INICIO. Página Principal
PRESENTACIÓN de nuestra Web
Cursos Multimedia por Niveles
Gramática inglesa en español con ejercicios prácticos resueltos.
LISTENING. Sonidos con ejercicios prácticos, soluciones y texto de transcripción.
LIBROS completos en inglés para descargar a tu PC.
Practica tu READING con textos traducidos y ejercicios de comprensión lectora.
PROGRAMAS didácticos y utilidades educacionales para descargar a tu Pc.
EJERCICIOS multimedia para mejorar tu inglés.
Ejercita tus conocimientos siguiendo las aventuras de nuestro detective.
RECURSOS Y ACTIVIDADES de interés y utilidad.
Agrupaciones temáticas de palabras y su traducción. Con sonido y ejercicios
Información y Recursos específicos para profesores.
Material para la preparación de las pruebas de First de la Universidad de Cambridge.
PELÍCULAS EN INGLÉS
Vídeos para aprender inglés

Cuaderno de ejercicios 

de inglés. Actividades y material de aprendizaje.
Accede a nuestro grupo 

en Facebook
Busca el significado de los términos y su 

traducción.
Traduce textos o páginas web completas.
Consulta nuestros productos



Las Aventuras de Huckleberry Finn  

 

CAPÍTULO 13 - Pag 13

English version       Versión en español
WELL, I catched my breath and most fainted. Shut up on a wreck with such a gang as that! But it warn’t no time to be sentimentering. We’d got to find that boat now—had to have it for ourselves. So we went a-quaking and shaking down the stabboard side, and slow work it was, too—seemed a week before we got to the stern. No sign of a boat. Jim said he didn’t believe he could go any further—so scared he hadn’t hardly any strength left, he said. But I said, come on, if we get left on this wreck we are in a fix, sure. So on we prowled again. We struck for the stern of the texas, and found it, and then scrabbled along forwards on the skylight, hanging on from shutter to shutter, for the edge of the skylight was in the water. When we got pretty close to the cross-hall door there was the skiff, sure enough! I could just barely see her. I felt ever so thankful. In another second I would a been aboard of her, but just then the door opened. One of the men stuck his head out only about a couple of foot from me, and I thought I was gone; but he jerked it in again, and says:
“Heave that blame lantern out o’ sight, Bill!”
He flung a bag of something into the boat, and then got in himself and set down. It was Packard. Then Bill he come out and got in. Packard says, in a low voice:
“All ready—shove off!”
I couldn’t hardly hang on to the shutters, I was so weak. But Bill says:
“Hold on—‘d you go through him?”
“No. Didn’t you?”
“No. So he’s got his share o’ the cash yet.”
“Well, then, come along; no use to take truck and leave money.”
“Say, won’t he suspicion what we’re up to?”
“Maybe he won’t. But we got to have it anyway. Come along.”
So they got out and went in.
The door slammed to because it was on the careened side; and in a half second I was in the boat, and Jim come tumbling after me. I out with my knife and cut the rope, and away we went!
We didn’t touch an oar, and we didn’t speak nor whisper, nor hardly even breathe. We went gliding swift along, dead silent, past the tip of the paddle-box, and past the stern; then in a second or two more we was a hundred yards below the wreck, and the darkness soaked her up, every last sign of her, and we was safe, and knowed it.
When we was three or four hundred yards down-stream we see the lantern show like a little spark at the texas door for a second, and we knowed by that that the rascals had missed their boat, and was beginning to understand that they was in just as much trouble now as Jim Turner was.
Then Jim manned the oars, and we took out after our raft. Now was the first time that I begun to worry about the men—I reckon I hadn’t had time to before. I begun to think how dreadful it was, even for murderers, to be in such a fix. I says to myself, there ain’t no telling but I might come to be a murderer myself yet, and then how would I like it? So says I to Jim:
“The first light we see we’ll land a hundred yards below it or above it, in a place where it’s a good hiding-place for you and the skiff, and then I’ll go and fix up some kind of a yarn, and get somebody to go for that gang and get them out of their scrape, so they can be hung when their time comes.”
But that idea was a failure; for pretty soon it begun to storm again, and this time worse than ever. The rain poured down, and never a light showed; everybody in bed, I reckon. We boomed along down the river, watching for lights and watching for our raft. After a long time the rain let up, but the clouds stayed, and the lightning kept whimpering, and by and by a flash showed us a black thing ahead, floating, and we made for it.
It was the raft, and mighty glad was we to get aboard of it again. We seen a light now away down to the right, on shore. So I said I would go for it. The skiff was half full of plunder which that gang had stole there on the wreck. We hustled it on to the raft in a pile, and I told Jim to float along down, and show a light when he judged he had gone about two mile, and keep it burning till I come; then I manned my oars and shoved for the light. As I got down towards it three or four more showed—up on a hillside. It was a village. I closed in above the shore light, and laid on my oars and floated. As I went by I see it was a lantern hanging on the jackstaff of a double-hull ferryboat. I skimmed around for the watchman, a-wondering whereabouts he slept; and by and by I found him roosting on the bitts forward, with his head down between his knees. I gave his shoulder two or three little shoves, and begun to cry.
He stirred up in a kind of a startlish way; but when he see it was only me he took a good gap and stretch, and then he says:
“Hello, what’s up? Don’t cry, bub. What’s the trouble?”
I says:
“Pap, and mam, and sis, and—”
Then I broke down. He says:
“Oh, dang it now, don’t take on so; we all has to have our troubles, and this ‘n ‘ll come out all right. What’s the matter with ‘em?”
“They’re—they’re—are you the watchman of the boat?”
“Yes,” he says, kind of pretty-well-satisfied like. "I’m the captain and the owner and the mate and the pilot and watchman and head deck-hand; and sometimes I’m the freight and passengers. I ain’t as rich as old Jim Hornback, and I can’t be so blame’ generous and good to Tom, Dick, and Harry as what he is, and slam around money the way he does; but I’ve told him a many a time ‘t I wouldn’t trade places with him; for, says I, a sailor’s life’s the life for me, and I’m derned if I’d live two mile out o’ town, where there ain’t nothing ever goin’ on, not for all his spondulicks and as much more on top of it. Says I—”
I broke in and says:
“They’re in an awful peck of trouble, and—”
“Who is?”
“Why, pap and mam and sis and Miss Hooker; and if you’d take your ferryboat and go up there—”
“Up where? Where are they?”
“On the wreck.”
“What wreck?”
“Why, there ain’t but one.”
“What, you don’t mean the Walter Scott?”
“Yes.”
“Good land! what are they doin’ there, for gracious sakes?”
“Well, they didn’t go there a-purpose.”
“I bet they didn’t! Why, great goodness, there ain’t no chance for ‘em if they don’t git off mighty quick! Why, how in the nation did they ever git into such a scrape?”
“Easy enough. Miss Hooker was a-visiting up there to the town—”
“Yes, Booth’s Landing—go on.”
“She was a-visiting there at Booth’s Landing, and just in the edge of the evening she started over with her nigger woman in the horse-ferry to stay all night at her friend’s house, Miss What-you-may-call-her I disremember her name—and they lost their steering-oar, and swung around and went a-floating down, stern first, about two mile, and saddle-baggsed on the wreck, and the ferryman and the nigger woman and the horses was all lost, but Miss Hooker she made a grab and got aboard the wreck. Well, about an hour after dark we come along down in our trading-scow, and it was so dark we didn’t notice the wreck till we was right on it; and so we saddle-baggsed; but all of us was saved but Bill Whipple—and oh, he was the best cretur!—I most wish ‘t it had been me, I do.”
“My George! It’s the beatenest thing I ever struck. And then what did you all do?”
“Well, we hollered and took on, but it’s so wide there we couldn’t make nobody hear. So pap said somebody got to get ashore and get help somehow. I was the only one that could swim, so I made a dash for it, and Miss Hooker she said if I didn’t strike help sooner, come here and hunt up her uncle, and he’d fix the thing. I made the land about a mile below, and been fooling along ever since, trying to get people to do something, but they said, ‘What, in such a night and such a current? There ain’t no sense in it; go for the steam ferry.’ Now if you’ll go and—”
“By Jackson, I’d like to, and, blame it, I don’t know but I will; but who in the dingnation’s a-going’ to pay for it? Do you reckon your pap—”
“Why that’s all right. Miss Hooker she tole me, particular, that her uncle Hornback—”
“Great guns! is he her uncle? Looky here, you break for that light over yonder-way, and turn out west when you git there, and about a quarter of a mile out you’ll come to the tavern; tell ‘em to dart you out to Jim Hornback’s, and he’ll foot the bill. And don’t you fool around any, because he’ll want to know the news. Tell him I’ll have his niece all safe before he can get to town. Hump yourself, now; I’m a-going up around the corner here to roust out my engineer.”
I struck for the light, but as soon as he turned the corner I went back and got into my skiff and bailed her out, and then pulled up shore in the easy water about six hundred yards, and tucked myself in among some woodboats; for I couldn’t rest easy till I could see the ferryboat start. But take it all around, I was feeling ruther comfortable on accounts of taking all this trouble for that gang, for not many would a done it. I wished the widow knowed about it. I judged she would be proud of me for helping these rapscallions, because rapscallions and dead beats is the kind the widow and good people takes the most interest in.
Well, before long here comes the wreck, dim and dusky, sliding along down! A kind of cold shiver went through me, and then I struck out for her. She was very deep, and I see in a minute there warn’t much chance for anybody being alive in her. I pulled all around her and hollered a little, but there wasn’t any answer; all dead still. I felt a little bit heavy-hearted about the gang, but not much, for I reckoned if they could stand it I could.
Then here comes the ferryboat; so I shoved for the middle of the river on a long down-stream slant; and when I judged I was out of eye-reach I laid on my oars, and looked back and see her go and smell around the wreck for Miss Hooker’s remainders, because the captain would know her uncle Hornback would want them; and then pretty soon the ferryboat give it up and went for the shore, and I laid into my work and went a-booming down the river.
It did seem a powerful long time before Jim’s light showed up; and when it did show it looked like it was a thousand mile off. By the time I got there the sky was beginning to get a little gray in the east; so we struck for an island, and hid the raft, and sunk the skiff, and turned in and slept like dead people. 
     

Bueno, pegué un respingo y me desmayé. ¡Encerrados en un barco naufragado con una banda de asesinos! Pero no quedaba tiempo para andar con lloriqueos. Ahora teníamos que encontrar el bote y quedarnos nosotros con él. Bajamos temblando y tiritando por el lado de estribor y tardamos mucho: pareció que pasaba una semana antes de llegar a popa. No se veía ni señal del bote. Jim dijo que él no creía tener fuerzas para seguir: tenía tanto miedo que ya no podía más, dijo. Pero yo le dije: «Adelante, si nos quedamos aquí, seguro que lo pasamos mal». Así que seguimos buscando. Fuimos a la popa de la cubierta superior y lo encontramos; luego subimos como pudimos por la claraboya, agarrándonos a cada hierro, porque el borde de la claraboya ya estaba metido en el agua. Cuando estábamos bastante cerca del vestíbulo encontramos el bote, ¡por fin! Yo apenas si lo vi. Me sentí muy contento. Un segundo más y me habría subido a bordo, pero justo entonces se abrió la puerta. Uno de los hombres asomó la cabeza a sólo un par de pies de mí y creí que había llegado mi hora final, pero volvió a meterla y va y dice:
––¡Bill, esconde ese maldito farol!
Tiró al bote un saco con algo y después se subió y se sentó. Era Packard. Entonces salió Bill y se metió en el bote. Packard va y dice:
––Listos... ¡empuja!
Yo apenas si me podía agarrar a los hierros, de débil que me sentía. Pero Bill va y dice:
––Espera... ¿le has registrado?
––No. ¿Y tú?
––No. O sea que todavía tiene su parte de dinero.
––Bueno, pues vamos allá. No tiene sentido llevarnos las cosas y dejar el dinero.
––Oye, ¿no sospechará lo que estamos preparando?
––A lo mejor, no.
Así que desembarcaron y volvieron a entrar. La puerta se cerró de un portazo porque estaba del lado escorado y al cabo de medio segundo yo me encontraba en el bote y Jim se metió a tumbos detrás de mí. Saqué la navaja, corté la cuerda, ¡y nos fuimos!
No tocamos ni un remo ni hablamos ni susurramos, y casi ni siquiera respiramos. Bajamos deslizándonos muy rápido, en total silencio, más allá del tambor de la rueda y de la popa, y después, en un segundo o dos más, estábamos cien yardas por debajo del barco y la oscuridad lo escondió sin que se pudiera ver ni señal de él; estábamos a salvo y lo sabíamos.
Cuando nos encontrábamos a trescientas o cuatrocientas yardas río abajo vimos la linterna como una chispita en la puerta de la cubierta superior durante un segundo y supimos por eso que los bandidos habían visto que se habían quedado sin el bote y empezaban a comprender que ellos mismos tenían tantos problemas como Jim Turner.
Después Jim se puso a los remos y comenzamos a buscar nuestra balsa. Fue entonces cuando empecé a preocuparme por los hombres: calculo que antes no había tenido tiempo. Empecé a pensar lo terrible que era, incluso para unos asesinos, estar en una situación así. Me dije que no sabía si yo mismo llegaría alguna vez a ser un asesino y entonces qué me parecería. Así que voy y le digo a Jim:
––La primera luz que veamos, desembarcamos cien yardas por debajo o por encima de ella, en un sitio donde os podáis esconder bien tú y el bote, y después yo iré a contarles algún cuento y conseguir que alguien vaya a buscar a esa banda y sacarlos de su situación, para que puedan ahorcarlos cuando llegue el momento.
Pero la idea fracasó, porque la tormenta volvió a empezar en seguida, y aquella vez peor que antes. La lluvia caía a chuzos y no se veía ni una luz; calculo que todo el mundo estaría en la cama. Bajamos por el río buscando luces y atentos a nuestra balsa. Al cabo de mucho rato, escampó la lluvia pero continuó nublado y seguían viéndose relámpagos, y uno de ellos nos indicó algo negro que flotaba por delante y nos dirigimos allí.
Era la balsa, y nos alegramos mucho de volver a subir a ella. Entonces vimos una luz hacia abajo, en la orilla, a la derecha. Así que dije que fuéramos allí. El bote estaba medio lleno del botín que había robado aquella banda en el barco naufragado. Lo pusimos en la balsa todo amontonado y le dije a Jim que bajara a la deriva y sacara una luz cuando creyera que había recorrido dos millas y la tuviera encendida hasta que llegara yo; después me puse a los remos y fui hacia la luz. Cuando me acerqué vi tres o cuatro más en un cerro. Era un pueblo. Fui derecho a la luz de la orilla, dejé de remar y seguí flotando. Al pasar vi que era un farol que colgaba del mástil de un transbordador de doble casco. Me puse a buscar al vigilante, preguntándome dónde dormiría, y al cabo de un rato lo vi recostado en la proa, con la cabeza apoyada en las rodillas. Le di dos o tres golpecitos en el hombro y empecé a llorar.
Se empezó a desperezar como alarmado, pero cuando vio que era sólo yo, bostezó y se estiró bien y después dice:
––Eh, ¿qué pasa? No llores, chico. ¿Qué te pasa?
Y yo digo:
––Padre y madre y mi hermanita...
Y volví a echarme a llorar. Va él y dice:
––Vamos, dita sea, no te pongas así; todos tenemos nuestros problemas y éste ya se arreglará. ¿Qué les pasa?
––Están... están... ¿es usted el vigilante del barco?
––Sí ––dice, con un aire muy satisfecho––. Soy el capitán y el propietario y el segundo y el piloto y el vigilante y el marinero jefe, y a veces soy la carga y los pasajeros. No soy tan rico como Jim Hornback y no puedo ser tan generoso con todo el mundo y tirar el dinero como él, pero le he dicho muchas veces que no me cambiaría por él; porque, digo yo, lo mío es la vida de marinero, y que me cuelguen si iba a vivir a dos millas del pueblo, donde nunca pasa nada, con todos sus dineros y muchos más que tuviera. Digo yo...
Le interrumpo y digo:
––Están en una situación horrible, y...
––¿Quiénes?
––Pues padre y madre y mi hermanita y la señorita Hooker, y si fuera usted allí con su transbordador...
––¿Adónde? ¿Dónde están?
––En el barco que ha naufragado.
––¿Qué barco?
––Pues el único que hay.
––¿Cómo? ¿No te referirás al Walter Scott?
––Sí.
––¡Cielo santo! ¿Qué hacen ahí, por el amor de Dios?
––Bueno, no fueron a propósito.
––¡Seguro que no! Pero, Dios mío, ¡si no tienen ni una oportunidad si no se marchan a toda velocidad! Pero, ¿cómo diablos se han metido en eso?
––Es muy fácil. La señorita Hooker estaba de visita allá en el pueblo...
––Sí, en el desembarcadero de Booth... sigue.
––Estaba allí de visita en el desembarcadero de Booth y justo a media tarde se puso en marcha con su negra en el transbordador de caballos para pasar la noche en casa de su amiga, la señorita como se llame –– no lo recuerdo––, y perdieron el timón y empezaron a dar vueltas y bajaron flotando, de popa, y se quedaron enganchadas en el barco naufragado, y el del transbordador y la negra y los caballos se perdieron, pero la señorita Hooker se agarró y se subió al barco. Bueno, como una hora después llegamos nosotros en nuestra gabarra de mercancías y estaba tan oscuro que no vimos el barco hasta que chocamos con él y nos quedamos enganchados, pero nos salvamos todos salvo Bill Whipple, con lo bueno que era... casi hubiera preferido ser yo, de verdad.
––¡Por Dios! Es lo más raro que he oído en mi vida. Y entonces, ¿qué hicisteis?
––Bueno, gritamos y armamos mucho ruido, pero ahí el río es tan ancho que no nos oía nadie. Así que padre dijo que alguien tenía que ir a la costa a buscar ayuda. Yo era el único que sabía nadar, por eso me vine, y la señorita Hooker dijo que si no encontraba ayuda antes, que viniese aquí a buscar a su tío, que él lo arreglaría todo. Llegué a tierra una milla más abajo y vengo andando desde entonces, tratando de que la gente haga algo, pero todos dicen: «¿Qué? ¿con una noche así y con esta corriente? No tiene sentido; vete a buscar el transbordador de vapor». Si quisiera usted ir y...
––Por Dios que me gustaría y, dita sea, no sé si voy a ir, pero, ¿quién diablo lo va a pagar? ¿Crees que tu papá...?
––Bah, eso está arreglado. La señorita Hooker dijo que su tío Hornback...
––¡Diablos! ¿Ése es tío suyo? Mira, ve a esa luz que ves allá y gira al oeste al llegar, y aproximadamente un cuarto de milla después llegas a la taberna; diles que te lleven a toda prisa a casa de Jim Hornback y que él lo pagará todo. Y no pierdas el tiempo, porque querrá tener la noticia. Dile que tendré a su sobrina a salvo antes de que él pueda llegar al pueblo. Ahora vete rápido; voy ahí a la vuelta a despertar a mi maquinista.
Salí hacia la luz, pero en cuanto él se dio la vuelta retrocedí, me metí en el bote, achiqué el agua y luego me introduje en la parte tranquila del río a unas seiscientas yardas y me escondí entre algunos botes de madera, porque no podía quedarme tranquilo hasta ver que el transbordador se ponía en marcha. Pero, en general, me sentía bastante bien por haberme preocupado tanto de la banda, aunque mucha gente no lo hubiera hecho. Ojalá lo hubiera sabido la viuda. Pensé que estaría orgullosa de mí por ayudar a aquellos sinvergüenzas, porque los sinvergüenzas y los tramposos son la gente por la que más se interesan la viuda y la gente buena.
Bueno, en seguida apareció el barco naufragado, todo oscuro y apagado, que iba deslizándose a la deriva. Me recorrió el cuerpo un sudor frío y me dirigí hacia él. Estaba muy hundido, y al cabo de un momento vi que no había muchas posibilidades de que quedara nadie vivo a bordo. Le di una vuelta entera y grité un poco, pero no respondió nadie; había un silencio sepulcral. Me sentí un poco triste por los de la banda, aunque no mucho, pues calculé que si ellos podían aguantarlo yo también.
Entonces va y aparece el transbordador, así que me fui hacia la mitad del río, en una larga deriva aguas abajo, y cuando me pareció que ya no se me podía ver levanté los remos para mirar hacia atrás y vi que el transbordador daba vueltas y buscaba en torno al barco los restos de la señorita Hooker, porque el capitán sabría que su tío Hornback querría verlos, y después en seguida el transbordador abandonó y se dirigió a la costa; yo me puse a mi trabajo y bajé a toda velocidad por el río.
Me pareció que pasaba muchísimo tiempo hasta ver la luz de Jim, y cuando por fin apareció daba la sensación de estar a mil millas. Cuando llegué, el cielo estaba empezando a ponerse un poco gris hacia el este, así que nos dirigimos hacia una isla y escondimos la balsa, hundimos el bote, nos acostamos y nos quedamos dormidos como troncos.

Back   Main Page   Forward

La Mansión del Inglés. http://www.mansioningles.com
© Copyright La Mansión del Inglés C.B. - Todos los Derechos Reservados
. -