INICIO. Página Principal
PRESENTACIÓN de nuestra Web
Cursos Multimedia por Niveles
Gramática inglesa en español con ejercicios prácticos resueltos.
LISTENING. Sonidos con ejercicios prácticos, soluciones y texto de transcripción.
LIBROS completos en inglés para descargar a tu PC.
Practica tu READING con textos traducidos y ejercicios de comprensión lectora.
PROGRAMAS didácticos y utilidades educacionales para descargar a tu Pc.
EJERCICIOS multimedia para mejorar tu inglés.
Ejercita tus conocimientos siguiendo las aventuras de nuestro detective.
RECURSOS Y ACTIVIDADES de interés y utilidad.
Agrupaciones temáticas de palabras y su traducción. Con sonido y ejercicios
Información y Recursos específicos para profesores.
Material para la preparación de las pruebas de First de la Universidad de Cambridge.
PELÍCULAS EN INGLÉS
Vídeos para aprender inglés

Cuaderno de ejercicios 

de inglés. Actividades y material de aprendizaje.
Accede a nuestro grupo 

en Facebook
Busca el significado de los términos y su 

traducción.
Traduce textos o páginas web completas.
Consulta nuestros productos



Las Aventuras de Huckleberry Finn  

 

CAPÍTULO 17 - Pag 17

English version       Versión en español
IN about a minute somebody spoke out of a window without putting his head out, and says:
“Be done, boys! Who’s there?”
I says:
“It’s me.”
“Who’s me?”
“George Jackson, sir.”
“What do you want?”
“I don’t want nothing, sir. I only want to go along by, but the dogs won’t let me.”
“What are you prowling around here this time of night for—hey?”
“I warn’t prowling around, sir, I fell overboard off of the steamboat.”
“Oh, you did, did you? Strike a light there, somebody. What did you say your name was?”
“George Jackson, sir. I’m only a boy.”
“Look here, if you’re telling the truth you needn’t be afraid—nobody’ll hurt you. But don’t try to budge; stand right where you are. Rouse out Bob and Tom, some of you, and fetch the guns. George Jackson, is there anybody with you?”
“No, sir, nobody.”
I heard the people stirring around in the house now, and see a light. The man sung out:
“Snatch that light away, Betsy, you old fool—ain’t you got any sense? Put it on the floor behind the front door. Bob, if you and Tom are ready, take your places.”
“All ready.”
“Now, George Jackson, do you know the Shepherdsons?”
“No, sir; I never heard of them.”
“Well, that may be so, and it mayn’t. Now, all ready. Step forward, George Jackson. And mind, don’t you hurry—come mighty slow. If there’s anybody with you, let him keep back—if he shows himself he’ll be shot. Come along now. Come slow; push the door open yourself—just enough to squeeze in, d’ you hear?”
I didn’t hurry; I couldn’t if I’d a wanted to. I took one slow step at a time and there warn’t a sound, only I thought I could hear my heart. The dogs were as still as the humans, but they followed a little behind me. When I got to the three log doorsteps I heard them unlocking and unbarring and unbolting. I put my hand on the door and pushed it a little and a little more till somebody said, “There, that’s enough—put your head in.” I done it, but I judged they would take it off.
The candle was on the floor, and there they all was, looking at me, and me at them, for about a quarter of a minute: Three big men with guns pointed at me, which made me wince, I tell you; the oldest, gray and about sixty, the other two thirty or more—all of them fine and handsome—and the sweetest old gray-headed lady, and back of her two young women which I couldn’t see right well. The old gentleman says:
“There; I reckon it’s all right. Come in.”
As soon as I was in the old gentleman he locked the door and barred it and bolted it, and told the young men to come in with their guns, and they all went in a big parlor that had a new rag carpet on the floor, and got together in a corner that was out of the range of the front windows—there warn’t none on the side. They held the candle, and took a good look at me, and all said, “Why, he ain’t a Shepherdson—no, there ain’t any Shepherdson about him.” Then the old man said he hoped I wouldn’t mind being searched for arms, because he didn’t mean no harm by it—it was only to make sure. So he didn’t pry into my pockets, but only felt outside with his hands, and said it was all right. He told me to make myself easy and at home, and tell all about myself; but the old lady says:
“Why, bless you, Saul, the poor thing’s as wet as he can be; and don’t you reckon it may be he’s hungry?”
“True for you, Rachel—I forgot.”
So the old lady says:
“Betsy” (this was a nigger woman), “you fly around and get him something to eat as quick as you can, poor thing; and one of you girls go and wake up Buck and tell him—oh, here he is himself. Buck, take this little stranger and get the wet clothes off from him and dress him up in some of yours that’s dry.”
Buck looked about as old as me—thirteen or fourteen or along there, though he was a little bigger than me. He hadn’t on anything but a shirt, and he was very frowzy-headed. He came in gaping and digging one fist into his eyes, and he was dragging a gun along with the other one. He says:
“Ain’t they no Shepherdsons around?”
They said, no, ‘twas a false alarm.
“Well,” he says, “if they’d a ben some, I reckon I’d a got one.”
They all laughed, and Bob says:
“Why, Buck, they might have scalped us all, you’ve been so slow in coming.”
“Well, nobody come after me, and it ain’t right I’m always kept down; I don’t get no show.”
“Never mind, Buck, my boy,” says the old man, “you’ll have show enough, all in good time, don’t you fret about that. Go ‘long with you now, and do as your mother told you.”
When we got up-stairs to his room he got me a coarse shirt and a roundabout and pants of his, and I put them on. While I was at it he asked me what my name was, but before I could tell him he started to tell me about a bluejay and a young rabbit he had catched in the woods day before yesterday, and he asked me where Moses was when the candle went out. I said I didn’t know; I hadn’t heard about it before, no way.
“Well, guess,” he says.
“How’m I going to guess,” says I, “when I never heard tell of it before?”
“But you can guess, can’t you? It’s just as easy.”
“Which candle?” I says.
“Why, any candle,” he says.
“I don’t know where he was,” says I; “where was he?”
“Why, he was in the dark! That’s where he was!”
“Well, if you knowed where he was, what did you ask me for?”
“Why, blame it, it’s a riddle, don’t you see? Say, how long are you going to stay here? You got to stay always. We can just have booming times—they don’t have no school now. Do you own a dog? I’ve got a dog—and he’ll go in the river and bring out chips that you throw in. Do you like to comb up Sundays, and all that kind of foolishness? You bet I don’t, but ma she makes me. Confound these ole britches! I reckon I’d better put ‘em on, but I’d ruther not, it’s so warm. Are you all ready? All right. Come along, old hoss.”
Cold corn-pone, cold corn-beef, butter and buttermilk—that is what they had for me down there, and there ain’t nothing better that ever I’ve come across yet. Buck and his ma and all of them smoked cob pipes, except the nigger woman, which was gone, and the two young women. They all smoked and talked, and I eat and talked. The young women had quilts around them, and their hair down their backs. They all asked me questions, and I told them how pap and me and all the family was living on a little farm down at the bottom of Arkansaw, and my sister Mary Ann run off and got married and never was heard of no more, and Bill went to hunt them and he warn’t heard of no more, and Tom and Mort died, and then there warn’t nobody but just me and pap left, and he was just trimmed down to nothing, on account of his troubles; so when he died I took what there was left, because the farm didn’t belong to us, and started up the river, deck passage, and fell overboard; and that was how I come to be here. So they said I could have a home there as long as I wanted it. Then it was most daylight and everybody went to bed, and I went to bed with Buck, and when I waked up in the morning, drat it all, I had forgot what my name was. So I laid there about an hour trying to think, and when Buck waked up I says:
“Can you spell, Buck?”
“Yes,” he says.
“I bet you can’t spell my name,” says I.
“I bet you what you dare I can,” says he.
“All right,” says I, “go ahead.”
“G-e-o-r-g-e J-a-x-o-n—there now,” he says.
“Well,” says I, “you done it, but I didn’t think you could. It ain’t no slouch of a name to spell—right off without studying.”
I set it down, private, because somebody might want me to spell it next, and so I wanted to be handy with it and rattle it off like I was used to it.
It was a mighty nice family, and a mighty nice house, too. I hadn’t seen no house out in the country before that was so nice and had so much style. It didn’t have an iron latch on the front door, nor a wooden one with a buckskin string, but a brass knob to turn, the same as houses in town. There warn’t no bed in the parlor, nor a sign of a bed; but heaps of parlors in towns has beds in them. There was a big fireplace that was bricked on the bottom, and the bricks was kept clean and red by pouring water on them and scrubbing them with another brick; sometimes they wash them over with red water-paint that they call Spanish-brown, same as they do in town. They had big brass dog-irons that could hold up a saw-log. There was a clock on the middle of the mantelpiece, with a picture of a town painted on the bottom half of the glass front, and a round place in the middle of it for the sun, and you could see the pendulum swinging behind it. It was beautiful to hear that clock tick; and sometimes when one of these peddlers had been along and scoured her up and got her in good shape, she would start in and strike a hundred and fifty before she got tuckered out. They wouldn’t took any money for her.
Well, there was a big outlandish parrot on each side of the clock, made out of something like chalk, and painted up gaudy. By one of the parrots was a cat made of crockery, and a crockery dog by the other; and when you pressed down on them they squeaked, but didn’t open their mouths nor look different nor interested. They squeaked through underneath. There was a couple of big wild-turkey-wing fans spread out behind those things. On the table in the middle of the room was a kind of a lovely crockery basket that had apples and oranges and peaches and grapes piled up in it, which was much redder and yellower and prettier than real ones is, but they warn’t real because you could see where pieces had got chipped off and showed the white chalk, or whatever it was, underneath.
This table had a cover made out of beautiful oilcloth, with a red and blue spread-eagle painted on it, and a painted border all around. It come all the way from Philadelphia, they said. There was some books, too, piled up perfectly exact, on each corner of the table. One was a big family Bible full of pictures. One was Pilgrim’s Progress, about a man that left his family, it didn’t say why. I read considerable in it now and then. The statements was interesting, but tough. Another was Friendship’s Offering, full of beautiful stuff and poetry; but I didn’t read the poetry. Another was Henry Clay’s Speeches, and another was Dr. Gunn’s Family Medicine, which told you all about what to do if a body was sick or dead. There was a hymn book, and a lot of other books. And there was nice split-bottom chairs, and perfectly sound, too—not bagged down in the middle and busted, like an old basket.
They had pictures hung on the walls—mainly Washingtons and Lafayettes, and battles, and Highland Marys, and one called “Signing the Declaration.” There was some that they called crayons, which one of the daughters which was dead made her own self when she was only fifteen years old. They was different from any pictures I ever see before—blacker, mostly, than is common. One was a woman in a slim black dress, belted small under the armpits, with bulges like a cabbage in the middle of the sleeves, and a large black scoop-shovel bonnet with a black veil, and white slim ankles crossed about with black tape, and very wee black slippers, like a chisel, and she was leaning pensive on a tombstone on her right elbow, under a weeping willow, and her other hand hanging down her side holding a white handkerchief and a reticule, and underneath the picture it said “Shall I Never See Thee More Alas.” Another one was a young lady with her hair all combed up straight to the top of her head, and knotted there in front of a comb like a chair-back, and she was crying into a handkerchief and had a dead bird laying on its back in her other hand with its heels up, and underneath the picture it said “I Shall Never Hear Thy Sweet Chirrup More Alas.” There was one where a young lady was at a window looking up at the moon, and tears running down her cheeks; and she had an open letter in one hand with black sealing wax showing on one edge of it, and she was mashing a locket with a chain to it against her mouth, and underneath the picture it said “And Art Thou Gone Yes Thou Art Gone Alas.” These was all nice pictures, I reckon, but I didn’t somehow seem to take to them, because if ever I was down a little they always give me the fan-tods. Everybody was sorry she died, because she had laid out a lot more of these pictures to do, and a body could see by what she had done what they had lost. But I reckoned that with her disposition she was having a better time in the graveyard. She was at work on what they said was her greatest picture when she took sick, and every day and every night it was her prayer to be allowed to live till she got it done, but she never got the chance. It was a picture of a young woman in a long white gown, standing on the rail of a bridge all ready to jump off, with her hair all down her back, and looking up to the moon, with the tears running down her face, and she had two arms folded across her breast, and two arms stretched out in front, and two more reaching up towards the moon—and the idea was to see which pair would look best, and then scratch out all the other arms; but, as I was saying, she died before she got her mind made up, and now they kept this picture over the head of the bed in her room, and every time her birthday come they hung flowers on it. Other times it was hid with a little curtain. The young woman in the picture had a kind of a nice sweet face, but there was so many arms it made her look too spidery, seemed to me.
This young girl kept a scrap-book when she was alive, and used to paste obituaries and accidents and cases of patient suffering in it out of the Presbyterian Observer, and write poetry after them out of her own head. It was very good poetry. This is what she wrote about a boy by the name of Stephen Dowling Bots that fell down a well and was drownded:

ODE TO STEPHEN DOWLING BOTS, DEC’D
And did young Stephen sicken,
And did young Stephen die?
And did the sad hearts thicken,
And did the mourners cry?

No; such was not the fate of
Young Stephen Dowling Bots;
Though sad hearts round him thickened,
‘Twas not from sickness’ shots.

No whooping-cough did rack his frame,
Nor measles drear with spots;
Not these impaired the sacred name
Of Stephen Dowling Bots.

Despised love struck not with woe
That head of curly knots,
Nor stomach troubles laid him low,
Young Stephen Dowling Bots.

O no. Then list with tearful eye,
Whilst I his fate do tell.
His soul did from this cold world fly
By falling down a well.

They got him out and emptied him;
Alas it was too late;
His spirit was gone for to sport aloft
In the realms of the good and great.

If Emmeline Grangerford could make poetry like that before she was fourteen, there ain’t no telling what she could a done by and by. Buck said she could rattle off poetry like nothing. She didn’t ever have to stop to think. He said she would slap down a line, and if she couldn’t find anything to rhyme with it would just scratch it out and slap down another one, and go ahead. She warn’t particular; she could write about anything you choose to give her to write about just so it was sadful. Every time a man died, or a woman died, or a child died, she would be on hand with her “tribute” before he was cold. She called them tributes. The neighbors said it was the doctor first, then Emmeline, then the undertaker—the undertaker never got in ahead of Emmeline but once, and then she hung fire on a rhyme for the dead person’s name, which was Whistler. She warn’t ever the same after that; she never complained, but she kinder pined away and did not live long. Poor thing, many’s the time I made myself go up to the little room that used to be hers and get out her poor old scrap-book and read in it when her pictures had been aggravating me and I had soured on her a little. I liked all that family, dead ones and all, and warn’t going to let anything come between us. Poor Emmeline made poetry about all the dead people when she was alive, and it didn’t seem right that there warn’t nobody to make some about her now she was gone; so I tried to sweat out a verse or two myself, but I couldn’t seem to make it go somehow. They kept Emmeline’s room trim and nice, and all the things fixed in it just the way she liked to have them when she was alive, and nobody ever slept there. The old lady took care of the room herself, though there was plenty of niggers, and she sewed there a good deal and read her Bible there mostly.
Well, as I was saying about the parlor, there was beautiful curtains on the windows: white, with pictures painted on them of castles with vines all down the walls, and cattle coming down to drink. There was a little old piano, too, that had tin pans in it, I reckon, and nothing was ever so lovely as to hear the young ladies sing “The Last Link is Broken” and play “The Battle of Prague” on it. The walls of all the rooms was plastered, and most had carpets on the floors, and the whole house was whitewashed on the outside.
It was a double house, and the big open place betwixt them was roofed and floored, and sometimes the table was set there in the middle of the day, and it was a cool, comfortable place. Nothing couldn’t be better. And warn’t the cooking good, and just bushels of it too!

     

Al cabo de un minuto alguien dijo por la ventana, sin sacar la cabeza:
––¡Basta, chicos! ¿Quién va?
Y respondí:
––Soy yo.
––¿Quién es yo?
––George Jackson, caballero.
––¿Qué quieres?
––No quiero nada, caballero. No hacía más que pasar, pero los perros no me dejan.
––Y, ¿qué haces merodeando por aquí a estas horas de la noche, eh?
––No estaba merodeando, caballero; me he caído del barco de vapor.
––¿De verdad? ¡No me digas! Que alguien encienda una luz, ¿cómo has dicho que te llamabas?
––George Jackson, caballero. Soy un muchacho.
––Mira, si dices la verdad, no tienes por qué tener miedo: nadie va a hacerte nada. Pero no intentes moverte; quédate donde estás. Que alguien despierte a Bob y a Tom y que traigan las armas. George Jackson, ¿hay alguien contigo?
––No, caballero, nadie.
Ahora se oía a gente que se movía por la casa y vi una luz. El hombre gritó:
––Aparta esa luz, Betsy, vieja idiota... ¿no tienes sentido común? Ponla en el suelo detrás de la puerta principal. Bob, si tú y Tom estáis listos, a vuestros puestos.
––Listos.
––Y ahora, George Jackson, ¿sabes quiénes son los Shepherdson?
––No, señor, nunca he oído hablar de ellos.
––Bueno, quizá digas la verdad y quizás mientas. Ahora, todos listos. Da un paso adelante, George Jackson. Y cuidadito, sin prisas... muy despacio. Si hay alguien contigo, que se quede ahí; si lo vemos, le pegamos un tiro. Ahora, adelante. Ven despacio; abre la puerta tú mismo. .. justo lo suficiente para entrar, ¿me oyes?
No corrí; no podría aunque hubiera querido. Fui dando un paso lento tras otro y no se oía un ruido, sólo que a mí me pareció que oía los latidos de mi corazón. Los perros estaban igual de callados que las personas, pero me pisaban los talones. Cuando llegué a los tres escalones de troncos, oí que quitaban el cerrojo y la barra de la puerta. Puse la mano en la puerta, empujé un poco y después un poco más hasta que alguien dijo: «Vale, ya basta; enséñanos la cabeza». Lo hice, pero pensando que me la iban a arrancar.
La vela estaba en el suelo, y allí estaban todos, mirándome, y yo a ellos, y nos quedamos así un cuarto de minuto: tres hombrones apuntándome con sus armas, lo cual os aseguro que me dio escalofríos; el mayor era canoso y tendría unos sesenta años, y los otros dos treinta o más (todos ellos muy finos y muy guapos) y una señora anciana de pelo gris y con un aspecto de lo más bondadoso, que tenía detrás dos mujeres jóvenes a las que no logré ver bien. El señor mayor dijo:
––Vale; supongo que está bien. Entra.
En cuanto entré, el caballero anciano cerró la puerta y le echó el cerrojo y la barra, dijo a los jóvenes que entrasen con sus escopetas y todos fueron al gran salón que tenía una alfombra nueva de paño y se reunieron en un rincón apartado de las ventanas de la fachada: a los lados no había ni una. Agarraron la vela, me miraron bien y todos dijeron: «Pues no es un Shepherdson, no; no tiene nada de Shepherdson». Después el anciano dijo que esperaba que no me importase que me registrasen para ver si llevaba armas, porque no lo hacían con mala intención; era sólo para asegurarse. Así que no me metió las manos en los bolsillos, sino que únicamente me tocó por los lados con las manos y aseguró que estaba bien. Me dijo que me pusiera
cómodo y me sintiera en mi propia casa y les hablase de mí, pero la señora vieja dijo:
––Pero, hombre, Saúl, pobrecito; está calado hasta los huesos y, ¿no crees que quizá tenga hambre?
––Tienes razón, Rachel; se me olvidaba.
Así que la vieja dice:
––Betsy (era una negra), ve corriendo y trae algo de comer a toda prisa, pobrecito; y una de vosotras, las chicas, id a despertar a Buck y le decís... ah, aquí viene. Buck, llévate a este muchachito y quítale la ropa húmeda y dale algo tuyo que esté seco para que se lo ponga.
Buck parecía de la misma edad que yo más o menos: trece o catorce años, aunque era un poco más alto. No llevaba más que una camisa, y tenía el pelo todo revuelto. Llegó bostezando y pasándose una mano por los ojos, con una escopeta en la otra. Respondió:
––¿No hay Shepherdson por aquí?
Dijeron que no, que era una falsa alarma.
––Bueno ––dice––, si hubieran venido, seguro que me llevo a uno por delante.
Todos se echaron a reír, y Bob dice:
––Pero Buck, nos podrían haber quitado el cuero cabelludo a todos, con lo que has tardado en llegar.
––Bueno, es que no me ha avisado nadie, y eso no está bien. Nunca me decís nada; no me dejáis hacer nada. ––No importa, Buck, hijo mío ––dice el viejo––, ya podrás hacer lo suficiente a su debido tiempo, no te preocupes por eso. Ahora vete a hacer lo que te ha dicho tu madre.
Cuando subimos las escaleras hasta su cuarto me dio una camisa gruesa, una cazadora y unos pantalones, y me lo puse todo. Entre tanto me preguntó cómo me llamaba, pero antes de que se lo pudiera decir empezó a contarme que anteayer había cogido en el bosque un estornino y un conejito y me preguntó dónde estaba Moisés cuando se apagó la vela. Dije que no lo sabía; no lo había oído nunca, de verdad.
––Bueno, pues supón ––sugirió.
––¿Cómo voy a suponer ––respondí–– cuando nunca me lo ha dicho nadie antes?
––Pero puedes suponer, ¿no? Es igual de fácil.
––¿Qué vela? ––pregunté.
––Pues cualquier vela ––contestó.
––No sé dónde estaba ––respondí––; ¿dónde estaba?
––Hombre, ¡estaba en tinieblas! ¡Ahí es donde estaba!
––Bueno, pues si ya sabías dónde estaba, ¿para qué me lo preguntas?
––Pero, hombre, es una adivinanza, ¿no entiendes? Oye, ¿cuánto tiempo vas a quedarte? Tienes que quedarte para siempre. Lo podemos pasar fenómeno... Ahora no hay escuela. ¿Tienes perro? Yo tengo un perro que sabe meterse en el río a traerte las cosas que le tiras. ¿Te gusta eso de peinarte los domingos y todas esas tonterías? Te aseguro que a mí no, pero madre me obliga. ¡Malditos pantalones! Supongo que tendré que ponérmelos, pero preferiría que no, con este calor. ¿Estás listo? Vale. Baja conmigo, compañero.
Pan de borona frío, carne salada fría, mantequilla y leche con abundante nata: eso es lo que me tenían preparado abajo, y en mi vida he comido nada mejor. Buck y su madre y todos los demás fumaban pipas de maíz, salvo la negra, que se había ido, y las dos mujeres jóvenes. Todos fumaban y hablaban, y yo comía y hablaba. Las dos mujeres jóvenes estaban envueltas en colchas y llevaban la melena suelta. Todos me hacían preguntas, y les dije que padre y yo y toda la familia vivíamos en una granja pequeña allá al otro lado de Arkansas y que mi hermana Mary Ann se había escapado para casarse y no habíamos vuelto a saber de ella, y que Bill fue a buscarlos y tampoco habíamos vuelto a saber de él, y que Tom y Mort habían muerto y ya no quedaba nadie más que yo y padre, y que él se había ido consumiendo con tantos problemas, así que cuando se murió me llevé lo que quedaba, porque la granja no era nuestra, y empecé a remontar el río con pasaje de cubierta y me había caído por la borda y que por eso estaba allí. Entonces me dijeron que ahí tenía mi casa mientras yo quisiera. Después se hizo casi de día y todo el mundo se fue a acostar y yo me fui con Buck, y cuando me desperté por la mañana, maldita sea, se me había olvidado cómo me llamaba. Así que me quedé allí tumbado una hora tratando de pensarlo, y cuando Buck se despertó le pregunté:
––¿Estás bien de ortografía, Buck?
––Sí ––respondió.
––Seguro que no sabes escribir cómo me llamo ––le dije.
––Te apuesto lo que quieras a que sí ––contestó.
––Vale ––dije––; vamos a verlo.
––G––e––o––r––g––e J––a––x––o––n, para que te enteres ––dijo.
––Vale ––respondí––, sí que has sabido, pero no me lo creía. No te creas que es un nombre fácil de escribir así, sin estudiárselo.
Me lo apunté a escondidas, porque a lo mejor alguien quería que fuera yo quien lo escribiera, así que quería hacerlo de golpe, y soltarlo como si ya estuviera muy acostumbrado.
Era una familia muy simpática y la casa también era estupenda. Nunca había visto yo una casa tan buena y con tanto estilo. No tenía un pasador de hierro en la puerta principal, ni de madera con una cuerda de piel, sino un pomo de latón para darle la vuelta, igual que las casas de la ciudad. En el salón no había camas ni señales de ellas, aunque hay montones de salones en las ciudades donde se ven camas. Había una chimenea muy grande, revestida de ladrillos por abajo, que mantenían limpios a base de agua y de frotarlos con otro ladrillo; a veces los lavaban con una pintura de agua roja que llaman tierra de España, igual que en la ciudad. Tenían unos hierros de chimenea de bronce con los que se podía coger todo un tronco. En medio de la repisa había un reloj con la pintura de un pueblo en la parte de abajo de la tapa de cristal, y una apertura redonda en el medio para la esfera, y por detrás se veía el péndulo que oscilaba. Daba gusto oír el tictac de aquel reloj, y a veces cuando pasaba por allí un quincallero que lo limpiaba y lo ponía a punto comenzaba a sonar y daba ciento cincuenta campanadas antes de cansarse. No lo hubieran vendido por nada del mundo.
Y a cada lado del reloj había un loro muy raro hecho como de tiza y pintado de muchos colores. Al lado de uno de los loros había un gato de porcelana y al lado del otro un perro también de porcelana, y cuando se los apretaba chirriaban, pero no abrían la boca ni parecían distintos ni interesados. Detrás de ellos había dos abanicos de alas de pavo silvestre. En la mesa, en medio de la habitación, había una especie de cesto precioso de porcelana que tenía manzanas, naranjas, melocotones y uvas, todo amontonado, y mucho más rojo y amarillo y más bonito que la fruta real, pero no era de verdad porque se veía dónde habían saltado pedazos y por debajo la tiza blanca o lo que fuera.
Aquella mesa tenía un mantel de un hule precioso, con un águila roja y azul y una cenefa pintada todo alrededor. Decían que había llegado de Filadelfia. También había algunos libros, en montones muy ordenados a cada esquina de la mesa. Uno de ellos era una gran Biblia familiar llena de ilustraciones. Otro era el Progreso del peregrino, de un hombre que dejaba a su familia, pero no decía por qué. De vez en cuando me leía un montón de páginas. Lo que decía era interesante, pero difícil. Otro era la Ofrenda de la amistad, lleno de cosas muy bonitas y poesías, pero la poesía no me la leí. Otro eran los Discursos de Henry Clay y otro la Medicina en familia del doctor Gunn, donde decía todo lo que había que hacer si alguien se ponía malo o se moría. Había un libro de himnos y un montón de libros más. Y había unas sillas de rejilla muy bonitas, y además muy resistentes, no hundidas por el medio y rotas, como una cesta vieja.
En las paredes tenían colgados cuadros sobre todo de Washington y Lafayette y batallas y María reina de Escocia y otro que se llamaba La firma de la Declaración. Había algunos que llamaban pasteles, que había hecho una de las hijas, muerta cuando sólo tenía quince años. Eran diferentes de todos los cuadros que había visto yo antes: casi todos más oscuros de lo que se suele ver. Uno era de una mujer con un vestido negro ajustado, con un cinturón debajo de los sobacos y con bultos como una col en medio de las mangas y un gran sombrero negro en forma como de cofia, con un velo negro y los tobillos blancos y delgados vendados con una cinta negra y unas zapatillas negras muy pequeñas, como espátulas, y estaba inclinada pensativa sobre una losa de cementerio apoyándose en el codo derecho, bajo un sauce llorón, con la otra mano caída a un lado y en ella un pañuelo blanco y un ridículo, y debajo del cuadro un letrero que decía «Nunca volveré a verte, ay». Otro era de una señorita joven con el pelo todo peinado en tupé y hecho un moño y atado por detrás a un peine grande como una espalda de silla que lloraba en un pañuelo y en la otra mano tenía un pájaro muerto de espaldas y patas arriba, y debajo del cuadro decía «Nunca volveré a oír tu dulce trino, ay». Había otro en que una señorita miraba a la luna por una ventana y se le caían las lágrimas por las mejillas, y en una mano tenía una carta abierta en cuyo borde se veía un sello de lacre negro, y se llevaba a la boca un guardapelos con una cadena y debajo del cuadro decía «Y te has ido, sí, te has ido, ay». Calculo que aquellos cuadros eran de mucho mérito, pero no sé por qué no me gustaban, porque cuando yo estaba algo desanimado siempre me daban canguelo. Todo el mundo estaba muy triste porque se había muerto, porque le quedaban muchos cuadros más por pintar, y por los que ya había pintado se veía lo que habían perdido. Pero yo calculaba que con aquel estado de ánimo lo estaría pasando mucho mejor en el cementerio. Estaba pintando el que decían que iba a ser su mejor cuadro cuando se puso mala, y todos los días y todas las noches rezaba para seguir viva hasta haberlo terminado, pero no tuvo la oportunidad. Era un cuadro de una muchacha con un vestido blanco largo, subida a la barandilla de un puente y lista para saltar, con la melena suelta a la espalda mirando la luna, con la cara bañada en lágrimas, que tenía dos brazos cruzados sobre el pecho, dos brazos alargados por delante y dos brazos que se dirigían a la luna, y de lo que se trataba era de ver qué par de brazos quedaría mejor y después borrar todos los demás, pero como estaba diciendo, se murió antes de decidirse y ahora tenían aquel cuadro encima de la cabecera de la cama en su habitación y cada vez que llegaba su cumpleaños le ponían flores todo alrededor. El resto del tiempo estaba tapado con una cortinilla. La muchacha del cuadro tenía una especie de cara simpática y agradable, pero a mí me parecía que tantos brazos le daban un aire un poco de araña.

Cuando la chica vivía había ido haciendo un libro de recortes en el que pegaba las noticias necrológicas y los accidentes y los casos de sufrimientos pacientes que habían ido saliendo en el Observador presbiteriano, con poesías que le habían inspirado y que ella escribía con su propia imaginación. Eran unas poesías muy buenas. Ésta es la que escribió sobre un chico que se llamaba Stephen Dowling Bots, que se cayó a un pozo y se ahogó:

ODA A STEPHEN DOWLING BOTS, DIFUNTO
¿Fue Stephen y enfermó?
¿De eso Stephen se murió?
¿Padeció su corazón?
¿La gente se entristeció?

No; no fue ése el destino de
Stephen Dowling Bots;
aunque su triste muerte a muchos nos afligió,
no fue la enfermedad la que se lo llevó.

No fue la tos ferina la que nos lo arrebató,
tampoco fue el culpable el horrible sarampión;
ninguno de ellos doblegó
a Stephen Dowling Bots.

Tampoco fue la pena
de un no compartido amor
la que arrugara su frente de rabia y de dolor;
no fueron las angustias de la mala digestión
las que acabaron por siempre con Stephen Dowling Bots.

¡Ay, no! Escuchad atentos, tan llorosos como yo,
el horrible destino que aquel pobre sufrió.
Cómo su alma el mundo frío y triste abandonó
porque nuestro muchacho a hondo pozo se cayó.

En seguida acudieron a vaciarle el pulmón,
mas era ya muy tarde, ay, para el pobre corazón;
su alma se elevaba en tres nubes de algodón
adonde se celebra la celestial Reunión.

Si Emmeline Grangerford era capaz de escribir poesías así antes de cumplir los catorce años, Dios sabe lo que podría haber hecho con el tiempo. Buck decía que le salía la poesía con toda la facilidad. Ni siquiera tenía que pararse a pensar. Decía que escribía una línea y si no encontraba nada que rimase la tachaba y escribía otra y seguía adelante. No era nada exigente; podía escribir de cualquier cosa que le diera uno como tema, con tal de que fuera triste. Cada vez que se moría un hombre, o una mujer, o un niño, allí estaba ella con su «homenaje» antes de que se hubiera enfriado el cadáver. Los llamaba homenajes. Los vecinos decían que primero llegaba el médico, después Emmeline y después el de la funeraria; el de la funeraria nunca se le adelantó a Emmeline más que una vez, y fue porque ella no encontró forma de rimar con el nombre de alguien que se llamaba Whistler. A partir de entonces nunca volvió a ser la misma; nunca se quejó, pero empezó a ponerse melancólica y ya no vivió mucho tiempo. Pobrecita; yo subía muchas veces al cuartito que había sido el suyo y sacaba su pobre cuaderno de recortes y lo iba leyendo cuando sus cuadros me habían irritado y me sentía un poco enfadado con ella. Me gustaba toda aquella familia, los muertos y todo, y no iba a dejar que nada se interpusiera entre nosotros. La pobre Emmeline escribía poesías de todos los muertos cuando ella estaba viva y no me parecía bien que no hubiese nadie que le escribiese una ahora que se había muerto ella; así que traté de escribirle una o dos, pero no sé por qué no me salían. Siempre tenían el cuarto de Emmeline ordenado y limpio, con todas las cosas exactamente como le gustaban a ella cuando estaba viva, y allí nunca dormía nadie. La señora vieja se encargaba ella misma del cuarto, aunque había muchos negros, y se pasaba muchos ratos cosiendo y leyendo la Biblia, sobre todo.
Bueno, como iba diciendo del salón, en las ventanas había unas cortinas muy bonitas: blancas, con pinturas de castillos con hiedras por todas las murallas y ganado que iba a beber. También había un piano pequeño y viejo que sonaba como una carraca, y pasábamos unos ratos estupendos cuando las señoras jóvenes cantaban «El último vínculo se ha roto» y tocaban en él «La batalla de Praga». Todas las habitaciones tenían las paredes enyesadas y casi todas tenían alfombras, y toda la casa estaba encalada por fuera.
Era una casa doble, y el gran espacio abierto entre las dos partes tenía techo y estaba ensolado; a veces ponían allí la mesa al mediodía y era un sitio fresco y agradable. Era lo mejor del mundo. ¡Y encima guisaban muy bien y había montones de todo!

Back   Main Page   Forward

La Mansión del Inglés. http://www.mansioningles.com
© Copyright La Mansión del Inglés C.B. - Todos los Derechos Reservados
. -