INICIO. Página Principal
PRESENTACIÓN de nuestra Web
Cursos Multimedia por Niveles
Gramática inglesa en español con ejercicios prácticos resueltos.
LISTENING. Sonidos con ejercicios prácticos, soluciones y texto de transcripción.
LIBROS completos en inglés para descargar a tu PC.
Practica tu READING con textos traducidos y ejercicios de comprensión lectora.
PROGRAMAS didácticos y utilidades educacionales para descargar a tu Pc.
EJERCICIOS multimedia para mejorar tu inglés.
Ejercita tus conocimientos siguiendo las aventuras de nuestro detective.
RECURSOS Y ACTIVIDADES de interés y utilidad.
Agrupaciones temáticas de palabras y su traducción. Con sonido y ejercicios
Información y Recursos específicos para profesores.
Material para la preparación de las pruebas de First de la Universidad de Cambridge.
PELÍCULAS EN INGLÉS
Vídeos para aprender inglés

Cuaderno de ejercicios 

de inglés. Actividades y material de aprendizaje.
Accede a nuestro grupo 

en Facebook
Busca el significado de los términos y su 

traducción.
Traduce textos o páginas web completas.
Consulta nuestros productos



Las Aventuras de Huckleberry Finn  

 

CAPÍTULO 9 - Pag 9

English version       Versión en español
I wanted to go and look at a place right about the middle of the island that I’d found when I was exploring; so we started and soon got to it, because the island was only three miles long and a quarter of a mile wide.
This place was a tolerable long, steep hill or ridge about forty foot high. We had a rough time getting to the top, the sides was so steep and the bushes so thick. We tramped and clumb around all over it, and by and by found a good big cavern in the rock, most up to the top on the side towards Illinois. The cavern was as big as two or three rooms bunched together, and Jim could stand up straight in it. It was cool in there. Jim was for putting our traps in there right away, but I said we didn’t want to be climbing up and down there all the time.

Jim said if we had the canoe hid in a good place, and had all the traps in the cavern, we could rush there if anybody was to come to the island, and they would never find us without dogs. And, besides, he said them little birds had said it was going to rain, and did I want the things to get wet?
So we went back and got the canoe, and paddled up abreast the cavern, and lugged all the traps up there. Then we hunted up a place close by to hide the canoe in, amongst the thick willows. We took some fish off of the lines and set them again, and begun to get ready for dinner.

The door of the cavern was big enough to roll a hogshead in, and on one side of the door the floor stuck out a little bit, and was flat and a good place to build a fire on. So we built it there and cooked dinner.

We spread the blankets inside for a carpet, and eat our dinner in there. We put all the other things handy at the back of the cavern. Pretty soon it darkened up, and begun to thunder and lighten; so the birds was right about it. Directly it begun to rain, and it rained like all fury, too, and I never see the wind blow so. It was one of these regular summer storms.

It would get so dark that it looked all blue-black outside, and lovely; and the rain would thrash along by so thick that the trees off a little ways looked dim and spider-webby; and here would come a blast of wind that would bend the trees down and turn up the pale underside of the leaves; and then a perfect ripper of a gust would follow along and set the branches to tossing their arms as if they was just wild; and next, when it was just about the bluest and blackest—FST! it was as bright as glory, and you’d have a little glimpse of tree-tops a-plunging about away off yonder in the storm, hundreds of yards further than you could see before; dark as sin again in a second, and now you’d hear the thunder let go with an awful crash, and then go rumbling, grumbling, tumbling, down the sky towards the under side of the world, like rolling empty barrels down stairs—where it’s long stairs and they bounce a good deal, you know.

“Jim, this is nice,” I says. "I wouldn’t want to be nowhere else but here. Pass me along another hunk of fish and some hot corn-bread.”

“Well, you wouldn’t a ben here ‘f it hadn’t a ben for Jim. You’d a ben down dah in de woods widout any dinner, en gittn’ mos’ drownded, too; dat you would, honey. Chickens knows when it’s gwyne to rain, en so do de birds, chile.”
The river went on raising and raising for ten or twelve days, till at last it was over the banks. The water was three or four foot deep on the island in the low places and on the Illinois bottom. On that side it was a good many miles wide, but on the Missouri side it was the same old distance across—a half a mile—because the Missouri shore was just a wall of high bluffs.
Daytimes we paddled all over the island in the canoe, It was mighty cool and shady in the deep woods, even if the sun was blazing outside. We went winding in and out amongst the trees, and sometimes the vines hung so thick we had to back away and go some other way. Well, on every old broken-down tree you could see rabbits and snakes and such things; and when the island had been overflowed a day or two they got so tame, on account of being hungry, that you could paddle right up and put your hand on them if you wanted to; but not the snakes and turtles—they would slide off in the water. The ridge our cavern was in was full of them. We could a had pets enough if we’d wanted them.
One night we catched a little section of a lumber raft—nice pine planks. It was twelve foot wide and about fifteen or sixteen foot long, and the top stood above water six or seven inches—a solid, level floor. We could see saw-logs go by in the daylight sometimes, but we let them go; we didn’t show ourselves in daylight.

Another night when we was up at the head of the island, just before daylight, here comes a frame-house down, on the west side. She was a two-story, and tilted over considerable. We paddled out and got aboard—clumb in at an upstairs window. But it was too dark to see yet, so we made the canoe fast and set in her to wait for daylight.

The light begun to come before we got to the foot of the island. Then we looked in at the window. We could make out a bed, and a table, and two old chairs, and lots of things around about on the floor, and there was clothes hanging against the wall. There was something laying on the floor in the far corner that looked like a man. So Jim says:
“Hello, you!”
But it didn’t budge. So I hollered again, and then Jim says:
“De man ain’t asleep—he’s dead. You hold still—I’ll go en see.”
He went, and bent down and looked, and says:
“It’s a dead man. Yes, indeedy; naked, too. He’s ben shot in de back. I reck’n he’s ben dead two er three days. Come in, Huck, but doan’ look at his face—it’s too gashly.”
I didn’t look at him at all. Jim throwed some old rags over him, but he needn’t done it; I didn’t want to see him. There was heaps of old greasy cards scattered around over the floor, and old whisky bottles, and a couple of masks made out of black cloth; and all over the walls was the ignorantest kind of words and pictures made with charcoal. There was two old dirty calico dresses, and a sun-bonnet, and some women’s underclothes hanging against the wall, and some men’s clothing, too. We put the lot into the canoe—it might come good.

There was a boy’s old speckled straw hat on the floor; I took that, too. And there was a bottle that had had milk in it, and it had a rag stopper for a baby to suck. We would a took the bottle, but it was broke. There was a seedy old chest, and an old hair trunk with the hinges broke. They stood open, but there warn’t nothing left in them that was any account. The way things was scattered about we reckoned the people left in a hurry, and warn’t fixed so as to carry off most of their stuff.
We got an old tin lantern, and a butcher-knife without any handle, and a bran-new Barlow knife worth two bits in any store, and a lot of tallow candles, and a tin candlestick, and a gourd, and a tin cup, and a ratty old bedquilt off the bed, and a reticule with needles and pins and beeswax and buttons and thread and all such truck in it, and a hatchet and some nails, and a fishline as thick as my little finger with some monstrous hooks on it, and a roll of buckskin, and a leather dog-collar, and a horseshoe, and some vials of medicine that didn’t have no label on them; and just as we was leaving I found a tolerable good curry-comb, and Jim he found a ratty old fiddle-bow, and a wooden leg. The straps was broke off of it, but, barring that, it was a good enough leg, though it was too long for me and not long enough for Jim, and we couldn’t find the other one, though we hunted all around.

And so, take it all around, we made a good haul. When we was ready to shove off we was a quarter of a mile below the island, and it was pretty broad day; so I made Jim lay down in the canoe and cover up with the quilt, because if he set up people could tell he was a nigger a good ways off. I paddled over to the Illinois shore, and drifted down most a half a mile doing it. I crept up the dead water under the bank, and hadn’t no accidents and didn’t see nobody. We got home all safe.

     

Me apetecía ir a buscar un sitio que estuviera hacia el centro de la isla y que había visto cuando estaba explorando, así que nos pusimos en marcha y en seguida llegamos, porque la isla sólo medía tres millas de largo y un cuarto de milla de ancho.
Aquel sitio era un cerro bastante largo y empinado, de unos cuarenta pies de alto. Nos costó trabajo llegar arriba, de empinados que eran los lados y espesos los árboles. Anduvimos buscando por todas partes y por fin encontramos una buena caverna en la roca, casi arriba del todo, en el lado que daba a Illinois. La caverna medía tanto como dos o tres habitaciones juntas, y Jim podía estar de pie sin darse en el techo. Era fresca. Jim era partidario de guardar allí nuestras trampas inmediatamente, pero le dije que no nos convenía andar subiendo y bajando todo el tiempo.
Jim dijo que si teníamos la canoa escondida en un buen sitio y teníamos todas las trampas en la caverna, podríamos escondernos a toda prisa en ella si llegaba alguien a la isla, y que sin perros nunca nos encontrarían. Y, además, dijo que los pajaritos habían dicho que iba a llover y, ¿quería yo que se nos mojaran todas las cosas?
Así que volvimos, sacamos la canoa y llegamos frente a donde estaba la caverna y llevamos allí todas las trampas. Después buscamos un sitio cerca donde esconder la canoa, en medio de los grandes sauces. Algunos peces habían picado en los sedales; los agarramos y volvimos a poner el cebo y empezamos a prepararnos para la cena.
La entrada de la caverna era lo bastante grande para meter un barril, y a un lado de la entrada el piso estaba un poco más alto y era liso, o sea, un buen sitio para encender una hoguera. Así que allí la encendimos y preparamos la cena.
Dentro tendimos las mantas para que hicieran de alfombra y para comer allí. Pusimos todo lo demás a mano en la trasera de la cueva. Poco después oscureció y empezó a tronar y relampaguear, o sea, que los pájaros tenían razón. Inmediatamente después empezó a llover y a llover con ganas, y nunca he visto un viento soplar así. Fue una de esas buenas tormentas de verano. Estaba tan oscuro que fuera todo parecía de un azul––negro precioso, y la lluvia caía tan densa que los árboles a poca distancia parecían sombras como de telarañas, y llegaban soplidos del viento que doblaban los árboles y hacían levantarse las hojas por el lado pálido de abajo, y después seguía una ráfaga feroz que hacía a las ramas agitar los brazos como si se hubieran vuelto locas, y después, cuando estaba de lo más azul y más negro, ¡fst! Se veía un resplandor como el de la gloria y las copas de los árboles que se agitaban a lo lejos en medio de la tormenta, a centenares de yardas más de distancia de lo que se podía ver antes; volvían a quedar negras como el pecado en un segundo y entonces se oía la vuelta del trueno con un tamborileo espantoso que continuaba gruñendo, rodando y tambaleando por el cielo hacia el otro lado del mundo, como si estuvieran haciendo rodar barriles escaleras abajo, ya sabéis, unas escaleras muy largas, donde los barriles rebotan mucho.
––Jim, esto está muy bien ––dije––. No querría estar en ninguna otra parte del mundo. Dame otro trozo de pescado y algo de pan de borona caliente.
––Bueno, pues no estarías aquí si no fuera por Jim. Estarías ahí fuera en el bosque y encima casi ahogado; te lo aseguro, mi niño. Las gallinas saben cuándo va a llover y los pájaros también, niño.

El río siguió creciendo diez o doce días hasta que empezó a inundar las riberas. El agua tenía tres o cuatro pies de profundidad en la isla en los sitios bajos y en la ribera de Illinois. Por aquella parte medía muchas millas de ancho, pero del lado de Missouri era la misma distancia de siempre ––media milla––, porque la costa de Missouri era como una muralla de acantilados.

De día dábamos la vuelta a la isla remando en la canoa. En medio del bosque hacía mucho fresco y siempre había sombra, auque fuera nos quemara el sol. íbamos dando vueltas entre los árboles y a veces las lianas caían tan gruesas que teníamos que retroceder y seguir otro camino. Bueno, en cada viejo árbol hendido se veían conejos y serpientes y esas cosas, y cuando la isla llevaba uno o dos días inundada estaban tan mansos, del hambre que tenían, que se podía llegar adonde estaban y acariciarlos si quería uno, pero no a las serpientes ni las tortugas, que se deslizaban por el agua. El cerro en el que estaba nuestra cueva estaba lleno de ellas. Podríamos haber tenido mascotas de sobra si hubiéramos querido.
Una noche cogimos un trozo de una balsa de troncos: buenos troncos de pino. Medía doce pies de ancho y quince o dieciséis de largo, y la parte más alta estaba a seis o siete pulgadas por encima del agua: una superficie sólida y nivelada. A veces veíamos cómo pasaban troncos aserrados a la luz del día, pero los dejábamos pasar, pues de día nunca salíamos.
Otra noche, cuando estábamos en la punta de la isla, justo antes de amanecer, apareció una casa de madera del lado del oeste. Tenía dos pisos y estaba muy inclinada. Fuimos remando y subimos a bordo: nos metimos por una de las ventanas de arriba. Pero todavía estaba demasiado oscuro para ver, así que amarramos la canoa y nos quedamos sentados a esperar el amanecer.
Empezó a llegar la luz antes de que alcanzáramos el otro extremo de la isla. Entonces miramos por la ventana. Vimos una cama y una mesa y dos sillas viejas y montones de cosas tiradas por el suelo, y había ropa colgada junto a la pared. En el piso del rincón más alejado había algo que parecía un hombre. Así que Jim dice:
––¡Eh, tú!
Pero no se movió. Así que volví a gritar yo, y después Jim dice:
––Ése no está dormido: está muerto. Tú quédate ahí, voy a ver.
Se acercó, se agachó a mirar y dijo:
––Está muerto. Sí, señor; y desnudo. Le han pegado un tiro por la espalda. Calculo que lleva muerto dos
o tres días. Ven, Huck, pero no le mires a la cara. Es demasiado horrible.
No miré en absoluto. Jim le echó unos trapos viejos encima, pero no hacía falta; yo no quería verlo. Por todo el piso estaban tirados montones de cartas de baraja viejas y grasientas, y viejas botellas de whisky y un par de máscaras hechas de paño negro, y las paredes estaban llenas de letreros y dibujos de lo más torpe, hechos a carbón. Había dos viejos vestidos de calicó sucio y un bonete y algo de ropa interior de mujer colgado junto a la pared, y también ropa de hombre. Lo metimos todo en la canoa: podía servir de algo. En el suelo encontré un viejo sombrero de paja para muchacho; también lo recogí. Y además había una botella con leche y un tapón de trapo para que mamara un niño. Nos habríamos llevado la botella, pero estaba rota. Había una cómoda vieja y estropeada y un baúl viejo con las cerraduras rotas. Estaban abiertos, pero no quedaba nada que mereciese la pena. Por la forma en que estaban tiradas las cosas calculamos que la gente se había ido a toda prisa, sin tiempo para llevarse la mayor parte de sus cosas.
Nos llevamos un viejo farol de hojalata y un cuchillo de carnicero sin mango y una navaja Barlow completamente nueva que valdría veinticinco centavos en cualquier tienda y un montón de velas de sebo; una palmatoria de hojalata y una cantimplora; una taza de estaño y una vieja colcha deshilachada de la cama; un ridículo con agujas y alfileres y cera de abeja y botones e hilo y todas esas cosas; un hacha y unos clavos y un sedal gordo como mi dedo meñique con unos anzuelos enormes; un rollo de piel de ante y un collar de perro de cuero y una cerradura y muchos frascos de medicina que no tenían etiqueta, y cuando nos íbamos me encontré una almohaza bastante buena y Jim un arco de violín viejo y gastado y una pierna de madera. Se le habían caído los tirantes, pero salvo eso era una pierna bastante buena, aunque demasiado larga para mí y no lo bastante para Jim, y no logramos encontrar la otra, aunque la buscamos por todas partes.
Así que, en general, conseguimos un buen cargamento. Cuando estábamos listos para marcharnos, ya nos encontrábamos a un cuarto de milla por debajo de la isla y era pleno día, así que hice que Jim se tumbara en la canoa y se tapara con la colcha, porque si se sentaba la gente podía ver desde lejos que era negro. Fui remando hasta el lado de Illinois y entre tanto gané media milla a la deriva. Subí por las aguas muertas bajo la ribera y no tuve accidentes ni herí a nadie. Llegamos a casa sanos y salvos.

Back   Main Page   Forward

La Mansión del Inglés. http://www.mansioningles.com
© Copyright La Mansión del Inglés C.B. - Todos los Derechos Reservados
. -