INICIO. Página Principal
PRESENTACIÓN de nuestra Web
Cursos Multimedia por Niveles
Gramática inglesa en español con ejercicios prácticos resueltos.
LISTENING. Sonidos con ejercicios prácticos, soluciones y texto de transcripción.
LIBROS completos en inglés para descargar a tu PC.
Practica tu READING con textos traducidos y ejercicios de comprensión lectora.
PROGRAMAS didácticos y utilidades educacionales para descargar a tu Pc.
EJERCICIOS multimedia para mejorar tu inglés.
Ejercita tus conocimientos siguiendo las aventuras de nuestro detective.
RECURSOS Y ACTIVIDADES de interés y utilidad.
Agrupaciones temáticas de palabras y su traducción. Con sonido y ejercicios
Información y Recursos específicos para profesores.
Material para la preparación de las pruebas de First de la Universidad de Cambridge.
PELÍCULAS EN INGLÉS
Vídeos para aprender inglés

Cuaderno de ejercicios 

de inglés. Actividades y material de aprendizaje.
Accede a nuestro grupo 

en Facebook
Busca el significado de los términos y su 

traducción.
Traduce textos o páginas web completas.
Consulta nuestros productos



 

 

CAPÍTULO XXIV - Pag 67

English version       Versión en español
CONCLUSION

After many days, when time sufficed for the people to arrange their thoughts in reference to the foregoing scene, there was more than one account of what had been witnessed on the scaffold.
Most of the spectators testified to having seen, on the breast of the unhappy minister, a SCARLET LETTER—the very semblance of that worn by Hester Prynne—imprinted in the flesh. As regarded its origin there were various explanations, all of which must necessarily have been conjectural. Some affirmed that the Reverend Mr. Dimmesdale, on the very day when Hester Prynne first wore her ignominious badge, had begun a course of penance—which he afterwards, in so many futile methods, followed out—by inflicting a hideous torture on himself. Others contended that the stigma had not been produced until a long time subsequent, when old Roger Chillingworth, being a potent necromancer, had caused it to appear, through the agency of magic and poisonous drugs. Others, again and those best able to appreciate the minister's peculiar sensibility, and the wonderful operation of his spirit upon the body—whispered their belief, that the awful symbol was the effect of the ever-active tooth of remorse, gnawing from the inmost heart outwardly, and at last manifesting Heaven's dreadful judgment by the visible presence of the letter. The reader may choose among these theories. We have thrown all the light we could acquire upon the portent, and would gladly, now that it has done its office, erase its deep print out of our own brain, where long meditation has fixed it in very undesirable distinctness.
It is singular, nevertheless, that certain persons, who were spectators of the whole scene, and professed never once to have removed their eyes from the Reverend Mr. Dimmesdale, denied that there was any mark whatever on his breast, more than on a new-born infant's. Neither, by their report, had his dying words acknowledged, nor even remotely implied, any—the slightest—connexion on his part, with the guilt for which Hester Prynne had so long worn the scarlet letter.

According to these highly-respectable witnesses, the minister, conscious that he was dying—conscious, also, that the reverence of the multitude placed him already among saints and angels—had desired, by yielding up his breath in the arms of that fallen woman, to express to the world how utterly nugatory is the choicest of man's own righteousness. After exhausting life in his efforts for mankind's spiritual good, he had made the manner of his death a parable, in order to impress on his admirers the mighty and mournful lesson, that, in the view of Infinite Purity, we are sinners all alike. It was to teach them, that the holiest amongst us has but attained so far above his fellows as to discern more clearly the Mercy which looks down, and repudiate more utterly the phantom of human merit, which would look aspiringly upward. Without disputing a truth so momentous, we must be allowed to consider this version of Mr. Dimmesdale's story as only an instance of that stubborn fidelity with which a man's friends—and especially a clergyman's—will sometimes uphold his character, when proofs, clear as the mid-day sunshine on the scarlet letter, establish him a false and sin-stained creature of the dust.


The authority which we have chiefly followed—a manuscript of old date, drawn up from the verbal testimony of individuals, some of whom had known Hester Prynne, while others had heard the tale from contemporary witnesses fully confirms the view taken in the foregoing pages.

Among many morals which press upon us from the poor minister's miserable experience, we put only this into a sentence:—"Be true! Be true! Be true! Show freely to the world, if not your worst, yet some trait whereby the worst may be inferred!"

Nothing was more remarkable than the change which took place, almost immediately after Mr. Dimmesdale's death, in the appearance and demeanour of the old man known as Roger Chillingworth. All his strength and energy—all his vital and intellectual force—seemed at once to desert him, insomuch that he positively withered up, shrivelled away and almost vanished from mortal sight, like an uprooted weed that lies wilting in the sun.

This unhappy man had made the very principle of his life to consist in the pursuit and systematic exercise of revenge; and when, by its completest triumph consummation that evil principle was left with no further material to support it—when, in short, there was no more Devil's work on earth for him to do, it only remained for the unhumanised mortal to betake himself whither his master would find him tasks enough, and pay him his wages duly. But, to all these shadowy beings, so long our near acquaintances—as well Roger Chillingworth as his companions we would fain be merciful.

It is a curious subject of observation and inquiry, whether hatred and love be not the same thing at bottom. Each, in its utmost development, supposes a high degree of intimacy and heart-knowledge; each renders one individual dependent for the food of his affections and spiritual fife upon another: each leaves the passionate lover, or the no less passionate hater, forlorn and desolate by the withdrawal of his subject. Philosophically considered, therefore, the two passions seem essentially the same, except that one happens to be seen in a celestial radiance, and the other in a dusky and lurid glow.

In the spiritual world, the old physician and the minister—mutual victims as they have been—may, unawares, have found their earthly stock of hatred and antipathy transmuted into golden love.

Leaving this discussion apart, we have a matter of business to communicate to the reader.

At old Roger Chillingworth's decease, (which took place within the year), and by his last will and testament, of which Governor Bellingham and the Reverend Mr. Wilson were executors, he bequeathed a very considerable amount of property, both here and in England to little Pearl, the daughter of Hester Prynne.

So Pearl—the elf child—the demon offspring, as some people up to that epoch persisted in considering her—became the richest heiress of her day in the New World. Not improbably this circumstance wrought a very material change in the public estimation; and had the mother and child remained here, little Pearl at a marriageable period of life might have mingled her wild blood with the lineage of the devoutest Puritan among them all. But, in no long time after the physician's death, the wearer of the scarlet letter disappeared, and Pearl along with her.

For many years, though a vague report would now and then find its way across the sea—like a shapeless piece of driftwood tossed ashore with the initials of a name upon it—yet no tidings of them unquestionably authentic were received. The story of the scarlet letter grew into a legend. Its spell, however, was still potent, and kept the scaffold awful where the poor minister had died, and likewise the cottage by the sea-shore where Hester Prynne had dwelt.

Near this latter spot, one afternoon some children were at play, when they beheld a tall woman in a gray robe approach the cottage-door. In all those years it had never once been opened; but either she unlocked it or the decaying wood and iron yielded to her hand, or she glided shadow-like through these impediments—and, at all events, went in.

On the threshold she paused—turned partly round—for perchance the idea of entering alone and all so changed, the home of so intense a former life, was more dreary and desolate than even she could bear. But her hesitation was only for an instant, though long enough to display a scarlet letter on her breast.

And Hester Prynne had returned, and taken up her long-forsaken shame! But where was little Pearl? If still alive she must now have been in the flush and bloom of early womanhood. None knew—nor ever learned with the fulness of perfect certainty—whether the elf-child had gone thus untimely to a maiden grave; or whether her wild, rich nature had been softened and subdued and made capable of a woman's gentle happiness.

But through the remainder of Hester's life there were indications that the recluse of the scarlet letter was the object of love and interest with some inhabitant of another land. Letters came, with armorial seals upon them, though of bearings unknown to English heraldry. In the cottage there were articles of comfort and luxury such as Hester never cared to use, but which only wealth could have purchased and affection have imagined for her.

There were trifles too, little ornaments, beautiful tokens of a continual remembrance, that must have been wrought by delicate fingers at the impulse of a fond heart. And once Hester was seen embroidering a baby-garment with such a lavish richness of golden fancy as would have raised a public tumult had any infant thus apparelled, been shown to our sober-hued community.

In fine, the gossips of that day believed—and Mr. Surveyor Pue, who made investigations a century later, believed—and one of his recent successors in office, moreover, faithfully believes—that Pearl was not only alive, but married, and happy, and mindful of her mother; and that she would most joyfully have entertained that sad and lonely mother at her fireside.

But there was a more real life for Hester Prynne, here, in New England, than in that unknown region where Pearl had found a home. Here had been her sin; here, her sorrow; and here was yet to be her penitence. She had returned, therefore, and resumed—of her own free will, for not the sternest magistrate of that iron period would have imposed it—resumed the symbol of which we have related so dark a tale.

Never afterwards did it quit her bosom. But, in the lapse of the toilsome, thoughtful, and self-devoted years that made up Hester's life, the scarlet letter ceased to be a stigma which attracted the world's scorn and bitterness, and became a type of something to be sorrowed over, and looked upon with awe, yet with reverence too. And, as Hester Prynne had no selfish ends, nor lived in any measure for her own profit and enjoyment, people brought all their sorrows and perplexities, and besought her counsel, as one who had herself gone through a mighty trouble.

Women, more especially—in the continually recurring trials of wounded, wasted, wronged, misplaced, or erring and sinful passion—or with the dreary burden of a heart unyielded, because unvalued and unsought came to Hester's cottage, demanding why they were so wretched, and what the remedy! Hester comforted and counselled them, as best she might. She assured them, too, of her firm belief that, at some brighter period, when the world should have grown ripe for it, in Heaven's own time, a new truth would be revealed, in order to establish the whole relation between man and woman on a surer ground of mutual happiness.

Earlier in life, Hester had vainly imagined that she herself might be the destined prophetess, but had long since recognised the impossibility that any mission of divine and mysterious truth should be confided to a woman stained with sin, bowed down with shame, or even burdened with a life-long sorrow. The angel and apostle of the coming revelation must be a woman, indeed, but lofty, pure, and beautiful, and wise; moreover, not through dusky grief, but the ethereal medium of joy; and showing how sacred love should make us happy, by the truest test of a life successful to such an end.

So said Hester Prynne, and glanced her sad eyes downward at the scarlet letter. And, after many, many years, a new grave was delved, near an old and sunken one, in that burial-ground beside which King's Chapel has since been built. It was near that old and sunken grave, yet with a space between, as if the dust of the two sleepers had no right to mingle. Yet one tomb-stone served for both. All around, there were monuments carved with armorial bearings; and on this simple slab of slate—as the curious investigator may still discern, and perplex himself with the purport—there appeared the semblance of an engraved escutcheon. It bore a device, a herald's wording of which may serve for a motto and brief description of our now concluded legend; so sombre is it, and relieved only by one ever-glowing point of light gloomier than the shadow:—

"ON A FIELD, SABLE, THE LETTER A, GULES"

     

CONCLUSIÓN

AL cabo de muchos días, cuando el pueblo pudo coordinar sus ideas acerca de la escena que acabamos de referir, hubo más de una versión de lo que había ocurrido en el tablado de la picota.
La mayor parte de los espectadores aseguró haber visto impresa en la carne del pecho del infeliz ministro una LETRA ESCARLATA, que era la exacta reproducción de la que tenía Ester en el vestido. Respecto a su origen se dieron varias explicaciones, todas las cuales fueron simplemente conjeturas. Algunos afirmaban que el Reverendo Sr. Dimmesdale, el mismo día en que Ester Prynne llevó por vez primera su divisa ignominiosa, había comenzado una serie de penitencias, que después continuó de diversos modos, imponiéndose él mismo una horrible tortura corporal. Otros aseguraban que el estigma no se había producido sino mucho tiempo después, cuando el viejo Roger Chillingworth, que era un poderoso nigromántico, la hizo aparecer con sus artes mágicas y venenosas drogas. Otros había,—y estos eran los más a propósito para apreciar la sensibilidad exquisita del ministro y la maravillosa influencia que ejercía su espíritu sobre su cuerpo,—que pensaban que el terrible símbolo era el efecto del constante y roedor remordimiento que se albergaba en lo más íntimo del corazón, manifestándose al fin el inexorable juicio del Cielo por la presencia visible de la letra. El lector puede escoger entre estas teorías la que más le agrade.
Es singular, sin embargo, que varios individuos, que fueron espectadores de toda la escena, y sostenían no haber apartado un instante las miradas del Reverendo Sr. Dimmesdale, negaran absolutamente que se hubiese visto señal alguna en su pecho. Y a juzgar por lo que estas mismas personas decían, las últimas palabras del moribundo no admitieron, ni aun siquiera remotamente, que hubiera habido, de su parte, la más leve relación con la culpa que obligó a Ester a llevar por tanto tiempo la letra escarlata. Según estos testigos, dignos del mayor respeto y consideración, el ministro, que tenía conciencia de que estaba moribundo y también de que la reverencia de la multitud le colocaba ya entre el número de los santos y de los ángeles, había deseado, exhalando el último aliento en los brazos de la mujer caída, expresar ante la faz del mundo cuán completamente vano era lo que se llama virtud y perfección del hombre. Después de haberse acabado la vida con sus esfuerzos en pro del bien espiritual de la humanidad, había convertido su manera de morir en una especie de parábola viviente, con objeto de imprimir en la mente de sus admiradores la poderosa y triste enseñanza de que, comparados con la Infinita Pureza, todos somos igualmente pecadores; para enseñarles también que el más inmaculado entre nosotros, sólo ha podido elevarse sobre sus semejantes lo necesario para discernir con mayor claridad la misericordia que nos contempla desde las alturas, y repudiar más absolutamente el fantasma del mérito humano que dirige sus miradas hacia arriba. Sin querer disputar la verdad de este aserto, se nos debe permitir que consideremos esta versión de la historia del Sr. Dimmesdale, tan sólo como un ejemplo de la tenaz fidelidad con que los amigos de un hombre, y especialmente de un eclesiástico, defienden su reputación, aun cuando pruebas tan claras como la luz del sol al mediodía iluminando la letra escarlata, lo proclamen una criatura terrenal, falsa y manchada con el pecado.
La autoridad que hemos seguido principalmente,—esto es, un manuscrito de fecha muy antigua, redactado en vista del testimonio verbal de varias personas, algunas de las cuales habían conocido a Ester Prynne, mientras otras habían oído su historia de los labios de testigos presenciales,—confirma plenamente la opinión adoptada en las páginas que preceden. Entre muchas conclusiones morales que se pueden deducir de la experiencia dolorosa del pobre ministro, y que se agolpan a nuestra mente, escogemos esta:—"¡Sé sincero! ¡Sé sincero! ¡Sé sincero! Muestra al mundo, sin ambages, si no lo peor de tu naturaleza, por lo menos algún rasgo del que se pueda inferir lo peor."
Nada hubo que llamara tanto la atención como el cambio que se operó casi inmediatamente después de la muerte del Sr. Dimmesdale, en el aspecto y modo de ser del anciano conocido bajo el nombre de Roger Chillingworth. Todo su vigor y su energía, toda su fuerza vital e intelectual, parecieron abandonarle de una vez, hasta el extremo de que realmente se consumió, se arrugó, y hasta desapareció de la vista de los mortales, como una hierba arrancada de raíz que se seca a los rayos ardientes del sol. Este hombre infeliz había hecho de la prosecución y ejercicio sistemático de la venganza el objeto primordial de su existencia; y una vez obtenido el triunfo más completo, el principio maléfico que le animaba no tuvo ya en que emplearse, y no habiendo tampoco en la tierra ninguna obra diabólica que realizar, no le quedaba a aquel mortal inhumano otra cosa que hacer, sino ir a donde su Amo le proporcionase tarea suficiente, y le recompensase con el salario debido. Pero queremos ser clementes con todos esos seres impalpables que por tanto tiempo han sido nuestros conocidos, lo mismo con Roger Chillingworth que con sus compañeros. Es asunto digno de investigarse saber hasta qué punto el odio y el amor vienen a ser en realidad la misma cosa. Cada uno de estos sentimientos, en su más completo desarrollo, presupone un profundo e íntimo conocimiento del corazón humano; también cada uno de estos sentimientos presupone que un individuo depende de otro para la satisfacción de sus afectos y de su vida espiritual; cada una de esas sensaciones deja en el desamparo y la desolación al amante apasionado o al aborrecedor no menos apasionado, desde el momento en que desaparece el objeto del odio o del amor. Por lo tanto, considerados filosóficamente los dos sentimientos de que hablamos, vienen a ser en su esencia uno mismo, excepto que el amor se contempla a la luz de un esplendor celestial, y el odio al reflejo de sombría y lúgubre llamarada. En el mundo espiritual, el anciano médico y el joven ministro,—habiendo sido ambos víctimas mutuas,—quizás, hayan encontrado toda la suma de su odio y antipatía terrenal transformada en amor.
Pero dejando a un lado esta discusión, comunicaremos al lector algunas noticias de otra naturaleza. Al fallecimiento del anciano Roger Chillingworth (que aconteció al cabo de un año), se vio por su testamento y última voluntad, del cual fueron albaceas el Gobernador Bellingham y el Reverendo Sr. Wilson, que había legado una considerable fortuna, tanto en la Nueva Inglaterra como en la madre patria, a Perlita, la hija de Ester Prynne.
De consiguiente Perla, la niña duende, el vástago del demonio como algunas personas aún persistían en considerarla, se convirtió en la heredera más rica de su época en aquella parte del Nuevo Mundo; y probablemente esta circunstancia produjo un cambio muy notable en la estimación pública, y si la madre y la hija hubieran permanecido en la población, la pequeña Perla, al llegar a la edad de poder casarse, habría mezclado su sangre impetuosa con la del linaje de los más devotos puritanos de la colonia. Pero no mucho tiempo después del fallecimiento del médico, la portadora de la letra escarlata desapareció de la ciudad y con ella Perla.
Durante muchos años, aunque de tarde en tarde solían llegar algunos vagos rumores al través de los mares, no se recibieron sin embargo noticias auténticas de la madre y de la hija. La historia de la letra escarlata se convirtió en leyenda; la fascinación que ejercía se mantuvo poderosa por mucho tiempo, y tanto el tablado fatídico como la cabaña junto a la orilla del mar donde vivió Ester, continuaron siendo objeto de cierto respetuoso temor. Varios niños que jugaban una tarde cerca de la referida cabaña, vieron a una mujer alta, con traje de color obscuro, acercarse a la puerta; ésta no se había abierto ni una sola vez en muchos años; pero sea que la mujer la abriera, o que la puerta cediese a la presión de su mano, por hallarse la madera y el hierro en estado de descomposición, o sea que se deslizara como un fantasma al través de cualquier obstáculo,—lo cierto es que aquella mujer entró en la desierta y abandonada cabaña.
Se detuvo en el umbral, y dirigió una mirada en torno suyo,—porque tal vez la idea de entrar sola, y después de tantos cambios, en aquella morada en que también había padecido tanto, fue algo más triste y horrible de lo que ella podía soportar. Pero su vacilación, aunque no duró sino un instante, fue lo suficiente para dejar ver una letra escarlata en su pecho.
Ester Prynne había, pues, regresado y tomado de nuevo la divisa de su ignominia, ya largo tiempo dada al olvido. ¿Pero dónde estaba Perlita? Si aún vivía, se hallaba indudablemente en todo el brillo y florescencia de su primera juventud. Nadie sabía, ni se supo jamás a ciencia cierta, si la niña duende había descendido a una tumba prematura, o si su naturaleza tumultuosa y exuberante se había calmado y suavizado, haciéndola capaz de experimentar la apacible felicidad propia de una mujer. Pero durante el resto de la vida de Ester, hubo indicios de que la reclusa de la letra escarlata era objeto del amor e interés de algún habitante de otras tierras. Se recibían cartas estampadas con un escudo de armas desconocidas en la heráldica inglesa. En la cabaña consabida había objetos y artículos de diversa clase, hasta de lujo, que nunca se ocurrió a Ester usar, pero que solamente una persona rica podría haber comprado, o en los que podría haber pensado sólo el afecto hacia ella. Se veían allí bagatelas, adornos, dijes, bellos presentes que indicaban un recuerdo constante y que debieron de ser hechos por delicados dedos, a impulsos de un tierno corazón. Una vez se vio a Ester bordando un trajecito de niño de tierna edad, con tal profusión de oro, que casi habría dado origen a un motín, si en las calles de Boston se hubiera presentado un tierno infante con un vestido de tal jaez.
En fin, las comadres de aquel tiempo creían, y el administrador de aduana Sr. Pue, que investigó el asunto un siglo más tarde, creía igualmente,—y uno de sus recientes sucesores en el mismo empleo cree también a puño cerrado, que Perla no solo vivía, sino que estaba casada, era feliz, y se acordaba de su madre, y que con el mayor contento habría tenido junto a sí y festejado en su hogar a aquella triste y solitaria mujer.
Pero había para Ester Prynne una vida más real en la Nueva Inglaterra, que no en la región desconocida donde se había establecido Perla. Su culpa la cometió en la Nueva Inglaterra: aquí fue donde padeció; y aquí donde tenía aún que hacer penitencia. Por lo tanto había regresado, y volvió a llevar en el pecho, por efecto de su propia voluntad, pues ni el más severo magistrado de aquel rígido período se lo hubiera impuesto, el símbolo cuya sombría historia hemos referido, sin que después dejara jamás de lucir en su seno. Pero con el transcurso de los años de trabajos, de meditación y de obras de caridad que constituyeron la vida de Ester, la letra escarlata cesó de ser un estigma que atraía la malevolencia y el sarcasmo del mundo, y se convirtió en un emblema de algo que producía tristeza, que se miraba con cierto asombro temeroso y sin embargo con reverencia. Y como Ester Prynne no tenía sentimientos egoístas, ni de ningún modo vivía pensando solo en su propio bienestar y satisfacción personal, las gentes iban a confiarle todos sus dolores y tribulaciones y le pedían consejo, como a persona que había pasado por pruebas severísimas. Especialmente las mujeres, con la historia eterna de almas heridas por afectos mal retribuidos, o mal puestos, o no bien apreciados, o en consecuencia de pasión errada o culpable,—ó abrumadas bajo el grave peso de un corazón inflexible, que de nadie fue solicitado ni estimado,—estas mujeres eran las que especialmente iban a la cabaña de Ester a consultarla, y preguntarle por qué se sentían tan desgraciadas y cuál era el remedio para sus penas. Ester las consolaba y aconsejaba lo mejor que podía, dándoles también la seguridad de su creencia firmísima de que algún día, cuando el mundo se encuentre en estado de recibirla, se revelará una nueva doctrina que establezca las relaciones entre el hombre y la mujer sobre una base más sólida y más segura de mutua felicidad. En la primera época de su vida Ester se había imaginado, aunque en vano, que ella misma podría ser la profetisa escogida por el destino para semejante obra; pero desde hace tiempo había reconocido la imposibilidad de que la misión de dar a conocer una verdad tan divina y misteriosa, se confiara a una mujer manchada con la culpa, humillada con la vergüenza de esa culpa, o abrumada con un dolor de toda la vida. El ángel, y al mismo tiempo el apóstol de la futura revelación, tiene que ser indudablemente una mujer, pero excelsa, pura y bella; y además sabia y cuerda, no como resultado del sombrío pesar, sino del suave calor de la alegría, demostrando cuán felices nos puede hacer el santo amor, mediante el ejemplo de una vida dedicada a ese fin con éxito completo.
Así decía Ester Prynne dirigiendo sus tristes miradas a la letra escarlata. Y después de muchos, muchos años, se abrió una nueva tumba, cerca de otra ya vieja y hundida, en el cementerio de la ciudad, dejándose un espacio entre ellas, como si el polvo de los dos dormidos no tuviera el derecho de mezclarse; pero una misma lápida sepulcral servía para las dos tumbas. Al rededor se veían por todas partes monumentos en que había esculpidos escudos de armas; y en esta sencilla losa,—como el curioso investigador podrá aún discernirlo, aunque se quede confuso acerca de su significado, se veía algo a semejanza de un escudo de armas. Llevaba una divisa cuyos términos heráldicos podrían servir de epígrafe y ser como el resumen de la leyenda a que damos fin: sombría, y aclarada solo por un punto luminoso, a veces más tétrico que la misma sombra:—
"EN CAMPO, SABLE, LA LETRA A, GULES."

Back   Main Page   THE
END

La Mansión del Inglés. http://www.mansioningles.com
© Copyright La Mansión del Inglés C.B. - Todos los Derechos Reservados
. -