INICIO. Página Principal
PRESENTACIÓN de nuestra Web
Cursos Multimedia por Niveles
Gramática inglesa en español con ejercicios prácticos resueltos.
LISTENING. Sonidos con ejercicios prácticos, soluciones y texto de transcripción.
LIBROS completos en inglés para descargar a tu PC.
Practica tu READING con textos traducidos y ejercicios de comprensión lectora.
PROGRAMAS didácticos y utilidades educacionales para descargar a tu Pc.
EJERCICIOS multimedia para mejorar tu inglés.
Ejercita tus conocimientos siguiendo las aventuras de nuestro detective.
RECURSOS Y ACTIVIDADES de interés y utilidad.
Agrupaciones temáticas de palabras y su traducción. Con sonido y ejercicios
Información y Recursos específicos para profesores.
Material para la preparación de las pruebas de First de la Universidad de Cambridge.
PELÍCULAS EN INGLÉS
Vídeos para aprender inglés

Cuaderno de ejercicios 

de inglés. Actividades y material de aprendizaje.
Accede a nuestro grupo 

en Facebook
Busca el significado de los términos y su 

traducción.
Traduce textos o páginas web completas.
Consulta nuestros productos



 

 

CAPÍTULO XVII - Pag 52

English version       Versión en español

THE PASTOR AND HIS PARISHIONER

Slowly as the minister walked, he had almost gone by before Hester Prynne could gather voice enough to attract his observation. At length she succeeded.
"Arthur Dimmesdale!" she said, faintly at first, then louder, but hoarsely—"Arthur Dimmesdale!"

"Who speaks?" answered the minister. Gathering himself quickly up, he stood more erect, like a man taken by surprise in a mood to which he was reluctant to have witnesses. Throwing his eyes anxiously in the direction of the voice, he indistinctly beheld a form under the trees, clad in garments so sombre, and so little relieved from the gray twilight into which the clouded sky and the heavy foliage had darkened the noontide, that he knew not whether it were a woman or a shadow. It may be that his pathway through life was haunted thus by a spectre that had stolen out from among his thoughts.

He made a step nigher, and discovered the scarlet letter.

"Hester! Hester Prynne!", said he; "is it thou? Art thou in life?"
"Even so." she answered. "In such life as has been mine these seven years past! And thou, Arthur Dimmesdale, dost thou yet live?"
It was no wonder that they thus questioned one another's actual and bodily existence, and even doubted of their own. So strangely did they meet in the dim wood that it was like the first encounter in the world beyond the grave of two spirits who had been intimately connected in their former life, but now stood coldly shuddering in mutual dread, as not yet familiar with their state, nor wonted to the companionship of disembodied beings. Each a ghost, and awe-stricken at the other ghost. They were awe-stricken likewise at themselves, because the crisis flung back to them their consciousness, and revealed to each heart its history and experience, as life never does, except at such breathless epochs. The soul beheld its features in the mirror of the passing moment. It was with fear, and tremulously, and, as it were, by a slow, reluctant necessity, that Arthur Dimmesdale put forth his hand, chill as death, and touched the chill hand of Hester Prynne. The grasp, cold as it was, took away what was dreariest in the interview. They now felt themselves, at least, inhabitants of the same sphere.

Without a word more spoken—neither he nor she assuming the guidance, but with an unexpressed consent—they glided back into the shadow of the woods whence Hester had emerged, and sat down on the heap of moss where she and Pearl had before been sitting.

When they found voice to speak, it was at first only to utter remarks and inquiries such as any two acquaintances might have made, about the gloomy sky, the threatening storm, and, next, the health of each.

Thus they went onward, not boldly, but step by step, into the themes that were brooding deepest in their hearts. So long estranged by fate and circumstances, they needed something slight and casual to run before and throw open the doors of intercourse, so that their real thoughts might be led across the threshold.

After awhile, the minister fixed his eyes on Hester Prynne's.
"Hester," said he, "hast thou found peace?"

She smiled drearily, looking down upon her bosom.

"Hast thou?" she asked.
"None—nothing but despair!" he answered. "What else could I look for, being what I am, and leading such a life as mine? Were I an atheist—a man devoid of conscience—a wretch with coarse and brutal instincts—I might have found peace long ere now. Nay, I never should have lost it. But, as matters stand with my soul, whatever of good capacity there originally was in me, all of God's gifts that were the choicest have become the ministers of spiritual torment. Hester, I am most miserable"

"The people reverence thee," said Hester. "And surely thou workest good among them! Doth this bring thee no comfort?"

"More misery, Hester!—Only the more misery!" answered the clergyman with a bitter smile. "As concerns the good which I may appear to do, I have no faith in it. It must needs be a delusion. What can a ruined soul like mine effect towards the redemption of other souls?—or a polluted soul towards their purification? And as for the people's reverence, would that it were turned to scorn and hatred! Canst thou deem it, Hester, a consolation that I must stand up in my pulpit, and meet so many eyes turned upward to my face, as if the light of heaven were beaming from it!—must see my flock hungry for the truth, and listening to my words as if a tongue of Pentecost were speaking!—and then look inward, and discern the black reality of what they idolise?

I have laughed, in bitterness and agony of heart, at the contrast between what I seem and what I am! And Satan laughs at it!"
"You wrong yourself in this," said Hester gently. "You have deeply and sorely repented. Your sin is left behind you in the days long past. Your present life is not less holy, in very truth, than it seems in people's eyes. Is there no reality in the penitence thus sealed and witnessed by good works? And wherefore should it not bring you peace?"

"No, Hester—no!" replied the clergyman. "There is no substance in it! It is cold and dead, and can do nothing for me! Of penance, I have had enough! Of penitence, there has been none! Else, I should long ago have thrown off these garments of mock holiness, and have shown myself to mankind as they will see me at the judgment-seat.

Happy are you, Hester, that wear the scarlet letter openly upon your bosom! Mine burns in secret! Thou little knowest what a relief it is, after the torment of a seven years' cheat, to look into an eye that recognises me for what I am! Had I one friend—or were it my worst enemy!—to whom, when sickened with the praises of all other men, I could daily betake myself, and be known as the vilest of all sinners, methinks my soul might keep itself alive thereby. Even thus much of truth would save me! But now, it is all falsehood!—all emptiness!—all death!"
Hester Prynne looked into his face, but hesitated to speak. Yet, uttering his long-restrained emotions so vehemently as he did, his words here offered her the very point of circumstances in which to interpose what she came to say. She conquered her fears, and spoke:

"Such a friend as thou hast even now wished for," said she, "with whom to weep over thy sin, thou hast in me, the partner of it!" Again she hesitated, but brought out the words with an effort.—"Thou hast long had such an enemy, and dwellest with him, under the same roof!"
The minister started to his feet, gasping for breath, and clutching at his heart, as if he would have torn it out of his bosom.

"Ha! What sayest thou?" cried he. "An enemy! And under mine own roof! What mean you?"

     

EL PASTOR DE ALMAS Y SU FELIGRESA

A pesar de lo lentamente que caminaba el ministro, había éste pasado casi de largo, antes de que a Ester le hubiera sido posible hacerse oir y atraer su atención. Al fin lo consiguió.
—¡Arturo Dimmesdale!—dijo al principio con voz apenas perceptible, pero que fue creciendo en fuerza, aunque un tanto ronca,—¡Arturo Dimmesdale!
—¿Quién me llama?—respondió el ministro.
Irguiéndose rápidamente, permaneció en esa posición, como un hombre sorprendido en una actitud en que no quisiera haber sido visto. Dirigiendo las miradas con ansiedad hacia el lugar de donde procedía la voz, percibió vagamente bajo los árboles una forma vestida con traje tan obscuro, y que se destacaba tan poco en medio de la penumbra que reinaba entre el espeso follaje, que casi no daba paso a la luz del mediodía, que apenas pudo distinguir si era una sombra o una mujer.
Se adelantó un paso hacia ella y descubrió la letra escarlata.
—¡Ester! ¡Ester Prynne!—exclamó,—¿eres tú? ¿Estás viva?
—Sí,—respondió,—¡con la vida con que he vivido estos siete últimos años! Y tú, Arturo Dimmesdale, ¿vives aún?
No debe causar sorpresa que se preguntaran mutuamente si estaban realmente vivos, y que hasta dudasen de su propia existencia corporal. De tan extraña manera se encontraron en el crepúsculo de aquella selva, que parecía como si fuese la primer entrevista que tuvieran más allá del sepulcro dos espíritus que habían estado íntimamente asociados en su vida terrestre, pero que ahora se hallaban temblando, llenos de mutuo temor, sin haberse familiarizado aún con su condición presente, ni acostumbrado a la compañía de almas desprovistas de sus cuerpos. Cada uno era un espíritu que contemplaba, lleno de asombro, al otro espíritu. Igualmente experimentaban respecto de sí mismos una extraña sensación, porque en aquel momento a cada cual se le representó, de una manera viva e intensa, toda su íntima historia y toda la amarga experiencia de la vida, como acontece tan solo en tales instantes en el curso de nuestra existencia. El alma se contempla en el espejo de aquel fugitivo momento. Con temor pues, y trémulamente, cual si lo hiciera impulsado por necesidad ineludible, extendió Arturo Dimmesdale su mano, fría como la muerte, y tocó la helada mano de Ester Prynne. a pesar de lo frígido del contacto de aquellas manos, se sintieron al fin habitantes de la misma esfera, desapareciendo lo que había de extraño y misterioso en la entrevista.
Sin hablar una sola palabra, sin que uno ni otro sirviera de guía a su compañero, pero con silencioso y mutuo acuerdo, se deslizaron entre las sombras del bosque de donde había salido Ester, y se sentaron en el mismo tronco de árbol cubierto de musgo en que ella y Perla habían estado sentadas antes. Cuando al fin pudieron hallar una voz con que hablarse, emitieron al principio solo las observaciones y preguntas que podrían haber hecho dos conocidos cualesquiera, acerca de lo sombrío del cielo, del mal tiempo que amenazaba, y luego de la salud de cada uno. Procedieron después, por decirlo así, paso a paso, y con muchos rodeos, a tratar de los temas que más profundamente les interesaban y más a pecho tenían. Separados tan largo tiempo por el destino y las circunstancias, necesitaban algo ligero, casual, casi indiferente en que ocuparse, antes de comenzar a dar salida a las ideas y pensamientos que realmente llenaban sus almas.
Después de un rato, el ministro fijó los ojos en los de Ester.
—Ester, dijo, ¿has hallado la paz del alma?
Ella sonrió tristemente dirigiéndose una mirada al pecho.
—¿La has hallado tú?—le preguntó ella a su vez.
—No: no; solamente desesperación,—contestó el ministro.—¿Ni qué otra cosa podía esperar, siendo lo que soy, y llevando una vida como la que llevo? Si yo fuera ateo, si fuera un hombre desprovisto de conciencia, un miserable con instintos groseros y brutales, ya habría hallado la paz hace tiempo: mejor dicho, nunca la habría perdido. Pero tal como es el alma mía, cualquiera que fuese la capacidad que originalmente pudiera existir en mí para el bien, todos los dones de Dios, los más selectos y escogidos, se han convertido en otros tantos motivos de tortura espiritual. Ester, ¡yo soy inmensamente infeliz!
—El pueblo te reverencia,—dijo Ester,—y ciertamente producen mucho bien entre el pueblo tus palabras. ¿No te proporciona esto consuelo?
—Más padecimientos, Ester, solo más padecimientos!—contestó Dimmesdale con una amarga sonrisa.—En cuanto al bien que yo pueda aparentemente hacer, no tengo fe en él. ¿Qué puede realizar un alma perdida como la mía, en pro de la redención de otras almas? ¿Ni qué puede un alma manchada hacer en beneficio de la purificación de otras almas? Y en cuanto a la reverencia del pueblo, ¡ojalá que se convirtiera en odio y desprecio! ¿Crees tú, Ester, que pueda servirme de consuelo tener que subir a mi púlpito, y allí exponerme a las miradas de tantos que dirigen a mí sus ojos, como si resplandeciera en mi rostro la luz del cielo? ¿Ó tener que contemplar mi rebaño espiritual sediento de verdad y oyendo mis palabras como si fueran vertidas por uno de los escogidos del Eterno, y luego contemplarme yo a mí mismo para no ver sino la triste y negra realidad que ellos idolatran? ¡Ah! me he reído con intensa amargura y agonía de espíritu ante el contraste que existe entre lo que parezco y lo que soy verdaderamente! ¡Y Satanás se ríe también!
—Tú eres injusto contigo mismo en esto,—dijo Ester con dulzura.—Tú te has arrepentido profunda y amargamente. Tu falta ha quedado relegada a una época que hace tiempo ha pasado para siempre. Tu vida presente no es menos santa, en realidad de verdad, de lo que aparece a la vista de los hombres. ¿No tiene por ventura fuerza alguna la penitencia a que han puesto un sello y de que dan testimonio tus buenas obras? ¿Y por qué no han de traer la paz a tu espíritu?
—¡No, Ester, no!—replicó el ministro.—No hay realidad en ello: es frío, inanimado y no puede producirme bien alguno. Padecimientos, he tenido muchos; penitencia, ninguna. De lo contrario, hace tiempo que debería haberme despojado de este traje de aparente santidad, y presentarme ante los hombres como me verán el día del Juicio Final. ¡Feliz tú, Ester, que llevas la letra escarlata al descubierto sobre el pecho! ¡La mía me abrasa en secreto! Tú no sabes cuán gran alivio es, después de un fraude de siete años, mirar unos ojos que me ven tal como soy. Si tuviera yo un amigo,—ó aunque fuese mi peor enemigo,—al que, cuando me siento enfermo con los elogios de todos los otros hombres, pudiera abrir mi pecho diariamente para que me viese como al más vil de los pecadores, creo que con eso recobraría nuevas fuerzas. Aun esa parte de verdad, con ser tan poca, me salvaría.... Pero ahora, ¡todo es mentira!—¡todo es vanidad!—¡todo es muerte!
Ester le dirigió una mirada, quiso hablar, pero vaciló. Sin embargo, al dar el ministro rienda suelta a sus emociones largo tiempo reprimidas, y con la vehemencia que lo hizo, sus palabras ofrecieron a Ester la oportunidad de decir aquello para lo cual le había buscado. Venció sus temores, y habló.
—Un amigo como el que ahora has deseado,—dijo,—con quien poder llorar sobre tu falta, lo tienes en mí, la cómplice de esa falta. Vaciló de nuevo, pero al fin pronunció con un gran esfuerzo estas palabras:—en cuanto a un enemigo, largo tiempo lo has tenido, y has vivido con él, bajo un mismo techo.
El ministro se puso en pie, buscando aire que respirar, y llevándose la mano al corazón como si quisiera arrancárselo del pecho.
—¡Cómo! ¿Qué dices?—exclamó.—¡Un enemigo! ¡Y bajo mi mismo techo! ¿Qué quieres decir, Ester?.

Back   Main Page   Forward

La Mansión del Inglés. http://www.mansioningles.com
© Copyright La Mansión del Inglés C.B. - Todos los Derechos Reservados
. -