INICIO. Página Principal
PRESENTACIÓN de nuestra Web
Cursos Multimedia por Niveles
Gramática inglesa en español con ejercicios prácticos resueltos.
LISTENING. Sonidos con ejercicios prácticos, soluciones y texto de transcripción.
LIBROS completos en inglés para descargar a tu PC.
Practica tu READING con textos traducidos y ejercicios de comprensión lectora.
PROGRAMAS didácticos y utilidades educacionales para descargar a tu Pc.
EJERCICIOS multimedia para mejorar tu inglés.
Ejercita tus conocimientos siguiendo las aventuras de nuestro detective.
RECURSOS Y ACTIVIDADES de interés y utilidad.
Agrupaciones temáticas de palabras y su traducción. Con sonido y ejercicios
Información y Recursos específicos para profesores.
Material para la preparación de las pruebas de First de la Universidad de Cambridge.
PELÍCULAS EN INGLÉS
Vídeos para aprender inglés

Cuaderno de ejercicios 

de inglés. Actividades y material de aprendizaje.
Accede a nuestro grupo 

en Facebook
Busca el significado de los términos y su 

traducción.
Traduce textos o páginas web completas.
Consulta nuestros productos



Las Aventuras de Huckleberry Finn  

 

CAPÍTULO 22 - Pag 22

English version       Versión en español
THEY swarmed up towards Sherburn’s house, a-whooping and raging like Injuns, and everything had to clear the way or get run over and tromped to mush, and it was awful to see. Children was heeling it ahead of the mob, screaming and trying to get out of the way; and every window along the road was full of women’s heads, and there was nigger boys in every tree, and bucks and wenches looking over every fence; and as soon as the mob would get nearly to them they would break and skaddle back out of reach. Lots of the women and girls was crying and taking on, scared most to death.

They swarmed up in front of Sherburn’s palings as thick as they could jam together, and you couldn’t hear yourself think for the noise. It was a little twenty-foot yard. Some sung out “Tear down the fence! tear down the fence!” Then there was a racket of ripping and tearing and smashing, and down she goes, and the front wall of the crowd begins to roll in like a wave.
Just then Sherburn steps out on to the roof of his little front porch, with a double-barrel gun in his hand, and takes his stand, perfectly ca’m and deliberate, not saying a word. The racket stopped, and the wave sucked back.

Sherburn never said a word—just stood there, looking down. The stillness was awful creepy and uncomfortable. Sherburn run his eye slow along the crowd; and wherever it struck the people tried a little to out-gaze him, but they couldn’t; they dropped their eyes and looked sneaky. Then pretty soon Sherburn sort of laughed; not the pleasant kind, but the kind that makes you feel like when you are eating bread that’s got sand in it.

Then he says, slow and scornful:
“The idea of you lynching anybody! It’s amusing.

The idea of you thinking you had pluck enough to lynch a man! Because you’re brave enough to tar and feather poor friendless cast-out women that come along here, did that make you think you had grit enough to lay your hands on a man? Why, a man’s safe in the hands of ten thousand of your kind—as long as it’s daytime and you’re not behind him.

“Do I know you? I know you clear through. I was born and raised in the South, and I’ve lived in the North; so I know the average all around. The average man’s a coward. In the North he lets anybody walk over him that wants to, and goes home and prays for a humble spirit to bear it. In the South one man all by himself, has stopped a stage full of men in the daytime, and robbed the lot. Your newspapers call you a brave people so much that you think you are braver than any other people—whereas you’re just as brave, and no braver. Why don’t your juries hang murderers? Because they’re afraid the man’s friends will shoot them in the back, in the dark—and it’s just what they would do.

“So they always acquit; and then a man goes in the night, with a hundred masked cowards at his back and lynches the rascal. Your mistake is, that you didn’t bring a man with you; that’s one mistake, and the other is that you didn’t come in the dark and fetch your masks. You brought part of a man—Buck Harkness, there—and if you hadn’t had him to start you, you’d a taken it out in blowing.

“You didn’t want to come. The average man don’t like trouble and danger. You don’t like trouble and danger. But if only half a man—like Buck Harkness, there—shouts ‘Lynch him! lynch him!’ you’re afraid to back down—afraid you’ll be found out to be what you are—cowards—and so you raise a yell, and hang yourselves on to that half-a-man’s coat-tail, and come raging up here, swearing what big things you’re going to do. The pitifulest thing out is a mob; that’s what an army is—a mob; they don’t fight with courage that’s born in them, but with courage that’s borrowed from their mass, and from their officers. But a mob without any man at the head of it is beneath pitifulness. Now the thing for you to do is to droop your tails and go home and crawl in a hole.

If any real lynching’s going to be done it will be done in the dark, Southern fashion; and when they come they’ll bring their masks, and fetch a man along. Now leave—and take your half-a-man with you”—tossing his gun up across his left arm and cocking it when he says this.

The crowd washed back sudden, and then broke all apart, and went tearing off every which way, and Buck Harkness he heeled it after them, looking tolerable cheap. I could a stayed if I wanted to, but I didn’t want to.
I went to the circus and loafed around the back side till the watchman went by, and then dived in under the tent. I had my twenty-dollar gold piece and some other money, but I reckoned I better save it, because there ain’t no telling how soon you are going to need it, away from home and amongst strangers that way. You can’t be too careful. I ain’t opposed to spending money on circuses when there ain’t no other way, but there ain’t no use in wasting it on them.

It was a real bully circus. It was the splendidest sight that ever was when they all come riding in, two and two, a gentleman and lady, side by side, the men just in their drawers and undershirts, and no shoes nor stirrups, and resting their hands on their thighs easy and comfortable—there must a been twenty of them—and every lady with a lovely complexion, and perfectly beautiful, and looking just like a gang of real sure-enough queens, and dressed in clothes that cost millions of dollars, and just littered with diamonds. It was a powerful fine sight; I never see anything so lovely. And then one by one they got up and stood, and went a-weaving around the ring so gentle and wavy and graceful, the men looking ever so tall and airy and straight, with their heads bobbing and skimming along, away up there under the tent-roof, and every lady’s rose-leafy dress flapping soft and silky around her hips, and she looking like the most loveliest parasol.
And then faster and faster they went, all of them dancing, first one foot out in the air and then the other, the horses leaning more and more, and the ringmaster going round and round the center-pole, cracking his whip and shouting “Hi!—hi!” and the clown cracking jokes behind him; and by and by all hands dropped the reins, and every lady put her knuckles on her hips and every gentleman folded his arms, and then how the horses did lean over and hump themselves! And so one after the other they all skipped off into the ring, and made the sweetest bow I ever see, and then scampered out, and everybody clapped their hands and went just about wild.
Well, all through the circus they done the most astonishing things; and all the time that clown carried on so it most killed the people. The ringmaster couldn’t ever say a word to him but he was back at him quick as a wink with the funniest things a body ever said; and how he ever could think of so many of them, and so sudden and so pat, was what I couldn’t noway understand. Why, I couldn’t a thought of them in a year. And by and by a drunk man tried to get into the ring—said he wanted to ride; said he could ride as well as anybody that ever was. They argued and tried to keep him out, but he wouldn’t listen, and the whole show come to a standstill. Then the people begun to holler at him and make fun of him, and that made him mad, and he begun to rip and tear; so that stirred up the people, and a lot of men begun to pile down off of the benches and swarm towards the ring, saying, “Knock him down! throw him out!” and one or two women begun to scream. So, then, the ringmaster he made a little speech, and said he hoped there wouldn’t be no disturbance, and if the man would promise he wouldn’t make no more trouble he would let him ride if he thought he could stay on the horse. So everybody laughed and said all right, and the man got on. The minute he was on, the horse begun to rip and tear and jump and cavort around, with two circus men hanging on to his bridle trying to hold him, and the drunk man hanging on to his neck, and his heels flying in the air every jump, and the whole crowd of people standing up shouting and laughing till tears rolled down. And at last, sure enough, all the circus men could do, the horse broke loose, and away he went like the very nation, round and round the ring, with that sot laying down on him and hanging to his neck, with first one leg hanging most to the ground on one side, and then t’other one on t’other side, and the people just crazy. It warn’t funny to me, though; I was all of a tremble to see his danger. But pretty soon he struggled up astraddle and grabbed the bridle, a-reeling this way and that; and the next minute he sprung up and dropped the bridle and stood! and the horse a-going like a house afire too. He just stood up there, a-sailing around as easy and comfortable as if he warn’t ever drunk in his life—and then he begun to pull off his clothes and sling them. He shed them so thick they kind of clogged up the air, and altogether he shed seventeen suits. And, then, there he was, slim and handsome, and dressed the gaudiest and prettiest you ever saw, and he lit into that horse with his whip and made him fairly hum—and finally skipped off, and made his bow and danced off to the dressing-room, and everybody just a-howling with pleasure and astonishment.

Then the ringmaster he see how he had been fooled, and he was the sickest ringmaster you ever see, I reckon. Why, it was one of his own men! He had got up that joke all out of his own head, and never let on to nobody. Well, I felt sheepish enough to be took in so, but I wouldn’t a been in that ringmaster’s place, not for a thousand dollars. I don’t know; there may be bullier circuses than what that one was, but I never struck them yet. Anyways, it was plenty good enough for me; and wherever I run across it, it can have all of my custom every time.
Well, that night we had our show; but there warn’t only about twelve people there—just enough to pay expenses. And they laughed all the time, and that made the duke mad; and everybody left, anyway, before the show was over, but one boy which was asleep. So the duke said these Arkansaw lunkheads couldn’t come up to Shakespeare; what they wanted was low comedy—and maybe something ruther worse than low comedy, he reckoned. He said he could size their style. So next morning he got some big sheets of wrapping paper and some black paint, and drawed off some handbills, and stuck them up all over the village.

     

Fueron en enjambre a casa de Sherburn, gritando y aullando como indios, y todo el mundo tenía que apartarse o echar a correr para que no los atropellaran y los pisotearan, y resultaba terrible verlo. Los niños iban corriendo delante de la multitud, gritando y tratando de apartarse, y en todas las ventanas del camino había mujeres que asomaban la cabeza y chicos negros en cada árbol y negros y negras adultos que miraban por encima de todas las vallas, y en cuanto llegaba la horda cerca de ellos, se apartaban y salían fuera de su alcance. Muchas de las mujeres y de las muchachas lloraban y gritaban, medio muertas del susto.
Llegaron frente a la valla de Sherburn, tan apretados que no cabía ni un alfiler y armando un ruido que no podía uno oír ni lo que pensaba. Era un patio pequeño de unos veinte pies. Alguien gritó: «¡Tirad la valla! ¡Tirad la valla!» Luego se oyó un ruido de maderas rotas, arrancadas y aplastadas y cayó la valla, y el primer grupo de la multitud empezó a entrar igual que una ola.
Justo entonces Sherburn aparece en el tejado del porchecito de la fachada, con una escopeta de dos cañones en la mano, y ahí se queda, tan tranquilo y calmado, sin decir ni palabra. Se terminó la escandalera y la ola de gente se echó atrás. Sherburn no dijo ni una palabra; se quedó allí, mirando hacia abajo. Aquel silencio daba nervios y miedo. Sherburn recorrió la multitud lentamente con la vista, y cuando tropezaba con los ojos de alguien éste intentaba aguantarle la mirada, pero no podía; bajaba los ojos, como si se le hubiera colado dentro. Y al cabo de un momento Sherburn como que se echó a reír, pero no con una risa agradable, sino con una de esas que le hace a uno sentir como si estuviera comiendo pan en el que se ha mezclado arena.
Y después va y dice, lento y despectivo:
––¡Mira que venir vosotros a linchar a nadie! Me da risa. ¡Mira que pensar vosotros que teníais el coraje de linchar a un hombre! Como sois tan valientes que os atrevéis a ponerles alquitrán y plumas a las pobres mujeres abandonadas y sin amigos que llegan aquí, os habéis creído que teníais redaños para poner las manos encima a un hombre. ¡Pero si un hombre está perfectamente a salvo en manos de diez mil de vuestra clase...! Siempre que sea de día y que no estéis detrás de él.
»¿Que si os conozco? Os conozco perfectamente. He nacido y me he criado en el Sur, y he vivido en el Norte; así que sé perfectamente cómo sois todos. Por término medio, unos cobardes. En el Norte dejáis que os pisotee el que quiera, pero luego volvéis a casa, a buscar un espíritu humilde que lo aguante. En el Sur un hombre, él solito, ha parado a una diligencia llena de hombres a la luz del día y les ha robado a todos. Vuestros periódicos os dicen que sois muy valientes, y de tanto oírlo creéis que sois más valientes que todos los demás... cuando sois igual de valientes y nada más. ¿Por qué vuestros jurados no mandan ahorcar a los asesinos? Porque tienen miedo de que los amigos del acusado les peguen un tiro por la espalda en la oscuridad... que es exactamente lo que harían.
»Así que siempre absuelven, y después un hombre va de noche con cien cobardes enmascarados a sus espaldas y lincha al sinvergüenza. Os equivocáis en no haber traído con vosotros a un hombre; ése es vuestro error, y el otro es que no habéis venido de noche y con caretas puestas. Os habéis traído a parte de un hombre: ese Buck Harkness, y si no hubierais contado con él para empezar, se os habría ido la fuerza por la boca.
»No queríais venir. A los tipejos como vosotros no os gustan los problemas ni los peligros. A vosotros no os gustan los problemas ni los peligros. Pero basta con que medio hombre, como ahí, Buck Harkness, grite ¡A lincharlo, a lincharlo! y os da miedo echaros hacia atrás, os da miedo que se vea lo que sois: unos cobardes, y por eso os ponéis a gritar y os colgáis de los faldones de ese medio hombre y venís aquí gritando, jurando las enormidades que vais a hacer. Lo más lamentable que hay en el mundo es una turba de gente; eso es lo que es un ejército: una turba de gente; no combate con valor propio, sino con el valor que les da el pertenecer a una turba y que le dan sus oficiales. Pero una turba sin un hombre a la cabeza da menos que lástima. Ahora lo que tenéis que hacer es meter el rabo entre las piernas e iros a casa a meteros en un agujero. Si de verdad vais a linchar a alguien lo haréis de noche, al estilo del Sur, y cuando vengáis, lo haréis con las caretas y os traeréis a un hombre. Ahora, largo y llevaos con vosotros a vuestro medio hombre.
Al decir esto último se echó la escopeta al brazo izquierdo y la amartilló.
El grupo retrocedió de golpe y después se separó, y cada uno se fue a toda prisa por su cuenta, y Buck Harkness fue detrás de ellos, con un aire bastante derrotado. Yo podría haberme quedado si hubiera querido, pero no quería.
Fui al circo y me quedé dando vueltas por la trasera hasta que pasó el vigilante y después me metí por debajo de la lona. Tenía mi moneda de oro de veinte dólares y algo más de dinero, pero calculaba que más me valía ahorrarlo, porque nunca se sabe cuándo se va a necesitar cuando anda uno lejos de casa y entre desconocidos y esas cosas. Hay que andarse con mucho cuidado. Yo no tengo nada en contra de gastar el dinero en circos cuando no queda más remedio, pero tampoco tiene sentido tirarlo en ellos.
Era un circo verdaderamente estupendo. Era lo más maravilloso que se ha visto cuando llegaban todos a caballo de dos en dos, caballeros y damas al lado, los hombres en calzoncillos y camisetas, sin zapatos ni estribos y con las manos apoyadas en los muslos, tan tranquilos y tan cómodos, por lo menos veinte de ellos, y cada dama tan fina y todas tan guapas como una pandilla de reinas de verdad, con unos vestidos que costaban millones de dólares y todos llenos de diamantes. Verdaderamente daba gusto verlas; nunca he visto nada más bonito. Y después se fueron poniendo en pie uno por uno y fueron dando vueltas en torno al anillo, los hombres muy altos, esbeltos y erguidos, con las cabezas moviéndose un poco y casi rozando el techo de la carpa, y con los vestidos de color de hoja de rosa de las damas dándoles vueltas en las caderas e inflados, de forma que parecían unos parasoles preciosos.
Y después comenzaron a ir cada vez más rápido, bailando todos ellos, primero con un pie en el aire y luego con el otro, con los caballos cada vez más inclinados y el jefe de pista dando vueltas al poste central, chasqueando el látigo y gritando «¡Jai! ¡Jai!», y el payaso contando chistes detrás de él, hasta que todos dejaron caer las riendas y cada una de las damas se puso las manos en las caderas y cada uno de los caballeros se cruzó de brazos, ¡y entonces fueron los caballos y se inclinaron hasta quedar de rodillas! Así que fueron saltando al anillo uno después de otro, con las reverencias más bonitas que he visto en mi vida, y después se fueron y todo el mundo se puso a aplaudir como si se hubiera vuelto loco.
Bueno, todos los del circo hicieron las cosas más asombrosas, y todo el tiempo el payaso hacía unos chistes que la gente casi se moría. El jefe de pista no podía decirle una palabra sin que el otro le contestara rápido como el rayo con las cosas más divertidas del mundo, y lo que yo no podía entender en absoluto era cómo se le podían ocurrir tantas, tan de repente y tan oportunas. Hombre, si a mí no se me hubieran ocurrido en todo un año. Y después un borracho trató de meterse en la pista y dijo que quería montar a caballo, y que sabía montar tan bien como el mejor. Discutieron con él y trataron de impedírselo, pero él no les hizo caso y todo el espectáculo se paró. Entonces la gente empezó a gritarle y a reírse de él, y él se enfadó y empezó a decir barbaridades, así que el público se enfadó y muchos hombres empezaron a bajar de los bancos hacia la pista, diciendo: «¡Que le den una paliza! ¡que lo echen!» Y una o dos mujeres empezaron a gritar. Entonces el jefe de pista hizo un discursito diciendo que esperaba que no hubiera incidentes, y que si el hombre prometía que no armaría más jaleo, le dejaría montar a caballo si creía que no se iba a caer. Así que todo el mundo se echó a reír y dijo que bueno, y el hombre montó. En cuanto estuvo montado, el caballo empezó a saltar, brincar y corvetear, con los empleados del circo agarrados de la brida, tratando de frenarlo, y el borracho colgado del cuello del caballo, con los pies volando por el aire a cada salto, y toda la gente de pie, gritando y riéndose tanto que se le caían las lágrimas. Y por fin, claro, a pesar de los empleados del circo, el caballo se soltó y salió corriendo como un desesperado, con el borracho pegado a él y agarrado al cuello, primero con una pierna caída de un lado hasta tocar casi el suelo y después con la otra del otro lado y la gente muerta de la risa. A mí no me parecía nada divertido; gritaba del miedo que me daba. Pero en seguida logró volver a la silla y agarrarse a la brida, cayéndose primero de un lado y luego del otro, y al cabo de un momento dio un salto y dejó caer la brida, ¡y se puso en pie!, con el caballo corriendo como un loco. Ahí se quedó, en pie, dejando que el caballo corriese, tan tranquilo, como si nunca hubiera estado borracho en la vida, y después empezó a quitarse la ropa y tirarla al suelo. Se quitó tantas cosas que prácticamente llenaban el aire, y en total soltó diecisiete trajes. Y ahí se quedó, esbelto y bien parecido, vestido de la forma más bonita y llamativa del mundo, y le dio al caballo con el látigo para hacerle correr todavía más, y después se bajó de un salto, hizo una reverencia y se fue bailando a los vestuarios, y todo el mundo venga de gritar de asombro y de alegría.
Entonces el jefe de pista vio que le habían engañado, y creo que nunca he visto a un jefe de pista tan desanimado. ¡Pero si era uno de sus propios hombres! Se le había ocurrido aquella broma por su cuenta, sin decírselo a nadie. Bueno, yo también me sentía bastante tonto por haberme dejado engañar, pero no hubiera querido estar en el lugar de aquel jefe de pista, ni por mil dólares. No sé; quizá haya circos mejores que aquél, pero todavía no he visto ninguno. En todo caso, para mí era buenísimo, y cuando vuelva a encontrármelo, puede contar con este cliente en cuanto que lo vea.
Bueno, aquella noche tocaba nuestro espectáculo, pero no había más que doce personas, justo lo suficiente para pagar los gastos. Y se estuvieron riendo todo el tiempo, con lo que el duque se cabreó, y, encima, todos se marcharon antes de que terminara la obra, salvo un muchacho que se había quedado dormido. Así que el duque dijo que aquellos campuzos de Arkansaw no entendían a Shakespeare; lo que les gustaba eran las bufonadas, según parecía. Dijo que ya veía por dónde respiraban. Así que a la mañana siguiente consiguió unas grandes hojas de papel de envolver y pintura negra, preparó octavillas y las distribuyó por todo el pueblo.

Back   Main Page   Forward

La Mansión del Inglés. http://www.mansioningles.com
© Copyright La Mansión del Inglés C.B. - Todos los Derechos Reservados
. -