las aventuras de nuestro detective.
RECURSOS Y ACTIVIDADES de interés y utilidad.
Agrupaciones temáticas de palabras y su traducción. Con sonido y ejercicios
Información y Recursos específicos para profesores.
Material para la preparación de las pruebas de First de la Universidad de Cambridge.
PELÍCULAS EN INGLÉS
Vídeos para aprender inglés

Cuaderno de ejercicios 

de inglés. Actividades y material de aprendizaje.
Accede a nuestro grupo 

en Facebook
Busca el significado de los términos y su 

traducción.
Traduce textos o páginas web completas.
Consulta nuestros productos



Las Aventuras de Huckleberry Finn  

 

CAPÍTULO 38 - Pag 38

English version       Versión en español
MAKING them pens was a distressid tough job, and so was the saw; and Jim allowed the inscription was going to be the toughest of all. That’s the one which the prisoner has to scrabble on the wall. But he had to have it; Tom said he’d got to; there warn’t no case of a state prisoner not scrabbling his inscription to leave behind, and his coat of arms.

“Look at Lady Jane Grey,” he says; “look at Gilford Dudley; look at old Northumberland! Why, Huck, s’pose it is considerble trouble?—what you going to do?—how you going to get around it? Jim’s got to do his inscription and coat of arms. They all do.”
Jim says:

“Why, Mars Tom, I hain’t got no coat o’ arm; I hain’t got nuffn but dish yer ole shirt, en you knows I got to keep de journal on dat.”
“Oh, you don’t understand, Jim; a coat of arms is very different.”
“Well,” I says, “Jim’s right, anyway, when he says he ain’t got no coat of arms, because he hain’t.”

“I reckon I knowed that,” Tom says, “but you bet he’ll have one before he goes out of this—because he’s going out right, and there ain’t going to be no flaws in his record.”
So whilst me and Jim filed away at the pens on a brickbat apiece, Jim a-making his’n out of the brass and I making mine out of the spoon, Tom set to work to think out the coat of arms. By and by he said he’d struck so many good ones he didn’t hardly know which to take, but there was one which he reckoned he’d decide on. He says:
“On the scutcheon we’ll have a bend or in the dexter base, a saltire murrey in the fess, with a dog, couchant, for common charge, and under his foot a chain embattled, for slavery, with a chevron vert in a chief engrailed, and three invected lines on a field azure, with the nombril points rampant on a dancette indented; crest, a runaway nigger, sable, with his bundle over his shoulder on a bar sinister; and a couple of gules for supporters, which is you and me; motto, Maggiore Fretta, Minore Otto. Got it out of a book—means the more haste the less speed.”
“Geewhillikins,” I says, “but what does the rest of it mean?”
“We ain’t got no time to bother over that,” he says; “we got to dig in like all git-out.”
“Well, anyway,” I says, “what’s some of it? What’s a fess?”
“A fess—a fess is—you don’t need to know what a fess is. I’ll show him how to make it when he gets to it.”
“Shucks, Tom,” I says, “I think you might tell a person. What’s a bar sinister?”
“Oh, I don’t know. But he’s got to have it. All the nobility does.”
That was just his way. If it didn’t suit him to explain a thing to you, he wouldn’t do it. You might pump at him a week, it wouldn’t make no difference.
He’d got all that coat of arms business fixed, so now he started in to finish up the rest of that part of the work, which was to plan out a mournful inscription—said Jim got to have one, like they all done. He made up a lot, and wrote them out on a paper, and read them off, so:

1. Here a captive heart busted. 2. Here a poor prisoner, forsook by the world and friends, fretted his sorrowful life. 3. Here a lonely heart broke, and a worn spirit went to its rest, after thirty-seven years of solitary captivity. 4. Here, homeless and friendless, after thirty-seven years of bitter captivity, perished a noble stranger, natural son of Louis XIV.

Tom’s voice trembled whilst he was reading them, and he most broke down. When he got done he couldn’t no way make up his mind which one for Jim to scrabble on to the wall, they was all so good; but at last he allowed he would let him scrabble them all on. Jim said it would take him a year to scrabble such a lot of truck on to the logs with a nail, and he didn’t know how to make letters, besides; but Tom said he would block them out for him, and then he wouldn’t have nothing to do but just follow the lines. Then pretty soon he says:
“Come to think, the logs ain’t a-going to do; they don’t have log walls in a dungeon: we got to dig the inscriptions into a rock. We’ll fetch a rock.”
Jim said the rock was worse than the logs; he said it would take him such a pison long time to dig them into a rock he wouldn’t ever get out. But Tom said he would let me help him do it. Then he took a look to see how me and Jim was getting along with the pens. It was most pesky tedious hard work and slow, and didn’t give my hands no show to get well of the sores, and we didn’t seem to make no headway, hardly; so Tom says:
“I know how to fix it. We got to have a rock for the coat of arms and mournful inscriptions, and we can kill two birds with that same rock. There’s a gaudy big grindstone down at the mill, and we’ll smouch it, and carve the things on it, and file out the pens and the saw on it, too.”
It warn’t no slouch of an idea; and it warn’t no slouch of a grindstone nuther; but we allowed we’d tackle it. It warn’t quite midnight yet, so we cleared out for the mill, leaving Jim at work. We smouched the grindstone, and set out to roll her home, but it was a most nation tough job. Sometimes, do what we could, we couldn’t keep her from falling over, and she come mighty near mashing us every time. Tom said she was going to get one of us, sure, before we got through. We got her half way; and then we was plumb played out, and most drownded with sweat. We see it warn’t no use; we got to go and fetch Jim. So he raised up his bed and slid the chain off of the bed-leg, and wrapt it round and round his neck, and we crawled out through our hole and down there, and Jim and me laid into that grindstone and walked her along like nothing; and Tom superintended. He could out-superintend any boy I ever see. He knowed how to do everything.
Our hole was pretty big, but it warn’t big enough to get the grindstone through; but Jim he took the pick and soon made it big enough. Then Tom marked out them things on it with the nail, and set Jim to work on them, with the nail for a chisel and an iron bolt from the rubbage in the lean-to for a hammer, and told him to work till the rest of his candle quit on him, and then he could go to bed, and hide the grindstone under his straw tick and sleep on it. Then we helped him fix his chain back on the bed-leg, and was ready for bed ourselves. But Tom thought of something, and says:
“You got any spiders in here, Jim?”
“No, sah, thanks to goodness I hain’t, Mars Tom.”
“All right, we’ll get you some.”
“But bless you, honey, I doan’ want none. I’s afeard un um. I jis’ ‘s soon have rattlesnakes aroun’.”
Tom thought a minute or two, and says:
“It’s a good idea. And I reckon it’s been done. It must a been done; it stands to reason. Yes, it’s a prime good idea. Where could you keep it?”
“Keep what, Mars Tom?”
“Why, a rattlesnake.”
“De goodness gracious alive, Mars Tom! Why, if dey was a rattlesnake to come in heah I’d take en bust right out thoo dat log wall, I would, wid my head.”
“Why, Jim, you wouldn’t be afraid of it after a little. You could tame it.”
“Tame it!”

“Yes—easy enough. Every animal is grateful for kindness and petting, and they wouldn’t think of hurting a person that pets them. Any book will tell you that. You try—that’s all I ask; just try for two or three days. Why, you can get him so, in a little while, that he’ll love you; and sleep with you; and won’t stay away from you a minute; and will let you wrap him round your neck and put his head in your mouth.”
“Please, Mars Tom—doan’ talk so! I can’t stan’ it! He’d let me shove his head in my mouf—fer a favor, hain’t it? I lay he’d wait a pow’ful long time ‘fo’ I ast him. En mo’ en dat, I doan’ want him to sleep wid me.”

“Jim, don’t act so foolish. A prisoner’s got to have some kind of a dumb pet, and if a rattlesnake hain’t ever been tried, why, there’s more glory to be gained in your being the first to ever try it than any other way you could ever think of to save your life.”
“Why, Mars Tom, I doan’ want no sich glory. Snake take ‘n bite Jim’s chin off, den whah is de glory? No, sah, I doan’ want no sich doin’s.”
“Blame it, can’t you try? I only want you to try—you needn’t keep it up if it don’t work.”

“But de trouble all done ef de snake bite me while I’s a tryin’ him. Mars Tom, I’s willin’ to tackle mos’ anything ‘at ain’t onreasonable, but ef you en Huck fetches a rattlesnake in heah for me to tame, I’s gwyne to leave, dat’s shore.”

“Well, then, let it go, let it go, if you’re so bull-headed about it. We can get you some garter-snakes, and you can tie some buttons on their tails, and let on they’re rattlesnakes, and I reckon that ‘ll have to do.”
“I k’n stan’ dem, Mars Tom, but blame’ ‘f I couldn’ get along widout um, I tell you dat. I never knowed b’fo’ ‘t was so much bother and trouble to be a prisoner.”

“Well, it always is when it’s done right. You got any rats around here?”
“No, sah, I hain’t seed none.”
“Well, we’ll get you some rats.”

“Why, Mars Tom, I doan’ want no rats. Dey’s de dadblamedest creturs to ‘sturb a body, en rustle roun’ over ‘im, en bite his feet, when he’s tryin’ to sleep, I ever see.

No, sah, gimme g’yarter-snakes, ‘f I’s got to have ‘m, but doan’ gimme no rats; I hain’ got no use f’r um, skasely.”
“But, Jim, you got to have ‘em—they all do. So don’t make no more fuss about it. Prisoners ain’t ever without rats. There ain’t no instance of it. And they train them, and pet them, and learn them tricks, and they get to be as sociable as flies. But you got to play music to them. You got anything to play music on?”

“I ain’ got nuffn but a coase comb en a piece o’ paper, en a juice-harp; but I reck’n dey wouldn’ take no stock in a juice-harp.”
“Yes they would they don’t care what kind of music ‘tis. A jews-harp’s plenty good enough for a rat. All animals like music—in a prison they dote on it. Specially, painful music; and you can’t get no other kind out of a jews-harp. It always interests them; they come out to see what’s the matter with you. Yes, you’re all right; you’re fixed very well. You want to set on your bed nights before you go to sleep, and early in the mornings, and play your jews-harp; play ‘The Last Link is Broken’—that’s the thing that ‘ll scoop a rat quicker ‘n anything else; and when you’ve played about two minutes you’ll see all the rats, and the snakes, and spiders, and things begin to feel worried about you, and come. And they’ll just fairly swarm over you, and have a noble good time.”
“Yes, dey will, I reck’n, Mars Tom, but what kine er time is Jim havin’? Blest if I kin see de pint. But I’ll do it ef I got to. I reck’n I better keep de animals satisfied, en not have no trouble in de house.”
Tom waited to think it over, and see if there wasn’t nothing else; and pretty soon he says:
“Oh, there’s one thing I forgot. Could you raise a flower here, do you reckon?”
“I doan know but maybe I could, Mars Tom; but it’s tolable dark in heah, en I ain’ got no use f’r no flower, nohow, en she’d be a pow’ful sight o’ trouble.”
“Well, you try it, anyway. Some other prisoners has done it.”
“One er dem big cat-tail-lookin’ mullen-stalks would grow in heah, Mars Tom, I reck’n, but she wouldn’t be wuth half de trouble she’d coss.”
“Don’t you believe it. We’ll fetch you a little one and you plant it in the corner over there, and raise it. And don’t call it mullen, call it Pitchiola—that’s its right name when it’s in a prison. And you want to water it with your tears.”
“Why, I got plenty spring water, Mars Tom.”
“You don’t want spring water; you want to water it with your tears. It’s the way they always do.”
“Why, Mars Tom, I lay I kin raise one er dem mullen-stalks twyste wid spring water whiles another man’s a start’n one wid tears.”
“That ain’t the idea. You got to do it with tears.”
“She’ll die on my han’s, Mars Tom, she sholy will; kase I doan’ skasely ever cry.”

So Tom was stumped. But he studied it over, and then said Jim would have to worry along the best he could with an onion. He promised he would go to the nigger cabins and drop one, private, in Jim’s coffee-pot, in the morning. Jim said he would “jis’ ‘s soon have tobacker in his coffee;” and found so much fault with it, and with the work and bother of raising the mullen, and jews-harping the rats, and petting and flattering up the snakes and spiders and things, on top of all the other work he had to do on pens, and inscriptions, and journals, and things, which made it more trouble and worry and responsibility to be a prisoner than anything he ever undertook, that Tom most lost all patience with him; and said he was just loadened down with more gaudier chances than a prisoner ever had in the world to make a name for himself, and yet he didn’t know enough to appreciate them, and they was just about wasted on him. So Jim he was sorry, and said he wouldn’t behave so no more, and then me and Tom shoved for bed.

      Lo de preparar las plumas fue un trabajo bien difícil, igual que pasó con el serrucho, y Jim dijo que lo de la inscripción iba a ser lo más difícil de todo. Era lo que tenía que grabar el prisionero en la pared. Pero era necesario; Tom dijo que tenía que hacerlo; no había ni un solo caso de un prisionero de Estado que no dejara una inscripción, con su escudo de armas.
––¡Mira lady Jane Grey ––va y dice––; mira Gilford Dudley; mira el tal Northumberland! Pero, Huck, digamos que es mucho trabajo. ¿Qué vas a hacerle? ¿Cómo te las vas a arreglar? Jim tiene que dejar su inscripción y su escudo de armas. Es lo que hacen todos.
Y Jim va y dice:
––Pero, sito Tom, yo no tengo escudo de armas; no tengo nada más que esta vieja camisa y ya sabe usted que ahí tengo que escribir el diario.
––Bueno, Jim, es que no comprendes; un escudo de armas es muy diferente.
––Bueno ––dije yo––, en todo caso Jim tiene razón cuando dice que no tiene escudo de armas, porque no lo tiene.
––Eso ya lo sabía yo ––dice Tom––, pero te apuesto a que ya lo tendrá antes que salga de aquí, porque va a salir como está mandado, sin ninguna mancha en su historial.
Así que mientras Jim y yo íbamos afilando las plumas en un ladrillo, Jim la suya con el cobre y yo la mía con la cuchara, Tom se puso a trabajar pensando en el escudo de armas. Al cabo de un rato dijo que se le habían ocurrido tantos que no sabía cuál escoger, pero había uno que le parecía su favorito. Va y dice:
––En el escudo pondremos una barra de oro en la base diestra, un aspa morada en el falquín, con un perro, couchant, en franquís, y bajo el pie, una cadena almenada, por––la esclavitud, con un chevron vert con una punta dentada y tres líneas vectoras en campo de azur, con las puntas de los dientes rampantes en una dancette; de timbre, un negro fugitivo, sable, con el hatillo al hombro sobre barra de bastardía, y un par de gules de apoyo, que somos tú y yo; de lema, Maggiore fretta, minore atto. Lo he sacado de un libro; significa que no por mucho madrugar amanece más temprano.
––Recontradiablo ––dije yo––, pero, ¿qué significa todo el resto?
––No tenemos tiempo que perder con eso ––va y dice él––; hay que ponerse a cavar como condenados.
––Bueno, en todo caso ––pregunté––; por lo menos dime algo, ¿qué es un falquín?
––Un falquín... Un falquín es... Tú no necesitas saber qué es un falquín. Ya le enseñaré yo a hacerlo cuando llegue el momento.
––Caramba, Tom ––dije yo––; creí que lo podrías contar. ¿Qué es una barra de bastardía?
––Ah, no lo sé. Pero es necesaria. La tiene toda la nobleza.
Así era él. Si no le venía bien explicar una cosa, no la explicaba. Ya podía uno pasarse una semana preguntándosela, que no importaba.
Como tenía arreglado todo aquello del escudo de armas, empezó a rematar aquella parte de la tarea, que consistía en planear una inscripción muy triste, porque decía que Jim tenía que dejarla, igual que habían hecho todos. Se inventó muchas, que escribió en un papel, y cuando las leyó, decían:
«1. Aquí se le rompió el corazón a un cautivo. »2. Aquí un pobre prisionero, abandonado por el mundo y los amigos, sufrió una vida de penas. »3. Aquí se rompió un corazón solitario y un espíritu deshecho marchó a su eterno descanso, al cabo de treinta y siete años de cautiverio en solitario. »4. Aquí, sin casa ni amigos, al cabo de treinta y siete años de amargo cautiverio, pereció un noble extranjero, hijo natural de Luis XIV.»
A Tom le temblaba la voz al leerlo, y casi se echó a llorar. Cuando terminó no había forma de que decidiera cuál tenía que escribir Jim en la pared, porque todas eran estupendas, pero por fin decidió que dejaría que las escribiese todas. Jim dijo que le llevaría un año escribir tantas cosas en los troncos con un clavo, porque además él no sabía hacer letras; pero Tom le prometió dibujárselas para que Jim no tuviera más que seguir el dibujo. Y poco después dijo:
––Ahora que lo pienso, esos troncos no valen; en las mazmorras no tienes troncos; tenemos que hacer las inscripciones en una piedra. Tenemos que traer una piedra.
Jim dijo que la piedra era peor que los troncos; que le llevaría tantísimo tiempo escribirlas en la piedra que jamás se escaparía. Pero Tom dijo que me dejaría ayudarle. Después echó un vistazo para ver cómo nos iba a mí y a Jim con las plumas. Era un trabajo de lo más latoso, duro y lento, no me venía nada bien para quitarme las llagas de las manos, y casi no parecíamos avanzar, así que Tom va y dice:
––Ya sé cómo arreglarlo. Necesitamos una piedra para el escudo de armas y las inscripciones melancólicas, y podemos matar dos pájaros de un tiro. Donde el molino hay una piedra enorme de moler que podemos traer para escribir las cosas en ella y además afilar las plumas y el serrucho.
No era mala idea, y tampoco era mala piedra de moler, pero decidimos intentarlo. Todavía no era medianoche, así que nos fuimos al molino y dejamos a Jim con su trabajo. Agarramos la piedra y empezamos a llevarla rodando a casa, pero resultaba de lo más difícil. A veces, hiciéramos lo que hiciéramos, no podíamos impedir que se cayera, y a cada momento estaba a punto de aplastarnos. Tom dijo que seguro que se llevaba a uno de nosotros por delante antes de que lográsemos terminar. Llegamos a medio camino y ya estábamos agotados y casi ahogados de sudor. Vimos que no había nada que hacer; teníamos que ir a buscar a Jim. Así que levantó la cama, sacó la cadena de la pata del catre, se la puso al cuello y salimos a rastras por el agujero hasta donde estaba la piedra, y Jim y yo nos pusimos a empujarla y la hicimos correr de lo más fácil, mientras Tom supervisaba. Era el chico que mejor supervisaba del mundo. Sabía hacer de todo.
Nuestro agujero ya era bastante grande, pero no lo suficiente para meter por él la piedra; entonces Jim agarró el pico y en seguida lo agrandó. Después Tom dibujó las frases en ella con el clavo y puso a Jim a trabajar, con el clavo haciendo de buril y un perno de martillo; dijo que trabajara hasta que se acabara la vela y que después podía acostarse y esconder la piedra de molino debajo del colchón y dormir encima de ella. Luego le ayudamos a volver a poner la cadena en la pata del catre y nos preparamos para acostarnos. A Tom se le ocurrió algo, y va y dice:
––Ah, ¿hay arañas aquí?
––No, señor, gracias a Dios que no, sito Tom.
––Muy bien, ya te traeremos algunas.
––Pero, por Dios, mi niño, no quiero arañas. Me dan miedo. Prefiero hasta las serpientes de cascabel.
Tom se quedó pensando un momento, y va y dice:
––Es una buena idea. Y calculo que ya se ha hecho alguna vez. Tiene que haberse hecho; es lógico. Sí, es una idea fenómena. ¿Dónde la tendrías?
––¿Tener qué, sito Tom?
––Hombre, una serpiente de cascabel.
––¡Por todos los santos del cielo, sito Tom! Pero es que yo si veo que entra aquí una serpiente de cascabel salgo volando por esa pared de troncos, aunque tenga que romperla a cabezazos.
––Hombre, Jim, al cabo de un tiempo ya no le tendrías miedo. Podrías domesticarla.
––¡Domesticarla!
––Sí, es fácil. Todos los animales agradecen los gestos de cariño y las caricias; ni se les ocurriría hacer daño a una persona que las acaricia. Lo puedes ver en cualquier libro. Inténtalo, es lo único que digo; inténtalo dos o tres días. Puedes hacer que al cabo de poco tiempo te quiera, que duerma contigo y no se talo dos o tres días. Puedes hacer que al cabo de poco tiempo te quiera, que duerma contigo y no se separe de ti ni un momento; que te deje ponértela en el cuello y meterte la cabeza en la boca.
––Por favor, sito Tom... ¡No diga esas cosas! ¡No puedo aguantarlo! Me dejaría que le metiera la cabeza en mi boca, ¿como un favor, verdad? Apuesto a que tendría que esperar mucho tiempo antes de que se lo pidiera yo. Y, además, no quiero que duerma conmigo.
––Jim, no seas tonto. Un prisionero tiene que tener un animalito de compañía, y si nunca se ha probado con una serpiente de cascabel, puedes alcanzar más gloria por ser el primero en intentarlo que de cualquier otra forma que se te pueda ocurrir de salvar la vida.
––Pero, sito Tom, yo no quiero esa gloria. La serpiente va y le muerde en la barbilla a Jim, y entonces, ¿dónde está la gloria? No, señor, no quiero hacer nada de eso.
––Maldita sea, ¿no puedes intentarlo? Sólo quiero que lo intentes... No necesitas seguir adelante si no sale bien.
––Pero el problema se acaba si la serpiente me muerde mientras yo lo estoy intentando. Sito Tom, yo estoy dispuesto a intentar casi cualquier cosa que parezca razonable, pero si usted y Huck me traen una serpiente para que la domestique, me largo, eso se lo aseguro.
––Bueno, entonces déjalo, déjalo, ya que te pones tan terco. Podemos conseguirte unas culebras y atarles unos botones en las colas y hacer como que son serpientes de cascabel; supongo que tendremos que contentarnos con eso.
––Eso lo podría aguantar, sito Tom, pero maldito si no podría arreglármelas sin ellas, le aseguro. Nunca había comprendido que esto de estar preso fuera tanto lío.
––Bueno, siempre lo es cuando se hacen bien las cosas. ¿Hay ratas por qui?
––No, señor, no he visto ninguna.
––Bueno, te traeremos algunas ratas.
––Pero, sito Tom, yo no quiero tener ratas. Son los bichos más asquerosos que hay, y se le suben a uno encima y le muerden en los pies cuando está tratando de dormirse. No, señor, prefiero las culebras, si es que hace falta, pero nada de ratas; no me gustan para nada, y lo digo de verdad.
––Pero, Jim, tiene que haber ratas... Lo dice en todos los libros. Así que no armes más jaleo con eso. A los prisioneros nunca les faltan ratas. No hay ni un solo caso. Y las domestican, las acarician y les enseñan trucos, y así aprenden a ser de lo más sociable. Pero hay que tocarles algo de música. ¿Tienes algo para tocar música?
––No tengo más que un peine de madera, un pedazo de papel y un birimbao, y no creo que vaya a gustarles mucho un birimbao.
––Seguro que sí. A ellas les da igual la clase de música. Un birimbao resulta fenómeno para una rata. A todos los animales les gusta la música, y en las cárceles les encanta. Sobre todo, la música triste, y con un birimbao es la única música que se puede tocar. Siempre les interesa; salen a ver qué te pasa. Sí, te va a ir muy bien, lo tienes todo. Lo que hace falta es que te sientes en la cama por las noches antes de dormirte, y que por la mañana hagas lo mismo y toques el birimbao; toca «Se ha roto el último eslabón», que es lo que les encanta a las ratas, y cuando lleves tocando dos minutos verás que todas las ratas, las serpientes y las arañas y todo eso empiezan a preocuparse por ti y salen. Y vendrán todas a hacerte compañía, y lo pasarán estupendo.
––Sí, supongo que ellas sí, sito Tom, pero, ¿cómo se lo va a pasar Jim? Que me ahorquen si lo entiendo. Pero si es necesario lo haré. Calculo que más vale tener a los animales contentos y no andar con problemas en casa.
Tom se quedó pensando si faltaba algo, y al cabo de un momento va y dice:
––Ah, se me ha olvidado una cosa. ¿Crees que podrías criar una flor aquí?
––No sé, pero a lo mejor sí, sito Tom, aunque aquí está bastante oscuro y no me vale de mucho una flor, y me iba a resultar muy difícil.
––Bueno, inténtalo de todas formas. Ya lo han hecho algunos otros prisioneros.
––Calculo que aquí podría crecer uno de esos barbascos que echan colas como un gato, sito Tom, pero no merecería la pena ni la mitad del trabajo que daría.
––No lo creas. Te traeremos una pequeñita y la plantas en ese rincón y la vas cultivando. Y no la llamas barbasco, sino pitchiola, que es un nombre que hace muy bonito en una cárcel. Lo mejor es que la riegues con tus lágrimas.
––Pero si tengo montones de agua de la fuente, sito Tom.
––No necesitas agua de la fuente; lo que hace falta es que la riegues con tus lágrimas. Es lo que hacen todos.
––Pero, sito Tom, yo puedo criar un barbasco así de grande con agua de la fuente, mientras que con las lágrimas apenas crecerá.
––No se trata de eso. Hay que hacerlo con lágrimas.
––Se me morirá, sito Tom, seguro que sí; porque yo casi nunca lloro.
Así que Tom no sabía qué hacer. Pero lo pensó y dijo que Jim tendría que llorar todo lo que pudiera con una cebolla. Prometió que iría a las cabañas de los negros y le pondría una en secreto en el café de Jim por la mañana. Jim dijo que prefiriría que pusiera tabaco en el café, y puso tantos problemas con aquello, y con lo del trabajo y el problema de cultivar el barbasco, lo del birimbao y las ratas y lo de acariciar a las serpientes y las arañas y todo lo demás, encima de lo que tenía que hacer con las plumas y las inscripciones y los diarios y todo aquello, que dijo que estar prisionero era lo más difícil que había hecho en su vida, hasta que Tom perdió la paciencia con él y le respondió que había recibido más oportunidades que ningún prisionero del mundo para hacerse famoso y sin embargo no sabía agradecerlo, y que con él no se podía hacer más que perder el tiempo. Así que Jim dijo que lo sentía y que no volvería a portarse igual, y después Tom y yo nos fuimos a la cama. 

Back   Main Page   Forward

La Mansión del Inglés. http://www.mansioningles.com
© Copyright La Mansión del Inglés C.B. - Todos los Derechos Reservados
. -