INICIO. Página Principal
PRESENTACIÓN de nuestra Web
Cursos Multimedia por Niveles
Gramática inglesa en español con ejercicios prácticos resueltos.
LISTENING. Sonidos con ejercicios prácticos, soluciones y texto de transcripción.
LIBROS completos en inglés para descargar a tu PC.
Practica tu READING con textos traducidos y ejercicios de comprensión lectora.
PROGRAMAS didácticos y utilidades educacionales para descargar a tu Pc.
EJERCICIOS multimedia para mejorar tu inglés.
Ejercita tus conocimientos siguiendo las aventuras de nuestro detective.
RECURSOS Y ACTIVIDADES de interés y utilidad.
Agrupaciones temáticas de palabras y su traducción. Con sonido y ejercicios
Información y Recursos específicos para profesores.
Material para la preparación de las pruebas de First de la Universidad de Cambridge.
PELÍCULAS EN INGLÉS
Vídeos para aprender inglés

Cuaderno de ejercicios 

de inglés. Actividades y material de aprendizaje.
Accede a nuestro grupo 

en Facebook
Busca el significado de los términos y su 

traducción.
Traduce textos o páginas web completas.
Consulta nuestros productos



Las Aventuras de Huckleberry Finn  

 

CAPÍTULO 31 - Pag 31

English version       Versión en español
WE dasn’t stop again at any town for days and days; kept right along down the river. We was down south in the warm weather now, and a mighty long ways from home. We begun to come to trees with Spanish moss on them, hanging down from the limbs like long, gray beards. It was the first I ever see it growing, and it made the woods look solemn and dismal. So now the frauds reckoned they was out of danger, and they begun to work the villages again.

First they done a lecture on temperance; but they didn’t make enough for them both to get drunk on. Then in another village they started a dancing-school; but they didn’t know no more how to dance than a kangaroo does; so the first prance they made the general public jumped in and pranced them out of town. Another time they tried to go at yellocution; but they didn’t yellocute long till the audience got up and give them a solid good cussing, and made them skip out. They tackled missionarying, and mesmerizing, and doctoring, and telling fortunes, and a little of everything; but they couldn’t seem to have no luck. So at last they got just about dead broke, and laid around the raft as she floated along, thinking and thinking, and never saying nothing, by the half a day at a time, and dreadful blue and desperate.
And at last they took a change and begun to lay their heads together in the wigwam and talk low and confidential two or three hours at a time. Jim and me got uneasy. We didn’t like the look of it. We judged they was studying up some kind of worse deviltry than ever. We turned it over and over, and at last we made up our minds they was going to break into somebody’s house or store, or was going into the counterfeit-money business, or something. So then we was pretty scared, and made up an agreement that we wouldn’t have nothing in the world to do with such actions, and if we ever got the least show we would give them the cold shake and clear out and leave them behind. Well, early one morning we hid the raft in a good, safe place about two mile below a little bit of a shabby village named Pikesville, and the king he went ashore and told us all to stay hid whilst he went up to town and smelt around to see if anybody had got any wind of the Royal Nonesuch there yet. (“House to rob, you mean,” says I to myself; “and when you get through robbing it you’ll come back here and wonder what has become of me and Jim and the raft—and you’ll have to take it out in wondering.”) And he said if he warn’t back by midday the duke and me would know it was all right, and we was to come along.
So we stayed where we was. The duke he fretted and sweated around, and was in a mighty sour way. He scolded us for everything, and we couldn’t seem to do nothing right; he found fault with every little thing. Something was a-brewing, sure. I was good and glad when midday come and no king; we could have a change, anyway—and maybe a chance for the change on top of it. So me and the duke went up to the village, and hunted around there for the king, and by and by we found him in the back room of a little low doggery, very tight, and a lot of loafers bullyragging him for sport, and he a-cussing and a-threatening with all his might, and so tight he couldn’t walk, and couldn’t do nothing to them. The duke he begun to abuse him for an old fool, and the king begun to sass back, and the minute they was fairly at it I lit out and shook the reefs out of my hind legs, and spun down the river road like a deer, for I see our chance; and I made up my mind that it would be a long day before they ever see me and Jim again. I got down there all out of breath but loaded up with joy, and sung out:
“Set her loose, Jim! we’re all right now!”
But there warn’t no answer, and nobody come out of the wigwam. Jim was gone! I set up a shout—and then another—and then another one; and run this way and that in the woods, whooping and screeching; but it warn’t no use—old Jim was gone. Then I set down and cried; I couldn’t help it. But I couldn’t set still long. Pretty soon I went out on the road, trying to think what I better do, and I run across a boy walking, and asked him if he’d seen a strange nigger dressed so and so, and he says:
“Yes.”
“Whereabouts?” says I.
“Down to Silas Phelps’ place, two mile below here. He’s a runaway nigger, and they’ve got him. Was you looking for him?”
“You bet I ain’t! I run across him in the woods about an hour or two ago, and he said if I hollered he’d cut my livers out—and told me to lay down and stay where I was; and I done it. Been there ever since; afeard to come out.”
“Well,” he says, “you needn’t be afeard no more, becuz they’ve got him. He run off f’m down South, som’ers.”
“It’s a good job they got him.”
“Well, I reckon! There’s two hunderd dollars reward on him. It’s like picking up money out’n the road.”
“Yes, it is—and I could a had it if I’d been big enough; I see him first. Who nailed him?”
“It was an old fellow—a stranger—and he sold out his chance in him for forty dollars, becuz he’s got to go up the river and can’t wait. Think o’ that, now! You bet I’d wait, if it was seven year.”
“That’s me, every time,” says I. "But maybe his chance ain’t worth no more than that, if he’ll sell it so cheap. Maybe there’s something ain’t straight about it.”
“But it is, though—straight as a string. I see the handbill myself. It tells all about him, to a dot—paints him like a picture, and tells the plantation he’s frum, below Newrleans. No-sirree-bob, they ain’t no trouble ‘bout that speculation, you bet you. Say, gimme a chaw tobacker, won’t ye?”
I didn’t have none, so he left. I went to the raft, and set down in the wigwam to think. But I couldn’t come to nothing. I thought till I wore my head sore, but I couldn’t see no way out of the trouble. After all this long journey, and after all we’d done for them scoundrels, here it was all come to nothing, everything all busted up and ruined, because they could have the heart to serve Jim such a trick as that, and make him a slave again all his life, and amongst strangers, too, for forty dirty dollars.
Once I said to myself it would be a thousand times better for Jim to be a slave at home where his family was, as long as he’d got to be a slave, and so I’d better write a letter to Tom Sawyer and tell him to tell Miss Watson where he was. But I soon give up that notion for two things: she’d be mad and disgusted at his rascality and ungratefulness for leaving her, and so she’d sell him straight down the river again; and if she didn’t, everybody naturally despises an ungrateful nigger, and they’d make Jim feel it all the time, and so he’d feel ornery and disgraced. And then think of me! It would get all around that Huck Finn helped a nigger to get his freedom; and if I was ever to see anybody from that town again I’d be ready to get down and lick his boots for shame. That’s just the way: a person does a low-down thing, and then he don’t want to take no consequences of it. Thinks as long as he can hide it, it ain’t no disgrace. That was my fix exactly. The more I studied about this the more my conscience went to grinding me, and the more wicked and low-down and ornery I got to feeling. And at last, when it hit me all of a sudden that here was the plain hand of Providence slapping me in the face and letting me know my wickedness was being watched all the time from up there in heaven, whilst I was stealing a poor old woman’s nigger that hadn’t ever done me no harm, and now was showing me there’s One that’s always on the lookout, and ain’t a-going to allow no such miserable doings to go only just so fur and no further, I most dropped in my tracks I was so scared. Well, I tried the best I could to kinder soften it up somehow for myself by saying I was brung up wicked, and so I warn’t so much to blame; but something inside of me kept saying, “There was the Sunday-school, you could a gone to it; and if you’d a done it they’d a learnt you there that people that acts as I’d been acting about that nigger goes to everlasting fire.”
It made me shiver. And I about made up my mind to pray, and see if I couldn’t try to quit being the kind of a boy I was and be better. So I kneeled down. But the words wouldn’t come. Why wouldn’t they? It warn’t no use to try and hide it from Him. Nor from me, neither. I knowed very well why they wouldn’t come. It was because my heart warn’t right; it was because I warn’t square; it was because I was playing double. I was letting on to give up sin, but away inside of me I was holding on to the biggest one of all. I was trying to make my mouth say I would do the right thing and the clean thing, and go and write to that nigger’s owner and tell where he was; but deep down in me I knowed it was a lie, and He knowed it. You can’t pray a lie—I found that out.
So I was full of trouble, full as I could be; and didn’t know what to do. At last I had an idea; and I says, I’ll go and write the letter—and then see if I can pray. Why, it was astonishing, the way I felt as light as a feather right straight off, and my troubles all gone. So I got a piece of paper and a pencil, all glad and excited, and set down and wrote:

Miss Watson, your runaway nigger Jim is down here two mile below Pikesville, and Mr. Phelps has got him and he will give him up for the reward if you send.
Huck Finn.

I felt good and all washed clean of sin for the first time I had ever felt so in my life, and I knowed I could pray now. But I didn’t do it straight off, but laid the paper down and set there thinking—thinking how good it was all this happened so, and how near I come to being lost and going to hell. And went on thinking. And got to thinking over our trip down the river; and I see Jim before me all the time: in the day and in the night-time, sometimes moonlight, sometimes storms, and we a-floating along, talking and singing and laughing.

But somehow I couldn’t seem to strike no places to harden me against him, but only the other kind.

I’d see him standing my watch on top of his’n, ‘stead of calling me, so I could go on sleeping; and see him how glad he was when I come back out of the fog; and when I come to him again in the swamp, up there where the feud was; and such-like times; and would always call me honey, and pet me and do everything he could think of for me, and how good he always was; and at last I struck the time I saved him by telling the men we had small-pox aboard, and he was so grateful, and said I was the best friend old Jim ever had in the world, and the only one he’s got now; and then I happened to look around and see that paper.

It was a close place. I took it up, and held it in my hand. I was a-trembling, because I’d got to decide, forever, betwixt two things, and I knowed it. I studied a minute, sort of holding my breath, and then says to myself:“All right, then, I’ll go to hell”—and tore it up.
It was awful thoughts and awful words, but they was said. And I let them stay said; and never thought no more about reforming. I shoved the whole thing out of my head, and said I would take up wickedness again, which was in my line, being brung up to it, and the other warn’t. And for a starter I would go to work and steal Jim out of slavery again; and if I could think up anything worse, I would do that, too; because as long as I was in, and in for good, I might as well go the whole hog.
Then I set to thinking over how to get at it, and turned over some considerable many ways in my mind; and at last fixed up a plan that suited me. So then I took the bearings of a woody island that was down the river a piece, and as soon as it was fairly dark I crept out with my raft and went for it, and hid it there, and then turned in. I slept the night through, and got up before it was light, and had my breakfast, and put on my store clothes, and tied up some others and one thing or another in a bundle, and took the canoe and cleared for shore. I landed below where I judged was Phelps’s place, and hid my bundle in the woods, and then filled up the canoe with water, and loaded rocks into her and sunk her where I could find her again when I wanted her, about a quarter of a mile below a little steam sawmill that was on the bank.
Then I struck up the road, and when I passed the mill I see a sign on it, “Phelps’s Sawmill,” and when I come to the farm-houses, two or three hundred yards further along, I kept my eyes peeled, but didn’t see nobody around, though it was good daylight now. But I didn’t mind, because I didn’t want to see nobody just yet—I only wanted to get the lay of the land. According to my plan, I was going to turn up there from the village, not from below. So I just took a look, and shoved along, straight for town. Well, the very first man I see when I got there was the duke. He was sticking up a bill for the Royal Nonesuch—three-night performance—like that other time. They had the cheek, them frauds! I was right on him before I could shirk. He looked astonished, and says:
“Hel-lo! Where’d you come from?” Then he says, kind of glad and eager, “Where’s the raft?—got her in a good place?”
I says:
“Why, that’s just what I was going to ask your grace.”
Then he didn’t look so joyful, and says:
“What was your idea for asking me?” he says.
“Well,” I says, “when I see the king in that doggery yesterday I says to myself, we can’t get him home for hours, till he’s soberer; so I went a-loafing around town to put in the time and wait. A man up and offered me ten cents to help him pull a skiff over the river and back to fetch a sheep, and so I went along; but when we was dragging him to the boat, and the man left me a-holt of the rope and went behind him to shove him along, he was too strong for me and jerked loose and run, and we after him. We didn’t have no dog, and so we had to chase him all over the country till we tired him out.

We never got him till dark; then we fetched him over, and I started down for the raft. When I got there and see it was gone, I says to myself, ‘They’ve got into trouble and had to leave; and they’ve took my nigger, which is the only nigger I’ve got in the world, and now I’m in a strange country, and ain’t got no property no more, nor nothing, and no way to make my living;’ so I set down and cried. I slept in the woods all night. But what did become of the raft, then?—and Jim—poor Jim!”

“Blamed if I know—that is, what’s become of the raft. That old fool had made a trade and got forty dollars, and when we found him in the doggery the loafers had matched half-dollars with him and got every cent but what he’d spent for whisky; and when I got him home late last night and found the raft gone, we said, ‘That little rascal has stole our raft and shook us, and run off down the river.’”

“I wouldn’t shake my nigger, would I?—the only nigger I had in the world, and the only property.” “We never thought of that. Fact is, I reckon we’d come to consider him our nigger; yes, we did consider him so—goodness knows we had trouble enough for him.

So when we see the raft was gone and we flat broke, there warn’t anything for it but to try the Royal Nonesuch another shake. And I’ve pegged along ever since, dry as a powder-horn. Where’s that ten cents? Give it here.”

I had considerable money, so I give him ten cents, but begged him to spend it for something to eat, and give me some, because it was all the money I had, and I hadn’t had nothing to eat since yesterday. He never said nothing. The next minute he whirls on me and says:
“Do you reckon that nigger would blow on us? We’d skin him if he done that!”
“How can he blow? Hain’t he run off?”
“No! That old fool sold him, and never divided with me, and the money’s gone.”
“Sold him?” I says, and begun to cry; “why, he was my nigger, and that was my money. Where is he?—I want my nigger.”
“Well, you can’t get your nigger, that’s all—so dry up your blubbering. Looky here—do you think you’d venture to blow on us? Blamed if I think I’d trust you. Why, if you was to blow on us—”
He stopped, but I never see the duke look so ugly out of his eyes before. I went on a-whimpering, and says:
“I don’t want to blow on nobody; and I ain’t got no time to blow, nohow. I got to turn out and find my nigger.”
He looked kinder bothered, and stood there with his bills fluttering on his arm, thinking, and wrinkling up his forehead. At last he says:
“I’ll tell you something. We got to be here three days. If you’ll promise you won’t blow, and won’t let the nigger blow, I’ll tell you where to find him.”
So I promised, and he says:
“A farmer by the name of Silas Ph—” and then he stopped. You see, he started to tell me the truth; but when he stopped that way, and begun to study and think again, I reckoned he was changing his mind. And so he was. He wouldn’t trust me; he wanted to make sure of having me out of the way the whole three days. So pretty soon he says:
“The man that bought him is named Abram Foster—Abram G. Foster—and he lives forty mile back here in the country, on the road to Lafayette.”
“All right,” I says, “I can walk it in three days. And I’ll start this very afternoon.”
“No you wont, you’ll start now; and don’t you lose any time about it, neither, nor do any gabbling by the way. Just keep a tight tongue in your head and move right along, and then you won’t get into trouble with us, d’ye hear?”
That was the order I wanted, and that was the one I played for. I wanted to be left free to work my plans.
“So clear out,” he says; “and you can tell Mr. Foster whatever you want to. Maybe you can get him to believe that Jim is your nigger—some idiots don’t require documents—leastways I’ve heard there’s such down South here. And when you tell him the handbill and the reward’s bogus, maybe he’ll believe you when you explain to him what the idea was for getting ‘em out. Go ‘long now, and tell him anything you want to; but mind you don’t work your jaw any between here and there.”
So I left, and struck for the back country. I didn’t look around, but I kinder felt like he was watching me. But I knowed I could tire him out at that. I went straight out in the country as much as a mile before I stopped; then I doubled back through the woods towards Phelps’. I reckoned I better start in on my plan straight off without fooling around, because I wanted to stop Jim’s mouth till these fellows could get away. I didn’t want no trouble with their kind. I’d seen all I wanted to of them, and wanted to get entirely shut of them.

      Durante días y días no nos atrevimos a parar en ningún otro pueblo, sino que seguimos bajando por el río. Ya habíamos llegado al Sur, donde hacía calor y estábamos muy lejos de casa. Empezamos a encontrar árboles llenos de musgo negro, que les caía de las ramas como grandes barbas grises. Era la primera vez que los veía, y aquello daba al bosque un aspecto solemne y triste. Los sinvergüenzas calcularon que ya estaban fuera de peligro y empezaron a trabajar otra vez en los pueblos.
Primero dieron una conferencia sobre la templanza; pero no sacaron lo suficiente para emborracharse los dos. Después, en otro pueblo pusieron una escuela de baile, pero bailaban peor que un canguro, así que a la primera pirueta el público se les echó encima y los expulsó del pueblo. Otra vez quisieron dar lecciones de locución, pero no «locucionaron» mucho, porque el público se levantó y los empezó a maldecir e hizo que se marchasen. Probaron a hacer de misioneros, hipnotizadores, médicos, echadores de la buenaventura y un poco de todo, pero parecía que no tenían suerte. Así que, por fin, se quedaron prácticamente sin dinero y no hacían más que estar tumbados en la balsa mientras ésta bajaba flotando, pensando y pensando, sin decir ni una palabra en todo el día, tristísimos y desesperados.
Por fin empezaron a cambiar y se pusieron a hablar en el wigwam en tono bajo y confidencial dos o tres horas seguidas. Jim y yo nos pusimos nerviosos. No nos gustaba aquello. Pensamos que estarían estudiando alguna faena peor que las anteriores. Lo hablamos muchas veces y por fin decidimos que iban a atracar la casa o la tienda de alguien o que pensaban falsificar dinero, o algo parecido. Entonces nos dio mucho miedo y decidimos que no tendríamos nada que ver con aquello, y que si se presentaba la menor oportunidad nos despediríamos a la francesa y los abandonaríamos. Bueno, una mañana a primera hora escondimos la balsa en un buen sitio a seguro, a unas dos millas por debajo de una aldea que se llamaba Pikesville, y el rey fue a tierra y nos dijo a todos que siguiéramos escondidos mientras él iba al pueblo a ver si alguien se había enterado ya de lo que era «La Realeza Sin Par» («una casa que robar, a eso te refieres», me dije yo, «y cuando termines de robarla vas a volver y te vas a preguntar qué ha sido de mí y de Jim y de la balsa, y ya puedes esperarnos sentados»). Y dijo que si no volvía al mediodía, el duque y yo sabríamos que todo iba bien y tendríamos que reunirnos con él.
Así que nos quedamos donde estábamos. El duque estaba nervioso, sudoroso y de pésimo humor. Nos reñía por todo y nada de lo que hacíamos le parecía bien; todo lo encontraba mal. Desde luego que estaban preparando algo. Me alegré mucho cuando llegó el mediodía y no había vuelto el rey; ahora iban a cambiar las cosas, y a lo mejor encima se presentaba una oportunidad. Así que el duque y yo fuimos al pueblo y nos pusimos a buscar al rey; al cabo de un rato lo encontramos en la trastienda de una taberna de mala muerte, medio bebido, con un montón de borrachos que lo provocaban para divertirse mientras él los maldecía y los amenazaba con todas sus fuerzas, tan bebido que no podía ni andar ni hacerles nada. El duque se metía con él por ser un viejo idiota y el rey le respondía, así que en cuanto vi que aquello se calentaba, me fui a toda mecha y corrí por el camino del río abajo como un ciervo, porque había visto nuestra oportunidad y decidí que ya podían esperarnos sentados antes de volver a vernos a Jim y a mí. Llegué sin aliento pero contentísimo y grité:
––¡Suelta amarras, Jim; todo está arreglado!
Pero nadie me respondió ni salió del wigwam. ¡Jim había desaparecido! Pegué un grito y luego otro y otro, y me puse a correr por el bosque arriba y abajo pegando voces y gritos, pero para nada: Jim había desaparecido. Entonces me senté y me eché a llorar; no pude evitarlo. Pero no me pude quedar sentado mucho tiempo. Al cabo de un rato volví al camino tratando de pensar lo que tendría que hacer, me encontré con un muchacho que iba andando y le pregunté si había visto a un negro desconocido vestido de tal y tal forma, y él va y dice:
––Sí.
––¿Dónde? ––pregunté.
––Por la casa de Silas Phelps, dos millas más abajo. Es un esclavo fugitivo y lo han pescado. ¿Lo estabas buscando?
––¡Y tanto! Me lo encontré en el bosque hace una o dos horas y me dijo que si gritaba me iba a sacar los hígados y que me quedase quieto, donde estaba, que es lo que he hecho. Allí he estado desde entonces, porque me daba miedo salir.
––Bueno ––va y dice él––, ya no tienes que tenerle miedo porque lo han pescado. Se fugó de no sé dónde en el Sur.
––Menos mal que lo han agarrado.
––¡Hombre, y tanto! Daban una recompensa de doscientos dólares por él. Es como encontrarse dinero en el suelo.
––Sí, es verdad, y podría haber sido mío si yo hubiera sido mayor. Yo lo vi primero. ¿Quién lo pescó?
––Un tipo raro, un desconocido, que vendió su derecho a él por cuarenta dólares porque tiene que ir río arriba y no puede esperar. ¡Imagínate! Pues yo sí que esperaría aunque fueran siete años.
––Lo mismo digo yo ––respondí––. Pero a lo mejor es que sus derechos no valen tanto si los vende por tan poco. A lo mejor es que ahí hay algo que no es legal.
––Pues te digo que no, que es de lo más legal. Yo mismo he visto el anuncio de la recompensa. Da todos los detalles de él, hasta el último, como si fuera en un cuadro, y dice de qué plantación viene, más allá de Nueva Orleans. No, señor, ya puedes apostar a que no hay nada raro. Oye, dame tabaco para mascar, ¿tienes?
No me quedaba nada, así que se marchó. Fui a la balsa y me senté en el wigwam a pensar. Pero no se me ocurría nada. Pensé hasta que me dolió la cabeza, pero no veía forma de salir de aquel problema. Después de todo el viaje y lo que habíamos hecho por aquellos desalmados, todo se había terminado, todo se había deshecho y destrozado, porque habían tenido la mala sangre de jugarle una pasada así a Jim y volver a convertirlo en un esclavo para toda su vida, y encima entre desconocidos, por cuarenta sucios dólares.
Una vez me dije que sería mil veces mejor que Jim fuera esclavo en casa, donde estaba su familia, si es que tenía que ser esclavo, así que mejor sería escribirle una carta a Tom Sawyer para que dijese a la señorita Watson dónde estaba. Pero en seguida renuncié a la idea por dos cosas: estaría indignada y enfadada por su mala fe y su ingratitud al escaparse de ella, así que lo volvería a vender río abajo, y si no, todo el mundo desprecia naturalmente a un negro ingrato y se lo recordarían a Jim todo el tiempo, para que se sintiera desgraciado y deshonrado. Y, ¡qué pensarían de mí! Todo el mundo se enteraría de que Huck Finn había ayudado a un negro a conseguir la libertad, y si volvía a ver a alguien del pueblo tendría que ser para agacharme a lamerle las botas de vergüenza. Así son las cosas: alguien hace algo que está mal y después no quiere cargar con las consecuencias. Se cree que mientras pueda esconderse no tendrá que pasar vergüenza. Y ésa era mi situación. Cuanto más lo estudiaba más me remordía la conciencia, y más malvado, rastrero y desgraciado me sentía. Y, por fin, cuando de repente me di cuenta del todo de que era la mano de la Providencia que me daba en la cara y me decía que mi maldad era algo conocido de siempre allá en el cielo, porque le había robado su negro a una pobre vieja que nunca me había hecho nada malo, y ahora me demostraba que siempre hay Alguien que lo ve todo y que no permite que se hagan esas maldades más que hasta un punto determinado, casi me caí al suelo de miedo que me dio. Bueno, hice todo lo que pude para facilitarme las cosas diciéndome que me habían criado mal, de manera que no era todo culpa mía, pero dentro de mí había algo que repetía: «Estaba la escuela dominical y podrías haber ido; y si hubieras ido te habrían enseñado que a la gente que hace las cosas que tú has hecho por ese negro le espera el fuego eterno».
Aquello me hizo temblar. Y decidí ponerme a rezar y ver si podía dejar de ser un mal chico y hacerme mejor. Así que me arrodillé. Pero no me salían las palabras. ¿Por qué no? No valía de nada tratar de disimulárselo a Él. Ni a mí tampoco. Sabía muy bien por qué no salían de mí. Era porque mi alma no estaba limpia; era porque no me había arrepentido; era porque estaba jugando a dos paños. Hacía como si fuera a renunciar al pecado, pero por dentro seguía empeñado en el peor de todos. Trataba de obligar a mi boca a decir que iba a hacer lo que estaba bien y lo que era correcto y escribir a la dueña de aquel negro para comunicarle dónde estaba; pero en el fondo sabía que era mentira, y Él también. No se pueden rezar mentiras, según comprendí entonces.
De manera que estaba lleno de problemas, todos los problemas del mundo, y no sabía qué hacer. Por fin tuve una idea y me dije: «Voy a escribir la carta y después intentaré rezar». Y, bueno, me quedé asombrado de cómo me volví a sentir ligero como una pluma inmediatamente, y sin más problemas. Así que agarré una hoja de papel y un lápiz, sintiéndome muy contento y animado, y me senté a escribir:
«Señorita Watson, su negro fugitivo Jim está aquí dos millas abajo de Pikesville y lo tiene el señor Phelps, que se lo devolverá por la recompensa si lo manda a buscar.
»HUCK FINN»
Me sentí bien y limpio de pecado por primera vez en toda mi vida y comprendí que ahora ya podía rezar. Pero no lo hice inmediatamente, sino que puse la hoja de papel a un lado y me quedé allí pensando: pensando lo bien que estaba que todo hubiera ocurrido así y lo cerca que había estado yo de perderme y de ir al infierno. Y seguí pensando. Y me puse a pensar en nuestro viaje río abajo yvi a Jim delante de mí todo el tiempo: de día y de noche, a veces a la luz de la luna, otras veces en medio de tormentas, y cuando bajábamos flotando, charlando y cantando y riéndonos. Pero no sé por qué parecía que no encontraba nada que me endureciese en contra de él, sino todo lo contrario. Le vi hacer mi guardia además de la suya, en lugar de despertarme, para que yo pudiera dormir más, y vi cómo se alegró cuando yo volví en medio de la niebla, y cuando volvimos a encontrarnos otra vez en el pantano, allá lejos donde la venganza de sangre, y todos aquellos momentos, y cómo siempre me llamaba su niño y me acariciaba y hacía todo lo que podía por mí, y lo bueno que había sido siempre, hasta que llegué al momento en que lo había salvado cuando les dije a los hombres que teníamos la viruela a bordo y lo agradecido que estuvo y que había dicho que yo era el mejor amigo que tenía en el mundo el viejo Jim, y el único que tiene ahora, y después, cuando miraba al azar de un lado para el otro, vi la hoja de papel.
Me costó trabajo decidirme. Agarré el papel ylo sostuve en la mano. Estaba temblando, porque tenía que decidir para siempre entre dos cosas, y lo sabía. Lo miré un minuto, como conteniendo el aliento, y después me dije:
« ¡Pues vale, iré al infierno!», y lo rompí.
Eran ideas y palabras terribles, pero ya estaba hecho. Así lo dejé, y no volví a pensar más en lo de reformarme. Me lo quité todo de la cabeza y dije que volvería a ser malo, que era lo mío, porque así me habían criado, y que lo otro no me iba. Para empezar, iba a hacer lo necesario para sacar a Jim de la esclavitud, y, si se me ocuría algo peor, también lo haría, porque una vez metidos en ello, igual daba ocho que ochenta.
Después me puse a pensar en cómo conseguirlo y le di un montón de vueltas en la cabeza, hasta que encontré un plan que me iba bien. Así que vi cuál era la posición de una isla arbolada que estaba un poco río abajo, y en cuanto empezó a oscurecer un poco salí a escondidas con mi balsa y la escondí allí, y después me acosté. Dormí toda la noche y me levanté antes de que amaneciera, desayuné, me puse la ropa de la tienda y el resto en un hatillo y tomé la canoa para ir a tierra. Llegué a donde me pareció que debía de estar la casa de Phelps y escondí el hatillo en los bosques; después llené la canoa de agua y de piedras y la hundí donde pudiera volver a encontrarla cuando quisiera, más o menos un cuarto de milla abajo de un pequeño molino de vapor que había en la orilla.
Después me puse en camino, y cuando pasé por el molino vi un letrero que decía «Serrería de Phelps», y cuando llegué a las casas, dos o trescientas yardas más allá, estuve muy atento, pero no se veía a nadie, aunque ya había amanecido del todo. Pero no me importó porque todavía no quería encontrarme con nadie: sólo quería ver cómo era todo aquello. Según mi plan iba a aparecer allí, viniendo del pueblo, y no desde el río. Así que eché un vistazo y me encaminé derecho al pueblo. Bueno, al primero que vi al llegar fue al duque. Estaba poniendo un cartel de «La Realeza Sin Par» (tres representaciones), igual que la otra vez. ¡Qué cara más dura tenían aquellos dos sinvergüenzas! Me planté a su lado antes de que él pudiera ni moverse. Pareció asombrarse y dijo:
––¡Hola! ¿De dónde sales tú? ––y después añade, como si estuviera muy contento––: ¿Dónde está la balsa? ¿La has puesto en buen sitio?
Y yo contesté:
––Hombre, eso era lo que iba a preguntar yo a vuestra gracia.
Entonces no pareció estar tan contento y preguntó:
––¿Por qué me lo ibas a preguntar a mí?
––Bueno ––voy y digo yo––, cuando vi al rey ayer en aquella taberna me dije que tardaríamos horas en llevárnoslo a casa hasta que se hubiera serenado, así que me puse a dar vueltas por el pueblo para hacer tiempo y esperar. Vino un hombre que me ofreció diez centavos si lo ayudaba a llevar un bote al otro lado del río y a volver con una oveja, así que me fui con él; pero cuando la estábamos llevando al bote y el hombre me dio la cuerda y fue detrás del bote para empujar, la oveja resultó demasiado para mí solo y se soltó y se echó a correr, y nosotros detrás de ella. No teníamos perro, así que tuvimos que correr tras ella por todo el campo hasta que se cansó. No la pescamos hasta el anochecer; después la llevamos al otro lado y yo me fui hacia la balsa. Cuando llegué y vi que había desaparecido me dije: «Se han metido en líos y se han tenido que ir, y se han llevado a mi negro, que es el único negro que tengo en el mundo, y ahora estoy en un país extraño y no tengo nada mío, no me queda nada de nada ni tengo forma de ganarme la vida», así que me senté a llorar. Me quedé dormido en el bosque toda la noche. Pero, entonces, ¿qué ha pasado con la balsa? ... Y Jim. ¡Pobre Jim!
––Que me ahorquen si lo sé; me refiero a lo que ha pasado con la balsa. El viejo imbécil hizo un negocio y sacó cuarenta dólares, y cuando lo encontramos en la taberna, unos patosos se habían puesto a jugarse medios dólares con él y le habían sacado hasta el último centavo salvo lo que se había gastado en whisky, y cuando fui a llevarlo a casa a última hora de la noche y vimos que había desaparecido la balsa nos dijimos: «Ese pequeño sin vergüenza nos ha robado la balsa y se nos ha escapado río abajo».
––No me iba a escapar sin mi negro, ¿no? El único negro que tenía en el mundo, mi única propiedad.
––Eso no se nos había ocurrido. La verdad es que calculo que habíamos llegado a considerarlo como nuestro negro; sí, eso es; Dios sabe que nos habíamos molestado bastante por él. Así que cuando vimos que había desaparecido la balsa y nosotros sin un centavo, no quedaba más remedio que intentar otra vez «La Realeza Sin Par». Y aquí ando desde entonces, más seco que un desierto. ¿Dónde están esos diez centavos? Dámelos.
Yo tenía bastante dinero, así que le di diez centavos, pero le rogué que se lo gastara en algo que comer y que me diera algo, porque no tenía más dinero y no comía desde ayer. No dijo ni palabra. Al momento siguiente se me echó encima diciendo:
––¿Crees que ese negro se va a chivar de nosotros? ¡Como se chive le sacamos la piel a tiras!
––¿Cómo va a chivarse? ¿No se ha escapado?
––¡No! El viejo imbécil lo vendió y no lo repartió conmigo y ahora ya no queda nada.
––¿Que lo ha vendido? ––dije, y me eché a llorar––; pero si era mi negro, así que era mi dinero. ¿Dónde está? Quiero a mi negro.
––Bueno, no te va a llegar tu negro y se acabó, así que basta de lloriquear. Vamos: ¿crees que te atreverías a chivarte de nosotros? Que me cuelguen si me fío de ti. Caray, si fueras a chivarte de nosotros...
Se calló, pero nunca había visto al duque lanzar una mirada tan horrible. Yo seguí llorando y dije:
––No quiero chivarme de nadie, y además no tengo tiempo de hacerlo; tengo que buscar a mi negro.
Parecía como molesto y se quedó con los programas revoloteándole encima del brazo, pensando y arrugando la frente. Por fin dijo:
––Te voy a decir una cosa. Tenemos que pasar aquí tres días. Si prometes que no te vas a chivar y que no vas a dejar que se chive el negro, te digo dónde está.
Así que se lo prometí y él continuó:
––Un campesino que se llama Silas Ph...
Y después se calló. O sea, que había empezado a contarme la verdad, pero cuando se calló y empezó a pensar y a reflexionar, calculé que estaba cambiando de opinión. Y eso era. No se fiaba de mí; quería asegurarse de que no le iba a crear problemas los tres días enteros. Así que al cabo de un momento va y dice:
––El hombre que lo compró se llama Abram Foster, Abram G. Foster, y vive cuarenta millas campo a través, en el camino de Lafayette.
––Muy bien ––dije yo––. Eso lo puedo recorrer en tres días. Y me marcho esta misma tarde.
––No, ni hablar, te marchas ahora mismo, y no pierdas el tiempo ni te pongas por ahí a charlar. Ten la boca bien cerrada y ponte en marcha; así no tendrás ningún problema con nosotros, eme oyes?
Ésa era la orden que quería yo recibir y la que estaba esperando. Quería libertad para llevar a cabo mis planes.
––Así que largo ––dice––, y puedes contarle al señor Foster lo que quieras. A lo mejor consigues que se crea que Jim es tu negro, porque hay idiotas que no exigen documentos, o por lo menos eso me han dicho que pasa aquí en el Sur. Y cuando le digas que la octavilla y la recompensa son falsos, a lo mejor te cree cuando le expliques por qué se repartieron. Ahora largo y dile lo que quieras, pero cuidado con darle a la sin hueso en ninguna parte, hasta que llegues allí.
Así que eché a andar hacia el campo. No miré atrás, pero tuve la sensación de que me estaba vigilando. Pero sabía que podía conseguir que se cansara de mirarme. Seguí andando hacia el campo lo menos una milla antes de pararme; después deshice el camino por el bosque hacia la casa de Phelps. Calculé que más valía empezar con mi plan sin pérdida de tiempo porque quería evitar que Jim dijera nada hasta que se marcharan aquellos tipos. No quería problemas con gente así. Ya estaba harto de ellos y quería perderlos de vista para siempre.    

Back   Main Page   Forward

La Mansión del Inglés. http://www.mansioningles.com
© Copyright La Mansión del Inglés C.B. - Todos los Derechos Reservados
. -