INICIO. Página Principal
PRESENTACIÓN de nuestra Web
Cursos Multimedia por Niveles
Gramática inglesa en español con ejercicios prácticos resueltos.
LISTENING. Sonidos con ejercicios prácticos, soluciones y texto de transcripción.
LIBROS completos en inglés para descargar a tu PC.
Practica tu READING con textos traducidos y ejercicios de comprensión lectora.
PROGRAMAS didácticos y utilidades educacionales para descargar a tu Pc.
EJERCICIOS multimedia para mejorar tu inglés.
Ejercita tus conocimientos siguiendo las aventuras de nuestro detective.
RECURSOS Y ACTIVIDADES de interés y utilidad.
Agrupaciones temáticas de palabras y su traducción. Con sonido y ejercicios
Información y Recursos específicos para profesores.
Material para la preparación de las pruebas de First de la Universidad de Cambridge.
PELÍCULAS EN INGLÉS
Vídeos para aprender inglés

Cuaderno de ejercicios 

de inglés. Actividades y material de aprendizaje.
Accede a nuestro grupo 

en Facebook
Busca el significado de los términos y su 

traducción.
Traduce textos o páginas web completas.
Consulta nuestros productos



 

 

CAPÍTULO XX - Pag 59

English version       Versión en español

THE MINISTER IN A MAZE

As the minister departed, in advance of Hester Prynne and little Pearl, he threw a backward glance, half expecting that he should discover only some faintly traced features or outline of the mother and the child, slowly fading into the twilight of the woods. So great a vicissitude in his life could not at once be received as real. But there was Hester, clad in her gray robe, still standing beside the tree-trunk, which some blast had overthrown a long antiquity ago, and which time had ever since been covering with moss, so that these two fated ones, with earth's heaviest burden on them, might there sit down together, and find a single hour's rest and solace. And there was Pearl, too, lightly dancing from the margin of the brook—now that the intrusive third person was gone—and taking her old place by her mother's side. So the minister had not fallen asleep and dreamed!

In order to free his mind from this indistinctness and duplicity of impression, which vexed it with a strange disquietude, he recalled and more thoroughly defined the plans which Hester and himself had sketched for their departure. It had been determined between them that the Old World, with its crowds and cities, offered them a more eligible shelter and concealment than the wilds of New England or all America, with its alternatives of an Indian wigwam, or the few settlements of Europeans scattered thinly along the sea-board. Not to speak of the clergyman's health, so inadequate to sustain the hardships of a forest life, his native gifts, his culture, and his entire development would secure him a home only in the midst of civilization and refinement; the higher the state the more delicately adapted to it the man. In furtherance of this choice, it so happened that a ship lay in the harbour; one of those unquestionable cruisers, frequent at that day, which, without being absolutely outlaws of the deep, yet roamed over its surface with a remarkable irresponsibility of character. This vessel had recently arrived from the Spanish Main, and within three days' time would sail for Bristol. Hester Prynne—whose vocation, as a self-enlisted Sister of Charity, had brought her acquainted with the captain and crew—could take upon herself to secure the passage of two individuals and a child with all the secrecy which circumstances rendered more than desirable.

The minister had inquired of Hester, with no little interest, the precise time at which the vessel might be expected to depart. It would probably be on the fourth day from the present. "This is most fortunate!" he had then said to himself. Now, why the Reverend Mr. Dimmesdale considered it so very fortunate we hesitate to reveal. Nevertheless—to hold nothing back from the reader—it was because, on the third day from the present, he was to preach the Election Sermon; and, as such an occasion formed an honourable epoch in the life of a New England Clergyman, he could not have chanced upon a more suitable mode and time of terminating his professional career. "At least, they shall say of me," thought this exemplary man, "that I leave no public duty unperformed or ill-performed!" Sad, indeed, that an introspection so profound and acute as this poor minister's should be so miserably deceived! We have had, and may still have, worse things to tell of him; but none, we apprehend, so pitiably weak; no evidence, at once so slight and irrefragable, of a subtle disease that had long since begun to eat into the real substance of his character. No man, for any considerable period, can wear one face to himself and another to the multitude, without finally getting bewildered as to which may be the true.

The excitement of Mr. Dimmesdale's feelings as he returned from his interview with Hester, lent him unaccustomed physical energy, and hurried him townward at a rapid pace.

The pathway among the woods seemed wilder, more uncouth with its rude natural obstacles, and less trodden by the foot of man, than he remembered it on his outward journey. But he leaped across the plashy places, thrust himself through the clinging underbrush, climbed the ascent, plunged into the hollow, and overcame, in short, all the difficulties of the track, with an unweariable activity that astonished him. He could not but recall how feebly, and with what frequent pauses for breath he had toiled over the same ground, only two days before. As he drew near the town, he took an impression of change from the series of familiar objects that presented themselves. It seemed not yesterday, not one, not two, but many days, or even years ago, since he had quitted them.

There, indeed, was each former trace of the street, as he remembered it, and all the peculiarities of the houses, with the due multitude of gable-peaks, and a weather-cock at every point where his memory suggested one. Not the less, however, came this importunately obtrusive sense of change. The same was true as regarded the acquaintances whom he met, and all the well-known shapes of human life, about the little town. They looked neither older nor younger now; the beards of the aged were no whiter, nor could the creeping babe of yesterday walk on his feet to-day; it was impossible to describe in what respect they differed from the individuals on whom he had so recently bestowed a parting glance; and yet the minister's deepest sense seemed to inform him of their mutability. A similar impression struck him most remarkably as he passed under the walls of his own church. The edifice had so very strange, and yet so familiar an aspect, that Mr. Dimmesdale's mind vibrated between two ideas; either that he had seen it only in a dream hitherto, or that he was merely dreaming about it now.

This phenomenon, in the various shapes which it assumed, indicated no external change, but so sudden and important a change in the spectator of the familiar scene, that the intervening space of a single day had operated on his consciousness like the lapse of years. The minister's own will, and Hester's will, and the fate that grew between them, had wrought this transformation. It was the same town as heretofore, but the same minister returned not from the forest. He might have said to the friends who greeted him—"I am not the man for whom you take me! I left him yonder in the forest, withdrawn into a secret dell, by a mossy tree trunk, and near a melancholy brook! Go, seek your minister, and see if his emaciated figure, his thin cheek, his white, heavy, pain-wrinkled brow, be not flung down there, like a cast-off garment!" His friends, no doubt, would still have insisted with him—"Thou art thyself the man!" but the error would have been their own, not his.

     

EL MINISTRO PERDIDO EN UN LABERINTO

ARTURO DIMMESDALE partió el primero, adelantándose a Ester y a Perla, y ya a cierta distancia dirigió una mirada hacia atrás, como si esperara descubrir tan sólo algunos rasgos débiles o los contornos de la madre y de la niña desvaneciéndose lentamente en la semioscuridad de la selva. Acontecimiento de tal importancia en su existencia, no podía concebir que fuese real. Pero allí estaba Ester, vestida con su traje de pardo color, de pie todavía junto al tronco del árbol que algún viento tempestuoso derrumbó en tiempos inmemoriales, todo cubierto de musgo, para que esos dos seres predestinados, con el alma abrumada de pesar, pudieran sentarse allí juntos y encontrar una sola hora de descanso y solaz. Y allí también estaba Perla, bailando alegremente a orillas del arroyuelo, ahora que aquel extraño intruso se había ido, y la dejaba ocupar su antiguo puesto al lado de su madre. No: el ministro no se había quedado dormido, ni había soñado.
Para conseguir que desaparecieran de su mente la vaguedad y confusión de sus impresiones, que le hacían experimentar una extraña inquietud, se puso a recordar de una manera precisa y definida los planes y proyectos que él y Ester habían bosquejado para su partida. Se había convenido entre los dos que el Antiguo Mundo, con sus ciudades populosas, les ofrecería mejor abrigo y mayor oportunidad, para pasar inadvertidos que no las selvas mismas de la Nueva Inglaterra o de toda la América, con sus alternativas de una que otra choza de indios o las pocas ciudades de europeos, escasamente pobladas, esparcidas aquí y allí a lo largo de las costas. Todo esto sin hablar de la mala salud del ministro, que no se prestaba ciertamente a soportar los trabajos y privaciones de la vida de los bosques, cuando sus dones naturales, su cultura y el desenvolvimiento de todas sus facultades le adaptaban para vivir tan sólo en medio de pueblos de adelantada civilización. Para que pudiesen llevar a cabo lo que habían determinado, la casualidad les deparó que hubiera en el puerto un buque, una de esas embarcaciones de dudoso carácter, cosa muy común en aquellos tiempos, que sin ser realmente piratas, recorrían sin embargo los mares con muy poco respeto a las leyes de propiedad. Este buque había llegado recientemente del Mar de las Antillas, y debía hacerse a la vela dentro de tres días con rumbo a Brístol en Inglaterra. Ester, cuya vocación para hermana de la Caridad la había puesto en contacto con el capitán y los tripulantes de la nave, se ocuparía en conseguir el pasaje de dos individuos y una niña, con todo el secreto que las circunstancias hacían más que necesario.
El ministro había preguntado a Ester, con no poco interés, la fecha precisa en que el buque había de partir. Probablemente sería dentro de cuatro días a contar de aquel en que estaban. "¡Feliz casualidad!"—se dijo para sus adentros. Por qué razón el Reverendo Arturo Dimmesdale lo consideró una feliz casualidad, vacilamos en revelarlo. Sin embargo, para que el lector lo sepa todo, diremos que dentro de tres días tenía que predicar el sermón de la elección; y como semejante acto formaba una época honrosa en la vida de un eclesiástico de la Nueva Inglaterra, el Sr. Dimmesdale no podía haber escogido una oportunidad más conveniente para terminar su carrera profesional. "Á lo menos, dirán de mí,—pensó este hombre ejemplar,—que no he dejado por desempeñar ningún deber público, ni lo he desempeñado mal."—¡Triste es, indudablemente, ver que una persona que podía hacer un examen tan profundo y minucioso de sí mismo, se engañara a tal extremo! Ya hemos dicho, y aun nos quedan por decir, cosas peores de él; pero ninguna tan lastimosamente débil; ninguna que diera una prueba tan irrefragable de la sutil enfermedad que había, desde tiempo atrás, minado la verdadera base de su carácter. Ningún hombre puede llevar por mucho tiempo, por decirlo así, dos rostros: uno en público y otro frente a frente de su conciencia, sin que al fin llegue a no saber cuál es el verdadero.
La agitación que experimentó el Sr. Dimmesdale al regresar de su entrevista con Ester, le comunicó una energía física inusitada, y le hizo caminar hacia la población con rápido paso. El sendero al través de los bosques le pareció más bravío, más áspero con sus obstáculos naturales, y menos hollado por pies humanos, que cuando lo recorrió en sentido inverso. Pero saltaba sobre los lugares pantanosos, se introducía por entre el frondoso ramaje, trepaba cuando encontraba cuestas que subir, o descendía a las hondonadas; en una palabra, venció todas las dificultades que se le presentaron en el camino, con una actividad infatigable que a él mismo le sorprendía. No pudo menos de recordar cuán fatigosamente, y con cuántas paradas para recobrar aliento, había recorrido ese mismo camino tan solo dos días antes. a medida que se acercaba a la ciudad fue creyendo que notaba un cambio en los objetos que le eran más familiares, como si desde que salió de la población no hubieran transcurrido solamente dos o tres días, sino muchos años.
Ciertamente que las calles presentaban el mismo aspecto que antes, según las recordaba, y las casas tenían las mismas peculiaridades, con su multitud de aleros y una veleta precisamente en el lugar en que su memoria se lo indicaba. Sin embargo, la idea de cambio le acosaba a cada instante, aconteciéndole igual fenómeno con las personas conocidas que veía, y con todas las que le eran familiares en la pequeña población. No las hallaba ahora ni más jóvenes ni más viejas; las barbas de los ancianos no eran más blancas, ni el niño que andaba a gatas ayer podía moverse hoy haciendo uso de sus pies: era imposible decir en qué diferían de las personas a quienes había visto antes de partir; y sin embargo, algo interno parecía sugerirle que se había efectuado un cambio. Recibió una impresión de esta naturaleza, de la manera más notable, al pasar junto a la iglesia que estaba a su cargo. El edificio se le presentó con un aspecto a la vez tan extraño y tan familiar, que el Sr. Dimmesdale estuvo vacilando entre estas dos ideas: o que hasta entonces lo había visto solamente en un sueño, o que ahora estaba simplemente soñando.
Este fenómeno, en las varias formas que iba tomando, no indicaba un cambio externo, sino un cambio tan repentino e importante en el espectador mismo, que el espacio de un solo día de intervalo había sido para él equivalente al transcurso de varios años. La voluntad del ministro y la de Ester, y el destino que sobre ellos pesaba, habían operado esta transformación. Era la misma ciudad que antes; pero no era el mismo ministro el que había regresado de la selva. Podría haber dicho a los amigos que le saludaban: "No soy el hombre por quien me tomáis. Lo he dejado allá en la selva, retirado en un oculto vallecillo, junto a un tronco musgoso de árbol, no lejos de un melancólico arroyuelo. Id: buscad a vuestro ministro, y ved si su cuerpo extenuado, sus mejillas descarnadas, y su pálida frente surcada de arrugas por el dolor, no han sido arrojados allí como vestido de que uno se deshace." Sin duda alguna sus amigos habrían insistido, diciéndole: "Tú eres el mismo hombre"; pero el error hubiera estado de parte de sus amigos y no del ministro.

Back   Main Page   Forward

La Mansión del Inglés. http://www.mansioningles.com
© Copyright La Mansión del Inglés C.B. - Todos los Derechos Reservados
. -