INICIO. Página Principal
PRESENTACIÓN de nuestra Web
Cursos Multimedia por Niveles
Gramática inglesa en español con ejercicios prácticos resueltos.
LISTENING. Sonidos con ejercicios prácticos, soluciones y texto de transcripción.
LIBROS completos en inglés para descargar a tu PC.
Practica tu READING con textos traducidos y ejercicios de comprensión lectora.
PROGRAMAS didácticos y utilidades educacionales para descargar a tu Pc.
EJERCICIOS multimedia para mejorar tu inglés.
Ejercita tus conocimientos siguiendo las aventuras de nuestro detective.
RECURSOS Y ACTIVIDADES de interés y utilidad.
Agrupaciones temáticas de palabras y su traducción. Con sonido y ejercicios
Información y Recursos específicos para profesores.
Material para la preparación de las pruebas de First de la Universidad de Cambridge.
PELÍCULAS EN INGLÉS
Vídeos para aprender inglés

Cuaderno de ejercicios 

de inglés. Actividades y material de aprendizaje.
Accede a nuestro grupo 

en Facebook
Busca el significado de los términos y su 

traducción.
Traduce textos o páginas web completas.
Consulta nuestros productos



Las Aventuras de Huckleberry Finn  

 

CAPÍTULO 15 - Pag 15

English version       Versión en español
WE judged that three nights more would fetch us to Cairo, at the bottom of Illinois, where the Ohio River comes in, and that was what we was after. We would sell the raft and get on a steamboat and go way up the Ohio amongst the free States, and then be out of trouble.

Well, the second night a fog begun to come on, and we made for a towhead to tie to, for it wouldn’t do to try to run in a fog; but when I paddled ahead in the canoe, with the line to make fast, there warn’t anything but little saplings to tie to. I passed the line around one of them right on the edge of the cut bank, but there was a stiff current, and the raft come booming down so lively she tore it out by the roots and away she went. I see the fog closing down, and it made me so sick and scared I couldn’t budge for most a half a minute it seemed to me—and then there warn’t no raft in sight; you couldn’t see twenty yards. I jumped into the canoe and run back to the stern, and grabbed the paddle and set her back a stroke. But she didn’t come. I was in such a hurry I hadn’t untied her. I got up and tried to untie her, but I was so excited my hands shook so I couldn’t hardly do anything with them.

As soon as I got started I took out after the raft, hot and heavy, right down the towhead. That was all right as far as it went, but the towhead warn’t sixty yards long, and the minute I flew by the foot of it I shot out into the solid white fog, and hadn’t no more idea which way I was going than a dead man.

Thinks I, it won’t do to paddle; first I know I’ll run into the bank or a towhead or something; I got to set still and float, and yet it’s mighty fidgety business to have to hold your hands still at such a time. I whooped and listened. Away down there somewheres I hears a small whoop, and up comes my spirits. I went tearing after it, listening sharp to hear it again. The next time it come I see I warn’t heading for it, but heading away to the right of it. And the next time I was heading away to the left of it—and not gaining on it much either, for I was flying around, this way and that and t’other, but it was going straight ahead all the time.
I did wish the fool would think to beat a tin pan, and beat it all the time, but he never did, and it was the still places between the whoops that was making the trouble for me. Well, I fought along, and directly I hears the whoop behind me. I was tangled good now. That was somebody else’s whoop, or else I was turned around.

I throwed the paddle down. I heard the whoop again; it was behind me yet, but in a different place; it kept coming, and kept changing its place, and I kept answering, till by and by it was in front of me again, and I knowed the current had swung the canoe’s head down-stream, and I was all right if that was Jim and not some other raftsman hollering. I couldn’t tell nothing about voices in a fog, for nothing don’t look natural nor sound natural in a fog.

The whooping went on, and in about a minute I come a-booming down on a cut bank with smoky ghosts of big trees on it, and the current throwed me off to the left and shot by, amongst a lot of snags that fairly roared, the currrent was tearing by them so swift.
In another second or two it was solid white and still again. I set perfectly still then, listening to my heart thump, and I reckon I didn’t draw a breath while it thumped a hundred.

I just give up then. I knowed what the matter was. That cut bank was an island, and Jim had gone down t’other side of it. It warn’t no towhead that you could float by in ten minutes. It had the big timber of a regular island; it might be five or six miles long and more than half a mile wide.

I kept quiet, with my ears cocked, about fifteen minutes, I reckon. I was floating along, of course, four or five miles an hour; but you don’t ever think of that. No, you feel like you are laying dead still on the water; and if a little glimpse of a snag slips by you don’t think to yourself how fast you’re going, but you catch your breath and think, my! how that snag’s tearing along. If you think it ain’t dismal and lonesome out in a fog that way by yourself in the night, you try it once—you’ll see.
Next, for about a half an hour, I whoops now and then; at last I hears the answer a long ways off, and tries to follow it, but I couldn’t do it, and directly I judged I’d got into a nest of towheads, for I had little dim glimpses of them on both sides of me—sometimes just a narrow channel between, and some that I couldn’t see I knowed was there because I’d hear the wash of the current against the old dead brush and trash that hung over the banks. Well, I warn’t long loosing the whoops down amongst the towheads; and I only tried to chase them a little while, anyway, because it was worse than chasing a Jack-o’-lantern. You never knowed a sound dodge around so, and swap places so quick and so much.

I had to claw away from the bank pretty lively four or five times, to keep from knocking the islands out of the river; and so I judged the raft must be butting into the bank every now and then, or else it would get further ahead and clear out of hearing—it was floating a little faster than what I was.
Well, I seemed to be in the open river again by and by, but I couldn’t hear no sign of a whoop nowheres. I reckoned Jim had fetched up on a snag, maybe, and it was all up with him. I was good and tired, so I laid down in the canoe and said I wouldn’t bother no more. I didn’t want to go to sleep, of course; but I was so sleepy I couldn’t help it; so I thought I would take jest one little cat-nap.

But I reckon it was more than a cat-nap, for when I waked up the stars was shining bright, the fog was all gone, and I was spinning down a big bend stern first. First I didn’t know where I was; I thought I was dreaming; and when things began to come back to me they seemed to come up dim out of last week.

It was a monstrous big river here, with the tallest and the thickest kind of timber on both banks; just a solid wall, as well as I could see by the stars. I looked away down-stream, and seen a black speck on the water. I took after it; but when I got to it it warn’t nothing but a couple of sawlogs made fast together. Then I see another speck, and chased that; then another, and this time I was right. It was the raft.

When I got to it Jim was setting there with his head down between his knees, asleep, with his right arm hanging over the steering-oar. The other oar was smashed off, and the raft was littered up with leaves and branches and dirt. So she’d had a rough time.
I made fast and laid down under Jim’s nose on the raft, and began to gap, and stretch my fists out against Jim, and says:
“Hello, Jim, have I been asleep? Why didn’t you stir me up?”
“Goodness gracious, is dat you, Huck? En you ain’ dead—you ain’ drownded—you’s back agin? It’s too good for true, honey, it’s too good for true. Lemme look at you chile, lemme feel o’ you. No, you ain’ dead! you’s back agin, ‘live en soun’, jis de same ole Huck—de same ole Huck, thanks to goodness!”
“What’s the matter with you, Jim? You been a-drinking?”
“Drinkin’? Has I ben a-drinkin’? Has I had a chance to be a-drinkin’?”
“Well, then, what makes you talk so wild?”
“How does I talk wild?”
“How? Why, hain’t you been talking about my coming back, and all that stuff, as if I’d been gone away?”
“Huck—Huck Finn, you look me in de eye; look me in de eye. Hain’t you ben gone away?”
“Gone away? Why, what in the nation do you mean? I hain’t been gone anywheres. Where would I go to?”
“Well, looky here, boss, dey’s sumf’n wrong, dey is. Is I me, or who is I? Is I heah, or whah is I? Now dat’s what I wants to know.”
“Well, I think you’re here, plain enough, but I think you’re a tangle-headed old fool, Jim.”
“I is, is I? Well, you answer me dis: Didn’t you tote out de line in de canoe fer to make fas’ to de tow-head?”
“No, I didn’t. What tow-head? I hain’t see no tow-head.”
“You hain’t seen no towhead? Looky here, didn’t de line pull loose en de raf’ go a-hummin’ down de river, en leave you en de canoe behine in de fog?”
“What fog?”
“Why, de fog!—de fog dat’s been aroun’ all night. En didn’t you whoop, en didn’t I whoop, tell we got mix’ up in de islands en one un us got los’ en t’other one was jis’ as good as los’, ‘kase he didn’ know whah he wuz? En didn’t I bust up agin a lot er dem islands en have a turrible time en mos’ git drownded? Now ain’ dat so, boss—ain’t it so? You answer me dat.”
“Well, this is too many for me, Jim. I hain’t seen no fog, nor no islands, nor no troubles, nor nothing. I been setting here talking with you all night till you went to sleep about ten minutes ago, and I reckon I done the same. You couldn’t a got drunk in that time, so of course you’ve been dreaming.”
“Dad fetch it, how is I gwyne to dream all dat in ten minutes?”
“Well, hang it all, you did dream it, because there didn’t any of it happen.”
“But, Huck, it’s all jis’ as plain to me as—”
“It don’t make no difference how plain it is; there ain’t nothing in it. I know, because I’ve been here all the time.”
Jim didn’t say nothing for about five minutes, but set there studying over it. Then he says:
“Well, den, I reck’n I did dream it, Huck; but dog my cats ef it ain’t de powerfullest dream I ever see. En I hain’t ever had no dream b’fo’ dat’s tired me like dis one.”
“Oh, well, that’s all right, because a dream does tire a body like everything sometimes. But this one was a staving dream; tell me all about it, Jim.”

So Jim went to work and told me the whole thing right through, just as it happened, only he painted it up considerable. Then he said he must start in and “‘terpret” it, because it was sent for a warning. He said the first towhead stood for a man that would try to do us some good, but the current was another man that would get us away from him. The whoops was warnings that would come to us every now and then, and if we didn’t try hard to make out to understand them they’d just take us into bad luck, ‘stead of keeping us out of it. The lot of towheads was troubles we was going to get into with quarrelsome people and all kinds of mean folks, but if we minded our business and didn’t talk back and aggravate them, we would pull through and get out of the fog and into the big clear river, which was the free States, and wouldn’t have no more trouble.
It had clouded up pretty dark just after I got on to the raft, but it was clearing up again now.
“Oh, well, that’s all interpreted well enough as far as it goes, Jim,” I says; “but what does these things stand for?”
It was the leaves and rubbish on the raft and the smashed oar. You could see them first-rate now.
Jim looked at the trash, and then looked at me, and back at the trash again. He had got the dream fixed so strong in his head that he couldn’t seem to shake it loose and get the facts back into its place again right away. But when he did get the thing straightened around he looked at me steady without ever smiling, and says:

“What do dey stan’ for? I’se gwyne to tell you. When I got all wore out wid work, en wid de callin’ for you, en went to sleep, my heart wuz mos’ broke bekase you wuz los’, en I didn’ k’yer no’ mo’ what become er me en de raf’. En when I wake up en fine you back agin, all safe en soun’, de tears come, en I could a got down on my knees en kiss yo’ foot, I’s so thankful. En all you wuz thinkin’ ‘bout wuz how you could make a fool uv ole Jim wid a lie. Dat truck dah is trash; en trash is what people is dat puts dirt on de head er dey fren’s en makes ‘em ashamed.”
Then he got up slow and walked to the wigwam, and went in there without saying anything but that. But that was enough. It made me feel so mean I could almost kissed his foot to get him to take it back.
It was fifteen minutes before I could work myself up to go and humble myself to a nigger; but I done it, and I warn’t ever sorry for it afterwards, neither. I didn’t do him no more mean tricks, and I wouldn’t done that one if I’d a knowed it would make him feel that way.

     

Calculamos que en tres noches arribaríamos a El Cairo, al final de Illinois, donde llegan las aguas del río Ohio, y eso era lo que buscábamos. Venderíamos la balsa y tomaríamos un barco de vapor para remontar el Ohio hasta los estados libres, y ahí ya no tendríamos problemas.
Bueno, como a la segunda noche empezó a bajar la niebla y fuimos a buscar una barra de arena donde amarrar, porque era inútil seguir adelante con la niebla; pero cuando me adelanté a remo en la canoa, con la cuerda para amarrar, no había más que unos tronquitos. Eché la cuerda a uno de ellos, justo junto al reborde de la orilla, pero allí la corriente era muy fuerte y la balsa bajaba a tanta velocidad que lo arrancó de raíz y siguió adelante. Vi que la niebla se hacía más densa y me sentí tan mal y tan asustado que no pude moverme durante casi medio minuto, según me pareció, y entonces ya no se veía la balsa; no se veía más allá de veinte yardas. Salté a la canoa y corrí a popa, agarré el remo y di una paletada, pero no se movía. Tenía tanta prisa que no la había desamarrado. Me puse en pie y traté de desamarrarla, pero estaba tan nervioso que me temblaban las manos de forma que casi no podía hacer nada con ellas.
En cuanto logré ponerme en marcha, me puse a perseguir la balsa a toda velocidad, directamente hacia la barra de arena. Aquello estaba bien pensado, pero la barra no mediría ni sesenta yardas de largo, y en cuanto la dejé atrás me metí en medio de aquella niebla blanca y densa sin tener ni la menor idea de adónde iba.
Pensé que no valía la pena remar; sabía que a las primeras de cambio iba a encallar en la orilla o en una barra de arena o algo así; me quedé inmóvil dejando que la canoa bajase a la deriva, pero se pone uno muy nervioso cuando no tiene nada que hacer con las manos en un momento así. Pegué un grito y escuché. A lo lejos, no sé dónde, oí otro grito apagado y me animé algo. Fui allá a toda velocidad, escuchando atento por si lo volvía a oír. La siguiente vez que lo oí, vi que no me dirigía hacia él, sino hacia su derecha, y a la próxima hacia su izquierda, y tampoco avanzaba mucho, porque yo iba dando vueltas de acá para allá, mientras que aquella voz bajaba recta todo el tiempo.
Lo que yo quería era que al muy tonto se le ocurriera empezar a dar golpes seguidos en una sartén, pero no se le ocurrió, o a lo mejor sí, y lo que me preocupaba eran los silencios entre los gritos. Bueno, seguí adelante y en seguida oí el grito detrás de mí. Ahora sí que estaba yo hecho un lío. O había otra persona gritando o yo había dado la vuelta del todo.
Dejé el remo. Volví a oír el grito; seguía por detrás de mí, pero en un sitio distinto; sonaba una vez tras otra y siempre cambiaba de lugar, y yo seguía respondiendo, hasta que por fin volvió a quedar por delante de mí, y comprendí que la corriente le había dado la vuelta a la canoa al avanzar aguas abajo y que yo iba bien si es que era Jim y no otro balsero que pegaba gritos. Yo no entendía nada de las voces en la niebla, porque en una niebla no hay nada que parezca ni suene natural.
Siguieron los gritos y al cabo de un minuto o así me encontré bajando a toda velocidad frente a una orilla empinada y llena de fantasmas borrosos de grandes árboles, y la corriente me lanzó hacia la izquierda y siguió adelante, arrastrando un montón de troncos que bajaban atronando, por la velocidad a que los rompía la corriente. Al cabo de uno o dos segundos no se veía más que una masa blanca, y todo había quedado en silencio. Entonces me quedé sentado, totalmente inmóvil, escuchando los latidos de mi corazón, y creo que no respiré ni una sola vez en cien latidos.
Entonces renuncié. Sabía lo que pasaba. Aquella orilla empinada era una isla, y Jim había pasado al otro lado de ella. No era como una barra de arena que se podría tardar diez minutos en pasar. Tenía árboles grandes como una isla normal; podría medir cinco o seis millas de largo y más de media de ancho.
Me quedé en silencio, con el oído atento, unos quince minutos, calculo. Naturalmente, seguía flotando río abajo a cuatro o cinco millas por hora, pero en eso nunca piensa uno. No, uno se cree que está totalmente quieto en el agua, y si pasan unos palos al lado no se piensa en lo rápido que va, sino que pega un respiro y dice: «¡Vaya! qué rápido van esos palos». Si alguien se cree que estar solo de noche en medio de una niebla así no resulta de lo más triste y terrible, que lo pruebe una sola vez y se enterará.
Después, durante media hora más o menos, seguí gritando de vez en cuando, hasta que por fin oí una respuesta muy lejos, y traté de seguirla, pero no lo logré, e inmediatamente pensé que me había metido en medio de un laberinto de barras de arena, porque las veía borrosas a los dos lados: a veces con sólo un canal estrecho en medio, y otras que no veía pero sabía que estaban allí porque oía la corriente chocar con viejos troncos secos y con basura que había en las orillas. Bueno, no tardé mucho en dejar de oír los gritos entre las barras de arena y sólo traté de seguirlas un ratito, en todo caso, porque aquello era peor que perseguir un fuego fatuo. En mi vida había oído un ruido tan dificil de seguir ni que cambiara de sitio tantas veces y a tal rapidez.
Cuatro o cinco veces tuve que apartarme a golpes de la orilla para no darme un topetazo con ellas, así que calculé que la balsa debía de estar chocando con la orilla de vez en cuando, porque si no, seguiría avanzando y ya no se la podría oír; era que flotaba un poco más rápido que yo.
Bueno, al cabo de un rato parecía que estaba otra vez en río abierto, pero no se oía ni un grito en ninguna parte. Calculé que a lo mejor Jim se había enganchado con un tronco y que para él había terminado todo. Yo estaba cansadísimo, así que me tiré en el fondo de la canoa y dije que no me iba a molestar más. Claro que no quería dormirme, pero tenía tanto sueño que no podía evitarlo, así que pensé que no me echaría más que una siestecita.
Pero calculo que fue más que una siesta, porque cuando me desperté las estrellas brillaban mucho, la niebla había desaparecido y yo bajaba dando vueltas por una gran curva del río con la popa por delante. Al principio no sabía dónde me encontraba. Creí que estaba soñando, y cuando empecé a recordar las cosas parecía que todo hubiera ocurrido hacía una semana.
Allí el río era monstruosamente grande, con árboles altísimos y muy apretados en las dos orillas; como una muralla sólida, hasta donde se podía ver a la luz de las estrellas. Miré río abajo y vi una mancha negra en el agua. Fui hacia ella, pero cuando llegué no era más que un par de troncos atados. Después vi otra mancha y la perseguí; después otra, y aquella vez acerté: era la balsa.
Cuando llegué, Jim estaba sentado con la cabeza entre las rodillas, dormido, con el brazo derecho colgando sobre el remo de gobernar. El remo se había roto y la balsa estaba llena de hojas, ramas y tierra. Así que lo había pasado mal.
Amarré y me tumbé en la balsa justo al lado de Jim, y empecé a bostezar y a estirar los brazos junto a él, y voy y digo:
––Hola, Jim, ¿me he dormido? ¿Por qué no me has despertado?
––Dios mío santo, ¿eres tú, Huck? Y no has muerto, no te has ahogado, ¿has vuelto? Es demasiado bonito para ser verdad, mi niño, es demasiado bonito para ser verdad. Déjame que te mire, niño, déjame que te toque. No, no, ¡no has muerto! Has vuelto otra vez, sano y salvo, el mismo Huck de siempre... ¡el mismo Huck de siempre, gracias a Dios!
––¿Qué pasa, Jim? ¿Has bebido?
––¿Bebido? ¿Que si he bebido? ¿He tenido ni un momento para beber?
––Bueno, entonces, ¿por que dices cosas tan raras?
––¿Qué cosas raras digo?
––¿Cuáles? Pero si no haces más que hablar de que he vuelto y todo eso, como si me hubiera ido...
––Huck... Huck Finn, mírame a los ojos, mírame a los ojos. ¿No te has ido?
––¿Ido yo? Pero, ¿de qué diablos hablas? Yo no me he ido a ninguna parte, ¿adónde iba a ir?
––Bueno, mira, jefe, aquí pasa algo. ¿Yo soy yo, o quién soy yo? ¿Estoy yo aquí, o quién es el que está aquí? Eso es lo que quiero saber.
––Bueno, creo que estás aquí, sin duda, pero creo que eres un viejo chiflado.
––Ah, ¿conque sí? Bueno, contéstame a esto: ¿no sacaste el cabo de la canoa para amarrarlo a la barra de arena? ––No. ¿Qué barra de arena? No he visto ninguna barra de arena.
––¿Que no has visto ninguna barra de arena? Mira, ¿no se soltó el cable de la balsa y bajó zumbando por el río y te dejó en la canoa detrás, en la niebla?
––¿Qué niebla?
––¡Pues la niebla! La niebla que hemos tenido toda la noche. ¿Y no estuviste pegando gritos y yo lo mismo, hasta que nos tropezamos con unas de las islas y uno de los dos se perdió y el otro como si se hubiera perdido, porque no sabía dónde estaba? ¿Y no estuve yo mirando por un montón de esas islas y lo pasé terrible y casi me ahogué? Dime que no es verdad, jefe, ¿no? Respóndeme a eso.
––Bueno, esto es demasiado para mí, Jim. Yo no he visto ninguna niebla, ni ninguna isla, ni he tenido ningún problema, ni nada. He estado sentado hablando contigo toda la noche hasta que te quedaste dormido hace unos diez minutos y creo que yo también. En ese tiempo no puedes haberte emborrachado, así que lo que pasa es que has estado soñando.
––Dita sea, ¿cómo voy a soñar todo eso en diez minutos? ––Bueno, estamos fastidiados, pero sí que lo has soñado, porque no ha pasado nada de eso.
––Pero, Huck, lo veo tan claro como...
––No importa que lo veas claro; no es lo que ha pasado. Lo sé, porque he estado aquí todo el tiempo.
Jim no dijo nada durante unos cinco minutos, sino que se quedó sentado pensándolo. Después va y dice: ––Bueno, entonces, calculo que lo he soñado, Huck; pero que me cuelguen si no ha sido el sueño más real que he visto en mi vida. Y nunca había tenido un sueño que me hubiera dejado tan cansado como éste.
––Bueno, es normal, porque a veces los sueños lo cansan a uno como un diablo. Pero éste ha sido un sueño de miedo; cuéntamelo entero, Jim.
Así que Jim se puso a la tarea y me lo contó todo del principio al fin, tal como había pasado, sólo que lo adornó mucho. Después dijo que tenía que ponerse a «terpretarlo», porque era una advertencia. Dijo que la primera barra de arena representaba a un hombre que trataría de hacernos algún bien, pero que la corriente era otro hombre que nos quería apartar de él. Los gritos eran advertencias que nos llegarían de vez en cuando, y si no tratábamos con todas nuestras fuerzas de comprenderlos, entonces nos darían mala suerte, en lugar de apartarnos de ella. El laberinto de barras de arena era por problemas que íbamos a tener con gente de malas pulgas y todo género de gente mala, pero que si nos ocupábamos de nuestros asuntos y no les respondíamos ni les hacíamos enfadarse, entonces saldríamos adelante y nos liberaríamos de la niebla y nos meteríamos en el río grande y claro, que eran los estados libres, y ya no tendríamos más problemas.
Después de mi vuelta a la balsa había oscurecido mucho, pero ahora volvía a aclarar.
––Bueno, ahora ya está todo interpretado hasta el final, Jim ––digo yo––, pero, ¿qué representan esas cosas?
Eran las hojas y los restos que había en la balsa y el remo roto. Ahora se veían perfectamente.
Jim miró aquella basura y después me miró a mí y luego otra vez a la basura. Estaba ya tan convencido de que había sido un sueño que no parecía liberarse de él y volver a dejar otra vez las cosas en su sitio. Pero cuando por fin comprendió cuál era la realidad me miró muy fijo sin sonreír en absoluto y dijo:
––¿Qué representan? Voy a decírtelo. Cuando me agoté de tanto trabajar y de llamarte a gritos y me quedé dormido, casi se me partía el corazón porque te habías perdido y ya no me importaba lo que me pasara en la balsa. Y cuando me desperté y volví a verte, sano y salvo, me vinieron las lágrimas y podría haberme puesto de rodillas y besarte los pies, de agradecido que me sentía. Y a ti lo único que se te ocurría era cómo dejar en ridículo al viejo Jim con una mentira. Eso que ves ahí es basura, y basura es lo que es la gente que le mete estupideces en las cabezas a sus amigos y hace que se sientan avergonzados.
Después se levantó muy lento y fue hacia el wigwam y se metió en él sin decir más. Pero bastaba con aquello. Me hizo sentir tan ruin que casi podría haberle besado yo a él los pies para hacerlo cambiar de opinión.
Tardé quince minutos en decidirme a humillarme ante un negro, pero lo hice y después nunca lo lamenté. No hacía más que jugarle malas pasadas, y aquélla no se la habría jugado de haber sabido que se iba a sentir así.

Back   Main Page   Forward

La Mansión del Inglés. http://www.mansioningles.com
© Copyright La Mansión del Inglés C.B. - Todos los Derechos Reservados
. -