INICIO. Página Principal
PRESENTACIÓN de nuestra Web
Cursos Multimedia por Niveles
Gramática inglesa en español con ejercicios prácticos resueltos.
LISTENING. Sonidos con ejercicios prácticos, soluciones y texto de transcripción.
LIBROS completos en inglés para descargar a tu PC.
Practica tu READING con textos traducidos y ejercicios de comprensión lectora.
PROGRAMAS didácticos y utilidades educacionales para descargar a tu Pc.
EJERCICIOS multimedia para mejorar tu inglés.
Ejercita tus conocimientos siguiendo las aventuras de nuestro detective.
RECURSOS Y ACTIVIDADES de interés y utilidad.
Agrupaciones temáticas de palabras y su traducción. Con sonido y ejercicios
Información y Recursos específicos para profesores.
Material para la preparación de las pruebas de First de la Universidad de Cambridge.
PELÍCULAS EN INGLÉS
Vídeos para aprender inglés

Cuaderno de ejercicios 

de inglés. Actividades y material de aprendizaje.
Accede a nuestro grupo 

en Facebook
Busca el significado de los términos y su 

traducción.
Traduce textos o páginas web completas.
Consulta nuestros productos



Las Aventuras de Huckleberry Finn  

 

CAPÍTULO 7 - Pag 7

English version       Versión en español
“GIT up! What you ‘bout?”
I opened my eyes and looked around, trying to make out where I was. It was after sun-up, and I had been sound asleep. Pap was standing over me looking sour and sick, too. He says:
“What you doin’ with this gun?”
I judged he didn’t know nothing about what he had been doing, so I says:
“Somebody tried to get in, so I was laying for him.”
“Why didn’t you roust me out?”
“Well, I tried to, but I couldn’t; I couldn’t budge you.”
“Well, all right. Don’t stand there palavering all day, but out with you and see if there’s a fish on the lines for breakfast. I’ll be along in a minute.”
He unlocked the door, and I cleared out up the river-bank. I noticed some pieces of limbs and such things floating down, and a sprinkling of bark; so I knowed the river had begun to rise. I reckoned I would have great times now if I was over at the town. The June rise used to be always luck for me; because as soon as that rise begins here comes cordwood floating down, and pieces of log rafts—sometimes a dozen logs together; so all you have to do is to catch them and sell them to the wood-yards and the sawmill.
I went along up the bank with one eye out for pap and t’other one out for what the rise might fetch along. Well, all at once here comes a canoe; just a beauty, too, about thirteen or fourteen foot long, riding high like a duck. I shot head-first off of the bank like a frog, clothes and all on, and struck out for the canoe. I just expected there’d be somebody laying down in it, because people often done that to fool folks, and when a chap had pulled a skiff out most to it they’d raise up and laugh at him. But it warn’t so this time. It was a drift-canoe sure enough, and I clumb in and paddled her ashore. Thinks I, the old man will be glad when he sees this—she’s worth ten dollars. But when I got to shore pap wasn’t in sight yet, and as I was running her into a little creek like a gully, all hung over with vines and willows, I struck another idea: I judged I’d hide her good, and then, ‘stead of taking to the woods when I run off, I’d go down the river about fifty mile and camp in one place for good, and not have such a rough time tramping on foot.

It was pretty close to the shanty, and I thought I heard the old man coming all the time; but I got her hid; and then I out and looked around a bunch of willows, and there was the old man down the path a piece just drawing a bead on a bird with his gun. So he hadn’t seen anything.
When he got along I was hard at it taking up a “trot” line. He abused me a little for being so slow; but I told him I fell in the river, and that was what made me so long. I knowed he would see I was wet, and then he would be asking questions. We got five catfish off the lines and went home.
While we laid off after breakfast to sleep up, both of us being about wore out, I got to thinking that if I could fix up some way to keep pap and the widow from trying to follow me, it would be a certainer thing than trusting to luck to get far enough off before they missed me; you see, all kinds of things might happen. Well, I didn’t see no way for a while, but by and by pap raised up a minute to drink another barrel of water, and he says:
“Another time a man comes a-prowling round here you roust me out, you hear? That man warn’t here for no good. I’d a shot him. Next time you roust me out, you hear?”
Then he dropped down and went to sleep again; but what he had been saying give me the very idea I wanted. I says to myself, I can fix it now so nobody won’t think of following me.
About twelve o’clock we turned out and went along up the bank. The river was coming up pretty fast, and lots of driftwood going by on the rise. By and by along comes part of a log raft—nine logs fast together. We went out with the skiff and towed it ashore. Then we had dinner. Anybody but pap would a waited and seen the day through, so as to catch more stuff; but that warn’t pap’s style. Nine logs was enough for one time; he must shove right over to town and sell. So he locked me in and took the skiff, and started off towing the raft about half-past three. I judged he wouldn’t come back that night. I waited till I reckoned he had got a good start; then I out with my saw, and went to work on that log again. Before he was t’other side of the river I was out of the hole; him and his raft was just a speck on the water away off yonder.
I took the sack of corn meal and took it to where the canoe was hid, and shoved the vines and branches apart and put it in; then I done the same with the side of bacon; then the whisky-jug. I took all the coffee and sugar there was, and all the ammunition; I took the wadding; I took the bucket and gourd; I took a dipper and a tin cup, and my old saw and two blankets, and the skillet and the coffee-pot. I took fish-lines and matches and other things—everything that was worth a cent. I cleaned out the place. I wanted an axe, but there wasn’t any, only the one out at the woodpile, and I knowed why I was going to leave that. I fetched out the gun, and now I was done.
I had wore the ground a good deal crawling out of the hole and dragging out so many things. So I fixed that as good as I could from the outside by scattering dust on the place, which covered up the smoothness and the sawdust. Then I fixed the piece of log back into its place, and put two rocks under it and one against it to hold it there, for it was bent up at that place and didn’t quite touch ground. If you stood four or five foot away and didn’t know it was sawed, you wouldn’t never notice it; and besides, this was the back of the cabin, and it warn’t likely anybody would go fooling around there.
It was all grass clear to the canoe, so I hadn’t left a track. I followed around to see. I stood on the bank and looked out over the river. All safe. So I took the gun and went up a piece into the woods, and was hunting around for some birds when I see a wild pig; hogs soon went wild in them bottoms after they had got away from the prairie farms. I shot this fellow and took him into camp.

I took the axe and smashed in the door. I beat it and hacked it considerable a-doing it. I fetched the pig in, and took him back nearly to the table and hacked into his throat with the axe, and laid him down on the ground to bleed; I say ground because it was ground—hard packed, and no boards. Well, next I took an old sack and put a lot of big rocks in it—all I could drag—and I started it from the pig, and dragged it to the door and through the woods down to the river and dumped it in, and down it sunk, out of sight. You could easy see that something had been dragged over the ground. I did wish Tom Sawyer was there; I knowed he would take an interest in this kind of business, and throw in the fancy touches. Nobody could spread himself like Tom Sawyer in such a thing as that.
Well, last I pulled out some of my hair, and blooded the axe good, and stuck it on the back side, and slung the axe in the corner. Then I took up the pig and held him to my breast with my jacket (so he couldn’t drip) till I got a good piece below the house and then dumped him into the river. Now I thought of something else. So I went and got the bag of meal and my old saw out of the canoe, and fetched them to the house. I took the bag to where it used to stand, and ripped a hole in the bottom of it with the saw, for there warn’t no knives and forks on the place—pap done everything with his clasp-knife about the cooking. Then I carried the sack about a hundred yards across the grass and through the willows east of the house, to a shallow lake that was five mile wide and full of rushes—and ducks too, you might say, in the season. There was a slough or a creek leading out of it on the other side that went miles away, I don’t know where, but it didn’t go to the river. The meal sifted out and made a little track all the way to the lake. I dropped pap’s whetstone there too, so as to look like it had been done by accident. Then I tied up the rip in the meal sack with a string, so it wouldn’t leak no more, and took it and my saw to the canoe again.
It was about dark now; so I dropped the canoe down the river under some willows that hung over the bank, and waited for the moon to rise. I made fast to a willow; then I took a bite to eat, and by and by laid down in the canoe to smoke a pipe and lay out a plan. I says to myself, they’ll follow the track of that sackful of rocks to the shore and then drag the river for me. And they’ll follow that meal track to the lake and go browsing down the creek that leads out of it to find the robbers that killed me and took the things. They won’t ever hunt the river for anything but my dead carcass. They’ll soon get tired of that, and won’t bother no more about me. All right; I can stop anywhere I want to. Jackson’s Island is good enough for me; I know that island pretty well, and nobody ever comes there. And then I can paddle over to town nights, and slink around and pick up things I want. Jackson’s Island’s the place.
I was pretty tired, and the first thing I knowed I was asleep. When I woke up I didn’t know where I was for a minute. I set up and looked around, a little scared. Then I remembered. The river looked miles and miles across. The moon was so bright I could a counted the drift logs that went a-slipping along, black and still, hundreds of yards out from shore. Everything was dead quiet, and it looked late, and smelt late. You know what I mean—I don’t know the words to put it in.
I took a good gap and a stretch, and was just going to unhitch and start when I heard a sound away over the water. I listened. Pretty soon I made it out. It was that dull kind of a regular sound that comes from oars working in rowlocks when it’s a still night. I peeped out through the willow branches, and there it was—a skiff, away across the water. I couldn’t tell how many was in it. It kept a-coming, and when it was abreast of me I see there warn’t but one man in it. Think’s I, maybe it’s pap, though I warn’t expecting him. He dropped below me with the current, and by and by he came a-swinging up shore in the easy water, and he went by so close I could a reached out the gun and touched him. Well, it was pap, sure enough—and sober, too, by the way he laid his oars.
I didn’t lose no time. The next minute I was a-spinning down stream soft but quick in the shade of the bank. I made two mile and a half, and then struck out a quarter of a mile or more towards the middle of the river, because pretty soon I would be passing the ferry landing, and people might see me and hail me. I got out amongst the driftwood, and then laid down in the bottom of the canoe and let her float.

I laid there, and had a good rest and a smoke out of my pipe, looking away into the sky; not a cloud in it. The sky looks ever so deep when you lay down on your back in the moonshine; I never knowed it before. And how far a body can hear on the water such nights! I heard people talking at the ferry landing. I heard what they said, too—every word of it. One man said it was getting towards the long days and the short nights now. T’other one said this warn’t one of the short ones, he reckoned—and then they laughed, and he said it over again, and they laughed again; then they waked up another fellow and told him, and laughed, but he didn’t laugh; he ripped out something brisk, and said let him alone. The first fellow said he ‘lowed to tell it to his old woman—she would think it was pretty good; but he said that warn’t nothing to some things he had said in his time. I heard one man say it was nearly three o’clock, and he hoped daylight wouldn’t wait more than about a week longer. After that the talk got further and further away, and I couldn’t make out the words any more; but I could hear the mumble, and now and then a laugh, too, but it seemed a long ways off.

I was away below the ferry now. I rose up, and there was Jackson’s Island, about two mile and a half down stream, heavy timbered and standing up out of the middle of the river, big and dark and solid, like a steamboat without any lights. There warn’t any signs of the bar at the head—it was all under water now.

It didn’t take me long to get there. I shot past the head at a ripping rate, the current was so swift, and then I got into the dead water and landed on the side towards the Illinois shore. I run the canoe into a deep dent in the bank that I knowed about; I had to part the willow branches to get in; and when I made fast nobody could a seen the canoe from the outside.
I went up and set down on a log at the head of the island, and looked out on the big river and the black driftwood and away over to the town, three mile away, where there was three or four lights twinkling. A monstrous big lumber-raft was about a mile up stream, coming along down, with a lantern in the middle of it. I watched it come creeping down, and when it was most abreast of where I stood I heard a man say, “Stern oars, there! heave her head to stabboard!” I heard that just as plain as if the man was by my side.
There was a little gray in the sky now; so I stepped into the woods, and laid down for a nap before breakfast.

     

––¡Arriba! ¿Qué haces?
Abrí los ojos y miré por todas partes, tratando de ver dónde estaba. Ya había salido el sol y yo me había dormido como un tronco. Padre estaba en pie a mi lado, con cara agria y aspecto de sentirse mal. Va y dice:
––¿Qué haces con esa escopeta?
Pensé que no sabía nada de lo que había pasado, así que fui y le dije:
––Trató de entrar alguien, así que estaba vigilando.
––¿Por qué no me has despertado?
––Bueno, lo intenté, pero no pude; no te enterabas.
––Está bien. No de quedes ahí de charla todo el día, vete afuera a ver si hay algún pescado en el sedal para el desayuno. Voy dentro de un momento.
Abrió la puerta y salí a la orilla del río. Vi pedazos de ramas y otras cosas que bajaban flotando y algunas cortezas de árbol, así que comprendí que el río había empezado a subir. Pensé que de haber estado en el pueblo me lo habría pasado estupendo. La crecida de junio siempre me traía suerte, porque en cuanto llega esa crecida bajan maderos cortados y pedazos de balsas de troncos: a veces una docena de troncos juntos; así que no hay más que cogerlos y vendérselos a la serrería y los carpinteros.
Subí por la orilla con un ojo atento a padre y otro a lo que pudiese traer la crecida. Va y de pronto llega una canoa; y además estupenda, de unos trece o catorce pies de largo, navegando muy tiesa como un pato. Salté de cabeza al agua como una rana, vestido y todo, y nadé hacia la canoa. Me imaginaba que llevaría alguien dentro, porque es lo que a veces hacen algunos para engañar a la gente, y cuando alguien está a punto de sacar un bote a la orilla, se levantan y se echan a reír. Pero aquella vez no. Era una canoa que iba a la deriva de verdad y me metí en ella y la llevé a la orilla. Pensé que el viejo se alegraría cuando la viera: valdría diez dólares. Pero cuando llegué a la orilla todavía no se veía a padre, y como yo me estaba metiendo con ella en un arroyo medio escondido, todo cubierto de sauces y de lianas, se me ocurrió otra idea: pensé en dejarla bien escondida y después, en lugar de irme al bosque cuando me escapara, bajaría unas cincuenta millas por el río y me quedaría acampado en un sitio para siempre, sin los problemas que da andar a pie de un lado para otro.
Aquello estaba muy cerca de la choza y todo el tiempo me parecía que oía llegar al viejo, pero logré esconderla y después salí y miré por entre un grupo de sauces y vi al viejo sendero abajo, apuntando a un pájaro con la escopeta. Así es que no había visto nada.
Cuando llegó, yo estaba tirando con todas mis fuerzas de un sedal puesto a la rastra. Me insultó un poco por ser tan lento, pero le dije que me había caído al río y que por eso había tardado tanto. Sabía que se iba a dar cuenta de que estaba mojado y que entonces se pondría a hacer preguntas. Sacamos de la rastra cinco peces gato y nos fuimos a casa.
Cuando nos echamos la siesta después de desayunar, porque los dos estábamos agotados, me puse a pensar que si podía arreglármelas para que ni padre ni la viuda trataran de seguirme, estaría más a salvo que si confiara en la suerte para llegar muy lejos antes de que me echaran de menos; ya se entiende, podían pasar miles de cosas.
Bueno, durante un rato no se me ocurrió nada, pero después padre se levantó un momento a beberse otro barril de agua, y va y dice:
––Si vuelve otro hombre a espiarnos por aquí me despiertas, ¿te enteras? Ese hombre no ha venido para nada bueno. Yo le habría pegado un tiro. La próxima vez me despiertas, ¿te enteras?
Después se acostó y se volvió a dormir; lo que había dicho me dio la idea exacta que yo quería, así que me dije: «Puedo arreglarlo para que a nadie se le ocurra seguirme».
Hacia mediodía nos levantamos y subimos por la ribera. El río crecía a toda prisa y con el agua bajaban montones de cosas. Al cabo de un rato apareció un pedazo de una balsa: nueve troncos atados. Salimos con el bote y nos lo llevamos a tierra. Después comimos. Cualquiera que no fuese padre habría esperado a ver qué pasaba aquel día para llevarnos más cosas, pero ése no era su estilo. Con nueve troncos le bastaba para una vez; tenía que ir inmediatamente al pueblo a venderlos. Así que hacia las tres y media me encerró y se fue con el bote y empezó a remolcar la balsa. Calculé que aquella noche no volvería. Esperé hasta que me pareció que ya estaba lo bastante lejos y entonces saqué el serrucho y me volví a poner a trabajar en aquel tronco. Antes de que él terminara de cruzar el río yo ya había salido por el agujero; él y su balsa no eran más que una mancha en el agua, allá a lo lejos.

Agarré el saco de harina de maíz, lo llevé adonde estaba escondida la canoa y aparté las hojas de parra y las ramas y lo metí; después hice lo mismo con el cuarto de tocino ahumado, y luego con la garrafa de whisky. Me llevé todo el café y el azúcar que había, y todas las municiones. Me llevé el papel de relleno, el cubo y la cantimplora; saqué un cazo, una taza de metal y mi viejo serrucho y dos mantas, la sartén y la cafetera. Agarré los sedales y las cerillas y otras cosas: todo lo que valía algo. Vacié la cabaña. Necesitaba un hacha pero no había más que la del montón de leña y sabía por qué iba a dejarla allí. Saqué la escopeta y terminé.
Había dejado toda la tierra apisonada con la salida del agujero y con el transporte de tantas cosas. Así que lo arreglé como pude, echando tierra por encima, con lo que se disimulaba la parte apisonada y el serrín que había caído. Después volví a dejar en su sitio el pedazo de tronco y le puse dos piedras por debajo y otra de lado para que no se cayera, porque de esa parte era irregular y no daba del todo en el suelo. Si se quedaba uno a cuatro o cinco pies de distancia, sin saber que estaba aserrado, no se veía, y además aquélla era la parte trasera de la cabaña y no era probable que nadie se pusiera a mirar por allí.
Hasta llegar a la canoa no había más que hierba, así que no había dejado huellas. Di una vuelta para estar seguro. Me quedé en la ribera y miré río arriba y abajo. No había peligro. Así que agarré la escopeta y me metí un poco en el bosque. Estaba buscando pájaros que cazar cuando vi un cerdo asilvestrado; los cerdos se asilvestraban en seguida por aquella parte cuando se escapaban de las granjas de la pradera. A éste le pegué un tiro y me lo llevé al campamento.
Agarré el hacha y salté la puerta. La destrocé todo lo que pude. Metí dentro al cerdo y lo arrastré casi hasta la mesa y le corté el cuello con el hacha y lo dejé en tierra para que sangrara; digo en tierra porque era tierra: apisonada y sin tablones en el suelo. Después saqué un saco viejo y lo llené de piedras grandes –– todas las que podía arrastrar––, empecé donde estaba el cerdo y lo arrastré a la puerta y por el bosque hasta el río, donde lo tiré; se hundió y desapareció. Era fácil ver que se había arrastrado algo por el suelo. Pensé que ojala hubiera estado Tom Sawyer allí; sabía que le interesaban estas cosas y que él pondría los detalles precisos. Nadie sabía adornar las cosas como Tom Sawyer en un asunto así.
Bueno, lo último que hice fue arrancarme algo de pelo, manchar el hacha de sangre y dejarla en la trasera, tirada en un rincón. Después agarré el cerdo y me lo tapé contra el pecho con la chaqueta (para que no goteara) hasta llegar bien lejos de la casa, y lo tiré al río. Después se me ocurrió otra cosa. Así que fui a sacar el saco de harina y el viejo serrucho de la canoa y los llevé a la casa. Dejé el saco donde solía estar y le hice un agujero en el fondo con el serrucho, porque allí no había cuchillos ni tenedores: padre lo cocinaba todo con la navaja. Después llevé el saco unas cien yardas por la hierba, entre los sauces, hacia el este de la casa, a un lago poco profundo que tenía cinco millas de ancho y estaba lleno de juncos y también de patos cuando era temporada. Había un riachuelo o un arroyo que salía de allí por el otro lado y que recorría millas y millas, no sé por dónde, pero no iba al río. La harina iba moviéndose y dejando una pequeña huella todo el camino del lago. Allí tiré también la piedra de afilar de padre, para que pareciese algo accidental. Después cerré el agujero del saco de harina con un cordel para que no cayera más y me lo volví a llevar con el serrucho a la canoa.
Ya hacía casi oscuro, así que dejé la canoa río abajo tapada por unos sauces que caían sobre la ribera y esperé a que saliera la luna. Amarré la canoa a un sauce; después comí algo y al cabo de un rato me eché en la canoa a fumar una pipa y a hacer un plan. Y voy y me digo: «Van a seguir la pista de ese saco de piedras hasta la orilla y después dragarán el río para buscarme. Van a seguir la huella de harina hasta el lago, buscar por el arroyo que sale de él para encontrar a los ladrones que me mataron y se llevaron las cosas. No van a buscar en el río nada más que mi cadáver. Después se cansarán en seguida y ya no se preocuparán más por mí. Muy bien, puedo quedarme donde me apetezca. Con la isla de Jackson me basta; la conozco muy bien y aquí nunca viene nadie. Y después puedo ir al pueblo por las noches, buscar por ahí y llevarme lo que necesite. La isla de Jackson está bien».
Estaba bastante cansado y sin darme cuenta me quedé dormido. Cuando me desperté no supe durante un momento dónde estaba. Me senté y miré a los lados, un poco asustado. Después me acordé. El río parecía tener millas y millas de ancho. La luna brillaba tanto que podían contarse los troncos que bajaban a la deriva, negros y silenciosos, a cientos de yardas de la orilla. Todo estaba en un silencio total y parecía ser tarde, olía a que era tarde. Ya sabéis a qué me refiero... No se con qué palabras decirlo.

Bostecé y me estiré a gusto, y estaba a punto de desamarrar para ponerme en marcha cuando oí un ruido en el agua. Escuché. En seguida comprendí lo que era. Era ese ruido acompasado y sordo que hacen los remos en los toletes en el silencio de la noche. Miré entre las ramas de los sauces y allí estaba: un bote en el río. No veía cuánta gente llevaba. Seguía acercándose, y cuando llegó frente a mí sólo llevaba a un hombre. Y yo voy y pienso: «A lo mejor es padre», aunque no lo esperaba. Fue pasando río abajo con la corriente y al cabo de un rato llegó balanceándose a la orilla, donde el agua estaba tranquila, y pasó tan cerca que podría haberlo tocado alargando la escopeta. Bueno, pues sí que era padre, y encima sereno, por la forma en que dejó los remos.

No perdí el tiempo. Al momento siguiente iba río abajo, en silencio pero rápido, a la sombra de la ribera. Recorrí dos millas y media y después me aparté un cuarto de milla más hacia el centro del río, porque en seguida iba a pasar por el desembarcadero del transbordador y podía verme gente y llamarme. Me puse entre las maderas que bajaban a la deriva y después me tumbé en el fondo de la canoa y dejé que ésta flotara sola.

Allí me quedé, descansé bien y me fumé una pipa, contemplando el cielo; no había ni una nube. El cielo parece siempre tan profundo cuando se echa uno de espaldas a la luz de la luna; nunca me había dado cuenta hasta entonces. ¡Y cuántas cosas se oyen de lejos en noches así! Oí a gente que hablaba en el desembarcadero. Y oí lo que decían: cada una de sus palabras. Un hombre comentó que ya llegaban los días largos y también las noches cortas. El otro dijo que ésta no era de las cortas, calculaba, y después se echaron a reír y lo volvieron a decir una vez y otra y se volvieron a reír; después despertaron a otro y se lo dijeron riéndose, pero él no se rió; soltó algo de muy mal humor y lo dejaron en paz. El primero de ellos dijo que seguro que se lo decía a su vieja porque le iba a hacer mucha gracia, pero dijo que aquello no era nada en comparación con las cosas que había dicho en sus tiempos. Oí decir a un hombre que casi eran las tres y esperaba que la luz del día no tardara en llegar más de una semana. Después la conversación se fue alejando cada vez más, y yo ya no podía distinguir las palabras, pero sí el ruido y de vez en cuando también una risa, sólo que ahora todo parecía muy lejos.
Ya había pasado el transbordador. Me levanté y allí estaba la isla de Jackson, unas dos millas y media río abajo, llena de árboles y levantándose en medio del río, grande, oscura y sólida, como un barco de vapor sin ninguna luz. No había ni una señal en la barra de la punta: ahora todo aquello estaba sumergido.
No me llevó mucho tiempo llegar allí. Pasé junto a la punta a gran velocidad, dada la rapidez de la corriente, y después llegué a las aguas calmadas y desembarqué del lado que daba a la orilla de Illinois. Metí la canoa en una hendidura profunda de la ribera que ya había visto antes. Tuve que separar las ramas de los sauces para entrar, y cuando amarré nadie podía verla desde fuera.
Subí y me senté en un tronco en la punta de la isla a contemplar el gran río y el maderamen que pasaba y el pueblo, a tres millas de distancia, donde se veían parpadear tres o cuatro luces. Había una balsa enorme de troncos que flotaba una milla aguas arriba y que iba bajando con un farol encendido en medio. Vi cómo llegaba poco a poco, y cuando estaba casi enfrente de mí oí que un hombre decía: «¡Ohé, remos de popa! ¡virad la proa a estribor!» Lo oí igual de bien que si aquel hombre hubiera estado a mi lado.
Ahora ya se veía algo de gris en el cielo y yo me metí en el bosque y me eché una siesta antes de desayunar.

Back   Main Page   Forward

La Mansión del Inglés. http://www.mansioningles.com
© Copyright La Mansión del Inglés C.B. - Todos los Derechos Reservados
. -