INICIO. Página Principal
PRESENTACIÓN de nuestra Web
Cursos Multimedia por Niveles
Gramática inglesa en español con ejercicios prácticos resueltos.
LISTENING. Sonidos con ejercicios prácticos, soluciones y texto de transcripción.
LIBROS completos en inglés para descargar a tu PC.
Practica tu READING con textos traducidos y ejercicios de comprensión lectora.
PROGRAMAS didácticos y utilidades educacionales para descargar a tu Pc.
EJERCICIOS multimedia para mejorar tu inglés.
Ejercita tus conocimientos siguiendo las aventuras de nuestro detective.
RECURSOS Y ACTIVIDADES de interés y utilidad.
Agrupaciones temáticas de palabras y su traducción. Con sonido y ejercicios
Información y Recursos específicos para profesores.
Material para la preparación de las pruebas de First de la Universidad de Cambridge.
PELÍCULAS EN INGLÉS
Vídeos para aprender inglés

Cuaderno de ejercicios 

de inglés. Actividades y material de aprendizaje.
Accede a nuestro grupo 

en Facebook
Busca el significado de los términos y su 

traducción.
Traduce textos o páginas web completas.
Consulta nuestros productos



 

 

CAPÍTULO XXIII - Pag 23

English version       Versión en español
The Prince a prisoner

Hendon forced back a smile, and bent down and whispered in the King’s ear—
“Softly, softly, my prince, wag thy tongue warily—nay, suffer it not to wag at all. Trust in me—all shall go well in the end.” Then he added to himself: “Sir Miles! Bless me, I had totally forgot I was a knight! Lord, how marvellous a thing it is, the grip his memory doth take upon his quaint and crazy fancies! . . . An empty and foolish title is mine, and yet it is something to have deserved it; for I think it is more honour to be held worthy to be a spectre-knight in his Kingdom of Dreams and Shadows, than to be held base enough to be an earl in some of the real kingdoms of this world.”
The crowd fell apart to admit a constable, who approached and was about to lay his hand upon the King’s shoulder, when Hendon said—
“Gently, good friend, withhold your hand—he shall go peaceably; I am responsible for that. Lead on, we will follow.”
The officer led, with the woman and her bundle; Miles and the King followed after, with the crowd at their heels. The King was inclined to rebel; but Hendon said to him in a low voice—
“Reflect, Sire—your laws are the wholesome breath of your own royalty; shall their source resist them, yet require the branches to respect them? Apparently one of these laws has been broken; when the King is on his throne again, can it ever grieve him to remember that when he was seemingly a private person he loyally sank the king in the citizen and submitted to its authority?”
“Thou art right; say no more; thou shalt see that whatsoever the King of England requires a subject to suffer, under the law, he will himself suffer while he holdeth the station of a subject.”
When the woman was called upon to testify before the justice of the peace, she swore that the small prisoner at the bar was the person who had committed the theft; there was none able to show the contrary, so the King stood convicted. The bundle was now unrolled, and when the contents proved to be a plump little dressed pig, the judge looked troubled, whilst Hendon turned pale, and his body was thrilled with an electric shiver of dismay; but the King remained unmoved, protected by his ignorance. The judge meditated, during an ominous pause, then turned to the woman, with the question—
“What dost thou hold this property to be worth?”
The woman courtesied and replied—
“Three shillings and eightpence, your worship—I could not abate a penny and set forth the value honestly.”
The justice glanced around uncomfortably upon the crowd, then nodded to the constable, and said—
“Clear the court and close the doors.”
It was done. None remained but the two officials, the accused, the accuser, and Miles Hendon. This latter was rigid and colourless, and on his forehead big drops of cold sweat gathered, broke and blended together, and trickled down his face. The judge turned to the woman again, and said, in a compassionate voice—
“‘Tis a poor ignorant lad, and mayhap was driven hard by hunger, for these be grievous times for the unfortunate; mark you, he hath not an evil face—but when hunger driveth—Good woman! dost know that when one steals a thing above the value of thirteenpence ha’penny the law saith he shall hang for it?”
The little King started, wide-eyed with consternation, but controlled himself and held his peace; but not so the woman. She sprang to her feet, shaking with fright, and cried out—
“Oh, good lack, what have I done! God-a-mercy, I would not hang the poor thing for the whole world! Ah, save me from this, your worship—what shall I do, what can I do?”
The justice maintained his judicial composure, and simply said—
“Doubtless it is allowable to revise the value, since it is not yet writ upon the record.”
“Then in God’s name call the pig eightpence, and heaven bless the day that freed my conscience of this awesome thing!”
Miles Hendon forgot all decorum in his delight; and surprised the King and wounded his dignity, by throwing his arms around him and hugging him. The woman made her grateful adieux and started away with her pig; and when the constable opened the door for her, he followed her out into the narrow hall. The justice proceeded to write in his record book. Hendon, always alert, thought he would like to know why the officer followed the woman out; so he slipped softly into the dusky hall and listened. He heard a conversation to this effect—
“It is a fat pig, and promises good eating; I will buy it of thee; here is the eightpence.”
“Eightpence, indeed! Thou’lt do no such thing. It cost me three shillings and eightpence, good honest coin of the last reign, that old Harry that’s just dead ne’er touched or tampered with. A fig for thy eightpence!”
“Stands the wind in that quarter? Thou wast under oath, and so swore falsely when thou saidst the value was but eightpence. Come straightway back with me before his worship, and answer for the crime!—and then the lad will hang.”
“There, there, dear heart, say no more, I am content. Give me the eightpence, and hold thy peace about the matter.”
The woman went off crying: Hendon slipped back into the court room, and the constable presently followed, after hiding his prize in some convenient place. The justice wrote a while longer, then read the King a wise and kindly lecture, and sentenced him to a short imprisonment in the common jail, to be followed by a public flogging. The astounded King opened his mouth, and was probably going to order the good judge to be beheaded on the spot; but he caught a warning sign from Hendon, and succeeded in closing his mouth again before he lost anything out of it. Hendon took him by the hand, now, made reverence to the justice, and the two departed in the wake of the constable toward the jail. The moment the street was reached, the inflamed monarch halted, snatched away his hand, and exclaimed—

“Idiot, dost imagine I will enter a common jail alive?”
Hendon bent down and said, somewhat sharply—
“Will you trust in me? Peace! and forbear to worsen our chances with dangerous speech. What God wills, will happen; thou canst not hurry it, thou canst not alter it; therefore wait, and be patient—‘twill be time enow to rail or rejoice when what is to happen has happened.”

     

El príncipe prisionero

Hendon sonrió a su pesar, mientra se inclinaba y cuchicheaba al oído del rey:
–Calma, calma; príncipe. Habla con cautela..., aunque mejor será que no hables. Confía en mí, que todo saldrá bien al final. –Y añadió para si: –¡Sir Miles! ¡Anda! ¡Si ya me había olvidado de que era un caballero! ¡Cuán maravilloso es comprobar cómo se aferra su memoria a sus peregrinas locuras—! . Mi título es fantástico y necio y, sin embargo, es una cosa que he merecido, porque a mi ver es más honor que le tengan a uno por digno de ser espectro de un caballero en este Reino de los Sueños y de las Sombras, que ser considerado lo bastante rastrero para ser conde en algunos de los reinos de veras de este mundo.
La muchedumbre se apartó para dar paso a un alguacil, quien se aprestaba a poner manos en el hombro del rey, cuando le dijo Hendon:
–Despacio, buen amigo. Retira la mano, porque él irá pacíficamente. Yo te respondo de ello. Ve por delante, que te seguimos.
Echó a andar el alguacil con la mujer y su envoltorio, y Miles y el rey fueron detrás de ellos, seguidos por la turbamulta. El rey se mostraba propenso a rebelarse, pero Hendon le dijo en voz baja:
–Reflexiona, señor, que tus leyes son la saludable emanación de tu propia realeza. Si el que las dicta se resiste, ¿cómo podría obligar a los demás a respetarlas? En apariencia se ha infringido una de esas leyes.
Cuando el rey vuelva a estar en su trono, ¿podrá humillarle recordar que, cuando era un simple particular, al parecer, desapareció lealmente ante el ciudadano, y se sometió a la autoridad de las leyes?
–Tienes razón; no digas más. Ya veras cómo cualquier sufrimiento que pueda imponer el rey de Inglaterra a un súbdito, con arreglo a la ley, lo padecerá él mismo mientras ocupa el sitio de un vasallo.
Cuando llamaron a la mujer a declarar ante el juez de paz, juró que el preso que se hallaba en la barra era la persona que había cometido el hurto. Como nadie podía demostrar lo contrario, el rey quedó convicto. Se deshizo el envoltorio, y cuando su contenido resultó ser un cerdito aderezado, el juez se mostró perplejo, mientras Hendon palidecía y sentía pasar por su cuerpo una corriente eléctrica de pavor, mas el rey permaneció impertérrito en la ignorancia. Meditó el juez durante una pausa siniestra, y luego se volvió a la mujer, preguntándole:

–¿Cuánto crees que vale eso?
–Tres chelines y seis peniques, señor –contestó la mujer haciendo una cortesía–. No podría rebajar su valor un penique para decirlo honradamente.
El juez miró con cierto desasosiego a la multitud, y luego hizo una seña al alguacil, ordenando:
–Despejad la sala y cerrad las puertas.
Así se hizo, sin que quedaran dentro más que el juez y el alguacil, el acusado, la acusadora y Miles Hendon. Este último estaba tieso y pálido y de su frente brotaban gotas de sudor que caían por si rostro. El juez se volvió de nueve a la mujer y dijo con voz compasiva:
–Éste es un pobre muchacho ignorante, que quizá ha sido hostigado por el hambre... ¿Sabes, buen, mujer, que si se roba una cosa de valor superior a trece peniques y medio, dice la ley que el ladrón debe ser ahorcado?
Se estremeció el rey, que abrió desmesuradamente los ojos de terror, pero supo dominarse y guardar silencio. No así la mujer, que se puso en pie de un salto, temblando de espanto, y gritó:

–¡Oh, Dios mío! ¿Qué he hecho? ¡Santo cielo! Por nada del mundo querría que ahorcaran al infeliz. ¡Ah! ¡Salvadme de eso, señor! ¿Qué debo hacer? ¿Qué puedo hacer?

Mantuvo el juez la dignidad de su cargo y contestó con sencillez:
–Sin duda se puede revisar el valor, porque aún no consta en autos.

–Entonces, en nombre de Dios; decid que el cerdo vale sólo ocho peniques, y bendiga Dios el día que ha descargado mi conciencia de tan gran remordimiento.
En su júbilo, Milen Hendon olvidó toda compostura y sorprendió al rey, y ofendió su dignidad, echándole los brazos al cuello y estrechándole contra su pecho. La mujer se despidió agradecida y salió con su cerdo, y cuando el alguacil le abrió la puerta la siguió a la angosta antecámara. El juez se puso a escribir en los autos. Hendon, siempre alerta, pensó que no estaría mal averiguar por qué había seguido el alguacil a la mujer, y salió de puntillas a la sombría antecámara, y escuchó una conversación más o menos como ésta:
–Es un cerdo muy gordo y promete estar riquísimo. Te lo voy a comprar. Aquí tienes los ocho peniques.
–Ocho peniques? ¡Estás fresco! Me cuesta a mí tres chelines y ocho peniques en buena moneda del último reinado, que el viejo Enrique qué acaba de morir no había tocado en su vida. ¡Una higa para vuestros ocho peniques!
–¿Ahora salimos con ésas? Has prestado juramento y has jurado en falso al decir que no valía más que ocho peniques. Ven en seguida conmigo ante su señoría a responder de tu delito..., y el muchacho será ahorcado.
–¡Callad, callad! No digáis más, que a todo me allano. Dadme los ocho peniques y callaos la boca.
Fuese la mujer corriendo y Hendon volvió a la sala del tribunal, donde no tardó en seguirle el alguacil, después de esconder su compra en lugar conveniente. El juez escribió un momento mas, y después leyó al rey un auto muy moderado y clemente, en el cual le sentenciaba a un corto encierro en la cárcel común, que sería seguido de una azotaina pública. El rey, asombrado, abrió la boca y probablemente se disponía a ordenar que decapitaran en el acto al buen juez, cuando observó una seña de aviso de Hendon y logró cerrar los labios antes de proferir palabra. Hendon le tomó de la mano, hizo una reverencia al juez y ambos partieron hacia la cárcel, custodiados por el alguacil. En el momento en que llegaron a la calle, el airado monarca se detuvo, desprendió la mano de la de Hendon y exclamó:
–¡Idiota! ¿Te imaginas que voy a entrar vivo en una cárcel pública?
Hendon se inclinó y le dijo con cierta dureza:
–Quieres confiar en mí? Cállate y no vayas a empeorar nuestra situación con palabras peligrosas. Sucederá lo que Dios quiera; pero aguarda y ten paciencia, que tiempo sobrado habrá para rabiar o regocijarnos cuando lo que haya de ocurrir haya ocurrido.

Back   Main Page   Forward

La Mansión del Inglés. http://www.mansioningles.com
© Copyright La Mansión del Inglés C.B. - Todos los Derechos Reservados
. -