INICIO. Página Principal
PRESENTACIÓN de nuestra Web
Cursos Multimedia por Niveles
Gramática inglesa en español con ejercicios prácticos resueltos.
LISTENING. Sonidos con ejercicios prácticos, soluciones y texto de transcripción.
LIBROS completos en inglés para descargar a tu PC.
Practica tu READING con textos traducidos y ejercicios de comprensión lectora.
PROGRAMAS didácticos y utilidades educacionales para descargar a tu Pc.
EJERCICIOS multimedia para mejorar tu inglés.
Ejercita tus conocimientos siguiendo las aventuras de nuestro detective.
RECURSOS Y ACTIVIDADES de interés y utilidad.
Agrupaciones temáticas de palabras y su traducción. Con sonido y ejercicios
Información y Recursos específicos para profesores.
Material para la preparación de las pruebas de First de la Universidad de Cambridge.
PELÍCULAS EN INGLÉS
Vídeos para aprender inglés

Cuaderno de ejercicios 

de inglés. Actividades y material de aprendizaje.
Accede a nuestro grupo 

en Facebook
Busca el significado de los términos y su 

traducción.
Traduce textos o páginas web completas.
Consulta nuestros productos



Las Aventuras de Huckleberry Finn  

 

CAPÍTULO 28 - Pag 28

English version       Versión en español
BY and by it was getting-up time. So I come down the ladder and started for down-stairs; but as I come to the girls’ room the door was open, and I see Mary Jane setting by her old hair trunk, which was open and she’d been packing things in it—getting ready to go to England. But she had stopped now with a folded gown in her lap, and had her face in her hands, crying.

I felt awful bad to see it; of course anybody would. I went in there and says:

“Miss Mary Jane, you can’t a-bear to see people in trouble, and I can’t—most always. Tell me about it.”
So she done it. And it was the niggers—I just expected it. She said the beautiful trip to England was most about spoiled for her; she didn’t know how she was ever going to be happy there, knowing the mother and the children warn’t ever going to see each other no more—and then busted out bitterer than ever, and flung up her hands, and says:
“Oh, dear, dear, to think they ain’t ever going to see each other any more!”
“But they will—and inside of two weeks—and I know it!” says I.
Laws, it was out before I could think! And before I could budge she throws her arms around my neck and told me to say it again, say it again, say it again!

I see I had spoke too sudden and said too much, and was in a close place. I asked her to let me think a minute; and she set there, very impatient and excited and handsome, but looking kind of happy and eased-up, like a person that’s had a tooth pulled out. So I went to studying it out.

I says to myself, I reckon a body that ups and tells the truth when he is in a tight place is taking considerable many resks, though I ain’t had no experience, and can’t say for certain; but it looks so to me, anyway; and yet here’s a case where I’m blest if it don’t look to me like the truth is better and actuly safer than a lie. I must lay it by in my mind, and think it over some time or other, it’s so kind of strange and unregular. I never see nothing like it. Well, I says to myself at last, I’m a-going to chance it; I’ll up and tell the truth this time, though it does seem most like setting down on a kag of powder and touching it off just to see where you’ll go to. Then I says:

“Miss Mary Jane, is there any place out of town a little ways where you could go and stay three or four days?”
“Yes; Mr. Lothrop’s. Why?”
“Never mind why yet. If I’ll tell you how I know the niggers will see each other again inside of two weeks—here in this house—and prove how I know it—will you go to Mr. Lothrop’s and stay four days?”
“Four days!” she says; “I’ll stay a year!”

“All right,” I says, “I don’t want nothing more out of you than just your word—I druther have it than another man’s kiss-the-Bible.” She smiled and reddened up very sweet, and I says, “If you don’t mind it, I’ll shut the door—and bolt it.”
Then I come back and set down again, and says:
“Don’t you holler. Just set still and take it like a man. I got to tell the truth, and you want to brace up, Miss Mary, because it’s a bad kind, and going to be hard to take, but there ain’t no help for it. These uncles of yourn ain’t no uncles at all; they’re a couple of frauds—regular dead-beats. There, now we’re over the worst of it, you can stand the rest middling easy.”
It jolted her up like everything, of course; but I was over the shoal water now, so I went right along, her eyes a-blazing higher and higher all the time, and told her every blame thing, from where we first struck that young fool going up to the steamboat, clear through to where she flung herself on to the king’s breast at the front door and he kissed her sixteen or seventeen times—and then up she jumps, with her face afire like sunset, and says:

“The brute! Come, don’t waste a minute—not a second—we’ll have them tarred and feathered, and flung in the river!”
Says I:
“Certainly. But do you mean before you go to Mr. Lothrop’s, or—”
“Oh,” she says, “what am I thinking about!” she says, and set right down again.

"Don’t mind what I said—please don’t—you won’t, now, will you?” Laying her silky hand on mine in that kind of a way that I said I would die first.

"I never thought, I was so stirred up,” she says; “now go on, and I won’t do so any more. You tell me what to do, and whatever you say I’ll do it.”

“Well,” I says, “it’s a rough gang, them two frauds, and I’m fixed so I got to travel with them a while longer, whether I want to or not—I druther not tell you why; and if you was to blow on them this town would get me out of their claws, and I’d be all right; but there’d be another person that you don’t know about who’d be in big trouble. Well, we got to save him, hain’t we? Of course. Well, then, we won’t blow on them.”
Saying them words put a good idea in my head. I see how maybe I could get me and Jim rid of the frauds; get them jailed here, and then leave. But I didn’t want to run the raft in the daytime without anybody aboard to answer questions but me; so I didn’t want the plan to begin working till pretty late to-night. I says:
“Miss Mary Jane, I’ll tell you what we’ll do, and you won’t have to stay at Mr. Lothrop’s so long, nuther. How fur is it?”

“A little short of four miles—right out in the country, back here.”
“Well, that ‘ll answer. Now you go along out there, and lay low till nine or half-past to-night, and then get them to fetch you home again—tell them you’ve thought of something. If you get here before eleven put a candle in this window, and if I don’t turn up wait till eleven, and then if I don’t turn up it means I’m gone, and out of the way, and safe. Then you come out and spread the news around, and get these beats jailed.”

“Good,” she says, “I’ll do it.”
“And if it just happens so that I don’t get away, but get took up along with them, you must up and say I told you the whole thing beforehand, and you must stand by me all you can.”
“Stand by you! indeed I will. They sha’n’t touch a hair of your head!” she says, and I see her nostrils spread and her eyes snap when she said it, too.
“If I get away I sha’n’t be here,” I says, “to prove these rapscallions ain’t your uncles, and I couldn’t do it if I was here. I could swear they was beats and bummers, that’s all, though that’s worth something. Well, there’s others can do that better than what I can, and they’re people that ain’t going to be doubted as quick as I’d be. I’ll tell you how to find them. Gimme a pencil and a piece of paper. There—‘Royal Nonesuch, Bricksville.’ Put it away, and don’t lose it. When the court wants to find out something about these two, let them send up to Bricksville and say they’ve got the men that played the Royal Nonesuch, and ask for some witnesses—why, you’ll have that entire town down here before you can hardly wink, Miss Mary. And they’ll come a-biling, too.”
I judged we had got everything fixed about right now. So I says:
“Just let the auction go right along, and don’t worry. Nobody don’t have to pay for the things they buy till a whole day after the auction on accounts of the short notice, and they ain’t going out of this till they get that money; and the way we’ve fixed it the sale ain’t going to count, and they ain’t going to get no money. It’s just like the way it was with the niggers—it warn’t no sale, and the niggers will be back before long. Why, they can’t collect the money for the niggers yet—they’re in the worst kind of a fix, Miss Mary.”
“Well,” she says, “I’ll run down to breakfast now, and then I’ll start straight for Mr. Lothrop’s.”
“‘Deed, that ain’t the ticket, Miss Mary Jane,” I says, “by no manner of means; go before breakfast.”
“Why?”
“What did you reckon I wanted you to go at all for, Miss Mary?”
“Well, I never thought—and come to think, I don’t know. What was it?”
“Why, it’s because you ain’t one of these leather-face people. I don’t want no better book than what your face is. A body can set down and read it off like coarse print. Do you reckon you can go and face your uncles when they come to kiss you good-morning, and never—”
“There, there, don’t! Yes, I’ll go before breakfast—I’ll be glad to. And leave my sisters with them?”

“Yes; never mind about them. They’ve got to stand it yet a while. They might suspicion something if all of you was to go. I don’t want you to see them, nor your sisters, nor nobody in this town; if a neighbor was to ask how is your uncles this morning your face would tell something. No, you go right along, Miss Mary Jane, and I’ll fix it with all of them. I’ll tell Miss Susan to give your love to your uncles and say you’ve went away for a few hours for to get a little rest and change, or to see a friend, and you’ll be back to-night or early in the morning.”
“Gone to see a friend is all right, but I won’t have my love given to them.”

“Well, then, it sha’n’t be.” It was well enough to tell her so—no harm in it. It was only a little thing to do, and no trouble; and it’s the little things that smooths people’s roads the most, down here below; it would make Mary Jane comfortable, and it wouldn’t cost nothing. Then I says: "There’s one more thing—that bag of money.”
“Well, they’ve got that; and it makes me feel pretty silly to think how they got it.”
“No, you’re out, there. They hain’t got it.”
“Why, who’s got it?”
“I wish I knowed, but I don’t. I had it, because I stole it from them; and I stole it to give to you; and I know where I hid it, but I’m afraid it ain’t there no more. I’m awful sorry, Miss Mary Jane, I’m just as sorry as I can be; but I done the best I could; I did honest. I come nigh getting caught, and I had to shove it into the first place I come to, and run—and it warn’t a good place.”

“Oh, stop blaming yourself—it’s too bad to do it, and I won’t allow it—you couldn’t help it; it wasn’t your fault. Where did you hide it?”

I didn’t want to set her to thinking about her troubles again; and I couldn’t seem to get my mouth to tell her what would make her see that corpse laying in the coffin with that bag of money on his stomach. So for a minute I didn’t say nothing; then I says:

“I’d ruther not tell you where I put it, Miss Mary Jane, if you don’t mind letting me off; but I’ll write it for you on a piece of paper, and you can read it along the road to Mr. Lothrop’s, if you want to. Do you reckon that ‘ll do?”

“Oh, yes.”
So I wrote: "I put it in the coffin. It was in there when you was crying there, away in the night. I was behind the door, and I was mighty sorry for you, Miss Mary Jane.”
It made my eyes water a little to remember her crying there all by herself in the night, and them devils laying there right under her own roof, shaming her and robbing her; and when I folded it up and give it to her I see the water come into her eyes, too; and she shook me by the hand, hard, and says:
“Good-bye. I’m going to do everything just as you’ve told me; and if I don’t ever see you again, I sha’n’t ever forget you and I’ll think of you a many and a many a time, and I’ll pray for you, too!”—and she was gone.
Pray for me! I reckoned if she knowed me she’d take a job that was more nearer her size. But I bet she done it, just the same—she was just that kind. She had the grit to pray for Judus if she took the notion—there warn’t no back-down to her, I judge. You may say what you want to, but in my opinion she had more sand in her than any girl I ever see; in my opinion she was just full of sand. It sounds like flattery, but it ain’t no flattery. And when it comes to beauty—and goodness, too—she lays over them all. I hain’t ever seen her since that time that I see her go out of that door; no, I hain’t ever seen her since, but I reckon I’ve thought of her a many and a many a million times, and of her saying she would pray for me; and if ever I’d a thought it would do any good for me to pray for her, blamed if I wouldn’t a done it or bust.
Well, Mary Jane she lit out the back way, I reckon; because nobody see her go. When I struck Susan and the hare-lip, I says:
“What’s the name of them people over on t’other side of the river that you all goes to see sometimes?”
They says:
“There’s several; but it’s the Proctors, mainly.”
“That’s the name,” I says; “I most forgot it. Well, Miss Mary Jane she told me to tell you she’s gone over there in a dreadful hurry—one of them’s sick.”
“Which one?”
“I don’t know; leastways, I kinder forget; but I thinks it’s—”
“Sakes alive, I hope it ain’t Hanner?”
“I’m sorry to say it,” I says, “but Hanner’s the very one.”
“My goodness, and she so well only last week! Is she took bad?”
“It ain’t no name for it. They set up with her all night, Miss Mary Jane said, and they don’t think she’ll last many hours.”
“Only think of that, now! What’s the matter with her?”
I couldn’t think of anything reasonable, right off that way, so I says:
“Mumps.”
“Mumps your granny! They don’t set up with people that’s got the mumps.”
“They don’t, don’t they? You better bet they do with these mumps. These mumps is different. It’s a new kind, Miss Mary Jane said.”
“How’s it a new kind?”
“Because it’s mixed up with other things.”
“What other things?”
“Well, measles, and whooping-cough, and erysiplas, and consumption, and yaller janders, and brain-fever, and I don’t know what all.”
“My land! And they call it the mumps?”
“That’s what Miss Mary Jane said.”
“Well, what in the nation do they call it the mumps for?”
“Why, because it is the mumps. That’s what it starts with.”
“Well, ther’ ain’t no sense in it. A body might stump his toe, and take pison, and fall down the well, and break his neck, and bust his brains out, and somebody come along and ask what killed him, and some numskull up and say, ‘Why, he stumped his toe.’ Would ther’ be any sense in that? No. And ther’ ain’t no sense in this, nuther. Is it ketching?”
“Is it ketching? Why, how you talk. Is a harrow catching—in the dark? If you don’t hitch on to one tooth, you’re bound to on another, ain’t you? And you can’t get away with that tooth without fetching the whole harrow along, can you? Well, these kind of mumps is a kind of a harrow, as you may say—and it ain’t no slouch of a harrow, nuther, you come to get it hitched on good.”
“Well, it’s awful, I think,” says the hare-lip. "I’ll go to Uncle Harvey and—”
“Oh, yes,” I says, “I would. Of course I would. I wouldn’t lose no time.”
“Well, why wouldn’t you?”
“Just look at it a minute, and maybe you can see. Hain’t your uncles obleegd to get along home to England as fast as they can? And do you reckon they’d be mean enough to go off and leave you to go all that journey by yourselves? you know they’ll wait for you. So fur, so good. Your uncle Harvey’s a preacher, ain’t he? Very well, then; is a preacher going to deceive a steamboat clerk? is he going to deceive a ship clerk?—so as to get them to let Miss Mary Jane go aboard? Now you know he ain’t. What will he do, then? Why, he’ll say, ‘It’s a great pity, but my church matters has got to get along the best way they can; for my niece has been exposed to the dreadful pluribus-unum mumps, and so it’s my bounden duty to set down here and wait the three months it takes to show on her if she’s got it.’ But never mind, if you think it’s best to tell your uncle Harvey—”

“Shucks, and stay fooling around here when we could all be having good times in England whilst we was waiting to find out whether Mary Jane’s got it or not? Why, you talk like a muggins.”

“Well, anyway, maybe you’d better tell some of the neighbors.”
“Listen at that, now. You do beat all for natural stupidness. Can’t you see that they’d go and tell? Ther’ ain’t no way but just to not tell anybody at all.”
“Well, maybe you’re right—yes, I judge you are right.”
“But I reckon we ought to tell Uncle Harvey she’s gone out a while, anyway, so he won’t be uneasy about her?”

“Yes, Miss Mary Jane she wanted you to do that. She says, ‘Tell them to give Uncle Harvey and William my love and a kiss, and say I’ve run over the river to see Mr.’—Mr.—what is the name of that rich family your uncle Peter used to think so much of?—I mean the one that—”
“Why, you must mean the Apthorps, ain’t it?”

“Of course; bother them kind of names, a body can’t ever seem to remember them, half the time, somehow. Yes, she said, say she has run over for to ask the Apthorps to be sure and come to the auction and buy this house, because she allowed her uncle Peter would ruther they had it than anybody else; and she’s going to stick to them till they say they’ll come, and then, if she ain’t too tired, she’s coming home; and if she is, she’ll be home in the morning anyway. She said, don’t say nothing about the Proctors, but only about the Apthorps—which ‘ll be perfectly true, because she is going there to speak about their buying the house; I know it, because she told me so herself.”

“All right,” they said, and cleared out to lay for their uncles, and give them the love and the kisses, and tell them the message.
Everything was all right now. The girls wouldn’t say nothing because they wanted to go to England; and the king and the duke would ruther Mary Jane was off working for the auction than around in reach of Doctor Robinson.

I felt very good; I judged I had done it pretty neat—I reckoned Tom Sawyer couldn’t a done it no neater himself. Of course he would a throwed more style into it, but I can’t do that very handy, not being brung up to it.

Well, they held the auction in the public square, along towards the end of the afternoon, and it strung along, and strung along, and the old man he was on hand and looking his level pisonest, up there longside of the auctioneer, and chipping in a little Scripture now and then, or a little goody-goody saying of some kind, and the duke he was around goo-gooing for sympathy all he knowed how, and just spreading himself generly.
But by and by the thing dragged through, and everything was sold—everything but a little old trifling lot in the graveyard. So they’d got to work that off—I never see such a girafft as the king was for wanting to swallow everything. Well, whilst they was at it a steamboat landed, and in about two minutes up comes a crowd a-whooping and yelling and laughing and carrying on, and singing out:
“Here’s your opposition line! here’s your two sets o’ heirs to old Peter Wilks—and you pays your money and you takes your choice!”

      Poco a poco fue llegando la hora de que se levantaran todos. Así que descendí las escaleras hacia el piso de abajo, pero al llegar frente a la habitación de las chicas la puerta estaba abierta y vi a Mary Jane sentada junto a su viejo baúl de crin, que estaba abierto y en el que había estado metiendo cosas, preparándose para ir a Inglaterra. Pero ahora se había parado con un vestido doblado en el regazo y tenía la cara entre las manos mientras lloraba. Me sentí muy mal al ver aquello; naturalmente, lo mismo que habría sentido cualquiera. Entré y dije:
––Señorita Mary Jane, usted no soporta ver cómo sufre la gente y yo tampoco: casi nunca. Cuéntemelo todo. Así que me lo contó y eran los negros, lo que yo esperaba. Dijo que aquel viaje tan maravilloso a Inglaterra ya no le hacía casi ilusión; no sabía cómo iba a ser feliz allí, sabiendo que la madre y los niños no volverían a verse jamás, y después se puso a llorar más fuerte que nunca, y abrió las manos y dijo:
––¡Ay, Dios mío, Dios mío, pensar que no volverán a verse nunca jamás!
––Pero sí que se verán, y dentro dedos semanas, ¡y yo lo sé! ––respondí.
¡Dios mío, se me había escapado sin pensarlo! Y antes de que pudiera ni moverme me había echado los brazos al cuello pidiéndome que lo repitiera, otra vez, lo repitiera otra vez, ¡lo repitiera otra vez!
Comprendí que había hablado demasiado y antes de tiempo y que me había metido en una encerrona. Le pedí que me dejara pensarlo un minuto; ella se quedó sentada, muy impaciente y nerviosa, tan guapa, pero con un aire feliz y tranquilo, como una persona a quien le acaban de sacar un diente. Entonces me puse a estudiarlo. Me dije: «Calculo que alguien que va y dice la verdad cuando está en una encerrona está corriendo un riesgo considerable, aunque yo no tengo experiencia y no lo puedo afirmar con seguridad, pero en todo caso es lo que me parece, y de todas formas ésta es una ocasión en que me ahorquen si no parece que la verdad es mejor y de hecho más segura que la mentira. Tengo que recordarlo y volverlo a pensar cuando tenga tiempo, porque es de lo más extraño e irregular. En mi vida he visto cosa igual. Bueno», me dije por fin, «voy a correr el riesgo; esta vez voy a decir la verdad aunque esto es como sentarse encima de un barril de pólvora y encenderlo para ver qué pasa después». Entonces fui y dije:
––Señorita Mary Jane. ¿Hay algún sitio fuera del pueblo, no muy lejos, donde pudiera pasar usted tres o cuatro días?
––Sí; en casa del señor Lothrop. ¿Por qué?
––Todavía no importa el porqué. Si le digo cómo sé que los negros van a volver a verse, dentro de dos semanas aquí en esta casa, y demuestro cómo lo sé, ¿irá usted a casa del señor Lothrop a quedarse cuatro días?
––¡Cuatro días! ––respondió––. ¡Un año me quedaría!
––Muy bien ––añadí––, lo único que le pido es su palabra: me vale más que el juramento de otra persona por la Biblia. ––Sonrió y se ruborizó un poco, muy linda, y continué––: Si no le importa, voy a cerrar la puerta, y con el candado.
Después volví a sentarme y dije:
––No grite. Quédese ahí sentada y tómeselo como un hombre. Tengo que decir la verdad y tiene usted que prepararse bien, señorita Mary, porque es una mala cosa y le va a resultar dificil, pero no hay forma de evitarlo. Esos tíos de usted no son tíos en absoluto; son un par de farsantes, impostores de toda la vida. Bueno, ya hemos pasado lo peor, y el resto lo podrá soportar usted con más facilidad.
Naturalmente, aquello la dejó absolutamente pasmada, pero ahora ya había dicho lo más difícil, así que continué mientras a ella se le encendían los ojos cada vez más y le conté absolutamente todo, desde la primera vez que nos encontramos con el muchacho idiota que iba al buque de vapor hasta cuando ella se había lanzado a los brazos del rey en la puerta principal y él la había besado dieciséis o diecisiete veces, y entonces saltó, con la cara llameante como un atardecer, y dijo:
––¡Malvado! Vamos, no pierdas un minuto, ni un segundo, ¡vamos a hacer que los pinten de brea, los emplumen ylos tiren al río!
Yo contesté:
––Claro. ¿Pero quiere usted decir antes de ir a casa del señor Lothrop o...?
––¡Ah ––respondió ella––, en qué estaré yo pensando! ––y volvió a sentarse––. No hagas caso de lo que he dicho, te lo ruego. ¿No lo harás, verdad?
Me puso la manita suave en la mía de tal forma que respondí que antes preferiría morirme.
––No me he parado a pensarlo de enfadada que estaba ––añadió––; ahora sigue y te prometo que no volveré a actuar así. Cuéntame lo que tengo que hacer y haré todo lo que me digas.
––Bueno ––dije yo––, estos dos estafadores son unos tipos duros y no me queda más remedio que seguir viajando con ellos algo más, quiéralo o no; prefiero no decirle a usted por qué; y si los denunciara usted, este pueblo me liberaría de sus garras y yo quedaría perfectamente; pero habría otra persona que usted no sabe y que tendría unos problemas terribles. Bueno, ¿tenemos que salvar a esa persona, no? Claro. Bueno, entonces no podemos denunciarlos.
Al decir aquello se me ocurrió una buena idea. Vi cómo podría conseguir que Jim y yo nos liberásemos de los farsantes; hacer que se quedaran en la cárcel de allí y luego marcharnos. Pero no quería navegar en la balsa de día sin nadie más que yo a bordo para responder las preguntas, así que no quería que el plan empezase a funcionar hasta bien entrada la noche. Seguí diciendo:
––Señorita Mary Jane, le voy a decir lo que vamos a hacer y tampoco tendrá usted que quedarse tanto tiempo en casa del señor Lothrop. ¿A qué distancia está?
––A poco menos de cuatro millas, justo ahí en el campo.
––Bueno, está bien. Ahora vaya usted allí y quédese sin decir nada hasta las nueve o las nueve y media de la noche y después haga que la vuelvan a traer a casa: dígales que se le ha olvidado algo. Si llega antes de las once, ponga una vela en esta ventana y espere hasta las once; si después no aparezco, significa que me he ido y que está usted a salvo. Entonces sale, da la noticia y hace que metan en la cárcel a esos desgraciados.
––Muy bien ––respondió––, eso haré.
––Y si da la casualidad de que no logro escaparme, pero me pescan con ellos, tiene usted que decir que se lo había dicho todo antes y defenderme en todo lo que pueda.
––¡Defenderte! Desde luego. ¡No te van a tocar ni un pelo! ––dijo, y vi que se le abrían las aletas de la nariz y le brillaban los ojos al decirlo.
––Si me escapo, no estaré aquí ––señalé–– para demostrar que esos sinvergüenzas no son los tíos de usted, y si estuviera aquí, no podría demostrarlo. Podría jurar que eran unos tramposos y unos vagabundos, y nada más, aunque eso ya es algo. Bueno, hay otros que pueden hacerlo mejor que yo, y son personas de las que no dudarán con tanta facilidad como de mí. Le voy a decir cómo encontrarlas. Déme un lápiz y un trozo de papel. Eso es: «La Realeza Sin Par, Bricksville». Guárdelo y no lo pierda. Cuando el juez quiera saber algo de esos dos, que manden a alguien a Bricksville y digan que tienen a los hombres que actuaron en «La Realeza Sin Par», y en cuanto a testigos, conseguirá usted que venga todo el pueblo en un abrir y cerrar de ojos, señorita Mary. Y dispuestos a todo, además.
Calculé que ya lo teníamos todo encaminado y dije:
––Déjelos usted con su subasta y no se preocupe. Nadie tendrá que pagar lo que compre hasta un día después de la subasta, al haberse anunciado con tantas prisas, y no se van a marchar hasta que consigan ese dinero; tal como lo hemos arreglado la venta no va a contar y no van a conseguir ningún dinero. Es igual que lo que pasó con los negros: no vale la venta y los negros volverán dentro de muy poco. Fíjese que todavía no pueden cobrar el dinero de los negros... Están en una situación malísima, señorita Mary.
––Bueno ––respondió ella––, voy a bajar a desayunar y después me iré directamente a casa del señor Lothrop. ––Eso no puede ser, señorita Mary Jane ––le indiqué––, en absoluto; váyase antes del desayuno.
––¿Por qué?
––¿Por qué cree usted que quería yo que hiciera todo esto, señorita Mary Jane?
––Bueno, no se me había ocurrido... Y ahora que lo pienso, no lo sé. ¿Por qué?
––Pues porque no es usted una caradura. A mí me gusta su cara tal como es. Puede uno sentarse a leerla como si estuviera escrita en letras mayúsculas. ¿Cree usted que puede ir a ver a sus tíos cuando vayan a darle los buenos días con un beso y no... ?
––¡Vamos, vamos, no sigas! Sí, me marcharé antes del desayuno y muy contenta. ¿Y dejo a mis hermanas con ellos?
––Sí, no se preocupe por ellas. Tienen que seguir aguantando un tiempo. Podrían sospechar algo si desaparecieran todas ustedes. No quiero que usted los vea a ellos, ni a sus hermanas ni a nadie del pueblo; si un vecino le pregunta cómo están sus tíos esta mañana, a lo mejor usted les revelaba algo con un gesto. No, váyase inmediatamente, señorita Mary Jane, y ya lo arreglaré yo con todos ellos. Le diré a la señorita Susan que salude afectuosamente a sus tíos y que diga que se ha marchado usted unas horas a descansar un poco y cambiarse, o a ver a una amiga, y que volverá esta noche o a primera hora de la mañana.
––Está bien lo de que he ido a ver a unos amigos, pero no quiero que los salude de mi parte.
––Bueno, pues que no les diga nada.
Aquello se lo podía decir a ella, porque no hacía daño a nadie, era algo sin importancia y que no traía problemas, y son las cosas sin importancia las que le facilitan la vida a la gente aquí abajo; Mary Jane se quedaría tranquila, y no costaba nada. Después añadí:
––Queda otra cosa: la bolsa con el dinero.
––Bueno, eso ya lo tienen, y me siento muy tonta al pensar cómo la han conseguido.
––No, ahí se equivoca. No la tienen.
––Pues, ¿quién la tiene?
––Ojala lo supiera, pero no lo sé. La tuve yo, porque se la robé, y se la robé para dársela a usted, y sé dónde la escondí pero me temo que ya no está allí. Lo siento muchísimo, señorita Mary Jane, no lo puedo sentir más; pero hice todo lo que pude; de verdad que sí. Casi me pillaron y tuve que meterla en el primer sitio que encontré y echar a correr, pero no era un buen sitio.
––Bueno, deja de echarte la culpa; te hace sentir mal y no te lo consiento; no pudiste evitarlo; no fue culpa tuya. ¿Dónde la escondiste?
No quería que volviera a pensar en sus problemas y no podía conseguir que mi boca le dijera algo que volvería a hacer que viese aquel cadáver con la bolsa de dinero en el estómago. Así que durante un momento no dije nada y después respondí:
––Prefiero no decirle dónde la puse, señorita Mary Jane, si no le importa perdonarme; pero se lo escribiré en un trozo de papel y puede leerlo camino de casa del señor Lothrop, si quiere. ¿Le parece bien así?
––Ah, sí.
Así que escribí: «La puse en el ataúd. Allí estaba cuando se pasó usted la noche llorando. Yo estaba detrás de la puerta y me sentía muy triste por usted, señorita Mary Jane».
Se me saltaron un poco las lágrimas al recordar cómo se había quedado llorando allí sola toda la noche mientras aquellos diablos dormían bajo su propio techo, engañándola y robándola, y cuando doblé la nota y se la di vi que también a ella se le habían saltado las lágrimas, y me agarró de la mano muy fuerte y me dijo:
––Adiós. Voy a hacer todo exactamente como me has dicho, y si no vuelvo a verte, jamás te olvidaré y pensaré en ti muchas, muchísimas veces, ¡y siempre rezaré por ti! ––y se fue.
¡Rezar por mí! Pensé que si me conociera se habría impuesto una tarea más digna de ella. Pero apuesto a que de todos modos lo hizo: ella era así. Tenía fuerzas para rezar por judas si se le ocurría, y nunca se echaba atrás. Pueden decir lo que quieran, pero para mí era la chica más valiente que había conocido; para mí que estaba llena de valor. Parece un halago, pero no lo es. Y en cuanto a belleza ––y también a bondad– –, tenía más que nadie en el mundo. No la he vuelto a ver desde aquella vez que salió por la puerta; no, no la he vuelto a ver desde entonces, pero creo que he pensado en ella muchos, muchísimos millones de veces y en cómo dijo que iba a rezar por mí, y si alguna vez se me hubiera ocurrido que valdría de algo el que yo rezase por ella, seguro que o rezo o reviento.
Bueno, calculo que Mary Jane se fue por la puerta de atrás, porque nadie la vio salir. Cuando me encontré con Susan y la del labio leporino les dije:
––¿Cómo se llama esa familia del otro lado del río que vais a ver a veces?
Contestaron:
––Hay varias; pero sobre todo la familia Proctor.
––Ése es el nombre ––dije––; casi se me olvidaba. Bueno, la señorita Mary Jane me encargó que os dijera que había tenido que irse a toda prisa: hay alguien enfermo.
––¿Cuál?
––No lo sé: o si lo sé se me ha olvidado; pero creo que es...
––Dios mío. ¡Espero que no sea Hanna!
––Siento decirlo ––añadí––, pero es precisamente ella. ––¡Dios mío, con lo bien que estaba la semana pasada! ¿Está muy enferma?
––No tengo ni idea. Se quedaron sentados con ella toda la noche, dijo la señorita Mary Jane, y no creen que dure muchas horas.
––¡Quién iba a pensarlo! ¿Qué le pasa?
No se me ocurrió nada razonable que decir inmediatamente, así que contesté:
––Tiene paperas.
––¡Paperas tu abuela! La gente no se queda a acompañar a las personas con paperas.
––¿Conque no, eh? Pues apuesto a que sí cuando son paperas como las suyas. Estas paperas son diferentes. Son de un tipo nuevo, me dijo la señorita Mary Jane.
––¿Qué tipo nuevo?
––Mezcladas con otras cosas.
––¿Qué otras cosas?
––Bueno, sarampión, tos ferina, erisipela y consunción y la inciricia y fiebre cerebral y no sé qué más.
––¡Dios mío! ¿Y a eso lo llaman paperas?
––Es lo que dijo la señorita Mary Jane.
––Bueno, y, ¿por qué diablo lo llaman paperas?
––Bueno, porque son las paperas. Empieza por ahí.
––Bueno, pues no tiene sentido. Alguien podría pin charse en el pie, infectarse, caerse por un pozo y romperse el cuello y que se le salieran los sesos y entonces vendría un imbécil a decir que se había muerto porque se había cortado en un pie. ¿Tendría sentido eso? No, y esto tampoco tiene sentido. ¿Es contagioso?
––¿Que si es contagioso? Qué cosas decís. ¿Se puede uno enganchar con un rastrillo en la oscuridad? Si no le pega uno en un diente le pega en el otro, ¿no? Y no se puede uno quitar el diente sin arrastrar todo el rastrillo, ¿no? Bueno, pues las paperas de este tipo son como una especie de rastrillo, como si dijéramos, y no un rastrillito de juguete, sino que cuando te quedas con él te quedas enganchado de verdad.
––Bueno, pues me parece horrible ––dijo la del labio leporino––; voy a ver al tío Harvey y...
––Ah, sí ––dije––. Es lo que haría yo. Naturalmente que sí. No perdería ni un momento.
––Bueno, ¿por qué no?
––No tienes más que pensarlo un minuto y a lo mejor lo entiendes. ¿No están vuestros tíos obligados a volver a Inglaterra lo antes que puedan? ¿Y creéis que van a ser lo bastante mezquinos como para marcharse y dejaros que hagáis todo ese viaje solas? Sabéis que os esperarán. Muy bien. Vuestro tío Harvey es predicador, ¿no? Muy bien, entonces. ¿Va un predicador a engañar a un empleado de la línea de barcos? ¿Va a engañar al sobrecargo de un barco? ¿Para conseguir que dejen embarcar a la señorita Mary Jane? Sabéis perfectamente que no. ¿Entonces qué va a hacer? Pues dirá: «Es una pena, pero las cosas de mi iglesia tendrán que arreglárselas como puedan, porque mi sobrina ha estado expuesta a esas horribles paperas pluribusunum, de manera que tengo la obligación de quedarme aquí esperando los tres meses que hacen falta para ver si le han contagiado». Pero no importa, si creéis que es mejor decírselo a vuestro tío Harvey...
––Eso, y quedarnos aquí haciendo el tonto cuando podríamos estar divirtiéndonos en Inglaterra mientras esperábamos si a Mary Jane le habían dado o no. Qué tonterías dices.
––Bueno, en todo caso, a lo mejor tendríais que decírselo a alguno de los vecinos.
––Mira ahora lo que dice. Eres lo más estúpido que he visto. ¿No entiendes que ellos lo contarían todo? Lo único que hay que hacer es no decírselo a nadie.
––Bueno, a lo mejor tienes razón... Sí, creo que tienes razón.
––Pero creo que de todas formas tendríamos que decirle al tío Harvey que se ha ido un tiempo para que no se intranquilice por ella.
––Sí, la señorita Mary Jane quería que se lo dijerais. Me ha dicho: «Decidle que saluden al tío Harvey y al tío William de mi parte y que les den un beso y les digan que he ido al otro lado del río a ver al señor... Al señor... » ¿Cómo se llama esa familia tan rica a la que estimaba tanto vuestro tío Peter?... Me refiero a la que...
––Hombre, debes referirte a los Apthorp, ¿no?
––Naturalmente, malditos nombres, no sé por qué pero la mitad del tiempo se me olvidan. Sí, me encargó que dijerais que ha ido a ver a los Apthorp para decirles que estén seguros de que vienen a la subasta y de que compran esta casa, porque sabe que su tío Peter preferiría que la tuvieran ellos mejor que nadie, y que va a quedarse con ellos hasta que digan que van a venir, y después, si no está demasiado cansada, volverá a casa, y si está cansada volverá por la mañana de todas formas. Me encargó que no dijese nada de los Proctor, y que no hablase más que de los Apthorp, lo cual es perfectamente verdad, porque va a ir allí a hablar de la compra de la casa; lo sé porque me lo dijo ella misma.
––Muy bien ––dijeron, y se marcharon a buscar a sus tíos y a darles los saludos y los besos y contarles el recado.
Ahora todo estaba en orden. Las chicas no dirían nada porque querían ir a Inglaterra, y el rey y el duque preferirían que Mary Jane se hubiera ido a trabajar para que saliera bien la subasta y no estuviera al alcance del doctor Robinson. Yo me sentía estupendo, y calculaba que lo había hecho muy bien... Calculaba que ni el mismo Tom Sawyer lo podría haber hecho mejor. Naturalmente, él lo habría hecho con más estilo, pero eso a mí no me sale fácil, porque no me he educado de esa forma.
Bueno, organizaron la subasta en la plaza pública, hacia media tarde, y duró y duró; y allí estaba el viejo, con sus aires de santurrón, justo al lado del subastador, citando de vez en cuando algo de las Escrituras o algún dicho piadoso, y el duque iba de un lado a otro haciendo «gu––gu» para que todo el mundo sintiera compasión, y sonriéndoles a todos.
Pero poco a poco fueron acabándose las cosas y vendiéndose todas, salvo unas pocas que quedaban en el cementerio. Entonces se pusieron a tratar de vender aquello; en mi vida he visto ni siquiera una jirafa como el rey, tan dispuesta a tragárselo todo. Y cuando estaban en ésas atracó un barco de vapor y unos dos minutos después llegó un grupo pegando gritos y chillidos, riéndose y armando jaleo y gritando:
––¡Aquí llega la oposición! Ahora tenemos dos grupos de herederos de Peter Wilks: ¡Pasen, paguen y vean! 

Back   Main Page   Forward

La Mansión del Inglés. http://www.mansioningles.com
© Copyright La Mansión del Inglés C.B. - Todos los Derechos Reservados
. -