INICIO. Página Principal
PRESENTACIÓN de nuestra Web
Cursos Multimedia por Niveles
Gramática inglesa en español con ejercicios prácticos resueltos.
LISTENING. Sonidos con ejercicios prácticos, soluciones y texto de transcripción.
LIBROS completos en inglés para descargar a tu PC.
Practica tu READING con textos traducidos y ejercicios de comprensión lectora.
PROGRAMAS didácticos y utilidades educacionales para descargar a tu Pc.
EJERCICIOS multimedia para mejorar tu inglés.
Ejercita tus conocimientos siguiendo las aventuras de nuestro detective.
RECURSOS Y ACTIVIDADES de interés y utilidad.
Agrupaciones temáticas de palabras y su traducción. Con sonido y ejercicios
Información y Recursos específicos para profesores.
Material para la preparación de las pruebas de First de la Universidad de Cambridge.
PELÍCULAS EN INGLÉS
Vídeos para aprender inglés

Cuaderno de ejercicios 

de inglés. Actividades y material de aprendizaje.
Accede a nuestro grupo 

en Facebook
Busca el significado de los términos y su 

traducción.
Traduce textos o páginas web completas.
Consulta nuestros productos



Las Aventuras de Huckleberry Finn  

 

CAPÍTULO 20 - Pag 20

English version       Versión en español
THEY asked us considerable many questions; wanted to know what we covered up the raft that way for, and laid by in the daytime instead of running—was Jim a runaway nigger? Says I:
“Goodness sakes! would a runaway nigger run south?”
No, they allowed he wouldn’t. I had to account for things some way, so I says:
“My folks was living in Pike County, in Missouri, where I was born, and they all died off but me and pa and my brother Ike. Pa, he ‘lowed he’d break up and go down and live with Uncle Ben, who’s got a little one-horse place on the river, forty-four mile below Orleans. Pa was pretty poor, and had some debts; so when he’d squared up there warn’t nothing left but sixteen dollars and our nigger, Jim. That warn’t enough to take us fourteen hundred mile, deck passage nor no other way. Well, when the river rose pa had a streak of luck one day; he ketched this piece of a raft; so we reckoned we’d go down to Orleans on it. Pa’s luck didn’t hold out; a steamboat run over the forrard corner of the raft one night, and we all went overboard and dove under the wheel; Jim and me come up all right, but pa was drunk, and Ike was only four years old, so they never come up no more. Well, for the next day or two we had considerable trouble, because people was always coming out in skiffs and trying to take Jim away from me, saying they believed he was a runaway nigger. We don’t run daytimes no more now; nights they don’t bother us.”
The duke says:
“Leave me alone to cipher out a way so we can run in the daytime if we want to. I’ll think the thing over—I’ll invent a plan that’ll fix it. We’ll let it alone for to-day, because of course we don’t want to go by that town yonder in daylight—it mightn’t be healthy.”
Towards night it begun to darken up and look like rain; the heat lightning was squirting around low down in the sky, and the leaves was beginning to shiver—it was going to be pretty ugly, it was easy to see that. So the duke and the king went to overhauling our wigwam, to see what the beds was like. My bed was a straw tick better than Jim’s, which was a corn-shuck tick; there’s always cobs around about in a shuck tick, and they poke into you and hurt; and when you roll over the dry shucks sound like you was rolling over in a pile of dead leaves; it makes such a rustling that you wake up. Well, the duke allowed he would take my bed; but the king allowed he wouldn’t. He says:
“I should a reckoned the difference in rank would a sejested to you that a corn-shuck bed warn’t just fitten for me to sleep on. Your Grace ‘ll take the shuck bed yourself.”

Jim and me was in a sweat again for a minute, being afraid there was going to be some more trouble amongst them; so we was pretty glad when the duke says:
“‘Tis my fate to be always ground into the mire under the iron heel of oppression. Misfortune has broken my once haughty spirit; I yield, I submit; ‘tis my fate. I am alone in the world—let me suffer; can bear it.”
We got away as soon as it was good and dark. The king told us to stand well out towards the middle of the river, and not show a light till we got a long ways below the town. We come in sight of the little bunch of lights by and by—that was the town, you know—and slid by, about a half a mile out, all right. When we was three-quarters of a mile below we hoisted up our signal lantern; and about ten o’clock it come on to rain and blow and thunder and lighten like everything; so the king told us to both stay on watch till the weather got better; then him and the duke crawled into the wigwam and turned in for the night. It was my watch below till twelve, but I wouldn’t a turned in anyway if I’d had a bed, because a body don’t see such a storm as that every day in the week, not by a long sight. My souls, how the wind did scream along! And every second or two there’d come a glare that lit up the white-caps for a half a mile around, and you’d see the islands looking dusty through the rain, and the trees thrashing around in the wind; then comes a H-WHACK!—bum! bum! bumble-umble-um-bum-bum-bum-bum—and the thunder would go rumbling and grumbling away, and quit—and then RIP comes another flash and another sockdolager. The waves most washed me off the raft sometimes, but I hadn’t any clothes on, and didn’t mind. We didn’t have no trouble about snags; the lightning was glaring and flittering around so constant that we could see them plenty soon enough to throw her head this way or that and miss them.

I had the middle watch, you know, but I was pretty sleepy by that time, so Jim he said he would stand the first half of it for me; he was always mighty good that way, Jim was. I crawled into the wigwam, but the king and the duke had their legs sprawled around so there warn’t no show for me; so I laid outside—I didn’t mind the rain, because it was warm, and the waves warn’t running so high now. About two they come up again, though, and Jim was going to call me; but he changed his mind, because he reckoned they warn’t high enough yet to do any harm; but he was mistaken about that, for pretty soon all of a sudden along comes a regular ripper and washed me overboard. It most killed Jim a-laughing.

He was the easiest nigger to laugh that ever was, anyway.
I took the watch, and Jim he laid down and snored away; and by and by the storm let up for good and all; and the first cabin-light that showed I rousted him out, and we slid the raft into hiding quarters for the day.

The king got out an old ratty deck of cards after breakfast, and him and the duke played seven-up a while, five cents a game. Then they got tired of it, and allowed they would “lay out a campaign,” as they called it. The duke went down into his carpet-bag, and fetched up a lot of little printed bills and read them out loud. One bill said, “The celebrated Dr. Armand de Montalban, of Paris,” would “lecture on the Science of Phrenology” at such and such a place, on the blank day of blank, at ten cents admission, and “furnish charts of character at twenty-five cents apiece.” The duke said that was him. In another bill he was the “world-renowned Shakespearian tragedian, Garrick the Younger, of Drury Lane, London.” In other bills he had a lot of other names and done other wonderful things, like finding water and gold with a “divining-rod,” “dissipating witch spells,” and so on. By and by he says:
“But the histrionic muse is the darling. Have you ever trod the boards, Royalty?”
“No,” says the king.
“You shall, then, before you’re three days older, Fallen Grandeur,” says the duke. "The first good town we come to we’ll hire a hall and do the sword fight in Richard III. and the balcony scene in Romeo and Juliet. How does that strike you?”
“I’m in, up to the hub, for anything that will pay, Bilgewater; but, you see, I don’t know nothing about play-actin’, and hain’t ever seen much of it. I was too small when pap used to have ‘em at the palace. Do you reckon you can learn me?”
“Easy!”
“All right. I’m jist a-freezn’ for something fresh, anyway. Le’s commence right away.”
So the duke he told him all about who Romeo was and who Juliet was, and said he was used to being Romeo, so the king could be Juliet.
“But if Juliet’s such a young gal, duke, my peeled head and my white whiskers is goin’ to look oncommon odd on her, maybe.”
“No, don’t you worry; these country jakes won’t ever think of that. Besides, you know, you’ll be in costume, and that makes all the difference in the world; Juliet’s in a balcony, enjoying the moonlight before she goes to bed, and she’s got on her night-gown and her ruffled nightcap. Here are the costumes for the parts.”
He got out two or three curtain-calico suits, which he said was meedyevil armor for Richard III. and t’other chap, and a long white cotton nightshirt and a ruffled nightcap to match. The king was satisfied; so the duke got out his book and read the parts over in the most splendid spread-eagle way, prancing around and acting at the same time, to show how it had got to be done; then he give the book to the king and told him to get his part by heart.
There was a little one-horse town about three mile down the bend, and after dinner the duke said he had ciphered out his idea about how to run in daylight without it being dangersome for Jim; so he allowed he would go down to the town and fix that thing. The king allowed he would go, too, and see if he couldn’t strike something. We was out of coffee, so Jim said I better go along with them in the canoe and get some.
When we got there there warn’t nobody stirring; streets empty, and perfectly dead and still, like Sunday. We found a sick nigger sunning himself in a back yard, and he said everybody that warn’t too young or too sick or too old was gone to camp-meeting, about two mile back in the woods. The king got the directions, and allowed he’d go and work that camp-meeting for all it was worth, and I might go, too.
The duke said what he was after was a printing-office. We found it; a little bit of a concern, up over a carpenter shop—carpenters and printers all gone to the meeting, and no doors locked. It was a dirty, littered-up place, and had ink marks, and handbills with pictures of horses and runaway niggers on them, all over the walls. The duke shed his coat and said he was all right now. So me and the king lit out for the camp-meeting.
We got there in about a half an hour fairly dripping, for it was a most awful hot day. There was as much as a thousand people there from twenty mile around. The woods was full of teams and wagons, hitched everywheres, feeding out of the wagon-troughs and stomping to keep off the flies. There was sheds made out of poles and roofed over with branches, where they had lemonade and gingerbread to sell, and piles of watermelons and green corn and such-like truck.
The preaching was going on under the same kinds of sheds, only they was bigger and held crowds of people. The benches was made out of outside slabs of logs, with holes bored in the round side to drive sticks into for legs. They didn’t have no backs. The preachers had high platforms to stand on at one end of the sheds. The women had on sun-bonnets; and some had linsey-woolsey frocks, some gingham ones, and a few of the young ones had on calico. Some of the young men was barefooted, and some of the children didn’t have on any clothes but just a tow-linen shirt. Some of the old women was knitting, and some of the young folks was courting on the sly.
The first shed we come to the preacher was lining out a hymn. He lined out two lines, everybody sung it, and it was kind of grand to hear it, there was so many of them and they done it in such a rousing way; then he lined out two more for them to sing—and so on. The people woke up more and more, and sung louder and louder; and towards the end some begun to groan, and some begun to shout. Then the preacher begun to preach, and begun in earnest, too; and went weaving first to one side of the platform and then the other, and then a-leaning down over the front of it, with his arms and his body going all the time, and shouting his words out with all his might; and every now and then he would hold up his Bible and spread it open, and kind of pass it around this way and that, shouting, “It’s the brazen serpent in the wilderness! Look upon it and live!” And people would shout out, “Glory!—A-a-men!” And so he went on, and the people groaning and crying and saying amen:
“Oh, come to the mourners’ bench! come, black with sin! (Amen!) come, sick and sore! (Amen!) come, lame and halt and blind! (Amen!) come, pore and needy, sunk in shame! (A-A-Men!) come, all that’s worn and soiled and suffering!—come with a broken spirit! come with a contrite heart! come in your rags and sin and dirt! the waters that cleanse is free, the door of heaven stands open—oh, enter in and be at rest!” (A-A-Men! Glory, Glory Hallelujah!)
And so on. You couldn’t make out what the preacher said any more, on account of the shouting and crying. Folks got up everywheres in the crowd, and worked their way just by main strength to the mourners’ bench, with the tears running down their faces; and when all the mourners had got up there to the front benches in a crowd, they sung and shouted and flung themselves down on the straw, just crazy and wild.
Well, the first I knowed the king got a-going, and you could hear him over everybody; and next he went a-charging up on to the platform, and the preacher he begged him to speak to the people, and he done it. He told them he was a pirate—been a pirate for thirty years out in the Indian Ocean—and his crew was thinned out considerable last spring in a fight, and he was home now to take out some fresh men, and thanks to goodness he’d been robbed last night and put ashore off of a steamboat without a cent, and he was glad of it; it was the blessedest thing that ever happened to him, because he was a changed man now, and happy for the first time in his life; and, poor as he was, he was going to start right off and work his way back to the Indian Ocean, and put in the rest of his life trying to turn the pirates into the true path; for he could do it better than anybody else, being acquainted with all pirate crews in that ocean; and though it would take him a long time to get there without money, he would get there anyway, and every time he convinced a pirate he would say to him, “Don’t you thank me, don’t you give me no credit; it all belongs to them dear people in Pokeville camp-meeting, natural brothers and benefactors of the race, and that dear preacher there, the truest friend a pirate ever had!”

And then he busted into tears, and so did everybody. Then somebody sings out, “Take up a collection for him, take up a collection!” Well, a half a dozen made a jump to do it, but somebody sings out, “Let him pass the hat around!” Then everybody said it, the preacher too.

So the king went all through the crowd with his hat swabbing his eyes, and blessing the people and praising them and thanking them for being so good to the poor pirates away off there; and every little while the prettiest kind of girls, with the tears running down their cheeks, would up and ask him would he let them kiss him for to remember him by; and he always done it; and some of them he hugged and kissed as many as five or six times—and he was invited to stay a week; and everybody wanted him to live in their houses, and said they’d think it was an honor; but he said as this was the last day of the camp-meeting he couldn’t do no good, and besides he was in a sweat to get to the Indian Ocean right off and go to work on the pirates.

When we got back to the raft and he come to count up he found he had collected eighty-seven dollars and seventy-five cents. And then he had fetched away a three-gallon jug of whisky, too, that he found under a wagon when he was starting home through the woods. The king said, take it all around, it laid over any day he’d ever put in in the missionarying line. He said it warn’t no use talking, heathens don’t amount to shucks alongside of pirates to work a camp-meeting with.

The duke was thinking he’d been doing pretty well till the king come to show up, but after that he didn’t think so so much. He had set up and printed off two little jobs for farmers in that printing-office—horse bills—and took the money, four dollars. And he had got in ten dollars’ worth of advertisements for the paper, which he said he would put in for four dollars if they would pay in advance—so they done it. The price of the paper was two dollars a year, but he took in three subscriptions for half a dollar apiece on condition of them paying him in advance; they were going to pay in cordwood and onions as usual, but he said he had just bought the concern and knocked down the price as low as he could afford it, and was going to run it for cash. He set up a little piece of poetry, which he made, himself, out of his own head—three verses—kind of sweet and saddish—the name of it was, “Yes, crush, cold world, this breaking heart”—and he left that all set up and ready to print in the paper, and didn’t charge nothing for it. Well, he took in nine dollars and a half, and said he’d done a pretty square day’s work for it.
Then he showed us another little job he’d printed and hadn’t charged for, because it was for us. It had a picture of a runaway nigger with a bundle on a stick over his shoulder, and “$200 reward” under it. The reading was all about Jim, and just described him to a dot. It said he run away from St. Jacques’ plantation, forty mile below New Orleans, last winter, and likely went north, and whoever would catch him and send him back he could have the reward and expenses.

“Now,” says the duke, “after to-night we can run in the daytime if we want to. Whenever we see anybody coming we can tie Jim hand and foot with a rope, and lay him in the wigwam and show this handbill and say we captured him up the river, and were too poor to travel on a steamboat, so we got this little raft on credit from our friends and are going down to get the reward. Handcuffs and chains would look still better on Jim, but it wouldn’t go well with the story of us being so poor. Too much like jewelry. Ropes are the correct thing—we must preserve the unities, as we say on the boards.”

We all said the duke was pretty smart, and there couldn’t be no trouble about running daytimes. We judged we could make miles enough that night to get out of the reach of the powwow we reckoned the duke’s work in the printing office was going to make in that little town; then we could boom right along if we wanted to.

We laid low and kept still, and never shoved out till nearly ten o’clock; then we slid by, pretty wide away from the town, and didn’t hoist our lantern till we was clear out of sight of it.
When Jim called me to take the watch at four in the morning, he says:
“Huck, does you reck’n we gwyne to run acrost any mo’ kings on dis trip?”
“No,” I says, “I reckon not.”
“Well,” says he, “dat’s all right, den. I doan’ mine one er two kings, but dat’s enough.

Dis one’s powerful drunk, en de duke ain’ much better.”
I found Jim had been trying to get him to talk French, so he could hear what it was like; but he said he had been in this country so long, and had so much trouble, he’d forgot it.

     

Nos hicieron un montón de preguntas; querían saber por qué escondíamos así la balsa y descansábamos de día en lugar de seguir adelante: ¿Es que Jim era un esclavo fugitivo? Contesté yo:
––¡Por Dios santo! ¿Iba un negro fugitivo a huir hacia el Sur?
No, reconocieron que no. Tenía que explicar las cosas de alguna forma, así que dije:
––Mi familia vivía en el condado de Pike, en Missouri, donde yo nací, y se murieron todos menos yo y padre y mi hermano Ike. Padre dijo que prefería marcharse e irse a vivir con el tío Ben, que tiene una casita junto al río, cuarenta y cuatro millas más abajo de Orleans. Padre era muy pobre y teníamos algunas deudas, así que cuando lo arregló todo no quedaban más que dieciséis dólares y nuestro negro, Jim. Con aquello no bastaba para viajar mil cuatrocientas millas, ni en cubierta ni de ninguna otra forma. Bueno, cuando creció el río, padre tubo un golpe de suerte un día; se encontró con esta balsa, así que pensamos en ir a Orleans en ella. La suerte de padre no duró mucho; un barco de vapor se llevó la esquina de proa de la balsa una noche y todos caímos al agua y buceamos bajo la rueda; Jim y yo salimos bien, pero padre estaba borracho e Ike sólo tenía cuatro años, así que nunca volvieron a salir. Durante unos días tuvimos muchos problemas, porque no hacía más que llegar la gente en botes y trataba de llevarse a Jim, diciendo que creían que era un negro fugitivo. Por eso ya no navegamos de día; por las noches no nos molestan.
El duque va y dice:
––Dejadme que piense una forma de que podamos navegar de día si lo deseamos. Voy a pensar en ello e inventar un plan para organizarnos. Hoy seguiremos así porque naturalmente no queremos pasar por ese pueblo de ahí a la luz del día, quizá no fuera saludable.
Hacia la noche empezó a nublarse y pareció que iba a llover; los relámpagos recorrían el cielo muy bajos y las hojas estaban empezando a temblar: iba a ser bastante fuerte, resultaba fácil verlo. Así que el duque y el rey se pusieron a preparar nuestro wigwam para ver cómo eran las camas. La mía era de paja, mejor que la de Jim, que tenía el colchón de hojas de maíz; en esos colchones de maíz siempre quedan granos que se le meten a uno en la piel y hacen daño, y cuando se da uno la vuelta, las hojas de maíz secas suenan como si estuviera uno aplastando un lecho de hojas muertas y hacen tanto ruido que te despiertan. Bueno, el duque prefería quedarse con mi cama, pero el rey dijo que no. Señaló:
––Diría yo que la diferencia de graduación te sugeriría que un colchón de maíz no es lo más adecuado para mí. Vuestra gracia se quedará con la cama de maíz.
Jim y yo volvimos a preocuparnos un momento, pues temíamos que fuera a haber más problemas entre ellos, así que nos alegramos mucho cuando el duque va y dice:
––Es mi eterno destino: verme aplastado siempre en el lado bajo el férreo talón de la presión. El infortunio ha quebrado mi talante, antaño altivo; cedo, me someto; es mi destino. Estoy solo en el mundo: tócame sufrir y soportarlo puedo.
Nos fuimos en cuanto estuvo lo bastante oscuro. El rey nos dijo que fuéramos hacia el centro del río y que no mostrásemos ni una luz hasta haber pasado bastante lejos del pueblo. En seguida llegamos a la vista del grupito de luces que era el pueblo y nos deslizamos como a media milla de distancia, todo perfectamente, todo perfectamente. Cuando estábamos tres cuartos de milla más abajo usamos nuestro farol de señales, y hacia las diez empezó a llover, a soplar y a tronar, y a relampaguear como un diablo; así que el rey nos dijo que nosotros dos quedáramos de guardia hasta que mejorase el tiempo; después él y el duque se metieron a cuatro patas en el wigwam para pasar la noche. A mí me tocaba la guardia hasta las doce, pero no me habría acostado aunque tuviera una cama, porque no todos los días se ve una tormenta así, ni mucho menos. ¡Cielo santo, cómo aullaba el viento! Y cada uno o dos segundos se veía un resplandor que iluminaba las olas en media milla a la redonda y las islas parecían polvorientas en medio de la lluvia y los árboles se agitaban el viento; después sonaba un ¡brrruuum!... ¡booom! ¡booom! ¡boom, boom, boom, boom, boom, boom! y los truenos se iban alejando gruñendo y zumbando hasta desaparecer, y después, ¡zas!, se veía otro relámpago y sonaba otra descarga. A veces las olas casi me tiraban de la balsa, pero como yo no llevaba nada puesto, no me importaba. No teníamos ningún problema con los troncos que bajaban; los relámpagos lo iluminaban todo, de forma que veíamos llegar los maderos con tiempo más que suficiente para aproar acá o allá y evitarlos.
Me tocaba la guardia en medio, ya sabéis, pero para esa hora tenía bastante sueño, así que Jim dijo que me haría la primera mitad; Jim siempre se portaba muy bien en ese sentido. Me metí a cuatro patas en el wigwam, pero el rey y el duque habían estirado tanto las piernas que no quedaba sitio, así que me quedé fuera; no me importaba la lluvia, porque hacía calor y ahora las olas no llegaban tan altas. Pero hacia las dos volvieron a levantarse y Jim me iba a llamar, aunque cambió de opinión porque calculó que no eran lo bastante altas para hacernos ningún daño, pero en eso se equivocó porque muy pronto llegó una de esas enormes y me tiró al agua. Jim casi se murió de la risa. De todas formas, era el negro que más se reía de todos los que he conocido.
Tomé la guardia y Jim se tendió y se puso a roncar; al cabo de un rato la tormenta amainó y se fue, y en cuanto se vio la primera luz de una cabaña lo desperté y metimos la balsa en nuestro escondrijo para aquel día.
Después de desayunar el rey sacó una baraja toda sobada y él y el duque jugaron a las siete y media a cinco centavos la partida. Después se aburrieron y dijeron que iban a «planear una campaña», como lo llamaban ellos. El rey fue a buscar en su bolsón, de donde sacó un montón de octavillas impresas y las leyó. Una de ellas decía que «El famoso doctor Armand de Montalban, de París», daría una «conferencia sobre la Ciencia de la Frenología» en tal y tal sitio y en tal y cual fecha, a diez centavos la entrada, y que iba a «trazar gráficos de la personalidad a veinticinco centavos cada uno». El duque dijo que ése era él. En otra octavilla era el «actor trágico shakesperiano de fama mundial, Garrick el joven, de Drury Lane, Londres». En otras octavillas tenía otros nombres y hacía otras cosas maravillosas, como encontrar agua y oro con una «varita mágica», «exorcizar los hechizos de brujas», etcétera. Después va y dice:
––Pero mi favorita es la musa histriónica. ¿Tienes experiencia en las tablas, realeza?
––No ––respondió el rey.
––Pues la tendrás antes de que pasen tres días, grandeza caída ––dice el duque––. En el primer buen pueblo al que lleguemos alquilamos una sala y hacemos el duelo de «Ricardo III» y la escena del balcón de «Romeo y Julieta». ¿Qué te parece?
––Yo hago lo que sea con tal de que dé dinero, Aguassucias; pero ya verás que no sé nada de interpretar ni nunca lo he visto hacer. Era demasiado pequeño cuando padre tenía teatro en el palacio. ¿Crees que me podrás enseñar?
––¡Fácil!
––Muy bien. De todas formas ya tengo ganas de hacer algo nuevo. Podemos empezar inmediatamente.
Así que el duque le contó quién era Romeo y quién era Julieta y dijo que él estaba acostumbrado a ser Romeo, así que el rey podía hacer de Julieta.
––Pero si Julieta es una muchacha tan joven, duque, con esta calva y esta barba blanca a lo mejor parece demasiado raro.
––No, no te preocupes; estos campuzos ni se enteran. Además, ya sabes, irás disfrazado y eso lo cambia todo; Julieta está en el balcón contemplando la luz de la luna antes de irse a la cama y lleva puesto el camisón y el gorro de dormir con encajes. Aquí tengo los dos disfraces.
Sacó dos o tres trajes hechos con calicó para cortinas, que dijo que eran las armaduras medievales de Ricardo III, y el otro tío, un camisón de algodón largo y blanco y un gorro de dormir de volantes a juego. El rey se quedó convencido, así que el duque sacó su libro y leyó los papeles con un entusiasmo espléndido, dando saltos y representando al mismo tiempo, para enseñar cómo había que hacerlo; después le dio el libro al rey para que se aprendiera su papel de memoria.
A la vuelta de una curva había un pueblecito de nada, y después de comer el duque nos comunicó que ya había pensado cómo navegar de día sin que hubiera peligro para Jim; así que dijo que iría al pueblo para arreglarlo todo. El rey dijo que también iría a ver si sacaba algo en limpio. Como nos habíamos quedado sin café, Jim y yo dijimos que también nos íbamos con ellos a comprar algo.
Cuando llegamos no había nadie; las calles estaban vacías y totalmente muertas y silenciosas, como si fuera domingo. Encontramos a un negro enfermo tomando el sol en un patio y nos dijo que todos los que no eran demasiado jóvenes ni estaban demasiado enfermos o eran demasiado viejos habían ido a una misión en el bosque, a unas tres millas. El rey preguntó cómo se llegaba y dijo que iba a trabajar con aquella gente tan religiosa a ver lo que sacaba, y que yo podía acompañarlo.
El duque dijo que iba a buscar una imprenta. La encontramos; un taller pequeñito encima de una carpintería; todos los carpinteros y los impresores habían ido al sermón y las puertas estaban abiertas. El sitio estaba muy sucio y desordenado, con las paredes llenas de manchas de tinta y de octavillas con dibujos de caballos y de negros fugitivos. El duque se quitó la chaqueta y dijo que ya estaba todo arreglado. Así que el rey y yo nos fuimos a la reunión religiosa.
Llegamos en una media hora y empapados, porque hacía un calor horrible. Habría por lo menos mil personas que habían llegado de veinte millas a la redonda. El bosque estaba lleno de animales de tiro y carretas, atados por todas partes, comiendo lo que había en las carretas y coceando para alejar a las moscas. Había cobertizos hechos de palo y techados con ramas, donde vendían limonada y pan de jengibre, con montones de sandías, maíz verde y cosas así.
Los predicadores estaban en cobertizos del mismo tipo, aunque mayores y llenos de gente. Los bancos estaban hechos de pedazos de troncos, con agujeros en el lado de abajo, para introducir unos palos que hacían de patas. No tenían respaldo. Los predicadores disponían de unas tarimas altas para subirse a un extremo de los cobertizos. Las mujeres llevaban pamelas, y algunas, vestidos de un tejido de lino y lana, otras de holanda, y algunas de las jóvenes, de calicó. Algunos de los muchachos iban descalzos, y había niños que no llevaban más ropa que una camisa de lino burdo. Algunas de las mujeres mayores tejían ylas más jóvenes flirteaban a escondidas.
En el primer cobertizo al que llegamos el predicador estaba cantando un himno. Recitaba dos líneas, todo el mundo las cantaba, y resultaba muy bonito oírlo, porque había mucha gente y cantaba muy animada; después les recitaba otras dos líneas para que las cantaran, y así sucesivamente. La gente se iba despertando cada vez más y cantando cada vez más alto, y hacia el final algunos empezaron a gemir y otros a gritar. Entonces el predicador empezó a predicar, y además en serio, y fue a zancadas primero a un lado de la tarima y después al otro, y luego se inclinó por encima de todos, moviendo los brazos y el cuerpo todo el tiempo y gritando con todas sus fuerzas, y de vez en cuando levantaba la Biblia, la abría y la pasaba de un lado para otro, gritando: «¡Es la serpiente de bronce del desierto! ¡Miradla y vivid!» Y la gente gritaba: «¡Gloria! ¡Amén!» El predicador seguía y la gente gemía, gritaba y decía amén:
––¡Ah, venid al banco de las lamentaciones! ¡Venid, ennegrecidos por el pecado! (¡Amén!) ¡Venid, los enfermos y los llagados! (¡Amén!) ¡Venid, los cojos y los tullidos y los ciegos! (¡Amén!) ¡Venid, los pobres y los necesitados, llenos de vergüenza! (¡Amén!) ¡Venid, todos los que os sentís cansados, sucios y sufrientes! ¡Venid con el ánimo destrozado! ¡Venid con el corazón contrito! ¡Venid con vuestros harapos, vuestros pecados y vuestra suciedad! ¡Las aguas que purifican son gratuitas, las puertas del cielo están abiertas, ah, entrad y descansad! (¡Amén!) (¡Gloria, gloria, aleluya!).
Y así sucesivamente. Con tantos gritos y llantos ya no se entendía lo que decía el predicador. En medio del grupo había personas que se levantaban y llegaban a codazos hasta el banco de las lamentaciones, con las caras bañadas en lágrimas, y cuando todos se hubieron reunido allí en grupo en los primeros bancos, se pusieron a cantar, a gritar y a tirarse en la paja, totalmente enloquecidos y sin control.
Bueno, antes de que pudiera yo darme cuenta, el rey se había puesto en marcha y se le veía por encima de todos los demás, y después se subió de un salto a la plataforma y el predicador le pidió que hablase al público y lo hizo. Les dijo que era un pirata, que había sido pirata treinta años en el océano indico, y que casi se había quedado sin tripulación la primavera pasada en un combate y ahora había vuelto a casa a llevarse a algunos marineros nuevos, pero gracias a Dios anoche le habían robado y lo habían desembarcado de un buque de vapor sin un centavo, y ahora se alegraba; era lo mejor que le había pasado en su vida, porque ahora era un hombre cambiado y se sentía feliz por primera vez en la vida, y pese a lo pobre que era iba a empezar inmediatamente a trabajar para volver al océano índico y pasarse el resto de la vida tratando de hacer que los piratas volvieran al camino de la verdad, pues lo podía hacer mejor que nadie, porque conocía a todas las tripulaciones piratas de aquel océano, y aunque le llevaría mucho tiempo llegar allí sin dinero, iría de todos modos, y cada vez que convenciera a un pirata le diría: «No me des las gracias a mí, no me adjudiques ningún mérito; todo corresponde a esa estupenda gente de la reunión religiosa de Pokeville, hermanos naturales y benefactores de la raza, ¡y a ese querido predicador que veis ahí, el amigo más verdadero que jamás ha tenido un pirata!»
Y después se echó a llorar, y todo el mundo igual. Entonces alguien gritó: «¡Vamos a hacer una colecta! ¡una colecta!» Media docena saltaron para hacerla, pero alguien gritó: «¡Que pase el sombrero él!» Todo el mundo dijo lo mismo, y también el predicador.
Así que el rey pasó entre la gente con el sombrero, enjugándose los ojos y bendiciendo a la gente, elogiándola y dándole las gracias por ser tan buena con los pobres piratas de allá lejos, y a cada momento, las más guapas de las chicas, todas llorosas, iban y le preguntaban si les dejaba besarlo para tener un recuerdo de él, y él siempre las besaba, y a algunas de ellas las besaba y abrazaba por lo menos cinco o seis veces, y lo invitaron a quedarse una semana, y todo el mundo quería que se quedara a dormir en sus casas porque decían que era un honor, pero él dijo que como era el último día de la misión, ya no podía hacer ningún bien, y además tenía prisa por llegar al océano índico lo antes posible y ponerse a trabajar con los piratas.
Cuando volvimos a la balsa e hizo el recuento se encontró con que había reunido ochenta y siete dólares y setenta y cinco centavos. Y además se había llevado una damajuana de whisky de tres galones que había encontrado debajo de una carreta cuando venía a casa por el bosque. El rey dijo que entre unas cosas y otras era el día que mejor le había salido en el trabajo de las misiones. Dijo que no había nada que hacer, que los paganos no valen nada al lado de los piratas si quiere uno sacarle el jugo a una misión religiosa.
El duque había creído que a él le había ido bastante bien hasta que apareció el rey, pero después no se lo pareció tanto. Había preparado e impreso dos trabajillos para agricultores en aquella imprenta (para venta de caballos) y le habían pagado cuatro dólares. Había cobrado anuncios en el periódico por valor de diez dólares, que dijo poder rebajar a cuatro dólares si se los pagaban por adelantado, cosa que hicieron. El precio del periódico era dos dólares al año, pero aceptó tres suscripciones por medio dólar, a condición de que se las pagaran por adelantado; iban a pagar en madera y cebollas, como de costumbre, pero él les dijo que acababa de comprar la empresa y rebajado los precios todo lo que podía, de manera que tenía que cobrarlo todo en efectivo. Había impreso un pequeño poema inventado por él mismo de tres versos, muy sentimental y triste, que se titulaba «Sí, rompe, frío mundo, este corazón transido», y lo había dejado preparado para imprimir en el periódico, sin cobrar nada a cambio. Bueno, había sacado nueve dólares y medio y dijo que no estaba mal por una jornada entera de trabajo.
Después nos enseñó otra octavilla que había impreso y que no había cobrado, porque era para nosotros. Tenía un dibujo de un negro fugitivo con un hatillo al hombro y escrito debajo «Recompensa de doscientos dólares». Todo trataba de Jim y lo describía exactamente. Decía que se había escapado de la plantación de Saint Jacques, cuarenta millas abajo de Nueva Orleans el invierno pasado, y probablemente se había ido al Norte, y quien lo capturase y lo devolviera podría cobrar la recompensa y los gastos.
––Y ahora ––dijo el duque––, a partir de esta noche podemos navegar de día si queremos. Cuando veamos que llega alguien podemos atar a Jim de pies y manos con una cuerda y meterlo en el wigwam, enseñar esta octavilla y decir que lo capturamos río arriba y que éramos demasiado pobres para viajar en un barco de vapor, así que nuestros amigos nos dieron esta balsa a crédito y bajamos a cobrar la recompensa. Estaría mejor con esposas y cadenas, pero eso no encajaría con la historia de que somos tan pobres. Eso sería como ponerle joyas. Lo correcto son unas cuerdas: hay que mantener las unidades, como decimos en el escenario.
Todos dijimos que el duque era muy listo y que no habría problemas navegando de día. Pensamos que aquella noche podíamos recorrer bastantes millas para alejarnos del jaleo que calculábamos que el trabajo del duque iba a organizar en la imprenta de aquel pueblo; después podíamos navegar cuando quisiéramos.
Seguimos escondidos y en silencio y no salimos hasta casi las diez; después nos deslizamos, a bastante distancia del pueblo, y no izamos el farol hasta que lo hubimos perdido de vista.
Cuando Jim me llamó para que le tomase la guardia de las cuatro de la mañana me dijo:
––Huck, ¿crees que vamos a encontrarnos con más reyes de éstos en este viaje?
––No ––respondí––. Supongo que no.
––Bueno ––continuó él––, entonces vale. No me importan uno o dos reyes, pero no quiero más. Éste es un borrachuzo y el duque tampoco le va muy detrás.
Me enteré de que Jim había intentado hacerle hablar en francés para ver a qué sonaba, pero dijo que llevaba tanto tiempo en este país y había tenido tantos problemas que se le había olvidado.

Back   Main Page   Forward

La Mansión del Inglés. http://www.mansioningles.com
© Copyright La Mansión del Inglés C.B. - Todos los Derechos Reservados
. -